Ir al contenido principal

Ascienden a 510 los fallecidos por la represión de la junta militar en Birmania

Enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas de la junta militar en una jornada de protestas en Rangún, Birmania.

Enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas de la junta militar en una jornada de protestas en Rangún, Birmania. - Aung Kyaw Htet/SOPA Images via Z / DPA

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

La represión de la junta militar de Birmania ante la oleada de protestas por el golpe de Estado ha dejado ya 510 fallecidos tras sumar nuevos fallecidos en distintas movilizaciones este lunes, después de un trágico fin de semana con centenares de muertos.

La Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) birmana ha cifrado en esta cantidad los decesos en el país desde que se produjo el golpe el pasado 1 de febrero, mientras son 2.574 los detenidos.

El ritmo de derramamiento de sangre por la respuesta de las fuerzas de seguridad de la junta militar se ha reducido este lunes, según el medio independiente 'The Irrawaddy', que ha informado de ocho muertos a tiros en la última jornada, cuatro en el municipio South Dagon, en Rangún.

En otro municipio de Rangún, Thanlyin, han muerto otros dos manifestantes con tiros en la cabeza por parte de la Policía birmana. Asimismo, en Thaketa y Bago, en la misma ciudad, han perdido la vida dos hombres cuando tropas de la junta militar han abierto fuego contra un grupo de manifestantes.

En estas protestas los participantes han optado por usar cócteles molotov contra las fuerzas de seguridad, tomando las armas contra la represión, si bien la mayoría de protestas se han desarrollado de forma pacífica, según recogen medios locales.

En este contexto, el portal Myanmar Now ha informado de la decisión de parte de los manifestantes de obtener armas reales para enfrentarse a la junta. "No podemos simplemente protestar y lanzar cócteles Molotov", ha explicado un joven, que junto a otros, ha decidido ir a zonas fronterizas donde grupos étnicos armados enfrentan a los militares.

Tras la muerte de al menos 114 personas este fin de semana en las movilizaciones contra el golpe de Estado, el Consejo de Seguridad de la ONU ha programado una reunión este miércoles para abordar la situación del país.

Por su parte, Estados Unidos ha advertido este lunes a los militares que gobiernan Birmania de que "impondrá un coste" por la muerte de civiles durante la represión de las protestas contra el golpe de Estado del 1 de febrero y que solo el pasado sábado se saldaron con 114 muertos.

Así, ha anunciado la suspensión de todos sus vínculos comerciales con Birmania, concretamente "la suspensión inmediata de todos los vínculos con Birmania dispuestos por el Acuerdo Marco de Inversión y Comercio (TIFA) del año 2013", ha explicado este lunes la Oficina de la Representante Comercial de Estados Unidos, Katherine Tai.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible