Ir al contenido principal

Chema Madoz: "Desde que me levanto estoy con la antena puesta para observar"

 "Hay infinidad de artistas que se han visto abocados a una situación extremadamente dura"


Leer, ver una película o encontrarse con gente son "ejercicios de inspiración" para el fotógrafo Chema Madoz, que dice vivir "con una antena puesta" con la que imagina constantes posibilidades de interacción y significados ocultos en los objetos y que le ha llevado, por primera vez, a crear y exponer escultura.

El artista madrileño (1958) influenciado por el surrealismo, el "ready-made" de Duchamp y el realismo mágico inaugura este viernes en la galería Elvira González una exposición de obra fotográfica inédita creada en parte durante la pandemia, a la que se añade de manera inédita una escultura.

   La Galería Elvira González inaugura la tercera exposición individual del fotógrafo español





El fotógrafo Chema Madoz advierte de que "hay infinidad de artistas que se han visto abocados a pasar por una situación extremadamente dura" a consecuencia de la crisis derivada de la pandemia del coronavirus y considera necesarias ayudas directas para el sector del arte.

Así lo expresa el artista en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la apertura el 9 de abril de su tercera exposición individual en la Galería Elvira González, que reúne obras realizadas entre 2019 y 2020. Esta es la primera ocasión en la que Chema Madoz realiza y muestra una escultura.

Para el fotógrafo, el impacto de la pandemia en el sector cultural (cine, teatro, fotografía, pintura, etc) ha supuesto "una debacle". Así, pone el foco en que las ventas "han sufrido una caída tremenda", lo que supone "una merma muy fuerte en los ingresos de muchos artistas, a los que no vendría nada mal recibir algún tipo de apoyo o de ayuda".

Respecto a su nueva muestra, Chema Madoz (Madrid, 1958) avanza que el espectador encontrará "una selección de los trabajos realizados en los dos últimos años", además de una de 2021, donde "se ha intentado encontrar una cierta coherencia". Además, detalla que "bastantes de las imágenes giran en torno a la idea de fragilidad".

"Combinado un poco también con una serie de claves que se venían repitiendo dentro del trabajo habitual como pueden ser la ironía, el humor, la idea de juego, que sigue estando presente a pesar de que el eje en este caso sea otro. Yo creo que conviven con cierta naturalidad", explica.

En este sentido, el Premio Nacional de Fotografía en 1999 asegura que le gustaría que el visitante hiciera un "cierto ejercicio de reflexión" sobre "la riqueza de todo aquello que nos rodea". "Tendemos a no prestar interés a nuestro propio entorno, a darlo todo por conocido, por sabido, y dejamos de lado un territorio especialmente rico", subraya.

El artista indica que en esta exposición hay una pieza física que no se ha convertido en fotografía y que "hace hincapié en esa idea de convertir en espectáculo un poco todo tuviera que ver con lo doméstico". Aunque confiesa que "siempre resulta complicado" escoger una pieza preferida, destaca una obra en la que hay "una cortina hecha con cabello que deja entrever que detrás se asoma un fondo negro". "Yo creo que es una imagen especialmente sugerente", afirma.

Sobre la influencia de la pandemia en su trabajo, considera que "la manera de trabajar y la manera de concebir las obras, siguen siendo un poco las mismas". No obstante, añade que quizá "durante todo este tiempo" se ha visto obligado a "un mayor ensimismamiento", que cree que "acaba beneficiando al propio trabajo".

Además, el fotógrafo explica que "aunque el trabajo no pretende en ningún momento convertirse en una reflexión sobre todo aquello" que ha ocurrido en este tiempo, "sí que es cierto que de alguna manera también queda reflejado" con la idea de fragilidad. "De cómo todo en un momento dado se nos puede dar la vuelta de un momento a otro y cómo lo que entendemos como realidad y como algo que perdura es bastante más voluble de lo que nos pensamos", sostiene.

Chema Madoz señala que, pese a la pandemia, ha podido seguir trabajando y destaca que "de alguna forma" la situación "obliga a ir encontrando la manera de poder seguir adelante". "Me ha influenciado en la misma medida que ha todas las personas", concluye.

La exposición reúne una selección de fotografías recientes. Según detalla la Galería, algunas de las obras --como el aloe vera dentro de la jaula, el avión a punto de aterrizar en una carretera sinuosa o el zapato/ataúd-- transmiten una sensación de cierta angustia o adversidad, mientras que otras --barcos, aviones, campos y nubes-- hablan de un escape o resistencia.

Además, manifiesta que la idea de juego, tema recurrente en su obra, está presente en varias obras que muestran juegos truncados o que no pueden avanzar --como el castillo de naipes contenido en una estructura de madera--.

Madoz ha sido galardonado con el Premio Kodak en 1990 y el Premio Intercambio de Arte de la Fundación Cultural Banesto en 1993, y el Premio Nacional de Fotografía en 1999.

Ha expuesto en diversas galerías e instituciones españolas y extranjeras, como la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, el Canal de Isabel II, Madrid; el Centro Pompidou, París; el Netherland Photomuseum, Rotterdam; la Fondazione M. Marangoni, Florencia; el Museo de Bellas Artes, Caracas y el Fotofest International de Houston.

EFE, Europa Press

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible