Ir al contenido principal

Rescatan a dos osos enjaulados en la oscuridad durante 17 años


La organización Four Pows encontró a los ejemplares en un sótano que empleaban como granja ilegal de explotación de bilis

Un grupo de protectores de animales encontró el martes a dos osos asiáticos en el sótano de una tienda de ropa en Son La, al norte de Vietnam, y los rescataron para luego transportarlos a un santuario en Ninh Binh, donde les espera una larga recuperación, según reportó este miércoles la organización mundial de bienestar animal Four Paws.


Los rescatistas de Four Paws estiman que los dos osos -un macho llamado Xuan y una hembra llamada Mo- vivieron en completa oscuridad durante 17 años en ese sótano y sólo pudieron ver una luz artificial cuando fueron sometidos a procedimientos de extracción de bilis, una sustancia utilizada como remedio en la medicina china tradicional.


Encerrados en jaulas oxidadas y sin apenas ventilación, hembra y macho se encontraban en el sótano de una tienda de ropa de Son La, al norte de Vietnam. Allí permanecieron atrapados durante 17 años. Los alimentaban con verduras y frutas podridas y sólo veían la luz artificial durante las extracciones a las que eran sometidos.

La tienda funcionaba como granja ilegal de explotación de bilis, una sustancia muy preciada en algunos países como China, Allí es utilizada como tratamiento de medicina tradicional. Incluso se llegó a recomendar su uso como remedio contra el COVID. Para obtener la bilis, cada día perforaban la vesícula biliar con sondas. Puñaladas para extraer la sustancia que les provocaron una enfermedad en el órgano.

Xuan, el macho, además sufre sobrepeso y una enfermedad hepática. Fue encerrado en el año 2004, cuando sólo era un cachorro. También ha perdido varios dientes. Es algo común en los osos cautivos morder los barrotes de sus jaulas para intentar escapar. 

Una tortura que ha terminado gracias a la organización mundial de bienestar animal Four Paws. 


Szilvia Kalogeropoulu, la veterinaria que los atendió, cuenta que "a pesar de haber sido explotados en condiciones tan horribles, tanto Mo como Xuan estaban bastante tranquilos y sin miedo". Los rescatadores primero los sedaron para poder sacarlos y realizar los exámenes médicos. Ahora les queda un largo camino hacia la recuperación. Vivirán en el  santuario en Ninh Binh, junto a otros 40 osos, algunos de ellos víctimas también del comercio de bilis.

Tradicionalmente, la obtención de esta sustancia solían hacerla los cazadores tras la matanza. Sin embargo, en la década de 1980 comenzaron a extraerla de la vesícula de osos vivos, encerrados en jaulas o reducidos con la ayuda de una especie de camisa de fuerza. El procedimiento se realiza sin anestesia y resulta extremadamente doloroso para estos animales. Por eso, esta práctica es ilegal en Vietnam desde 1992.

Testigos del rescate afirmaron estar consternados por las condiciones en las que sobrevivieron estos animales durante tantos años: las jaulas estaban oxidadas y sucias, apenas había ventilación, sus captores los dejaban solos a oscuras durante horas, no tenían ningún estímulo y eran alimentados con verduras podridas.


Para poder sacarlos del lugar donde estaban encerrados, los rescatistas debieron sedar a Xuan y Mo. Luego se les realizaron distintos exámenes médicos y se comprobó que ambos sufrían una enfermedad de la vesícula biliar por haber sido apuñalados en el órgano con sondas destinadas a extraerles la bilis. Además, Xuan tiene sobrepeso, está enfermo del hígado y ha perdido varios dientes por masticar los barrotes de su jaula en sus intentos de escapar.

“Era la primera vez que rescatábamos osos de un entorno sin luz natural y sólo expuestos a la luz artificial. A pesar de haber sido explotados por su bilis durante años, en condiciones tan horribles, tanto Mo como Xuan estaban bastante tranquilos y sin miedo cuando llegamos”, declaró Szilvia Kalogeropoulu, la veterinaria de Four Paws responsable del rescate y traslado de estos animales, en un comunicado de la organización. Y agregó: “Los examinaremos más a fondo en nuestra clínica del santuario y determinaremos su mejor cuidado futuro. Los osos son muy resistentes, pero aun así será un largo camino de recuperación”.


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible