Ir al contenido principal

El Pueblo Sengwer denuncia que la financiación occidental de la conservación conducirá a un “genocidio”


Los guardaparques del Servicio Forestal de Kenia quemando casas de los sengwer, en Embobut.

Los guardaparques del Servicio Forestal de Kenia quemando casas de los sengwer, en Embobut. © Elias Kimaiyo

En una carta publicada por Survival International, el Pueblo Sengwer de Kenia hace un llamamiento a la opinión pública occidental para “que dejen de financiar proyectos de conservación de la naturaleza que están robándonos nuestra tierra y destruyendo nuestras vidas (…). Si quieren practicar la conservación de la naturaleza, lo primero que deben hacer es garantizarnos a los sengwer y a otros pueblos indígenas la pertenencia de nuestra tierra. Si no se respetan nuestros derechos, no quedará ningún bosque”.

“Este modelo de protección de la naturaleza que ustedes financian proviene de la época colonial y conducirá a un genocidio (…) Les apremiamos a que dejen de financiar las violaciones de las formas de vida indígenas, que son sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. En su lugar, trabajen con nosotros para proteger nuestro bosque, protegiendo nuestros derechos. Y esto no solo con nosotros, los sengwer, sino con todas las comunidades de Kenia y también del resto del mundo.”

La carta de los sengwer se difunde después de la violenta represión desplegada contra los masáis en Loliondo, al norte de Tanzania, como consecuencia de los intentos de las autoridades de expulsar a miles de ellos de sus tierras para dejar paso a la caza de trofeos y al turismo de lujo.

En su llamamiento se hacen eco de la situación crítica que sufren los pueblos indígenas que protestan por toda África Oriental contra proyectos de conservación de la naturaleza, racistas y coloniales, que les roban sus tierras y destruyen sus vidas.

La Sociedad Zoológica de Frankfurt (FZS), The Nature Conservancy y otras grandes organizaciones conservacionistas, así como la UE y los gobiernos de Alemania, Francia y Estados Unidos, son los principales financiadores de programas de conservación de la naturaleza que implican la creación y el mantenimiento de Áreas Protegidas en las tierras ancestrales de pueblos indígenas, que luego sufren abusos atroces y son expulsados de su territorio.

Entre los pueblos indígenas que denuncian el devastador impacto de los proyectos de conservación de la naturaleza sobre sus vidas están:

- El Pueblo Borana (Kenia): “Le pido al mundo, a todo el que dona dinero a Northern Rangelands Trust (NRT), que como humanos no se preocupen por mi color, no se preocupen por mi religión, pero como seres humanos se nos tortura, se nos coloniza por segunda vez, estamos muriendo (…) Les pedimos que detengan estas donaciones a NRT. Si eres un ser humano, si realmente lo eres, por favor detén esto”, dijo un hombre borana a Survival.

- El Pueblo Masái (Tanzania): “Su dinero es veneno para nosotros”, explicó a Survival un anciano masái. “La conservación siempre es mala. En la cultura masái necesitamos espacios abiertos para el ganado. Pero desde que empezó la conservación nos empujan a terrenos pequeños y eso ha provocado que muera mucho ganado”. “De todos los enemigos del mundo, la FZS es el enemigo número uno de los masáis: porque es responsable de todas las expulsiones de masáis desde que salimos del Serengeti. Vinieron con sus ideas y su dinero, también hasta el Ngorongoro. Y ahora hasta esta tierra de 1,500 km 2 [Loliondo]. Perdí muchas cosas importantes desde que dejé el Serengeti. Perdí el Serengeti, sus llanuras, una tierra muy buena para el pastoreo… Me encantaba”.

- El Pueblo Enderois (Kenia): un hombre enderois expulsado de su tierra en 1973 como consecuencia de proyectos de conservación de la naturaleza, dijo: “La vida antes era buena. Teníamos muchos animales y nuestra vida no estaba tan restringida. Entonces llegó el Gobierno y dijo que esto tenía que ser un área de conservación, y experimentamos la inhumanidad. La policía nos forzó a marcharnos y no sabíamos a dónde ir. Nos dijeron que el papel del Gobierno era cuidar de la vida salvaje y no de los humanos. Pero no estábamos matando a los animales, sino protegiéndolos”.

- El Pueblo Ogiek (Kenia): “El Gobierno dijo que desalojar a las comunidades es una forma de restaurar el bosque. Pero si se dejara el bosque a los ogiek, no se destruiría. El bosque es nuestro lugar, donde hay muchas cosas de las que dependemos”.

El reciente episodio de brutalidad vivido en Loliondo, con un balance estimado de 31 masáis heridos y miles huidos, ha llevado a Survival International y al Instituto Oakland a escribir a la UNESCO y a la UICN, instándoles a retirar Ngorongoro como Patrimonio de la Humanidad, y a romper todos los lazos entre ellos y el Gobierno tanzano.

Fiore Longo, investigadora de Survival International, declaró hoy: “Está claro, ahora más que nunca, que los abusos y el robo de tierras en nombre de la conservación de la naturaleza no las cometen solo ‘algunas manzanas podridas’, sino que están integrados en el sistema. Si queremos salvar la biodiversidad debemos respetar los derechos territoriales de los pueblos indígenas y luchar contra este modelo colonial y racista de conservación. Ahora que los líderes mundiales están presionando para convertir el 30% de la Tierra en Áreas Protegidas en la próxima reunión del CDB (Convenio sobre la Diversidad Biológica) en diciembre, es el momento de hacerles saber que esta propuesta es una catástrofe para los pueblos indígenas, para la naturaleza y para toda la humanidad”.






">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

El Mercurio Digital (elmercuriodigital.es) se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible




AI FREE: DIARIO LIBRE DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Entradas populares de este blog

La Unión Europea con crisis de identidad apuesta a la ultraderecha

Las elecciones en clima de guerra e incertidumbre   Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Cimbronazo político continental, tsunami en Francia. Uno de cada cuatro electores en las elecciones parlamentarias que se realizaron en todo el continente entre el 6 y el 9 de junio optaron por fuerzas de extrema derecha. Preocupaciones estructurales irresueltas --seguridad, migración y caída del poder adquisitivo-- a las que se le suman las consecuencias desastrosas de la guerra Rusia-Ucrania marcan a fuego el presente-futuro de una Unión desorientada. El cismo de la disolucion de la Asamblea Nacional Las encuestas previas sobre tendencias no se equivocaron con respecto a los resultados de las parlamentarias continentales: la derecha mantiene casi integralmente su fuerza; la extrema derecha da un salto hacia adelante; en tanto liberales, socialistas, izquierda radical y verdes se esfuerzan por relativizar la pérdida, pero sin disimular la caída. A primeras horas del lunes 10 y cuando todavía se prec

Un campeón antirracista

Guiño sociológico a otro fútbol posible Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Aunque no deslumbró estéticamente, Young Boys (YB) fue el más regular durante toda la temporada y se coronó campeón de fútbol helvético. Fue la sexta victoria en los últimos siete años del equipo capitalino que ratificó nuevamente, sus valores solidarios, antirracistas y contra la homofobia. Young Boys, campeón suizo de fútbol. La victoria el sábado 25 de mayo contra Winterthur. Foto Sergio Ferrari Pitazo final en el Estadio bernés de Wankdorf pasadas las diez de la noche del sábado 25 de mayo y un festejo que arrancó en la misma cancha, se prolongó durante horas y culminó con la fiesta ciudadana del día siguiente. La marcha multitudinaria de la tarde del domingo desde el estadio hasta la  Bundesplatz  (Plaza Federal), frente a la sede del Gobierno nacional –lugar emblemático de las grandes manifestaciones sociales, sindicales y culturales del país--, se transformó en un desbordante festejo popular, sin excesos

Un cortometraje sobre el racismo en República Dominicana es galardonado en el festival de cine de Santo Domingo

UIT-CI.-  El cortometraje «El hijo de María y Oguís», dirigido por Simón Rodríguez y Robelitza Pérez, ganó el primer lugar en el «Festival del Minuto José Francisco Peña Gómez», realizado en Santo Domingo, República Dominicana. El festival, organizado por el cineasta Etzel Báez, reunió varias obras en formato ultrasintético, con un minuto de duración, y tuvo como tema la figura del dirigente socialdemócrata José Francisco Peña Gómez, uno de los principales dirigentes políticos dominicanos del siglo XX y sobreviviente de la masacre racista ordenada por el dictador Rafael Leonidas Trujillo en 1937 contra la población haitiana y dominicana de ascendencia haitiana en el país caribeño. El trabajo de Pérez y Rodríguez, a través de audaces superposiciones de imágenes y audios, centran su trabajo en un discurso poco conocido de Peña Gómez en el que denuncia el racismo antihaitiano de la clase dominante dominicana, y lo vinculan con los actuales pogromos y la cruda violencia gubernamental con

HRW urge a Milei a reconsiderar las nominaciones a la Corte Suprema de Argentina

"Para garantizar el Estado de Derecho, se debe priorizar la integridad, calificaciones y diversidad de los candidatos" (Washington, D.C.) —"El presidente de  Argentina , Javier Milei, debería reconsiderar sus nominaciones a la Corte Suprema teniendo en cuenta las calificaciones, experiencia, diversidad e integridad de las candidaturas", señaló hoy Human Rights Watch. El 15 de abril de 2024, el presidente Milei  nominó al juez federal Ariel Lijo y al académico  Manuel García-Mansilla a la Corte Suprema. Numerosas organizaciones de derechos humanos, ciudadanos, asociaciones empresariales y académicos han expresado formalmente su preocupación por las nominaciones, en particular por el historial de Lijo como juez federal. Si se confirman las nominaciones, no habría ninguna mujer en el tribunal, que está compuesto de cinco miembros. Las nominaciones a la Corte Suprema deben ser aprobadas por el voto de dos tercios del Senado. “Argentina necesita fortalecer la independ

OCHA y OMS alertan del aumento de las enfermedades transmisibles en Gaza

Los bombardeos e incursiones terrestres israelíes continúan en Gaza mientras la población de ese territorio se encuentra al borde de la hambruna y la desnutrición, y las enfermedades transmisibles aumentan a gran velocidad , informaron los organismos de la ONU que operan en ese territorio para asistir a los gazatíes. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ( OCHA ) explicó que los desplazamientos forzados de cientos de miles de personas hacia sitios cada vez más hostiles y extremos tratando de sobrevivir , favorecen la propagación de los padecimientos infecciosos, al igual que la desnutrición. “El grupo sanitario advierte un mayor aumento de la desnutrición y de las enfermedades transmisibles, incluidas erupciones cutáneas, enfermedades diarreicas y hepatitis A, debido al desplazamiento a gran escala hacia zonas sin alimentos, agua y otros servicios y bienes básicos”, detalló OCHA en su parte más reciente de la situación en el terreno. Sin servicios de salud En partic