Ir al contenido principal

Prensa Latina: 63 años y mirando hacia el futuro

Prensa Latina es la voz de los pueblos



En plena lucha contra la desinformación, la manipulación, y las “fake news”, la agencia informativa latinoamericana también debe enfrentar la concentración de la propiedad de los mega-medios que monopolizan la distribución de contenidos y crean matrices de opinión uniformes.

No son pocos los medios alternativos, especialmente en América Latina, que igualmente enfrentan hoy la deformación de la realidad del mundo para imponer un mensaje único de dominación.

En tiempos de enormes avances tecnológicos aplicados al periodismo y ante crecientes amenazas reales y virtuales, renacen los esfuerzos por devolverle a esta profesión su apego a la verdad y su lealtad a usuarios y lectores.

En 1960, el primer director de Prensa Latina, Jorge Ricardo Masetti, explicó a un foro internacional de periodistas que decir la verdad constituía (entonces, como ahora) el mayor “pecado y crimen” de la naciente agencia, según criterio de Washington y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Cuando Prensa Latina transmitió su primer despacho al mundo, el 16 de junio de 1959, el gobierno de Estados Unidos le auguró apenas un mes de vida y, a lo largo de 63 años, las 13 administraciones estadounidenses intentaron silenciarla. Pretendieron impedir que se cumpla su principal postulado: que la Revolución Cubana, América Latina y todas las causas justas pudieran tener voz propia.

Al surgir, tras la denominada Operación Verdad, en la que participaron 400 periodistas de la región para conocer la realidad del nuevo proceso político cubano, Prensa Latina fue inicialmente descrita como “la agencia que hacía falta” y sus fundadores constituyeron así el primer medio alternativo de las Américas.

La agencia se ha convertido, con el paso de varias generaciones de hombres y mujeres, en un centro multimedial, que transmite más de 400 despachos diarios, edita unas 20 publicaciones, ostenta una extraordinaria fototeca, brinda servicios de radio y televisión y participa en varias redes digitales.

Su mensaje propio, cubano, latinoamericanista, tercermundista, se refleja en varios idiomas.

En todos estos frentes, corresponsales en casi 40 países y decenas de colaboradores, periodistas, fotógrafos y técnicos -en su mayoría jóvenes- despliegan su talento y resistencia frente a la intoxicación mediática y las campañas de descrédito.

Sus corresponsales, acreditados en los cinco continentes, brindan testimonio directo desde los escenarios más noticiosos, pese a los riesgos y dificultades, revelando muchas veces información que otros ocultan.

Siguen un postulado clave de los fundadores: “somos objetivos, pero no imparciales, porque no se puede ser imparcial entre el bien y el mal”.

Hoy, luego de 63 años, el actual gobierno estadounidense sigue obstaculizando su labor periodística, en el marco del bloqueo económico, comercial y financiero que intensifica contra Cuba en medio de la pandemia Covid-19.

Persiste, por ejemplo, en impedir el normal funcionamiento de sus corresponsales acreditados en Washington y en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, demorando en extremo el otorgamiento de sus visados, una medida aplicada en numerosas ocasiones anteriores.

Además de esos obstáculos, como a lo largo de casi toda su historia, Prensa Latina enfrenta hoy -pero con la experiencia de 63 años- una intensa guerra mediática, acciones de censura, exclusión y persecución, entre otras limitaciones.

No obstante, sigue cosechando el reconocimiento internacional y sus actuales trabajadores consideran –como los fundadores- que esta agencia hace hoy más falta que nunca.


Prensa Latina es la voz de los pueblos

En un mensaje con motivo del aniversario 63 de ese medio, Capac reconoció su labor durante décadas y resaltó su importancia “para enfrentar la manipulación y la desinformación en momentos en que el imperio impone una censura global”.

Todos sabemos que la verdad es el camino de la libertad. Un fraterno y solidario saludo en esta fecha, señaló el texto firmado por la presidenta de esa asociación, Stella Calloni; y su secretario, Alberto Mas.

Asimismo, añadió que, cuando el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro (1926-2016), convocó a la Operación Verdad en enero de 1959, comenzó una lucha contra la hegemonía mediática que se expresaría en la fundación de Prensa Latina meses después.

No obstante, apuntó que el proyecto de comunicación de la Revolución cubana comenzó desde la Sierra Maestra, durante la lucha guerrillera, cuando Fidel Castro y Ernesto Guevara (1928-1967) instalaron una trinchera informativa con Radio Rebelde y el periódico El Cubano Libre.

Ese papel lo continúa desempeñando Prensa Latina 63 años después con las nuevas tecnologías, que le permiten seguir siendo la punta de lanza del enfrentamiento a los medios hegemónicos y la distorsión de la realidad, destacó el mensaje.

Por otra parte, aseguró que los pueblos de Argentina y Cuba siguen unidos en la militancia por la definitiva independencia, basada en los ideales de José Martí (1853-1895), Fidel, el Che y otros profesionales de este país que participaron en la fundación de la agencia, entre ellos, su primer director, Jorge Ricardo Massetti(1929-1964), Rodolfo Walsh(1927-1977) y Rogelio García (1931-2016).

Un saludo revolucionario y combativo a todos los periodistas, comunicadores y técnicos que hacen realidad la máxima de Masetti de ser objetivos, pero no imparciales, concluyó.

 Prensa Latina

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible