Ir al contenido principal

Sabin Muzaffar: Ananke


Ume Aiman Sarfaraz.- Hace varios años, el Duque de Edimburgo, difunto esposo de la Reina Isabel, visitó una escuela en Pakistán un día en que había un concurso de poesía entre los alumnos. Después de que el poema de una niña conmoviera al Duque, éste le regaló un bolígrafo. Esa niña era Sabin Muzaffar, periodista y fundadora de Ananke.

Nacida en una familia de escritores, Muzaffar supo desde muy joven que quería ser periodista. Su abuelo era reportero en la India antes de la partición de 1947, y su padre trabajaba en el Daily Jang en Pakistán. Tras terminar el colegio, Muzaffar trabajó en uno de los principales diarios del país, el News International. Iba a la universidad por la mañana y trabajaba en el medio por la tarde.

Tras años de reportear en Pakistán, Muzaffar se mudó a Dubái, donde siguió trabajando como freelance. Tras notar que faltaban espacios digitales que reconocieran y celebraran los logros de las mujeres, fundó Ananke en 2014. Se trata de "un medio de comunicación digital y una plataforma de desarrollo que empodera a las mujeres a través de la concienciación, la defensa y la educación", dice Muzaffar.

A través de su labor informativa y su activismo, Muzaffar no solo pone de relieve importantes cuestiones globales sobre género, sino que también empodera a una generación de mujeres mediante prácticas digitales e iniciativas educativas para niñas de todo el mundo.
¿Con qué obstáculos sueles toparte como periodista?

Cuando empecé a trabajar como periodista el obstáculo mayor era la vieja misoginia de siempre. No digo que sea buena, pero creo que cuando desarrollas una piel gruesa y alzas la voz al respecto, eres capaz de enfrentarla.

Fue un desafío lanzar Ananke. Todo el mundo me decía que la gente no leía artículos largos o que era una pérdida de tiempo. Así que hubo detractores pero no me inmuté. Es algo que me encanta hacer y creo que es muy importante mostrar modelos femeninos.
¿Cuál ha sido el proyecto en el que más te ha gustado trabajar?

Me di cuenta de que no basta con documentar los logros de las mujeres. También hay que predicar con el ejemplo. Fue entonces cuando inicié un programa de tutoría y desarrollo de capacidades llamado Empower.

Hemos tratado temas como el activismo en línea, la ciberseguridad y el periodismo digital. Desde Ananke hemos asesorado y formado a más de 80 chicas de todo el mundo. Tenemos gente de Somalia, Malawi, Kenia, Nigeria, Ghana, Australia, Bahamas, Bielorrusia, India, Pakistán, Bangladesh y Marruecos.

Lo mejor de este programa virtual es que todas nos reunimos y trabajamos juntas. La edad no es una barrera. El inglés no es una barrera. Nuestras chicas se han convertido en increíbles agentes de cambio. Están haciendo becas como la Rhodes. Una de ellas fue seleccionada como MIT solver. Estoy muy orgullosa de esto.
¿Cómo proteges a tus fuentes y a ti?

Creo que he sido bastante privilegiada como para no enfrentar tanto escrutinio ni la necesidad de protegerme. Si tienes una voz fuerte, eres capaz de lidiar con ello. No voy a decir que sea fácil. Solo creo que he tenido suerte.

En cuanto a la protección de mis fuentes, hubo un proyecto del que hicimos una edición especial llamada Faces of Resilience. Fue el resultado de un curso que realicé a través del Centro Internacional para Periodistas, ICFJ: Stemming the Tide of Intolerance. Fue un programa brillante. Me dio la idea de que tenía que hacer una edición especial de Ananke, en la que pudiéramos hablar de cómo la intolerancia durante la época de la pandemia está afectando a las comunidades marginadas, así como a las mujeres. Hablé con miembros de la comunidad ahmadi y de la comunidad chiíta en Pakistán, porque se llevan la peor parte del odio y sufren mucho. En India, hablé con la comunidad musulmana. Solo cambié los nombres de las fuentes y la edición especial fue bien recibida..
¿De qué modo te ha ayudado IJNet en tu carrera?

He asistido a varios webinarios, y cada uno me ha ayudado a aprender y a crecer. Los mentores que se nos asignaron a través del programa del ICFJ fueron increíbles y nos dieron una nueva visión.

En una de las reuniones del ICFJ hablamos del hecho de que las pequeñas redacciones, como la nuestra, necesitan tener una formación en seguridad digital, ahora más que nunca, porque todo se está volviendo remoto o híbrido. Necesitamos tener una mejor perspectiva y estar mejor equipados en esta era.
[Lee más: Líderes de medios paquistaníes elaboraron recomendaciones de seguridad para periodistas]
¿En qué proyectos te encuentras trabajando?

Uno de los proyectos más emocionantes en los que estoy trabajando es el Festival Ananke de Mujeres en la Literatura. Cuando empezamos a planificar la segunda edición en 2022, lo hicimos justo a finales de marzo para celebrar el Día de la Mujer. Es un colectivo centrado en el ser global, la mujer, el género y la palabra escrita, como los libros y la poesía.

Nuestra junta de asesoras es un equipo dirigido por mujeres que incluye a personas como Archana Sharma, del Reino Unido, y fundadora de Neem Tree Press. Tenemos a la fundadora de Yoda Press, Arpita Das, de la India, y a Amna Yaqin, profesora asociada de la Universidad de Exeter. También a Ameena Hussein, de Sri Lanka, fundadora de la editorial Perera Hussein. No hay jerarquía, es un colectivo porque el objetivo es democratizar el panorama editorial.
¿Qué consejo darías a los periodistas freelance?

Sé humilde. Mantén la mente abierta porque el aprendizaje es un viaje de por vida, y ten empatía. Si tienes empatía y eres humilde, se te abrirán al instante las puertas del aprendizaje, porque así es como empieza.

No tener miedo es muy importante, y la resiliencia es genial. Pero también está bien tener ese miedo, porque demuestra vulnerabilidad. Si eres vulnerable, también puedes tener un impacto. Todo está conectado.

Foto cortesía de Sabin Muzaffar.

Ume Aiman ​​Sarfaraz es una periodista independiente que vive en Pensilvania.  IJNet.




 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible