Ir al contenido principal

En sus clases de antropología, las universidades de Princeton y Pensilvania utilizan huesos de niñas asesinadas

OPINIÓN de Amy Goodman y Denis Moynihan

El pasado racista de la ciudad de Filadelfia resurgió en las últimas semanas luego de que se divulgara públicamente que los huesos de una o dos niñas afroestadounidenses, muertas en un operativo de la policía de la ciudad en 1985, se estaban utilizando sin el conocimiento de sus familias en un curso en línea de la Universidad de Princeton denominado "Huesos reales: aventuras en antropología forense".

El 13 de mayo se cumplen 36 años del día en que la ciudad de Filadelfia bombardeó a sus propios ciudadanos. Ese día de 1985, la policía rodeó la sede y casa colectiva de la organización MOVE, un grupo radical que luchaba por la liberación negra, que se negaba a cumplir la orden de desalojar las instalaciones. La policía inundó de agua el edificio, lanzó gases lacrimógenos e inició un intenso ataque con armas automáticas, sin poder desalojar a los residentes. Finalmente, los agentes de policía lanzaron una bomba sobre la casa desde un helicóptero, lo que provocó la muerte de once personas: seis adultos y cinco menores. Tras la explosión, el fuego se extendió, quemó la manzana entera y destruyó por completo más de sesenta viviendas.

Una redada anterior contra la organización, ocurrida en 1978, había terminado con una lluvia de disparos por parte de la policía y un oficial muerto. Los miembros de MOVE afirmaron que ellos no dispararon un solo tiro y que el agente murió a causa de los propios disparos de la policía. Sin embargo, nueve miembros de MOVE fueron condenados a cadena perpetua por el asesinato del oficial. Una de las integrantes de MOVE sentenciadas a prisión, Debbie Africa, dio a luz en secreto en su celda, apenas cinco semanas después de su sentencia. Debbie se las arregló para mantener a su hijo, Mike Africa, con ella durante tres días antes de alertar a los guardias. Siete de los nueve miembros de MOVE condenados en aquel momento se encuentran actualmente en libertad, después de cumplir 40 años en prisión. Otros dos murieron en la cárcel.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible