Ir al contenido principal

Sídney confinada dos semanas por la variante Delta

1000x563_cmsv2_6664fa20-cb3c-5024-9712-7

Sídney parece hoy una ciudad fantasma. La mayor urbe de Australia, con sus 5,3 millones de habitantes, vuelve a estar confinada tras la aparición de un brote de la variante Delta del coronavirus.

El jueves la medida se aplicó a tres distritos. Un día después, se extendió a toda la ciudad y zonas aledañas por un período de dos semanas al ver que se multiplicaban los contagios, con una treintena de nuevas infecciones en 24 horas.

"Debemos prepararnos para más casos -advirtió la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian-. Estamos descubriendo que todos los contactos domésticos están contrayendo el virus.La transmisibilidad es por lo menos dos veces superior a la de variantes anteriores__, así que debemos prepararnos para un número potencialmente mayor de casos en los próximos días. Por eso es tan importante que tomemos medidas ahora".

Los habitantes solo pueden salir a la calle para hacer algo de deporte, ir a trabajar si no tienen alternativa o comprar lo esencial.

"Es como si te dieran una patada cuando tratas de levantarte -se lamente el dueño de una cafetería-. Así que me siento bastante mal, deprimido".

Australia, gracias a su sistema de confinamientos breves y localizados, vive desde hace meses una relativa normalidad. El coronavirus ha dejado 910 muertos.

En Sídney, ante los centros de test COVID, se han formado colas de vehículos con para hacerse las pruebas.

Euronews

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible