Ir al contenido principal

Contra la celebración de la cumbre de la OTAN de 2022 en el Estado español

COMUNICADO de Anticapitalistas

La cumbre de la Alianza Atlántica, celebrada el pasado 14 de junio en Bruselas con presencia del presidente de los Estados Unidos Joe Biden y de todos los jefes de gobierno de los países que la componen, ha decidido que la siguiente reunión de equivalente nivel que tendrá lugar el próximo año 2022 se celebre en el Estado español. Según el secretario general de la Alianza Atlantica, Jens Stoltenberg, en la misma se trata de formular una nueva estrategia militar y política ante los nuevos riesgos sistémicos (en alusión a China) o rivales y potenciales enemigos (en velada referencia a Rusia) frente a quienes opondrá todas sus potencialidades. Ello constituye en sí mismo el anuncio de una nueva escalada armamentística, con sustanciosos resultados para la industria del ramo, y salpica el horizonte geopolítico de nuevas y peligrosas tensiones.

El método empleado es viejo y está en la base del Tratado de Washington del 4 de abril de 1949 que supuso la fundación de la OTAN: se construye la imagen de un riesgo inminente proveniente de un poderoso y peligroso enemigo para justificar el despliegue de ejércitos y armamentos tácticos y nucleares por tierra, mar y aire. En el pasado, el “enemigo declarado” fue la hoy extinta URSS. La creación de la OTAN derivó en la constitución años más tarde, el 14 de mayo de 1955, del Pacto de Varsovia que agrupó a los países del entorno soviético en el denominado Tratado de Amistad, Colaboración y Asistencia Mutua. Europa, pero también el conjunto mundial, vivió una de sus peores pesadillas: la coexistencia de ambos bloques empeñados en una carrera armamentística sin precedentes que originó un dramático equilibrio del terror nuclear.

El gobierno español, por boca de su ministra de Exteriores Arancha González Laya, ha celebrado la decisión de celebrar en España la próxima cumbre como una prueba del grado de implicación y compromiso del Reino de España como socio fiable en la organización militar occidental y también como muestra de la importancia de los tratados militares con Estados Unidos que siguen disponiendo sin control alguno de bases e instalaciones militares en suelo español y de su espacio aéreo al servicio de sus diversas agresiones militares imperialistas. Lo que es motivo de orgullo para la ministra del gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, no puede sino ser un motivo de preocupación para la sociedad y de rechazo absoluto por las fuerzas políticas de izquierda.

Los pueblos del Estado español durante los años ochenta mostraron mediante sus continuadas y masivas movilizaciones pacifistas su oposición a la entrada en la OTAN y a la división del mundo en bloques político-militares, la juventud mayoritariamente antimilitarista logró poner en cuestión el servicio obligatorio en la mili tras sufrir una dura represión judicial y penal, y la sociedad española mostró su rechazo a la existencia de las bases militares yanquis del Tratado franquista con los Estados Unidos que convirtieron nuestro territorio en un blanco preferente en una posible conflagración nuclear.

Una consigna expresó las aspiraciones de millones y millones de personas y unificó la lucha masiva en todo el territorio del Estado español: ¡OTAN NO! ¡BASES FUERA!

Se multiplicaron los comités y organizaciones de base pacifistas fundamentalmente entre la juventud, los sindicatos de trabajadores se pusieron del lado de esa gran ola de esperanza y organismos como la Comisión Anti OTAN y la Coordinadora Estatal de Organizaciones Pacifistas impulsados y dirigidos por partidos anticapitalistas como la Liga Comunista Revolucionaria y otros, permitieron la convergencia de una gran experiencia de autorganización y posibilitaron la acción de masas, la unidad de acción entre las plurales y diversas gentes activistas de las distintas naciones y regiones, el despliegue de un amplio repertorio de formas de acción y la hegemonía ideológica de la izquierda.

La derecha pro-atlantista estaba arrinconada y minorizada y la mayoría social se fundió con el pueblo de izquierdas en sus aspiraciones antibelicistas, solamente con la traición a lo prometido por parte del PSOE y las amenazas y chantajes a última hora de Felipe González por TVE consiguieron que el voto Sí superara al voto No a la OTAN. Este fue el último acto de la Transición que permitió que el franquismo no pagara sus deudas y crímenes contra los pueblos y la clase trabajadora. Con este acto, el PSOE eliminó la posibilidad inmediata de acabar con el régimen del 78 e inició su marcha hacia el social liberalismo en el marco de una Comunidad económica europea al servicio del gran capital.

Y, a la vez, se escamoteó la voluntad popular y se le engañó respecto a la no renovación del Tratado sobre las bases yanquis: Torrejón de Ardoz mantiene servicios civiles de la NASA, Zaragoza presta servicios logísticos militares a los norteamericanos y, finalmente, Rota y Morón siguen siendo bases militares de los Estados Unidos y por esa vía de la propia OTAN.

Por ello, consideramos especialmente grave que un gobierno, uno de cuyos componentes, Podemos, se constituyó afirmando en su documento fundacional que pretendía poner en pie “Una candidatura que rechace las intervenciones militares, que defienda la salida de la OTAN y sea firme defensora de las relaciones solidarias entre los pueblos" y otro, Izquierda Unida, que nació precisamente en los años de las movilizaciones descritas, no solo siga participando de un organismo belicista, sino que además anuncie que será anfitrión organizador de la próxima reunión.

Anticapitalistas rechaza que se celebre la cumbre de la Alianza Atlántica en el Estado español en 2022, por lo que va a desplegar una campaña unitaria para intentar evitarlo mediante la movilización popular. Por ello, llamamos a que a partir de mañana se ponga en pie la Alianza por la Paz de las fuerzas pacifistas, feministas, ecologistas, sindicales, juveniles y populares para lograrlo. En nuestro horizonte sigue presente la salida de la OTAN y el desmantelamiento de las Bases.


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible