Ir al contenido principal

FAO: Es hora de ampliar y apoyar la Gran Muralla Verde de África

Roma - Ha llegado el momento de coordinar y renovar el apoyo a la Gran Muralla Verde, el programa de desarrollo sostenible más importante de África, según subrayó hoy el Director General de la FAO, QU Dongyu.

Photo: ©Benedicte Kurzen/NOOR for FAO
Un vivero de árboles en Senegal

"Tenemos que promover economías verdes y sostenibles. Hay que ampliar la restauración y los beneficios que conlleva para los medios de subsistencia", dijo Qu a los responsables de organismos de las Naciones Unidas y otras entidades multilaterales en una mesa redonda sobre la forma de poner en marcha un proyecto que se extiende a lo largo de 8 000 km y tiene como objetivo restaurar 100 millones de hectáreas de paisajes degradados para 2030.
La Iniciativa de la Gran Muralla Verde -aprobada por la Unión Africana en 2007-, es una respuesta al desafío de la desertificación y el cambio climático a lo largo de la franja de tierra árida de la región del Sáhara y el Sahel, que se extiende desde Senegal hasta Djibouti. La FAO ha asumido una función de liderazgo en los proyectos iniciales vinculados a la iniciativa, en los que se han puesto de manifiesto sus posibilidades e identificado las necesidades.
Será necesario movilizar una voluntad política y recursos financieros significativos, y el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030, que dirigen la FAO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), con la Gran Muralla Verde como programa emblemático, resulta adecuado para dirigir la labor de coordinación.
La reunión de hoy fue organizada conjuntamente por la FAO, el PNUMA y la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y consistió en una presentación de los proyectos implementados hasta el momento en el marco de la iniciativa y el camino a seguir hasta 2030, junto con un debate sobre cómo aprovechar las oportunidades de cooperación.
La iniciativa de la Gran Muralla Verde ha evolucionado hasta convertirse en una gestión global e integrada del ecosistema cuyos objetivos para 2030 incluyen la creación de 10 millones de empleos verdes y el almacenamiento de 250 millones de toneladas de dióxido de carbono. Acelerar los esfuerzos por alcanzar esos ambiciosos objetivos producirá beneficios a nivel mundial al contribuir a mitigar el cambio climático, prevenir la pérdida de la diversidad biológica y cambiar a mejor la vida de millones de personas. El responsable de la FAO instó también a que el espíritu del emblemático proyecto africano se amplíe a una "Gran Muralla Verde para las Ciudades" que se extienda a otros continentes. Alentó a los países a planificar proyectos piloto cuanto antes. Preservar los ecosistemas naturales es fundamental, pero a menudo es necesario construir otros nuevos utilizando soluciones basadas en la naturaleza, añadió.
Informe sobre la marcha de los trabajosLos primeros proyectos de campo emprendidos hasta ahora, a menudo a través del programa de Acción contra la Desertificación de la FAO y en los que se incluyen 12 millones de plántulas de más de 100 especies leñosas y forrajeras locales, ayudan a señalar el camino a seguir para ampliar la iniciativa.
La FAO ha concebido un enfoque integral de restauración, acercando la fitología a las comunidades y utilizando la mecanización cuando resulta apropiado. En los últimos cinco años se ha ayudado a restaurar más de 50 000 hectáreas de tierras estériles en más de 400 comunidades y a mejorar los medios de vida de cerca de un millón de personas.
Haciendo hincapié en el vínculo entre ecología y economía, la FAO se ha centrado en el desarrollo de cadenas de valor para productos forestales no madereros -como la goma arábiga, forraje, miel y los aceites de semillas autóctonas-, que ofrecen oportunidades de ingresos que benefician a las comunidades rurales vulnerables y, en particular, permiten mejorar sus medios de vida y su resiliencia a las mujeres que viven en zonas donde escasea el dinero en efectivo.
La FAO cuenta también con un sólido conjunto de instrumentos -incluidas las modernas tecnologías geoespaciales y una amplia oferta de capacitación para expertos nacionales sobre cómo utilizarlas- para la vigilancia y evaluación de las operaciones en forma innovadora.
La rehabilitación sostenible de las tierras degradadas va más allá de plantar árboles, ya que se apoya a los medios de subsistencia. Los proyectos de la FAO para impulsar el cultivo de forraje para el ganado en Burkina Faso, Níger y Senegal han generado importantes beneficios e impulsado los ingresos familiares.
Al evaluar toda la labor realizada por los Estados Miembros y las partes interesadas en la Iniciativa de la Gran Muralla Verde hasta la fecha, se observa que se han restaurado 20 millones de hectáreas de tierras. Para alcanzar el objetivo de 2030, se requiere acelerar el ritmo para restaurar 8,2 millones de hectáreas de tierra al año, con un coste estimado de 3 600 millones de dólares EEUU anuales.
Justicia climática para África



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible