Ir al contenido principal

Dar a luz en Yemen: una vida perdida, muchas salvadas

MSF250386.jpg%3Fd63677805448?itok=lG72rf

Hoda, embarazada, no llegó a tiempo. Pero otras futuras madres no tuvieron su mismo final. El testimonio de Ajda desde Abs, en Yemen, subraya las dificultades que muchas mujeres atraviesan simplemente para llegar al hospital y dar a luz. Ninguna mujer debería morir dando vida.

Para las personas que viven en áreas remotas de Yemen, acceder a la atención médica en una emergencia puede significar un viaje largo y arriesgado. 


Por Anni Fjord*

“Era el 31 de marzo de 2022, a las 8 de la mañana, en Abs, en gobernación de Hajjah. Acababa de llegar a la oficina de Médicos Sin Fronteras cuando Judith, nuestra matrona responsable de actividades, me llamó: ‘Anni, perdimos a una madre en la maternidad’. En el mismo momento, la directora de actividades de enfermería vino a compartir la misma triste noticia.

Estaba en camino a la unidad de maternidad y ya podía sentir las lágrimas en mis ojos. Allí estaba ella, la joven cubierta con una sábana, con la bolsa negra para cadáveres ya colocada a los pies de la cama. Debajo de la cubierta, su hermoso rostro parecía relajado. Su bebé también había muerto, todavía en el útero.

Encontré a su cuñado, que la había llevado al hospital. Me contó la historia del duro viaje al que se habían enfrentado.

Hoda

Hoda* estaba embarazada de 9 meses de su primer hijo. El día anterior a su llegada a nuestro hospital estaba de parto en casa, muy cerca de dar a luz, cuando empezó a tener convulsiones. Su cuñado la llevó a una pequeña clínica privada en al Karach, en el distrito de Washa, a unas siete horas en coche de Abs. El personal de la clínica dijo que no podía hacer nada y les pidió que fueran al hospital Abs, que cuenta con el apoyo.

Tardaron varias horas en encontrar un coche para transportarlos. Cuando se pusieron en camino, eran las 9 de la noche.

La última vez que Hoda pudo comunicarse fue a las 10 de la noche.

Hoda estaba teniendo convulsiones consecutivas cuando el coche se descompuso. El conductor trató de arreglarlo, pero sin suerte. Tardó cinco horas en encontrar otro coche.

Finalmente llegaron al hospital Abs a las 7 de la mañana. En total, habían pagado 150.000 riales yemeníes (unos 235 euros) por el viaje.

El equipo médico informó de que, al llegar a la unidad de maternidad, no había frecuencia cardíaca fetal y Hoda estaba inconsciente. Ella entró en shock cardíaco poco después. Se intentó reanimación sin éxito.

Alrededor de las 7:20 de la mañana, Hoda fue declarada muerta. Muy probablemente murió de eclampsia, una de las principales causas de muerte materna-infantil en países de bajos recursos. La detección temprana durante la atención prenatal es clave para prevenir estas muertes, junto con la derivación oportuna a un hospital o unidad de salud con personal médico capacitado.

Al escuchar la historia del cuñado, me pregunté cuántas personas más morirán por el colapso del sistema de salud aquí…

Matronas de la maternidad de MSF en Abs, Yemen.

Demasiado tarde o en estado crítico

Los siete años de conflicto han afectado gravemente al sistema de salud de Yemen. Ataques violentos, recursos financieros limitados, escasez de suministros y equipos, salarios del personal médico que se pagan de forma irregular o no se pagan en absoluto: todo esto ha dejado inoperativas muchas instalaciones de salud pública.

Las personas vulnerables como Hoda, que viven en áreas inestables y remotas, deben realizar viajes largos, a veces arriesgados y costosos, para llegar a los centros de atención de la salud en pleno funcionamiento.

Cuando la atención médica está disponible en instalaciones privadas, es muy cara y está fuera del alcance de una gran parte de la población. Esto está poniendo a miles de personas en mayor riesgo de muerte y enfermedad.

Desafortunadamente, Hoda no es el primer caso, ni será el último. La falta de acceso a atención primaria de salud adecuada y oportuna significa que los equipos de MSF a menudo enfrentan emergencias, ya que los pacientes llegan a nuestras instalaciones en estado crítico o con complicaciones que podrían haberse evitado.

Una historia diferente

Poco después de que Hoda fuera declarada muerta, otra mujer fue llevada de urgencia a la unidad de maternidad. Había dado a luz a un niño sano, pero también había desarrollado eclampsia.

Cuando la mujer llegó, estaba inconsciente. La cuidadora que la acompañó trajo al recién nacido en sus brazos.

Esta madre tuvo suerte: vive cerca del hospital Abs, lo que significó que cuando su condición empeoró, su familia pudo llevarla a una unidad de maternidad funcional con relativa rapidez.

El equipo entró en acción y le dio la medicación que necesitaba.

No mucho después, abrió los ojos. Más tarde ese día estaba sentada en la cama, hablando, amamantando a su bebé”.

MSF en Abs

Apoyamos el hospital general de Abs, aumentando gradualmente su capacidad de 30 a 288 camas.

En colaboración con el Ministerio de Salud, gestionamos la unidad de maternidad, la sala de urgencias, el quirófano, la sala de cirugía, las salas de pediatría y neonatos, el centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados, la unidad de aislamiento y los servicios de salud mental. En 2021, ayudamos a 10.043 mujeres a dar a luz a sus bebés. Recibimos muchas madres con complicaciones: sin embargo, casi todos estos son partos seguros, ya que recibieron atención oportuna y adecuada.

“No sabemos cuántas mujeres, hombres o niños terminan como Hoda debido a la guerra, la crisis del combustible, la falta de acceso a los servicios de atención primaria de salud o atención hospitalaria de calidad. Pero sabemos que, con nuestros servicios, estamos salvando la vida de muchas otras personas”.

*Asesora médica de MSF en Abs, en Yemen (*Nombre cambiado por confidencialidad)

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible