Ir al contenido principal

La sociedad civil de Marruecos clama contra la impunidad de violadores y la restrictiva ley del aborto


Violada en grupo durante meses desde los 11 años por tres hombres de su aldea, la niña se quedó embarazada y tuvo un hijo que ahora ha cumplido su primer año. Permanecía a menudo sola en su casa, una chabola en los alrededores de Tiflet (65 kilómetros al este de Rabat), mientras su padre pastoreaba ganado o acudía al mercado y su madre trabajaba en el campo. Nunca fue a la escuela: su familia tenía miedo de que fuera violada de camino al colegio, a más de siete kilómetros de distancia. Hace menos de un mes, un tribunal de la capital marroquí condenó a sus violadores a entre año y medio y dos años de cárcel.

Cinco años de prisión es la pena mínima por violación en Marruecos, que pueden llegar a sextuplicarse si se trata de una menor y virgen. Pero los jueces aplicaron a los agresores circunstancias atenuantes, tales como “condiciones sociales” de extrema pobreza, “ausencia de antecedentes” o “la excesiva severidad de la pena prevista a la vista de los cargos”. No se tuvieron en cuenta eventuales agravantes como violación grupal, reiterada y prolongada, ni la corta edad de la víctima. La Corte de Apelaciones de Rabat tiene previsto revisar este jueves la sentencia con la comparecencia de una testigo clave –otra menor que presenció los hechos– que no pudo asistir hace una semana a una primera vista.

El caso de Sanaa habría quedado en el olvido, como el bled o territorio rural en el que vive, de no haber sido por la ola de indignación surgida desde algunos medios de comunicación y ONG, en medio de la aparente ley del silencio que pesa sobre los delitos sexuales en Marruecos. En primera instancia, Karin A., de 36 años; su sobrino Yusef Z., de 22, y a su vecino Abdelwahed B., de 29, fueron condenados por “sustracción y atentado con violencia contra el pudor de un menor”. Una prueba de ADN estableció durante el proceso la paternidad del más joven de los agresores sobre el hijo de la niña, aunque no está legalmente obligado a reconocer al bebé ni a contribuir a su manutención.

Desde la sociedad civil de Marruecos, la asociación Insaf ―de ayuda a mujeres en situación de vulnerabilidad, como las madres solteras― amparó a Sanaa cuando se encontraba más desvalida, cargando con un hijo al que apenas podía sostener en brazos. “Desde hace un año hemos intervenido para ayudar y apoyar a la menor y a su bebé. Nos hemos hecho cargo de los gastos médicos, de alimentación infantil y de tratamiento psicológico, así como de la integración de la niña por primera vez en un centro educativo”, explica Amina Jalid, secretaria general de Insaf.

Ley de aborto

Según la legislación marroquí, el aborto sólo está permitido a las mujeres que estén embarazadas y que puedan poner en grave peligro la vida de las personas directamente afectadas. 

Según estimaciones de asociaciones de derechos humanos, cada día se practican entre 600 y 800 abortos en Marruecos (por médicos profesionales), mientras que otros 200 se practican sin las precauciones médicas adecuadas.

En el mundo árabe, solo Túnez, que legalizó el aborto en 1973 , proporciona a las mujeres embarazadas instalaciones adecuadas y entornos seguros para llevar a cabo embarazos no deseados independientemente de la situación.

Protesta en Marruecos contra la impunidad de las violaciones y la restricción del aborto



La niña que ya no juega: violadores casi impunes en Marruecos
 

nina-Marruecos-violadores-sentencia.jpg




María Traspaderne | Dar Hsain (Marruecos) - El caso de S., la niña que con 11 fue violada repetidamente por tres hombres, quedó embarazada y tuvo un bebé, tiene en vilo a Marruecos. Superado el miedo a las represalias, su padre denunció, pero la sentencia dictada cayó como un ladrillo: entre un año y medio y dos años de cárcel para los agresores.

La resolución que condena a Karim A. (36 años), Abdeluahed B. (29 años) y Yusef Z. (22 años y sobrino de Karim) ha levantado la indignación en el país magrebí y puesto sobre la mesa el que parece un problema endémico de la justicia: las penas laxas que se aplican a los violadores.

Según un estudio elaborado en 2020 por el colectivo feminista Masaktach (No me callo), de los 1.169 casos analizados de los 21 juzgados de primera instancia de Marruecos, un 80 % de los condenados por violación recibe una pena inferior a 5 años. En la práctica, están en prisión una media de 3 años y 1 mes.

La ley marroquí estipula entre 5 y 10 años de cárcel para este delito, que eleva a entre 10 y 20 si la víctima es menor y hasta 30 si pierde su virginidad. Este último es el caso de S., pero un tribunal de Rabat aplicó tres atenuantes y redujo la condena a la mínima expresión.
Dos de los agresores, a 30 metros

S., que tiene ahora 13 años, dio a luz hace uno a un niño, al que cuidan sus padres y su abuela en una región al este de Rabat que vive, a duras penas, de la agricultura y la ganadería. Su familia cultiva un par de hectáreas con patata, calabaza y cereales cerca de un río casi seco.

Mohamed, su padre, recibe estos días muchas llamadas de periodistas que quieren verle. Él y la pequeña S. acompañan a EFE en el coche camino a casa y el móvil no para de sonar. La niña, con chándal rosa, huye de las miradas con cuerpo encogido. Cuando habla, su voz suena grave como de adulta, y se toca nerviosa las manos.

Al llegar, dos perros ladran, algunas gallinas esquivan el coche y la abuela sale a saludar. Se llama Jaiat y tiene, según dice, “más de 50 años”, pero sus arrugas sugieren muchos más. Ella y Mohamed, su hijo, explican que todo empezó en 2021, cuando el abuelo enfermó.

“(Los violadores) venían para ver a mi padre. Agredieron a la niña. Cuarenta días después de morir mi padre, fui al mercado y un hombre me contó la historia. Me mareé, no sabía qué decir. Es una niña pequeña que no sabe”, dice.

Cuenta además que dos de los agresores viven a 30 metros de su casa. Son Karim y Yusef, tío y sobrino, que han visto a S. crecer. La madre de Karim, dice Mohamed, era prima de su padre. El tercer violador vive a 400 metros.
La cultura de la violación

S., dice Mohamed, ya no es la misma. “No sabe si es niña o adulta, vive en un vacío. No quiere jugar con sus hermanos”. Y ha empeorado desde la sentencia, que hoy se comienza a revisar en un tribunal de apelación de Rabat.

Mohamed llegará al final pidiendo justicia para su hija. Fue él quien denunció, pasando por encima del miedo. “La familia de ellos me presionó para no ir a la policía, pero no acepto la sentencia, no quiero que se repita. Lo hago por mis hijos y los hijos de los demás”.

El caso de S. remueve al país y el ministro de Justicia, Abdelatif Uahbi, ha prometido penas más duras. Pero para plataformas como Masakatch, el problema empieza por los policías, fiscales y jueces.

Según Loubna Rais, una de sus miembros, en Marruecos hay extendida una “cultura de la violación” que “no se para a las puertas de los tribunales”, donde se “banaliza la violencia que sufren las mujeres y niñas, se minimiza su sufrimiento”. “Si se aplicaran las penas tal y como están previstas en la ley, ya sería un logro”, opina.
Miedo, esperanza y luz

La abuela de S., vestida con bata rosa y delantal, teme el momento en que los violadores salgan de la cárcel. “S. les tiene mucho miedo. Se morirá de un infarto o se tirará a un pozo si los ve”, asegura.

La niña, dice, está bien porque desde hace cuatro meses estudia para ser peluquera en Tiflet, gracias a la ayuda de la asociación Insaf. “Quiero trabajar en un salón”, confirma ella esperanzada, esbozando una sonrisa.

Lejos de sus oídos, preguntada por lo que pasó, la cabeza de la abuela se va directa a cuando nació su bisnieto, un pequeño vivaracho, de ojos grandes, “vergonzoso” y al que le encanta jugar.

Ese día, explica sonriendo, entre lágrimas y mirando al cielo, volvió la electricidad a la aldea después de un año sin corriente. “Es como si nos hubiera traído la luz”.




">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

El Mercurio Digital (elmercuriodigital.es) se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible




AI FREE: DIARIO LIBRE DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Entradas populares de este blog

La Unión Europea con crisis de identidad apuesta a la ultraderecha

Las elecciones en clima de guerra e incertidumbre   Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Cimbronazo político continental, tsunami en Francia. Uno de cada cuatro electores en las elecciones parlamentarias que se realizaron en todo el continente entre el 6 y el 9 de junio optaron por fuerzas de extrema derecha. Preocupaciones estructurales irresueltas --seguridad, migración y caída del poder adquisitivo-- a las que se le suman las consecuencias desastrosas de la guerra Rusia-Ucrania marcan a fuego el presente-futuro de una Unión desorientada. El cismo de la disolucion de la Asamblea Nacional Las encuestas previas sobre tendencias no se equivocaron con respecto a los resultados de las parlamentarias continentales: la derecha mantiene casi integralmente su fuerza; la extrema derecha da un salto hacia adelante; en tanto liberales, socialistas, izquierda radical y verdes se esfuerzan por relativizar la pérdida, pero sin disimular la caída. A primeras horas del lunes 10 y cuando todavía se prec

Un campeón antirracista

Guiño sociológico a otro fútbol posible Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Aunque no deslumbró estéticamente, Young Boys (YB) fue el más regular durante toda la temporada y se coronó campeón de fútbol helvético. Fue la sexta victoria en los últimos siete años del equipo capitalino que ratificó nuevamente, sus valores solidarios, antirracistas y contra la homofobia. Young Boys, campeón suizo de fútbol. La victoria el sábado 25 de mayo contra Winterthur. Foto Sergio Ferrari Pitazo final en el Estadio bernés de Wankdorf pasadas las diez de la noche del sábado 25 de mayo y un festejo que arrancó en la misma cancha, se prolongó durante horas y culminó con la fiesta ciudadana del día siguiente. La marcha multitudinaria de la tarde del domingo desde el estadio hasta la  Bundesplatz  (Plaza Federal), frente a la sede del Gobierno nacional –lugar emblemático de las grandes manifestaciones sociales, sindicales y culturales del país--, se transformó en un desbordante festejo popular, sin excesos

Un cortometraje sobre el racismo en República Dominicana es galardonado en el festival de cine de Santo Domingo

UIT-CI.-  El cortometraje «El hijo de María y Oguís», dirigido por Simón Rodríguez y Robelitza Pérez, ganó el primer lugar en el «Festival del Minuto José Francisco Peña Gómez», realizado en Santo Domingo, República Dominicana. El festival, organizado por el cineasta Etzel Báez, reunió varias obras en formato ultrasintético, con un minuto de duración, y tuvo como tema la figura del dirigente socialdemócrata José Francisco Peña Gómez, uno de los principales dirigentes políticos dominicanos del siglo XX y sobreviviente de la masacre racista ordenada por el dictador Rafael Leonidas Trujillo en 1937 contra la población haitiana y dominicana de ascendencia haitiana en el país caribeño. El trabajo de Pérez y Rodríguez, a través de audaces superposiciones de imágenes y audios, centran su trabajo en un discurso poco conocido de Peña Gómez en el que denuncia el racismo antihaitiano de la clase dominante dominicana, y lo vinculan con los actuales pogromos y la cruda violencia gubernamental con

HRW urge a Milei a reconsiderar las nominaciones a la Corte Suprema de Argentina

"Para garantizar el Estado de Derecho, se debe priorizar la integridad, calificaciones y diversidad de los candidatos" (Washington, D.C.) —"El presidente de  Argentina , Javier Milei, debería reconsiderar sus nominaciones a la Corte Suprema teniendo en cuenta las calificaciones, experiencia, diversidad e integridad de las candidaturas", señaló hoy Human Rights Watch. El 15 de abril de 2024, el presidente Milei  nominó al juez federal Ariel Lijo y al académico  Manuel García-Mansilla a la Corte Suprema. Numerosas organizaciones de derechos humanos, ciudadanos, asociaciones empresariales y académicos han expresado formalmente su preocupación por las nominaciones, en particular por el historial de Lijo como juez federal. Si se confirman las nominaciones, no habría ninguna mujer en el tribunal, que está compuesto de cinco miembros. Las nominaciones a la Corte Suprema deben ser aprobadas por el voto de dos tercios del Senado. “Argentina necesita fortalecer la independ

OCHA y OMS alertan del aumento de las enfermedades transmisibles en Gaza

Los bombardeos e incursiones terrestres israelíes continúan en Gaza mientras la población de ese territorio se encuentra al borde de la hambruna y la desnutrición, y las enfermedades transmisibles aumentan a gran velocidad , informaron los organismos de la ONU que operan en ese territorio para asistir a los gazatíes. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ( OCHA ) explicó que los desplazamientos forzados de cientos de miles de personas hacia sitios cada vez más hostiles y extremos tratando de sobrevivir , favorecen la propagación de los padecimientos infecciosos, al igual que la desnutrición. “El grupo sanitario advierte un mayor aumento de la desnutrición y de las enfermedades transmisibles, incluidas erupciones cutáneas, enfermedades diarreicas y hepatitis A, debido al desplazamiento a gran escala hacia zonas sin alimentos, agua y otros servicios y bienes básicos”, detalló OCHA en su parte más reciente de la situación en el terreno. Sin servicios de salud En partic