Ir al contenido principal

Greenpeace bloquea el puerto de Shell en Rotterdam y lanza una iniciativa ciudadana para prohibir los anuncios de combustibles fósiles

GP1SW2EN_Web_size_with_credit_line-1200x

 

Más de 80 activistas de Greenpeace Países Bajos de 12 países de la Unión Europea están bloqueando la entrada a la refinería de petróleo de Shell utilizando anuncios de combustibles fósiles de toda Europa.

El velero de Greenpeace The Beluga, de 33 metros de eslora, ha fondeado a las 9.00 de la mañana en la entrada del puerto de Shell. Los activistas, voluntarios de Francia, Bélgica, Dinamarca, Alemania, España, Grecia, Croacia, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia, Hungría y Países Bajos, están utilizando anuncios de combustibles fósiles para bloquear el puerto petrolero. Nueve escaladores han escalado un tanque de petróleo de 15 metros y han pegado los anuncios recogidos por voluntarios de toda Europa junto al logotipo de Shell. Otro grupo ha construido una barrera con anuncios adheridos a cuatro cubos flotantes de 2 metros por 2 metros. En kayaks e hinchables, un tercer grupo ha izado carteles y pancartas invitando a la gente a unirse a la “Revolución sin fósiles” y a exigir la “Prohibición de los anuncios de combustibles fósiles”.

“Crecí leyendo carteles sobre cómo los cigarrillos te matan, pero nunca vi advertencias similares en las gasolineras o en los depósitos de combustible. Es aterrador que mis deportes y museos favoritos estén patrocinados por compañías aéreas y automovilísticas. Los anuncios de combustibles fósiles pertenecen a un museo, no a su patrocinio. Estoy aquí para decir que esto tiene que parar. Somos la generación que pondrá fin a la industria de los combustibles fósiles”, ha declarado Chaja Merk, activista a bordo del barco de Greenpeace.

La protesta pacífica se produce el mismo día en que 20 organizaciones han lanzado una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE), pidiendo una nueva ley que prohíba la publicidad y el patrocinio de los combustibles fósiles en la Unión Europea. Si una ICE alcanza un millón de firmas verificadas en un año, la Comisión Europea está legalmente obligada a responder y considerar la posibilidad de incorporar las demandas a la legislación europea.

La directora de Greenpeace internacional, Jennifer Morgan, que participa como kayakista en la acción de Rotterdam, ha declarado: “Queda menos de un mes para la COP26 y Europa planea aumentar la producción de gas fósil, que nos llevaría a incrementar las emisiones, cuando lo que necesitamos es romper esta dependencia. La crisis energética que afecta a Europa ha sido orquestada por los grupos de presión del gas fósil y el petróleo, a expensas de los consumidores y del planeta. La distracción climática y las tácticas dilatorias mantienen a Europa enganchada a los combustibles fósiles, impidiendo la urgente y necesaria transición verde y justa. Es hora de decir no más propaganda, no más contaminación, no más beneficios antes que las personas y el planeta”.

El lanzamiento de esta iniciativa se ha acompañado con la publicación de una investigación de DeSmog, Hechos, no palabras: La verdad detrás de la publicidad de los combustibles fósiles, que desvela que casi dos tercios de los anuncios de las seis empresas evaluadas eran greenwashes, es decir, que engañaban a los consumidores al no reflejar con exactitud la actividad de las empresas, además de promover falsas soluciones. La investigación de DeSmog ha revisado más de 3.000 anuncios de las seis empresas energéticas Shell, Total Energies, Preem, Eni, Repsol y Fortum en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube. En el caso de las tres peores empresas, Shell, Preem y Fortum, el 81% de los anuncios y promociones de cada una de ellas se han clasificado como greenwashing. La media de los seis gigantes de la energía es del 63%.

El informe muestra cómo Shell es la empresa con mayor discrepancia entre los anuncios verdes y la inversión en combustibles fósiles. Esta compañía dedicó el 81% de los anuncios estudiados al lavado verde, mientras que invirtió el 80% de sus inversiones en petróleo y gas. En 2021, Shell declaró que está invirtiendo cinco veces más en petróleo y gas que en energías renovables.

“Una Iniciativa Ciudadana Europea es una gran herramienta democrática que permite a la ciudadanía dar forma a la ley. Si alcanzamos un millón de firmas en Europa, podemos conseguir entre todas una prohibición histórica de la publicidad y el patrocinio de los combustibles fósiles. Las evidencias ante la emergencia climática son cada día más aterradoras y más reales, no podemos permitir que la industria de los combustibles fósiles siga poniendo su logotipo en nuestros equipos deportivos favoritos, en nuestros valiosos museos y en nuestros eventos musicales, necesitamos un mundo libre de fósiles”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la Campaña de Cambio climático de Greenpeace.

En España: el caso Repsol

Repsol es la empresa que más emisiones emite en España. El informe de DeSmog desvela que “la descarbonización de Repsol incluye un arsenal de trucos y maniobras”. “La mayor muestra de la resistencia de la petrolera al cambio es el hecho de que haya pospuesto dos décadas, hasta después de 2040, la mayor parte de sus esfuerzos para reducir el 50% de sus emisiones. De hecho, Repsol no está comprometido con la reducción bruta de emisiones, puesto que su propio indicador de intensidad de carbono les permite compensarlas; además aunque el principal producto de su negocio son los combustibles fósiles, en cierta forma seguirá siendo responsable de las emisiones de otros sectores por la venta de sus productos fósiles”, continúa el informe.

En 2019, Repsol entró a formar parte de la lista de los principales operadores de gas fósil en España, ocupando el tercer puesto en volumen de ventas con un 11% de la cuota de mercado, además en los últimos años es la comercializadora con mayor crecimiento en términos de ventas. En los próximos años quiere apostar por el gas fósil, tanto en publicidad como en el uso del gas fósil para el transporte terrestre y marítimo.

La empresa se está focalizando en el hidrógeno y cuenta con varios proyectos para los próximos años. Uno de estos proyectos pretende producir combustibles sintéticos en la refinería de Bilbao. La apuesta de Repsol para los próximos años también se centra en los combustibles sintéticos, la CCUS y el hidrógeno azul. Además forma parte de la Alianza del Hidrógeno Limpio, el mayor lobby del hidrógeno en Bruselas que presiona para que el hidrógeno fósil forme parte de la ecuación. En total, Repsol dedicó el 10% de sus anuncios a estas falsas soluciones.

Según el estudio, en el caso de Repsol, el porcentaje destinado a publicidad de lavado verde (publicidad verde más falsas soluciones) es del 48%, un 38% exclusivamente para publicidad verde, mientras su cartera de combustibles fósiles es del 78% y destina a la publicidad de estos combustibles un 27%.

“El principal negocio de Repsol son los combustibles fósiles, aunque se vende como una empresa limpia y salvadora del cambio climático. Sus objetivos de reducción para las emisiones están lejos de la drástica reducción que necesitamos ante la crisis climática y son muchas las maniobras que lleva a cabo para perpetuar sus sucios negocios”, ha concluido Francisco del Pozo, responsable de Greenpeace para esta iniciativa ciudadana en España.

Las organizaciones que apoyan esta Iniciativa Ciudadana Europea son:

ActionAid, Adfree Cities, Air Clim, Avaaz, Badvertising, BoMiasto.pl, Ecologistas en Acción, ClientEarth, Europe Beyond Coal, FOCSIV, Food and Water Action Europe, Friends of the Earth Europe, Fundación Renovables, Global Witness, Greenpeace, New Weather Institute Sweden, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Résistance à l’Agression Publicitaire, Reclame, Fossielvrij, ReCommon, Stop Funding Heat, Social Tipping Point Coalitie, Zero (Associação Sistema Terrestre Sustentável).

 


Para más información sobre la Iniciativa Ciudadana Europea Prohibir la publicidad y el patrocinio de los combustibles fósiles: página en España y web de la coalición. Una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) es una petición reconocida oficialmente por la Comisión Europea. Si una ICE alcanza un millón de firmas verificadas en el plazo permitido, la Comisión Europea está legalmente obligada a responder, y puede considerar la posibilidad de convertir nuestras demandas en legislación europea.

Informe completo en inglés Hechos, no palabras: La verdad detrás de la publicidad de los combustibles fósiles, aquí. Resumen ejecutivo traducido, aquí. La investigación ha evaluado más de 3.000 anuncios publicados en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube desde la puesta en marcha del Pacto Verde Europeo, en diciembre de 2019, hasta abril de 2021. Las seis empresas analizadas son Shell, Total Energies, Preem, Eni, Repsol y Fortum.

Vídeo de la campaña contra la publicidad de combustibles fósiles, aquí.

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible