Ir al contenido principal

Tangueando con Piazzolla

OPINIÓN de Maylín Vidal

Suena Libertango, el ritmo del acordeón comienza a latir y se siente una especie de estado de embriaguez musical, es el efecto de la creación de Astor Piazzolla, quien hoy cumpliría 100 años.


Genio irrepetible, patrimonio argentino, el gran Astor revolucionó para siempre el tango, ese ritmo tan identitario de esta tierra austral que los argentinos muestran con orgullo a los visitantes en los rincones de toda la geografía, en el pintoresco Caminito, en las calles de la emblemática Corrientes, en esta nación toda.

Hoy se celebra el centenario de Piazzolla y en esta capital se le rinde tributo desde hace una semana en emporios del arte como el Teatro Colón, que preparó un exquisito programa al que se puede acceder de manera presencial pero también disfrutar desde las tranmisiones en vivo que realiza esa institución.La ciudad rinde homenajes al gran maestro durante todo el año, pero marzo es el mes donde se desarrollarán más eventos en varias provincias y espacios culturales.

De la mano del Ministerio de Cultura porteño y la Fundación Astor Piazzolla, en Buenos Aires, por ejemplo, varios espacios dedicarán su jornada a homenajear al bandoneonista y compositor, considerado uno de los músicos más importantes del siglo XX y compositores de tango más reconocidos a nivel mundial.

'Sus composiciones han marcado una época, un nuevo paradigma musical que nunca perece y les llega a todas las generaciones. Astor es símbolo de la cultura porteña y una inagotable fuente de inspiración, tanto para la ciudadanía como para nuestros hacedores culturales', subrayó en días recientes a la prensa el ministro de cultura porteño, Enrique Avogadro.

En el Colón, o el Complejo Teatral de Buenos Aires, o de manera virtual a través de Vivamos Cultura, la plataforma que reúne todo el contenido cultural de la Ciudad, los 100 de Piazzolla será una jornada de reverencias a un músico que entró por la puerta grande hasta la eternidad.

Piazzolla nunca estuvo consciente de su gran genialidad y la manera de revolucionar el tango para siempre. Ello lo llevó a traspasar fronteras, pero también a ser un eterno incomprendido en la tierra que lo vio nacer.

En una entrevista exclusiva a Prensa Latina hace dos años atrás, cuando nadie imaginaba una pandemia, su viuda, Laura Escalada Piazzolla, y su nieto Daniel Villaflor, ahondaban ya en todo lo que trabajaban para llegar a esta fecha con un proyecto de altura como el que se merece un músico de su talla.

'Le gustaba romper las reglas, era muy exigente y siempre estaba en constante creatividad', contó en aquella ocasión Laura, quien compartió con Piazolla los últimos 16 años de su vida.

Para su viuda, vivir con Astor fue difícil y fácil, difícil porque estás viviendo con un genio y como genio que él era no era perfecto, expresó esta mujer llena de temple, quien se mostró feliz de ser testigo de la creación de un grande.

Ella fue partícipe de la creación, lo veía sentarse al piano siempre temprano en la mañana, cuidaba de sus silencios y veía crecer esa obra que iba creando. Era exigente solamente con su música y con el silencio que tenía que reinar en la casa cuando escribía, pero al mismo tiempo descargaba esa presión de tanta genialidad alegrando su vida cotidiana con pequeñas cosas.

En este centenario la música de Piazzolla resonará en los teatros pero también en los hogares, donde muchos admiradores hoy le rendirán pleitesías al músico tanguero con temas que calaron fuerte y se escuchan a diario en cualquier bar o calle de esta apasionada Buenos Aires.

'En Argentina todo se puede cambiar menos el tango, y el día que se me ocurrió a mí cambiar fue una especie de revolución porque el tango es considerado una religión. Se me ocurrió cambiarlo y tuve muchos problemas', dijo en una ocasión el célebre músico.

De Adiós nonino, a Balada para un loco, de Milonga de Ángel a Oblivion, hoy Argentina recuerda a un artista adelantado a su tiempo, a un revolucionario que una vez expresó que estaba en contra de todo lo que se repite, de lo fácil, y su deber era darle otro lenguaje a la música, sobre todo a los jóvenes.

Maylín Vidal (Prensa Latina)


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible