Ir al contenido principal

Brecha de Emisiones

Informe: El mundo debe reducir las emisiones 7,6% anual en la próxima década para lograr objetivo de 1,5ºC.

La nueva edición del Informe sobre la Brecha de Emisiones urge al mundo a tomar medidas drásticas y sin precedentes para reducir las emisiones a partir de 2020 y durante el resto de la década con el fin de frenar el calentamiento global en 1,5 ºC.






Con los compromisos climáticos actuales, el mundo se dirige a un aumento de temperatura de 3,2 °C a fines de siglo, revela nuevo informe de la ONU.
Las tecnologías y las políticas requeridas para reducir las emisiones ya existen, y deben ser aplicadas de inmediato.
Sólo 5 miembros del G20 se han comprometido con un cronograma para lograr la neutralidad de emisiones.

Ginebra, 26 de noviembre de 2019.- Las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben reducirse 7,6% cada año entre 2020 y 2030 para que el mundo logre frenar el calentamiento global en 1,5 °C este siglo, advierte un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) lanzado hoy en Ginebra.

El emblemático Informe sobre la Brecha de Emisiones indica que incluso si se implementan todos los compromisos no condicionados del Acuerdo de París, las temperaturas aumentarán 3,2 °C a fines de siglo, lo que provocará impactos climáticos destructivos y de amplio alcance. Para evitar este escenario y lograr el objetivo de 1,5 °C, los compromisos de reducción de emisiones deben quintuplicarse.

La décima edición del informe de UNEP alimentará el debate de la 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que tendrá lugar desde el 2 de diciembre en Madrid, España. En el año 2020, en la COP26 de Glasgow, Reino Unido, se espera que las naciones fortalezcan la ambición de sus compromisos climáticos.

"En los últimos diez años el Informe sobre la Brecha de Emisiones ha hecho sonar las alarmas. Y en esos diez años el mundo sólo ha aumentado sus emisiones", dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres. "Nunca ha habido un momento más importante para escuchar a la ciencia. Si no prestamos atención a estas advertencias y no tomamos medidas drásticas para revertir las emisiones, continuaremos presenciando olas de calor, tormentas y contaminación mortales y catastróficas", añadió.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtió que un calentamiento global superior a 1,5 °C a fines de siglo aumentará la frecuencia e intensidad de los impactos del cambio climático.

"Nuestro fracaso colectivo para actuar a tiempo y de forma contundente contra el cambio climático significa que ahora debemos realizar reducciones más drásticas de las emisiones: más de 7% cada año durante la próxima década", dijo Inger Andersen, directora ejecutiva de UNEP.

“Esto muestra que los países simplemente no pueden esperar hasta finales de 2020, cuando entren en vigor los nuevos compromisos climáticos, para intensificar la acción. Los gobiernos nacionales y cada ciudad, región, empresa e individuo deben actuar ahora”, añadió Andersen.

“Durante 2020 necesitamos, primero, medidas efectivas para reducir las emisiones lo más posible. Luego, debemos fortalecer las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) para impulsar las transformaciones necesarias en nuestras economías y sociedades, y recuperar así el tiempo perdido. Si no hacemos esto, la meta de 1,5° C estará fuera de nuestro alcance antes de 2030", alertó.

Las naciones del G20 son responsables de 78% de todas las emisiones globales, pero sólo cinco de estos países se han comprometido con un objetivo de cero emisiones a largo plazo, indica el reporte.

A corto plazo, los países desarrollados tendrán que reducir sus emisiones más rápido que los países en desarrollo, por razones de equidad. Sin embargo, todos los países deberán contribuir más por el bien colectivo. Los países en desarrollo pueden aprender de los esfuerzos exitosos en los países desarrollados, e incluso pueden superarlos y adoptar tecnologías más limpias a un ritmo más rápido.

El informe indica que en 2020 todas las naciones deben aumentar sustancialmente la ambición en sus NDC, y dar seguimiento a las políticas y estrategias para implementarlas. Hay soluciones disponibles para hacer posible el cumplimiento de los objetivos acordados en París, pero no se están implementando a la velocidad requerida ni a una escala suficiente.

Cada año, el Informe sobre la Brecha de Emisiones evalúa la disparidad entre las emisiones previstas para 2030 según los compromisos actuales y los niveles consistentes con los objetivos de 1,5 °C y 2 °C, establecidos en el Acuerdo de París.

El reporte revela que las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado 1,5% anual durante la última década. En 2018, alcanzaron un récord de 55,3 gigatoneladas de CO2 equivalente -incluyendo los cambios en el uso del suelo, como la deforestación-.

Para limitar el aumento de temperatura, ser requieren 15 gigatoneladas de CO2 equivalente menos para la meta de 2 °C, y 32 gigatoneladas de CO2 equivalente menos para la meta de 1,5°C. Esto implica que son necesarios recortes en las emisiones de 7,6% anual entre 2020 y 2030 para cumplir con el objetivo de 1,5 °C y de 2,7% anual para el objetivo de 2 °C.

Aún es posible limitar el cambio climático a 1,5 °C, según el informe. Las soluciones son abundantes. Hay muchos esfuerzos ambiciosos de gobiernos, ciudades, empresas e inversores, y existe una mayor comprensión sobre los beneficios adicionales de la acción climática, como el aire limpio y el impulso a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Como lo hace cada año, el informe se centra en el potencial de sectores seleccionados para lograr recortes de las emisiones. En esta edición se analiza cómo la transición energética y el potencial de eficiencia en el uso de materiales pueden contribuir a a cerrar la brecha de emisiones.

El Informe sobre la Brecha de Emisiones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente fue publicado este 26 de noviembre y será un insumo crucial para los debates de la COP25 sobre cambio climático, que se inicia el 2 de diciembre en Madrid, España.

¿Pero de qué trata realmente este informe? ¿Y por qué debe importarte? Sigue leyendo para saber más.

1. ¿Qué es la brecha de emisiones?

Foto de Pixabay



La brecha de emisiones también podría llamarse la "brecha de los compromisos". El reporte mide la brecha entre lo que necesitamos hacer y lo que realmente estamos haciendo para enfrentar el cambio climático. Es la disparidad entre el nivel de bajo de emisiones en el que el mundo deberá vivir en un futuro y las emisiones proyectadas según los compromisos que los países han adquirido en virtud del Acuerdo de París.

2. ¿Por qué es importante la brecha de emisiones?

Foto de UNEP



Conocer el tamaño de la brecha es clave, porque si no podemos cerrarla y alcanzar los objetivos de reducción de emisiones, enfrentaremos impactos climáticos cada vez más severos en todo el mundo. Es importante que los responsables de la formulación de políticas y los ciudadanos sepan cuál es el tamaño del desafío para asegurarnos de que los compromisos de los países sean lo suficientemente ambiciosos.

3. ¿Qué mide el informe?

Foto de Pixabay



Este informe anual de UNEP examina el progreso de los países para cerrar la brecha a la luz de los compromisos con la reducción de emisiones.

El informe mide y proyecta tres líneas de tendencia clave:
La cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, cada año, hasta 2030.
Los compromisos de los países para reducir sus emisiones y el impacto que estos pueden tener en la reducción general de emisiones.
El ritmo al que deben reducirse las emisiones para frenar el aumento de temperatura en 1,5 °C de manera asequible.

El informe también incluye oportunidades clave para que los países aumenten el ritmo de reducción de emisiones.

4. ¿Dónde estamos ahora?



De los 10 años en los que se ha elaborado el informe, la brecha de 2019 ha sido la más amplia.


Ahora necesitamos reducir las emisiones 7,6% cada año a partir de 2020 y hasta 2030. Si no lo hacemos, perderemos la oportunidad de limitar el calentamiento global a 1,5 °C. Si no tomamos medidas más allá de nuestros compromisos actuales -e insuficientes- para detener el cambio climático, se espera que las temperaturas aumenten 3,2 °C por encima de los niveles preindustriales, con un efecto devastador.

5. ¿Por qué las reducciones anuales son importantes?



Hace diez años, si los países hubieran actuado con base en la ciencia, los gobiernos habrían necesitado reducir las emisiones 3,3% cada año. Hoy, necesitamos reducir las emisiones 7,6% cada año. Si la reducción inicia en 2025, el recorte necesario aumentará a 15,5% cada año. Cada día que demoramos, más extremos, difíciles y costosas se volverán las reducciones requeridas.

6. ¿De dónde vienen las emisiones?



Las naciones del G20 son responsables, colectivamente, de 78% de todas las emisiones. Solo cinco miembros del G20 (la UE y cuatro miembros individuales) se han comprometido con objetivos a largo plazo de neutralidad de emisiones, de los cuales tres están actualmente en proceso de aprobación y dos recientemente aprobaron su legislación. Los cuatro principales emisores (China, Estados Unidos, UE28 e India) han producido más de 55% de las emisiones totales durante la última década, si se excluyen las emisiones por cambio en el uso del suelo, como la deforestación. Si se incluyeran las emisiones de cambio de uso del suelo, la clasificación cambiaría y Brasil probablemente sería el mayor emisor.

La mayor parte de las emisiones proviene del uso de combustibles fósiles en el sector energético. En segundo lugar se encuentra la industria, seguida de la silvicultura, el transporte, la agricultura y los edificios.

7. ¿Todavía podemos cerrar la brecha? ¡Sí podemos!

Foto de Pixabay



El cambio climático todavía puede limitarse a 1,5 °C. Debemos reducir a la mitad nuestras emisiones para el año 2030. La buena noticia es que tenemos la tecnología y la ciencia para descarbonizar nuestras fuentes de energía, sistemas de transporte y ciudades. Tenemos el conocimiento para detener la deforestación y ampliar la reforestación. Y estas acciones son asequibles hoy. Lo que se necesita es compromiso, compromiso de los gobiernos, respaldados por sus ciudadanos.

Afortunadamente, existe una mayor comprensión de los múltiples beneficios de actuar sobre el cambio climático, como un aire más limpio, mejor salud, pueblos y ciudades más verdes y mayor crecimiento dentro del sector de las energías renovables. Las opciones de acción y la voluntad de implementarlas también están creciendo rápidamente.

8. ¿Cuáles son las posibles soluciones para cerrar la brecha?

Foto de Unsplash



Una descarbonización completa del sector energético es necesaria y posible. Las energías renovables y la eficiencia energética son fundamentales para esa transición energética.

La reducción potencial de emisiones gracias a la electricidad proveniente de la energía renovable es de 12,1 gigatoneladas para 2050. Eso es equivalente a la producción anual de casi dos millones y medio de centrales eléctricas de carbón: más de las que están operando en el mundo hoy.

Por su parte, la electrificación del transporte podría reducir las emisiones de CO2 de ese sector en 72% para 2050. Cada sector y cada país tienen oportunidades únicas para aprovechar las energías renovables, proteger los recursos naturales, las vidas y los medios de vida, y transitar hacia la total descarbonización.

9. ¿Qué está haciendo tu país?

Foto de Pixabay





El capítulo 2 del informe enumera los compromisos actuales de cada nación. Se ha realizado un análisis de la situación de varios países para identificar sus mayores oportunidades para una rápida descarbonización

10. ¿Qué puedes hacer tú?

Lee el informe, mantente informado y urge a los líderes de tu país a actuar ahora para reducir las emisiones.

Citas adicionales

Niklas Höhne, socio fundador del NewClimate Institute

“La transformación ha comenzado y se está expandiendo rápidamente. En todas las áreas hay actores tomando acciones verdaderamente ambiciosas. Por ejemplo, cada vez hay más compromisos de alcanzar la neutralidad de emisiones y usar energías 100% renovables, y comienzan a surgir compromisos de cero emisiones en la industria pesada, lo cual era impensable hace unos años. Lo que necesitamos ahora es un despliegue global de las mejores prácticas".

John Christensen, director de la Alianza UNEP-DTU

"Resulta inquietante que durante los 10 años en los que hemos producido el Informe sobre la Brecha de Emisiones las emisiones globales hayan seguido aumentando y, al parecer, no comenzarán a disminuir en el corto plazo.

Las reducciones requeridas sólo pueden lograrse transformando el sector energético. La buena noticia es que, dado que las energías eólica y solar se han convertido en la fuente de electricidad más barata en muchos lugares, ahora los principales desafíos son diseñar e implementar un sistema de energía limpia descentralizado e integrado".

Sobre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

UNEP es la autoridad ambiental líder en el mundo. Proporciona liderazgo y alienta el trabajo conjunto en el cuidado del medio ambiente, inspirando, informando y capacitando a las naciones y a los pueblos a mejorar su calidad de vida sin comprometer la de las futuras generaciones. UNEP trabaja con gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y con otras entidades de Naciones Unidas y organizaciones internacionales alrededor del mundo.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible