Ir al contenido principal

Sin educación para la paz desde la cuna, no se logrará jamás la convivencia pacífica

“Todo lo que no empiece en la etapa de educación infantil es perder el tiempo y el dinero”

21 de septiembre, Día Internacional de la Paz (según Naciones Unidas)


La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Internacional de la Paz en 1981.

¿Cómo vamos a eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia que la Asamblea General de Naciones Unidas reconoce que es necesario erradicar? Los expertos de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) lo tienen claro “poniendo en práctica el artículo 29 de la Convención de los Derechos del Niño” Es decir, cuando se haga efectivo que la educación está encaminada a cumplir el apartado d) del artículo 29 de la Convención de los Derechos del Niño cuando dice que esta “debe de preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, PAZ y tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos …” y ello desde el momento que el niño empieza a formar su personalidad, es decir, empezando en las aulas de educación infantil.

¿Por qué desde la primera infancia?

Como explica Elvira Sánchez-Igual, psicóloga de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE): “La respuesta es sencilla y de sentido común: el hecho de que la acción educativa se de en una etapa del desarrollo en la que las estructuras biológicas, fisiológicas y psicológicas del niño están en plena formación y maduración, es decir, en el momento en el que se están formando, permite ejercer un efecto mucho más significativo sobre los propios procesos y cualidades que dependen de estas estructuras, y del propio desarrollo como tal”.

Día Internacional de la Paz: Un día para reflexionar mucho y celebrar poco

Porque la Paz no es solo ausencia de conflictos armados, la paz es poder convivir con el vecino del barrio, con los compañeros de trabajo, con la sociedad que nos rodea. Y eso, a la vista está, es cada día más difícil.


“La responsabilidad de evitar los conflictos corresponde a los políticos, la de establecer una paz duradera a los educadores” María Montessori (1870- 1952).


En un día como hoy, los expertos en educación de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) coinciden en que “es indudable que la sociedad actual debe de cambiar y el sistema educativo también”. Para los profesionales de la educación, este cambio solo puede venir por la creación de una SOCIEDAD EDUCADORA. Una sociedad donde los agentes que intervienen en la consecución de la paz, actúen de manera coordinada y en una misma línea: los líderes políticos con sabias decisiones que no tengan como consecuencia el enfrentamiento, no ya entre naciones, sino dentro de la propia nación entre los mismos líderes políticos, que en la mayoría de los casos solo podemos calificar de vergonzosa (no hay un espectáculo más patético que ver a los líderes políticos descalificándose mutuamente en lugar de buscar de manera conjunta soluciones a los problemas de la sociedad que han de regir); los líderes sociales , ofreciendo una imagen de esfuerzo y trabajo; los medios de comunicación , ofreciendo unos programas y noticias de calado social y no series de tele basura; la escuela, ofreciendo programas basados en los valores y el respecto y no en la mera consecución de conocimientos.

Solo así, aprenderemos a vivir juntos y en Paz. Como explica Juan Sánchez Muliterno, presidente de AMEI-WAECE “Aprender a vivir juntos y en Paz no se logra, ni ha logrado, por resolución, por promulgar una Ley o pintando muchas blancas palomas o pronunciando bellas palabras, sin duda cargadas de indudables buenas voluntades y voluntarismo, como la propia sociedad se encarga día a día de demostrarlo”. Y desde luego, enfatiza el Sr. Sánchez Muliterno “si no empezamos a educar para la paz desde la etapa de educación infantil, que es la base de todo según ha demostrado la neurociencia, estaremos perdiendo el tiempo y el dinero*”.

Nelson Mandela dijo una vez que «La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo». Pero como recuerda el presidente de esta asociación que engloba a más de 100.000 maestros en todo el mundo, “si la educación se olvida, por un lado, del artículo 29 de la Convención de los Derechos del Niño y por otro, de los aportes de la neurociencia, no podremos nunca convivir juntos y en paz”.


* El rendimiento estimado de retorno de la inversión en primera infancia es de 7 por cada dólar invertido según el Premio Nobel de Economía James J. Heckman https://heckmanequation.org/www/assets/2017/01/F_080613_HeckmanSpanishOne_0.pdf






Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE).a



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible