Ir al contenido principal

Las autoridades de Singapur ahorcan a un narcotraficante pese a als súplicas de activistas


Abdul Kahar Othman


Un hombre de Singapur, condenado a muerte por tráfico de drogas, fue ahorcado el 30 de marzo de 2022 en la primera ejecución en la ciudad-estado en más de dos años, dijeron activistas de derechos humanos.

Singapur, que tiene duras leyes contra las drogas, detuvo las ejecuciones debido a la pandemia de COVID-19 y la última vez que impuso la pena capital fue en noviembre de 2019.

Abdul Kahar Othman, de 68 años, fue ahorcado a principios del 30 de marzo, dijo Kirsten Han, activista contra la pena de muerte. 

La ejecución se produjo a pesar de las súplicas de activistas de derechos humanos, incluida la oficina de derechos humanos de la ONU, de conmutar la sentencia de Kahar por cadena perpetua. Han y varios otros realizaron una pequeña vigilia fuera de la prisión el 29 de marzo por Kahar.

Kahar, que provenía de una familia pobre y había luchado contra la adicción a las drogas desde que era un adolescente, pasó más tiempo tras las rejas que como un hombre libre, dijo Han. Salió de prisión en 2005 después de una década de prisión preventiva. En 2013, Kahar fue declarado culpable de tráfico de drogas y condenado a muerte dos años después.

Los encarcelamientos de Kahar sin una rehabilitación adecuada le dificultaron caminar por nuevos caminos, dijo Han.
Han, junto con la ONU y otros grupos de derechos humanos, han expresado su preocupación de que las ejecuciones puedan acelerarse en la ciudad-estado después de un parón de dos años.

El Colectivo de Justicia Transformativa, un grupo que trabaja por la reforma del sistema de justicia penal de Singapur, dijo que las familias de otros siete condenados a muerte recibieron recientemente avisos de ejecución. Sus casos fueron pospuestos debido a apelaciones legales.

Un hombre de Malasia con una discapacidad mental puede ser el próximo en la fila después de perder una apelación final el 29 de marzo contra su sentencia de muerte.

Nagaenthran K. Dharmalingam ha estado en el corredor de la muerte desde 2010 por tratar de contrabandear menos de 43 gramos (1,5 onzas) de heroína a Singapur. En una audiencia judicial anterior, se reveló que su coeficiente intelectual era de 69, un nivel reconocido internacionalmente como una discapacidad intelectual, pero el tribunal dictaminó que Nagaenthran sabía lo que estaba haciendo al violar las duras leyes antidrogas de Singapur.
Los grupos de derechos han instado a la presidenta de Singapur, Halimah Yacob, a perdonar a Nagaenthran o conmutar su sentencia. El líder de Malasia, los representantes de la Unión Europea y figuras mundiales como el magnate empresarial británico Richard Branson también se han sumado a los llamamientos para que se salve la vida de Nagaenthran.

AP
Hads Off Cain




">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible