Ir al contenido principal

Marka, una prensa para América





.

Jorge Zavaleta Alegre. 

La historia de Marka en el Perú se remonta a 1975 cuando en Lima empezó a circular una revista que apoyó las reformas estructurales promovidas por las fuerzas armadas del Perú, representadas por el general Juan Velasco Alvarado (1968-75). Pero en 1975 y 1979 fue clausurada y sus redactores fueron deportados porque en sus páginas criticaban el giro a la ‘derecha’ del gobierno militar que lideró el general Francisco Morales Bermúdez (1975-1980). Este medio se transformó en periódico diario, por decisión de su fundador y primer director Jorge Flores Lamas.

El martes 23 de noviembre de este 2021, Jorge Flores Lamas ha fallecido a los 78 años. Pues el subdirector Víctor Hurtado Oviedo, ahora desde San José de Costa Rica escribe unas líneas inacabadas a su memoria.

Jorge Flores fue el gestor del ya mítico semanario peruano “Marka”, que reunió a periodistas de izquierda y del que emergieron “El Diario de Marka” y su suplemento dominical “El Caballo Rojo”, que ofreció aportes de intelectuales de Latinoamérica y Europa, con la dirección de los poetas Antonio Cisneros y Marco Martos.

El diario Marka llegó a tener un tiraje de más de 100 mil ejemplares con la dirección de Guillermo Thorndike, tarea continuada por Sinesio López, José María Salcedo y Ricardo Lets. Víctor Hurtado Oviedo, Subdirector. Entre los editores destacaron Francisco Landa, Jefe de Redacción, Hugo Wiener en economía, Manuel Robles, jefe de informaciones y Carlos Castro con su experiencia en La Industria de Trujillo, que fue administrado por el sindicato de trabajadores, por decisión del embajador Cerro Cebrian. Mencion especial los valiosos colaboradores de España, Francia y Uruguay como Felix Alvarez, Rosalva Oxandebarath, Galeano…




En 1980, junto a las elecciones generales que permitieron el retorno a la democracia, El Diario de Marka salió a la luz el 12 de mayo de 1980, a solo seis días antes de las elecciones, en la que saldría ganador Fernando Belaunde Terry, y Sendero Luminoso dio a la lucha armada al quemar las ánforas electorales en el pueblo ayacuchano de Chuschi.

En América el dominio de los medios de comunicación de izquierda es claro y se ha intensificado en las últimas décadas con la irrupción de los servicios de noticias de las redes sociales (Facebook, Twitter y en otros extensos servicios digitales (como Google, Yahoo, etc.).

Encuestas reconocidas en el mercado indican que las dos únicas grandes agencias de noticias estadounidenses (Associated Press y Bloomberg), son de centro-izquierda. En la prensa escrita, de los 10 diarios de más difusión, sólo el 32% de los ejemplares vendidos corresponden a diarios de derecha y centro-derecha…

'El poeta peruano Eloy Jáuregui, en entrevista a Víctor Hurtado Oviedo, escribe que a lo lejos da la impresión de ser un catador de olores –que los hay y es profesión bien remunerada— y muchos al ver uno de sus escasos retratos dirá que es un misterioso mecatrónica –un ingeniero 4×4–. ‘’’’’’

Tito Hurtado nació en Lima en enero de 1951. Reside en Costa Rica desde 1989. Se define como partidario de esa prosa periodística que no solo busca la comunicación y la concisión sino también la belleza. Aquella que está nimbada de imágenes, de metáforas relampagueantes, de ironías y de gracia, aderezada de figuras literarias que retornan remozadas con traje nuevo, con otra piel, sin descuidar las ideas ni que ellas nos descuiden a nosotros...

Hurtado sostiene que los ‘políticos’ son un mito de los candelejones". ¿Son los políticos un mal necesario? Son innecesarios; además, no creo que existan 'los políticos': son un mito de la candelejonería. Nadie ha nacido para gobernar: una vez y basta, que pase el siguiente. Millones de personas pueden hacerlo igual de bien o mejor que 'los políticos'. Habrá 'políticos' mientras pensemos que hay políticos.

Hurtado destaca la generosidad de Martha Hildebrandt y de otras personas que le concedieron la calidad de miembro de la Academia Peruana de la Lengua. Reside en Costa Rica donde llega por razones de trabajo y de falta de trabajo.

Ha publicado muchos artículos y varios libros y escribe regularmente en el semanario de César Hildebrandt. Esas publicaciones significaron mucho en la historia del Perú desde 1975 hasta mediados de los años 80, cuando el diario fue usurpado por la mafia terrorista de Sendero Luminoso.

Antes de entrar en el mundo de la prensa, Jorge Flores ya era un gerente exitoso en la empresa privada, más dejó esta ruta y escogió el camino incierto de editar una revista y un diario de izquierda durante un gobierno militar poco dado a la lectura, excepto de los comunicados oficiales.

Entonces ya había publicaciones similares, pero eran órganos de partidos, generalmente breves (los órganos y los partidos), y ninguno alcanzó la importancia de “Marka” y de “El Diario de Marka”. Sin el empuje de Jorge Flores Lamas, ambos nunca hubieran existido.

A la maestría de los grandes, como César Lévano, Jorge Lamas elogiaba sinceramente y nunca lo rozó la vanidad. Atendía a todos los de casa. Flores en tres palabra. Inteligencia, visión, modestia, naturalidad, energía, buen humor…

Jorge Flores supo estar al frente de las dificultades, como las económicas, ayudado por Eduardo Ferrand, gerente-mago de los números. Ni la revista ni el diario fueron negocios, y tampoco se crearon para serlo. Hubo meses en los que no se pagaba, y el personal seguía hacia adelante, con las bajas comprensibles. Laborábamos por convicción política, una forma del amor al arte de ser opositores.

En julio de 1975 ocurrió la primera clausura de “Marka”, dictada por el general Juan Velasco, irritado por la crítica radical de izquierda del entonces quincenario. El director Humberto Damonte, periodistas y políticos fueron deportados peligrosamente a la Argentina, mangoneada por una dictadura militar.

La clausura siguiente se produjo en enero de 1979, durante la “segunda fase” del gobierno militar, encabezada por Francisco Morales Bermúdez. Para sobrevivir un poco, Jorge y otros periodistas inventaron después “La Calle”, semanario semipolítico de gran formato.

Como la clausura se prolongaba, en protesta, Jorge y otros periodistas organizaron una huelga de hambre. Duró siete días y la cumplimos en abril de 1979 en el sótano-auditorio de la Federación de Periodistas. Algunos huelguistas, como Enrique Zileri, ya han fallecido; en actividad continúan César Hildebrandt, Juan Acevedo y Ricardo Uceda. Flores encabezó el grupo de “Marka”; el diario aún no se publicaba.

Jorge Flores Lamas fue un hombre sano, paciente y emprendedor; por sobre todo, un amigo verdadero, de los que se llevan algo de nuestra felicidad cuando fallecen. Sea lo que esto signifique, deseo que descanse en paz.

Sobre Alfonso Barrantes, alcalde Lima en la década de los 80: “Ante la eventualidad de morir, ha de haberle costado decidirse: a él, que siempre vacilaba entre la incertidumbre y la duda”. Comentario aparte merece la participación de la Izquierda con el liderazgo de Carlos Malpica y la actuación de Genaro Ledesma Izquieta, personaje de una de las novelas mas difundidas de Manuel Escorza.

Juan Gargurevich escribe que Víctor Hurtado Oviedo no parece ni periodista ni poeta. A lo lejos da la impresión de ser un catador de olores –que los hay y es profesión bien remunerada— y muchos al ver uno de sus escasos retratos dirá que es un misterioso mecatrónica –un ingeniero 4×4–. No, “Tito”, como lo conocen aquellos pocos que dan fe que lo conocen, es escritor de fondo, un textualista, hubiese escrito si estuviese con más humor que humo.

Hurtado es seleccionado de un equipo donde juega González Prada, Abraham Baldelomar, José Carlos Mariátegui y el periodista César Vallejo. Amen que la cultura de la elite y la cultura popular se hermanan, felices, y esos artículos y ensayos adquieren la dignidad literaria. Filósofos, políticos, literatos y cantantes de boleros conforman su coro griego en el ágora de la oralidad silente.

El martes 23 de noviembre, un mensaje de Juan Acevedo me comunicó que Jorge Flores Lamas había fallecido a los 78 años. Hoy quisiera ofrecer unas líneas inacabadas a su memoria. Jorge fue el gestor del ya mítico semanario peruano “Marka”, que reunió a periodistas de izquierda y del que emergieron “El Diario de Marka” y su suplemento dominical “El Caballo Rojo”.

Esas publicaciones significaron mucho en la historia del Perú desde 1975 hasta mediados de los años 80, cuando el diario fue usurpado por la mafia terrorista de Sendero Luminoso, asesinos de gente y del idioma.

Antes de entrar en el mundo de la prensa, Jorge Flores ya era un gerente exitoso en la empresa privada, más dejó esta ruta y escogió el camino incierto de editar una revista y un diario de izquierda durante un gobierno militar poco dado a la lectura, excepto de los comunicados oficiales.





Entonces ya había publicaciones similares, pero eran órganos de partidos, generalmente breves (los órganos y los partidos), y ninguno alcanzó la importancia de “Marka” y de “El Diario de Marka”. Sin el empuje de Jorge Flores Lamas, ambos nunca hubieran existido.



‘’Del periodismo conservo la desconfianza, así que intenté recordar cosas buenas y cosas malas de Jorge, pero nada malo vino a mi memoria. Jorge Flores Lamas fue un hombre sano, paciente y emprendedor; por sobre todo, un amigo verdadero, de los que se llevan algo de nuestra felicidad cuando fallecen. Sea lo que esto signifique, deseo que descanse en paz’’, comenta Hurtado Oviedo, subdirector del diario Marka.

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible