Ir al contenido principal

Aumenta la represión en Bolivia

“Nos están matando, no hay prensa, nadie dice nada, pero estamos aquí el pueblo para mostrar al mundo”.

Al menos 17 personas muertas.
La Alta Comisionada de la ONU urge a las autoridades a asegurar la integridad de las personas que protestan.
Evo Morales hace un nuevo llamamiento a la paz. El presidente boliviano denuncia cómo Estados Unidos dirigió el golpe.
La golpista Áñez habla de subversivos y emite un decreto por el cual autoriza al ejército a reprimir con toda la fuerza de sus armas.

Foto Reuters

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha denunciado un "uso innecesario o desproporcionado de la fuerza" contra manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad en Bolivia.

Michelle Bachelet dijo que al menos 17 personas habrían fallecido en las manifestaciones que tienen lugar en el país sudamericano y advirtió que la represión puede recrudecer la situación. “Mientras que las primeras muertes se produjeron como resultado de enfrentamientos violentos entre manifestantes rivales, las más recientes parecen derivar de un uso innecesario o desproporcionado de la fuerza por parte de personal policial o militar”, apuntó.

El pueblo boliviano se levantó ante el Golpe de Estado. Los departamentos que sufren más represión son La Paz y Chochamba en el municipio de Sacaba, con el pretexto de pacificar el país están deteniendo e hiriendo a mucha gente, extraoficialmente se sabe que existen más de 4 muertos solo en Sacaba, la prensa prácticamente esta acuartelada en Bolivia y ningún medio de comunicación muestra esta violación contra los derechos humanos.

“Nos están matando, no hay prensa, nadie dice nada, pero estamos aquí el pueblo para mostrar al mundo”, denuncian con lágrimas en los ojos las personas que logran captar estas imágenes.


ONU/Jean Marc Ferré
Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, informó este sábado que su Oficina ha recibido denuncias de muertes de manifestantes que habrían sido causadas por las fuerzas públicas de Bolivia, por lo que urgió a las autoridades a garantizar la integridad y el derecho a la vida de quienes protestan por el cambio de Gobierno en el país.

En un comunicado, Bachelet reportó que el viernes murieron por lo menos cinco manifestantes en Sacaba, Cochabamba, “presuntamente a consecuencia del uso de munición letal por parte de las fuerzas de seguridad”.

“Tenemos información de que al menos 17 personas han fallecido en el contexto de las protestas, incluidas 14 sólo en los últimos seis días”, señaló.

Uso desproporcionado de la fuerza
“Mientras que las primeras muertes se produjeron como resultado de enfrentamientos violentos entre manifestantes rivales, las más recientes parecen derivar de un uso innecesario o desproporcionado de la fuerza por parte de personal policial o militar”, abundó la Alta Comisionada.

Luego de condenar las muertes, Bachelet afirmó que implican un peligro extremo puesto que lejos de apaciguar la violencia “es posible que la empeoren”.

“Realmente me preocupa que la situación en Bolivia pueda salirse de control si las autoridades no la manejan cuidadosamente, de acuerdo con las normas y estándares internacionales que rigen el uso de la fuerza, y con un respeto pleno por los derechos humanos”, dijo.

País dividido
Agregó que el país está dividido y que existe indignación en los distintos sectores del espectro político.

“En una situación como esta, las acciones represivas de parte de las autoridades simplemente avivarán más esa ira, y pueden poner en peligro cualquier camino de diálogo posible”, insistió Bachelet.

Expresó gran inquietud no sólo por los muertos y centenares de heridos, sino porque se han registrado múltiples arrestos y porque habría más de 600 personas detenidas desde el 21 de octubre, “muchas de ellas durante los últimos días”.

La Alta Comisionada llamó a las autoridades a revelar el número de personas arrestadas, heridas y fallecidas durante las protestas e instó a investigar con celeridad, imparcialidad, profundidad y transparencia los hechos para que haya una rendición de cuentas de los responsables.

Además, las conminó a abstenerse de emplear a las fuerzas militares en operaciones de orden público, incluyendo durante las protestas.

“Esta situación no será resuelta por medio de la fuerza y la represión. Todos los sectores tienen el derecho a hacer oír sus voces, cuestión fundamental para la democracia. Insto a todos los actores, incluyendo a los manifestantes, a que renuncien a la violencia para transitar hacia una solución pacífica a la crisis actual”, concluyó Bachelet.

La crisis
Bolivia celebró elecciones presidenciales el pasado 20 de octubre. Tras suspender durante más de 24 horas el recuento, el Tribunal Supremo Electoral dio como ganador al presidente Evo Morales sobre su contrincante el expresidente Carlos Mesa con una ventaja suficiente para evitar una segunda vuelta de votaciones.

Una delegación de la Organización de los Estados Americanos que monitoreó y auditó los comicios reportó irregularidades durante el proceso.

Los días que siguieron a las votaciones fueron de manifestaciones en contra y a favor del Gobierno en las que empezaron a registrarse actos de violencia a medida que pasaron los días. Las movilizaciones continúan hasta el momento y la cifra de muertos ha aumentado a cerca de 20. Los heridos suman centenares.

El domingo 10 de noviembre por la mañana el presidente Morales comunicó que se realizarían nuevas elecciones pero más tarde los responsables del Ejército le “sugirieron que renunciara” para que el país lograra pacificarse.

Evo Morales renunció al Ejecutivo y denunció un golpe de Estado, además de agresiones contra sus ministros y las familias de éstos, así como contra la suya. Actualmente se encuentra asilado en México.

El Gobierno de Bolivia quedó acéfalo varios días hasta que el 13 de noviembre, la vicesecretaria del Senado por un partido opositor, Jeanine Áñez, se proclamó presidenta interina del país sin contar con el quórum requerido por ley. El partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo, mantiene la mayoría parlamentaria.

El 14 de noviembre, después de realizar consultas con varias partes, el diplomático Jean Arnault viajó a Bolivia en calidad de enviado personal del Secretario General de la ONU, António Guterres, para apoyar los esfuerzos en busca de una solución pacífica a la crisis.

EVO MORALES
El presidente de Bolivia, Evo Morales, quien se encuentra exiliado en México tras el golpe de Estado en su contra, reiteró su llamado al diálogo para pacificar el país y recuperar la democracia en el país suramericano.

“Nuestro pueblo pide paz y concertación. Reitero mi convocatoria al diálogo de alto nivel con mediadores para pacificar nuestra querida Bolivia y preservar la vida y la democracia”, destacó el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Para hacerle frente a los golpistas que han convertido a las calles bolivianas en centros de represión policial, Morales convocó al respeto, la fraternidad y la solidaridad de los ciudadanos, quienes protestan de manera ininterrumpida contra el golpe de Estado.

En el marco del Día Internacional para la Tolerancia, el mandatario legítimo de Bolivia recordó cuando hace exactamente 238 años el colonialismo español asesinó a Tupac Katari.

En ese sentido, Morales escribió en su cuenta en Twitter: “Después de ser traicionado por luchar por la liberación de nuestro pueblo, fue apresado y sentenciado a morir descuartizado. Ahora, los golpistas masacran a indígenas y gente humilde por pedir democracia”.

Asimismo, el jefe de Estado boliviano se solidarizó con los médicos cubanos en el país andino, quienes han sido víctimas de la persecución ilegal de los golpistas.

“Mi solidaridad con los hermanos médicos cubanos que son blanco de vejámenes y persecución ilegal ordenada por el golpista Camacho, a través de su ´ministro´ de la Presidencia y Murillo. Dicen ser de ´transición´, pero usan las Fuerzas Armadas y Policía para la represión”, afirmó Morales.

Evo Morales denuncia  cómo Estados Unidos dirigió el golpe en Bolivia

México, 16 nov (Prensa Latina) El expresidente de Bolivia Evo Morales detalló aquí cómo la embajada de Estados Unidos urdió el golpe de Estado que lo derrocó y provocó el derramamiento de sangre.

Según una entrevista que publica hoy La Jornada bajo el título: Caí en la trampa; el golpe se urdió en la embajada de EU: Evo, explica que todo empezó con las discusiones para modificar la constitución para una nueva reelección con lo que él no estaba de acuerdo.

Ahí empezó una guerra sucia con base en la mentira, la encabezó la embajada de Estados Unidos, aseguró. Dijo que faltando casi dos meses para las elecciones, convoqué al encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, y le mostré cómo personas con cargos de la embajada iban a algunas regiones a chantajear a los compañeros del campo.

Les decían: No voten por Evo, no apoyen, si no apoyan, si no votan ni apoyan a Evo, les vamos a hacer calles pavimentadas, y el encargado de Negocios me prometió que no se iban a meter en la política.

Pero siguieron metidos y gastaron mucho dinero para chantajear en todos los sectores sociales, trabajadores y estudiantes, para que no votaran por él, explicó Morales.

Dijo que han demostrado con documentos las nuevas habilidades de Estados Unidos para actuar en Bolivia donde no está la agencia antidrogas DEA, porque la expulsaron, ni otras de intervención y espionaje, pero implementan otras alternativas.

Para Evo Morales está claro que la razón del golpe está en el litio. Si el nombre del golpe está en la embajada de Estados Unidos, el apellido es litio, aseguró.

Reveló que poco antes de las elecciones presidenciales, Ivanka Trump visitó la localidad de Purmamarca, en el noroeste de Argentina, en los límites con Bolivia, parte conocida como el triángulo del litio, porque también abarca a Chile. El triángulo del oro blanco concentra 75 por ciento del total de ese elemento en el mundo.

No obstante, Bolivia concentra casi la totalidad del metal que parece ser unos de los elementos más importantes para el futuro del mundo.

Nosotros hemos empezado a desarrollar la industria del litio, pero hay políticas de privatización, asegura. También hay conspiraciones de los grandes monopolios que quieren adueñarse del metal.

Considera que el golpe fue preparado con anticipación. Fue un golpe totalmente diferente. En verdad espero que no sean todas las fuerzas armadas las que hayan participado, sino los comandantes.

Usan a las fuerzas armadas para meter balas al pueblo, denunció.

Dijo que después de que llegó a México escuchó todo mediante mensajes, videos, redes sociales. Vi cómo el pueblo va organizándose, y a los ponchos rojos, su trayectoria de lucha contra el colonialismo, contra el intervencionismo, contra el militarismo, es histórica.

En Bolivia lo que hemos visto, lo que hemos vivido es que instituciones como la Policía está sólo al servicio de grupos oligárquicos.

Hugo Chávez tenía en su Policía, sus Fuerzas Armadas y organizó las milicias armadas. Quién sabe si algunas fuerzas sociales sean la base para convertirse en milicias, o que el pueblo también tenga su grupo organizado, armado, legal.

El pueblo no quiere a las fuerzas armadas en la ciudad, por que son cómplices del golpismo, enfatizó.

Mi peor delito es liberarnos, no solamente en la parte social y cultural, no solamente en la parte ideológica, política, sino también en la parte económica. El crecimiento de Bolivia sorprende a todo el mundo. Ese es el pecado que tiene Evo.

ÁÑEZ
En una conferencia de prensa que tuvo lugar en la tarde de este viernes, la golpista Jeanine Áñez endureció su discurso contra las protestas que tienen lugar en distintas ciudades de Bolivia.

Rodeada de militares y policías, la autoproclamada “presidenta interina” habló de la existencia de “grupos subversivos armados” que buscan afectar el funcionamiento de la economía.



"Hemos identificado grupos subversivos armados, conformados por súbditos extranjeros y compatriotas. Se ha identificado una estrategia de bloqueo a los servicios básicos como mecanismo de asfixia a las capitales, con grupos de personas que no establecen un argumento específico para justificar estos delitos contra la sociedad", afirmó Áñez desvergonzadamente.

El discurso de la funcionaria coincide con un salto en la represión contra las manifestaciones que rechazan en golpe. El episodio más brutal tuvo lugar en Cochabamba, donde un enorme operativo policial impidió el paso de una manifestación cocalera.

Los manifestantes, agrupados en Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, fueron violentamente reprimidos con gases, balas y golpes. Pasadas las 19 h, la brutalidad policial había causado por lo menos 5 muertos entre las organizaciones campesinas. A eso se sumaron decenas de heridos y la desaparición durante algunas horas de uno de los dirigentes de los cocaleros, Andrónico Rodríguez.

Sin embargo, no fue el único lugar donde se registró represión estatal. En La Paz, en la plaza San Francisco, la Policía también cargó contra los manifestantes. La agresión policial terminó con más de 110 detenidos en la capital del país.

Negociar con los golpistas: una política impotente
En la noche de este viernes Evo Morales se pronunció en contra de la brutal represión que tuvo lugar en Cochabamba. Incluso informó de la existente de más personas fallecidas por el accionar policial.

“Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las FFAA y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho. Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba”.

Sin embargo, el presidente derrocado no parece haber alterado su estrategia política destinada a intentar un diálogo y una conciliación con los golpistas. Este viernes por la mañana, en declaraciones a diversos medios, Evo Morales había evaluado la posibilidad de que el MAS se presentara a elecciones aunque él no fuera candidato.

Esta política se viene demostrando abiertamente impotente frente a la brutalidad de la derecha. Después de algunas reuniones que habían tenido lugar entre legisladores del MAS y sectores de los golpista, Jeanine Áñez había afirmado que el movimiento que dirige Evo Morales podría presentarse a elecciones. Sin embargo, este viernes cambió ese discurso y anunció que sería "la Justicia" la que debería autorizar esa participación.

Cada día que transcurre desde el pasado domingo pone en evidencia que la derecha racista y empresaria que perpetró el golpe lo hizo para ir por todo, para imponer un programa reaccionario en lo social y cultural, neoliberal en lo económico y claramente pro-imperialista.

Se hace más necesario que nunca redoblar la movilización en Argentina y en América Latina para enfrentar esa avanzada de la derecha continental aliada al imperialismo.


La dictadura ha emitido un decreto por el cual autoriza al ejército a reprimir con toda la fuerza de sus armas


ONU
iDiario
teleSUR
Reuters
Prensa Latina
La Jornada

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible