Ir al contenido principal

Día Mundial de la Radio: Conectando a la escuela

El Día Mundial de la Radio fue proclamado en 2011 por los Estados Miembros de la UNESCO y adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2012 como Día Internacional, el 13 de febrero se convirtió en el Día Mundial de la Radio (DMR).





La radio es un medio poderoso para celebrar la humanidad en toda su diversidad y constituye una plataforma para el discurso democrático. En el plano mundial, la radio sigue siendo el medio de mayor consumo. Esta capacidad única de llegar a la más amplia audiencia significa que la radio puede dar forma a la experiencia de diversidad de una sociedad, erigirse como un escenario para que todas las voces se expresen, estén representadas y sean escuchadas. Las emisoras de radio deben servir a comunidades diversas, ofreciendo una amplia variedad de programas, puntos de vista y contenidos, y reflejar la diversidad de audiencias en sus organizaciones y operaciones.

Esta edición conmemoramos con un llamado a la reflexión en tres temas principales: su EVOLUCIÓN, la INNOVACIÓN y la CONEXIÓN.

Visita el sitio web oficial del Día Mundial de la Radio

Durante la pandemia, la radio ha sido esencial para que miles de maestros y maestras puedan llevar la información y el conocimiento a los lugares más apartados. La radio ha demostrado ser un medio que evoluciona, innova y conecta

Claudia Uribe, directora de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe

La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe en 2021 pone su foco en el tercer acento de esta conmemoración 2021, la CONEXIÓN, Damos la voz a docentes que durante la pandemia de COVID-19 han usado la radio para llegar a sus comunidades y estudiantes, en puntos tan lejanos como el Amazonas colombiano y el noroeste argentino. Porque donde no llega internet, ahí está, como siempre, la radio. Sintonicemos.

Con las limitaciones causadas por la pandemia, numerosas radios locales de Colombia han abierto sus puertas para que maestras y maestros de todo el país logren conectarse con sus estudiantes y garantizar así el derecho a la educación en el campo y las zonas más remotas.

Al igual que en el resto del mundo, la cotidianeidad educativa en Taco Ralo se vio trastocada con la llegada de la COVID-19. El pueblo y las localidades adyacentes cerraron por la pandemia, incluida la escuela. ¿Cómo las y los docentes pueden llegar a quienes se quedan fuera de internet debido a la inquidad?



El dial al servicio de la educación en pandemia
La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe en 2021 pone su foco en el tercer acento de esta conmemoración 2021, la CONEXIÓN, Damos la voz a docentes que durante la pandemia de COVID-19 han usado la radio para llegar a sus comunidades y estudiantes, en puntos tan lejanos como el Amazonas colombiano y el noroeste argentino. Porque donde no llega internet, ahí está, como siempre, la radio. Sintonicemos.

Algo muy claro que ha dejado la pandemia es la capacidad de innovación y creatividad de las y los maestros para llegar con los contenidos a sus estudiantes. En muchos casos la conectividad a internet es imposible, por lo que se ven abocados a utilizar otros medios.

Volver a oír clases a través de la radio ha sido como un viaje en el tiempo para muchas familias rurales en Colombia, las que, como lo hacían los mayores, sintonizan las emisoras que se han unido para dar una respuesta educativa a los y las estudiantes del país.

La radio no ha estado ajena los procesos educativos en el país cafetero, la más recordada es Radio Sutatenza, que entre 1947 y 1989 alfabetizó a casi ocho millones de campesinos y que se convirtió en una de las industrias culturales de mayor impacto social en América Latina, siendo reconocida por la UNESCO en 2017 dentro del registro regional de la iniciativa “Memoria del Mundo”.

Con las limitaciones causadas por la pandemia, numerosas radios locales de Colombia han seguido el ejemplo de Radio Sutatenza y han abierto sus puertas para que maestras y maestros de todo el país logren conectarse con sus estudiantes y garantizar así el derecho a la educación en el campo y las zonas más remotas.
Hablamos con el profesor Alexander Mojica, de Recreo al Aire en Nuevo Colón, Boyacá, quien nunca imaginó que se convertiría en locutor de radio. Para él “la radio y la radio escolar nos ha permitido llegar a la totalidad de nuestros estudiantes (…) vincular a la escuela con su entorno y transformar los contenidos que se aprenden (…) la radio es ese hilo integrador que nos permite no solamente orientar nuestras clases sino también vincular a la comunidad”.

Alexander nos contó también que es necesario “ver como la escuela tiene que trascender los muros de las aulas y cómo lo vivido durante la pandemia reafirma la necesidad de transformar la escuela a un lugar de vida”. Es por esto que han involucrado a estudiantes y familias para que a través de la radio sea posible llegar con educación de calidad a los rincones más alejados del departamento como apoyo a la estrategia nacional Aprender en casa.

Para muchos niños, niñas y adolescentes la radio se ha convertido en el aula de clases y les ha permitido continuar aprendiendo. Maestros y maestras pertenecientes al programa de Enseña por Colombia, se unieron para crear A prender la Onda. Al ver que no podían contactarse con sus estudiantes, pensaron en una estrategia que involucrara a la comunidad y comenzaron a crear contenidos de radio que fueron difundidos en radios comunitarias y en donde los mismos maestros y alumnos cumplían con los roles de generación de contenidos y hasta de locutores. Actualmente cuentan con un semillero de radio educativa y una red de docentes a nivel nacional que con el apoyo de emisoras comunitarias demuestra que es posible que los estudiantes se enamoren de lo que aprenden y participen de su aprendizaje.

Para Luis Ángel Barrios, docente de Biología y Química en Leticia, Amazonas, quien participa de Aprender la Onda, la radio “es super importante en educación porque es una herramienta que permite acercar el conocimiento (…) y es una herramienta fundamental para continuar el proceso de aprendizaje en casa”. Por otra parte, para Andrés Gutiérrez, maestro en Barú, Cartagena, la radio permite “conectarnos con miles de familias, niños, niñas y jóvenes, para los que una educación virtual es una simple imposibilidad”. Además, permite en comunidad construir y tejer bienestar, dice a la UNESCO.

Las ondas de la radio traspasan así las barreras invisibles para el acceso a la educación de las niñas, niños y adolescentes en Colombia. En estas experiencias los contenidos adaptados son trabajados con el mayor rigor desde lo curricular, pero pensando también en los intereses y contextos de sus oyentes con la idea de desarrollar habilidades para la vida que ponen en práctica en sus comunidades.


Sintonizando la escuela en el sur de Tucumán, Argentina
¿A qué dificultades se enfrentan los estudiantes y los docentes de su pueblo? 
En Taco Ralo no tenemos acceso a grandes posibilidades tecnológicas. Y nosotros como docentes tratamos de adaptarnos, de ayudar a los chicos, brindarles las herramientas, para que los jóvenes puedan, mínimamente, terminar el secundario y tener conocimientos para afrontar una futura familia. 

 

¿Cómo empezaron a usar la radio? 
Nosotros contamos con un equipo de radio que la escuela ganó en un concurso a nivel nacional. Nos instalaron la radio en la institución, pero por problemas de conectividad, ya que no contamos con los servicios de internet, no pudimos seguir funcionando. Y ante la situación de pandemia, junto con el directivo, la asesora pedagógica y yo como docente, buscamos la manera de que los chicos pudieran conectarse a la escuela.  

 

¿Por qué no utilizaron internet como en otros lugares? 
Acá los chicos en general no tienen teléfono. Por lo general hay un teléfono por familia y son tres, cuatro o cinco jóvenes que tienen que majear ese único teléfono. Entonces, pedimos a la comuna que nos prestara las instalaciones de la radio comunal. Así es como dos días a la semana voy al pueblo y hago un programa de radio destinado a distintas áreas por día. Para eso tengo que trasladarme 85 kilómetros de donde vivo hasta Taco Ralo. 

 

¿Cómo es una clase? 
Durante 2020 los días martes transmitíamos clases de Matemáticas, Lengua, Física y Química. Los jueves, Historia, Geografía, Biología y los talleres tecnológicos. El docente de cada asignatura me envía por medio de WhatsApp o correo electrónico las actividades y el concepto corto de su clase y yo los comento en la radio. Los chicos llaman a la radio o llegan a la puerta de la emisora y nos dan sus sugerencias o las actividades que están realizando y cuando el programa termina, yo envío todo eso al docente por mensajería o correo. De esa manera logramos que los chicos entiendan la temática, que participen y se comprometan.

Los chicos son los que organizan las tandas publicitarias con música para que todo no sea tan aburrido y así animar el programa. 

 
¿Qué dicen sus alumnos sobre esta modalidad? 
Les encanta porque es cómodo, todos tienen radio en casa y todos escuchan la radio de Taco Ralo. Entonces es más cómodo para ellos poner la radio de 15 a 17 horas y estar conectados con las actividades. Igual los docentes tratamos de enviar las actividades a nuestros alumnos, porque la idea es que este programa refuerce y explique lo que ha quedado pendiente.

 

¿Qué papel ha tenido la radio en la pandemia? 
He descubierto que la radio es un motor importante y un espacio definido en el área de lengua que es la que yo imparto. Pude descubrir jóvenes que tienen talentos muy grandes para la escritura, para la poesía, inclusive hemos descubierto alumnos con vocación de locutores a quienes no los habríamos descubierto en otras circunstancias, porque nuestra radio escolar está averiada. A los chicos les gusta estar comunicados, les gusta que los escuchen y la radio ha hecho que nos planteemos trabajar desde otra perspectiva en el 2021. 

 

¿Qué infraestructura les falta para mejorar este trabajo a distancia? 
La conectividad. Nos vendría muy bien tener conexiones de internet amplias, con gran alcance y poder tener la radio en la escuela, para así no tener que ir a otro lugar y que los chicos sean partícipes directos de una clase radial. Sería fabuloso tener esa conectividad que nos hace falta. 

Si nosotros tuviéramos internet, la difusión sería más grande, porque lamentablemente el programa tiene un alcance limitado y nosotros tenemos alumnos más allá y a ellos no llegamos. 

 

¿Qué habría sido de este periodo de pandemia sin la radio? 
Nos hubiera costado muchísimo comunicarnos. La situación habría sido más complicada, porque nuestros chicos no cuentan con los medios adecuados para estar conectados porque hay mucha desigualdad. No todos tienen las mismas posibilidades, los nuestros son alumnos pobres. 

 

¿Con qué sueña para el futuro en su comunidad? 
¡Ay!, con tantas cosas… Me encantaría que pudiéramos tener un edificio propio, porque tenemos uno compartido con el nivel primario y no siempre es fácil la convivencia. Me encantaría que pudiéramos estar más conectados, para así brindar a los chicos una mejor enseñanza, mostrarles que hay muchas cosas fuera de Taco Ralo, que hay lugares hermosos que pueden conocer a través de internet, que puedan acceder al saber. Y quisiera poder darles a todos una computadora, no a un grupo de cuatro o cinco, para que todos tengan las mismas posibilidades. 

Y me gustaría que pudiéramos tener nuestra radio escolar funcionando, para mostrar a toda la provincia cómo se trabaja en Taco Ralo. A veces siento que somos un pueblo olvidado, el último de Tucumán. Necesitamos que sepan que trabajamos mucho, que existimos, que estamos acá.  

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible