Ir al contenido principal

Petróleo, lodo, fuego

Retrospectiva 2019 | El gobierno brasileño legitima los ataques contra los bienes de la naturaleza.

Incendios en Amazon rompen récord - Créditos: Daniel Beltrá
Los incendios en la Amazonía rompen récords / Daniel Beltrá

El año estuvo marcado por el crimen socioambiental de Brumadinho y la quema en el Amazonas y el Pantanal.

Catarina Barbosa. Brasil de Fato | Belem (PA).- Jair Bolsonaro siempre ha dejado en claro que preservar el medio ambiente y mejorar las condiciones de vida de los campesinos, quilombolas e indígenas no sería una prioridad en su gestión. Desde que asumió el cargo en enero de este año, se han establecido registros de deforestación y una serie de medidas alineadas con los intereses de la postura ruralista.

Todavía haciendo campaña, Bolsonaro apuntó a lo que llamó la "industria fina" del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama). El capitán retirado también dijo que no aprobaría las tierras indígenas y quilombolas y lo consideró hasta que fusionó los Ministerios de Medio Ambiente y Agricultura.

La idea no funcionó, pero el presidente de extrema derecha encontró la manera de poner a un ruralista en la carpeta del medio ambiente . Ricardo Salles es abogado y está sujeto a demandas por mala conducta administrativa, que culminó con la suspensión de sus derechos políticos durante tres años. Incluso si el artículo 87 de la Constitución Federal determina que "los ministros de Estado serán elegidos entre los brasileños mayores de veintiún años". años y el ejercicio de los derechos políticos " , Bolsonaro mantuvo a Salles en el cargo, demostrando su determinación de cumplir con los intereses de los agronegocios.

El primer movimiento del ministro fue extinguir la Secretaría de Cambio Climático y Bosques. Salles dijo en ese momento que la secretaría se había convertido en una reunión de personas que estaban "haciendo turismo internacional a expensas del gobierno", citando a funcionarios que habían viajado a Polonia para asistir a la Conferencia de la ONU sobre el Clima, la reunión de la COP-25. países miembros, celebrados cada diciembre.





Barro

El primer delito ambiental importante registrado durante la administración de Bolsonaro fue la interrupción de la represa I del arroyo Feijão en Brumadinho (MG) el 25 de enero, dejando 248 personas muertas, 22 cuerpos enterrados y arrojando 12 millones de metros cúbicos de agua. relaves mineros en el río Paraopeba .

Las 944,000 personas afectadas, que viven en 18 municipios al otro lado del río, tuvieron sus vidas devastadas para siempre. Vale, a su vez, continúa explorando el mineral libremente en la región.

Se sabe que el crimen de Brumadinho podría haberse evitado. El entonces superintendente de Minas Gerais de IBAMA, Julio Cezar Dutra Grillo, que asistía a una reunión especial de la Cámara de Actividades Mineras (CMI) en diciembre de 2018, dijo que la represa "era de riesgo cero". La reunión se trató de aprobar la licencia para las operaciones de la mina Bean Stream. Grillo fue despedido el 28 de febrero de este año, con 21 supervisores regionales más de IBAMA sin razón aparente.

En abril, Salles apuntó a Ibama una vez más, reduciendo los recursos de la agencia en un 24%. Con R $ 285 millones destinados solo a gastos de celulosa, las inspecciones contra la deforestación ilegal prácticamente se extinguieron. Según datos del Observatorio del Clima, las multas impuestas por Ibama en 2019 son las más bajas en 15 años.

Con Ibama debilitado, la contingencia fue a otras carpetas vinculadas al medio ambiente. En mayo, fue el turno de la Política Nacional sobre Cambio Climático de recortar R $ 11,2 millones, equivalente al 95% del presupuesto. Como resultado, R $ 500,000 estaba disponible para combatir el cambio climático a lo largo de 2019.





Los relaves mineros tóxicos se han apoderado de Brumadinho (Foto: Ninja Media)

Fuego

En 2019, el Amazonas más que en los siete años anteriores. Los agronegocios fueron responsables del "día del incendio" en agosto de este año. La serie de incendios orquestados a lo largo de la BR-163 en el suroeste de Pará generó humo que incluso se observó en ciudades como São Paulo, en el sureste del país.

Con el respaldo de Bolsonaro, los productores anunciaron que la idea era llamar la atención del gobierno para decirles que "querían trabajar". La información fue divulgada por el vehículo local Folha do Progresso .

Los datos de deforestación fueron anunciados con preocupación por el Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe), reconocido mundialmente por su producción científica. Semanas antes del "día del incendio", el instituto emitió una advertencia. Bolsonaro no solo dijo que los datos de Inpe eran mentirosos , sino que también despidió a su presidente, Ricardo Galvão, considerado por la revista británica Nature como uno de los 10 científicos del año.

Según los datos de Inpe, se registraron más de 90,000 brotes de incendios en el año, un aumento de casi 30% respecto al año anterior.

El Pantanal también ardió por encima del promedio, por la acción del hombre. Unos 1.730 km² fueron devastados en Mato Grosso do Sul, del 27 de octubre al 9 de noviembre. El área devastada el mes pasado es más grande que la ciudad de São Paulo (1,521 km²).

El avance de los incendios se produjo junto con los agresivos discursos de Bolsonaro contra organizaciones no gubernamentales (ONG) brasileñas y extranjeras que operan en la Amazonía.

En este contexto, se canceló el Fondo Amazonas, que financió proyectos de investigación esenciales para monitorear y combatir la deforestación ilegal. El final de las transferencias se produjo después de que Salles anunció que usaría el dinero para pagar una indemnización a los propietarios de tierras en áreas protegidas. La propuesta fue rechazada por los gobiernos de los países donantes, que pusieron fin al programa que en los últimos diez años ha recibido más de $ 3,1 mil millones en donaciones.





La mayoría de las poblaciones afectadas, las comunidades pobres y pesqueras, tuvieron que movilizarse solas para tratar de eliminar el petróleo filtrado en el Mar del Nordeste (Foto: Leo Malafaia / AFP)

Aceite

Los meses de octubre y noviembre estuvieron marcados por la inercia del gobierno de Bolsonaro ante la propagación del petróleo a lo largo de la costa noreste de Brasil.

Salles trató de justificar la falta de asistencia estatal culpando a los gobiernos anteriores. La Fiscalía Federal (MPF) solicitó al Tribunal Federal en Sergipe que ordene al gobierno de Bolsonaro que celebre una reunión extraordinaria para definir acciones para la protección , recuperación y compensación de daños sociales y ambientales, bajo pena de R $ 1 millón por día. de retraso.

Finalmente, los voluntarios fueron aquellos que realmente limpiaron o trataron de limpiar las playas. Sin embargo, debido a la alta toxicidad del aceite, muchas personas experimentaron ardor en la piel (dermatitis de contacto), irritación ocular, náuseas y vómitos. El apoyo brindado a los voluntarios fue realizado por los municipios locales.

La COP-25, que podría ser una oportunidad para negociar medidas de protección ambiental en cooperación con otros países, finalizó sin acuerdo. Salles, que se encontró con manos temblorosas sin una propuesta concreta, regresó con al menos un trofeo: el "Fósil del día", un "tributo al lado equivocado" otorgado a los países que más contribuyeron al cambio climático en 2019.

El año termina con el MP de Regularización de Tierras, que, según los expertos, legitima el acaparamiento de tierras y contribuye a la devastación de la Amazonía, y la persecución de los miembros de la brigada en Alter do Chão (PA) , acusados ​​sin evidencia de causar incendios forestales.



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible