Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como RAMÓN COTARELO

Carme Forcadell, el independentismo cool

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Al final, somos tradicionales: las revoluciones las hacen los parlamentos, el Parlamento inglés en el siglo XVII, el Congreso continental en Norteamérica, la Asamblea Nacional en Francia en el XVIII, la asamblea de Frankfurt en el XIX (aunque fracasara), el Parlament de Catalunya. Tradición en la revolución y revolución en la tradición porque el Parlamento catalán está presidido por una mujer. Un dato de mucha importancia por lo conseguido hasta la fecha y lo por conseguir a partir de ahora.

Los dineros públicos

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Dado lo proceloso de las relaciones políticas y, en especial, las relaciones políticas internacionales, cualquiera entiende que la embajadas son lugares con una gran flexibilidad en el ejercicio de sus competencias. Con vistas en el interés del país que se representa, no es conveniente delimitarlas estrictamente para que puedan ajustarse a situaciones imprevistas. Hay que admitir que las embajadas, órganos políticos, dispongan de discrecionalidad en la interpretación de sus funciones. Pero seguro que entre estas no está la de dar albergue vacacional al ministro de Exteriores y menos poner a su disposición medios públicos (coches, chóferes) para ir de compras, de copas, de cenas o de lo que sea.

La constelación de la izquierda

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Hay una convicción generalizada de que en las competiciones electorales, la opción que se presenta unida gana y pierde la que se presenta fraccionada. Es una convicción que comparte la izquierda a pies juntilla razón por la cual está siempre clamando por la unidad… al tiempo que se fractura. Pues son dos opciones básicamente, la derecha y la izquierda, que se habían materializado en la hegemonía de los dos grandes partidos dinásticos. El PP hegemonizaba la derecha y el PSOE la izquierda, con la excepción del pequeño porcentaje de irredentos de IU, herederos de los viejos comunistas. Por eso, el bipartidismo fue siempre un bipartidismo imperfecto.

Sentido común y sensatez

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Es el lema invariable de Rajoy en lo que le interesa. Los demás son siempre unos insensatos, faltos de sentido común y sobrados de ocurrencias. La sensatez y el sentido común son su patrimonio. Basta con ver la increíble saga de la corrupción bajo su gobierno. Puro sentido común. En donde todos roban, lo sensato es robar. Sensatez y sentido común pide el presidente en Cataluña. Nadie le ha sugerido mentar el socorrido seny con el que es fama se derriten los corazones catalanes. A lo mejor no sabe pronunciarlo.

Hombres de Estado

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Como en el Rinoceronte, de Ionesco, Cataluña se ha apoderado de la obra teatral. Los personajes se han puesto enfáticos. Tras despachar con el Rey, Rajoy, expresando sin duda el ánimo real, ha dicho que el consenso sobre Cataluña es una "prioridad inexcusable". Lenguaje contundente, digno de considerar en quien hasta hace poco, negaba que en Cataluña pasara algo más que una "algarabía". Por fin parece que los gobernantes españoles reconocen la realidad y la llaman por su nombre. Quieren estar a la altura de una crisis constitucional de envegadura, de un problema de Estado. Quieren ser estadistas.

Serpiente de verano

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Está bien esto de dejar para la vuelta de las vacaciones lo que haya de ser. El gobierno, también de (más) holganza, ha dejado un retén en Madrid por si los catalanes se extralimitan en su habitual "algarabía". O sea, que el primer día de la rentrée será con el nuevo estallido de la algarabía, digo, de la Diada. En el ínterin los habituales recursos y contrarrecursos del gobierno y, en su caso, la Generalitat al Tribunal Constitucional, que también deberá quedarse de guardia.

Emprendiendo el vuelo hacia arriba o hacia abajo

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Los augurios demoscópicos sonríen al vencedor de las primarias que sigue arrasando. El País frena el optimismo recordando que, según el CIS, ningún partido consigue mayoría absoluta, ni siquiera relativa con distancia. Pero lo que no puede ignorarse es que, según el mismo barómetro, el PSOE tiene la más alta intención directa de voto: 19,1%, frente al 17,1% del PP, el 9,3% de Podemos y el 9,2 de C's que, luego de la cocina se convierten en un 28,8% de estimación del voto al PP, 24,9% al PSOE, 20,3% a Podemos y 14,5% a C's. Y, aunque se sitúe en segunda posición, le da de largo para ejercer la hegemonía de la izquierda. Conviene añadir, que las valoraciones populares apuntan en el mismo sentido: Sánchez ostenta la más alta, 3,73, por delante de Rivera por primera vez (3,58) y, desde luego, de Iglesias (2,95) quien lucha a brazo partido con Rajoy(2,79) por la honra de ser el peor valorado.

Franco vive

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- A quienes escribimos sobre asuntos políticos y nos referimos a la importancia del franquismo en la España actual suele recordársenos desde el bloque conservador que “Franco murió hace 42 años” y que somos unos “carracas”, que estamos “gagás”, con las “batallas del abuelo”. Cuando no buitres que tratan de reabrir viejas heridas. Por cierto esta lamentable chochez no afecta solo a los nietos de los asesinados en las cunetas, todos de izquierdas, sino a sectores muy lozanos y muy de derechas. Acaba de sustanciarse una querella en la que ha sido condenado Hermann Tertsch por injuriar al abuelo de Pablo Iglesias. De abuelos van aquí muchas cosas. Pregunten, si no, por el abuelo de Aznar.

Sánchez in partibus

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Lo ha avanzado Margarita Robles, persona de mucha autoridad en el PSOE, afirmando que Sánchez va a implicarse “a tope” en la cuestión del referéndum, visto que el gobierno se llama andana. El SG va a hacer muchos viajes a Cataluña para contactar con todo el mundo con una oferta de solución política que evite el “choque de trenes”. Siempre que oigo eso del “choque de trenes” me acuerdo de que el primero que circuló en la Península fue entre Barcelona y Mataró y el segundo, entre la Corte de Madrid y los reales lugares de esparcimiento de Aranjuez. Esos trenes solo pueden chocar.

El gendarme togado

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Aquí no va a irse nadie de vacaciones; nadie excepto el presidente de la “gran nación”, que estará imitando a Forrest Gump o jugando al dominó en algún municipio de Pontevedra y el monarca, quien ya ha regalado una sesión de bonitas fotos a las revistas del corazón desde el palacio de Marivent. Normalidad dinástica. Donde veraneaba el padre, veranea el hijo. Normalidad.

La marcha hacia el fascismo

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Hace unos días, el ministro del Interior, heredero del insólito Fernández Díaz, acusaba a los nacionalistas de utilizar las instituciones con fines partidistas. Teniendo en cuenta que este ministro es militante del PP y juez al mismo tiempo, que fue alcalde de Sevilla, también del PP, su queja solo puede entenderse como una típica proyección neurótica porque emplear las instituciones públicas con fines partidista es justamente lo que hace él y, en escala mucho mayor su partido.

El congreso de la unidad a tortas

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Vestida de bandera andaluza, la caudilla Díaz retorna a la actitud impositiva que llevó al golpe de mano del 1º de octubre en el PSOE. Vuelve a sus discursos emocionales, populistas, de agitadora andalusí con pretensiones universales, a tratar de imponer sus criterios, los que fueron derrotados en las primarias. Derrota que no aceptó en su momento, que siguió sin aceptar durante el Congreso del PSOE y que sigue sin aceptar hoy. Para ello ha maniobrado –eso es lo único que se le da bien- a fin de llenar el congreso de fieles a su persona en esta estructura de PRI que el PSOE ha montado en Andalucía y ella ha llevado a la siniestra situación de haber conseguido menos votos que avales en las primarias. Clara prueba de que la gente no la quiere pero no puede manifestarlo en público. La dirección de un partido que lleva 40 años en el poder ha creado una estructura clientelar, en sí misma corrupta, de lealtades y obediencias compradas. Y obviamente, no …

Ocultar lo inocultable

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- El tratamiento de los medios de la inenarrable comparecencia del presidente ha sido sublime. Los principales diarios de la capital ignoraban la noticia en portada o la reducían a un miserable sueltecillo en un rincón. Las fotos eran para el Rey en Barcelona, hablando del espíritu de concordia olímpica junto al réprobo por antonomasia, Puigdemont. Una cortina de humo patriótica.

Todas las mentiras del presidente de los sobresueldos

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- La vida de Rajoy gira en torno a la mentira. Todo cuanto hace y dice es falso. Él lo sabe. Todos lo sabemos. Él sabe que lo sabemos y nosotros, que él sabe que lo sabemos. Así, nadie puede llamarse a engaño. Todo previsible y de sentido común. Los estallidos de ira generalizados al comentar la comparecencia (excepto en el PP, en donde los estallidos han sido de júbilo) son muestra de impotencia ante el peso inmutable de la mentira institucionalizada, de la postverdad. La comparecencia del hombre de los sobresueldos ha sido la apoteosis de la postverdad.

Una comparecencia "normal"

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- El presidente del gobierno -que lleva seis años riéndose de los gobernados- ha hecho cuanto ha podido por evitar la comparecencia. Su partido ha obstaculizado la acción de la justicia desde el comienzo; él mismo se ha negado siempre a dar cuentas; no quería comparecer en persona, sino a través de plasma. Pero, al final, no ha tenido otro remedio que ceder, a regañadientes, según se ve. Recuerda aquella otra comparecencia en un pleno del Congreso un 1º de agosto en la que se le pidieron cuentas por sus tratos con Bárcenas y a la que hubo que arrastrarlo con una amenaza de moción de censura. Al final la democracia se impone por encima de las maniobras para burlarla.

La nación tardía

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- En la historiografía germánica suele calificarse el proceso de unificación alemana del siglo XIX como el surgimiento de una "nación tardía" (verspätete Nation) y el calificativo se extiende a la italiana, más o menos coetánea. Son "tardías" por constituirse en el XIX, no como naciones, sino como Estados, cuando otras europeas ya lo habían hecho en los siglos anteriores (del XVI en adelante), Holanda, España, Inglaterra, Francia, Dinamarca, etc. ¿Qué decir entonces del renacimiento del debate sobre la nación española en el XXI? Que o se constituyó falsamente en el XVI (al menos como nación, aunque lo fuera como Estado); o se constituyó verdaderamente en el XVI pero se "desconstituyó" en el ínterin; o aquí alguien se inventa las cuestiones solo con ánimo de alterar aviesamente la plácida existencia de Rajoy.

Dirá la postverdad

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Sánchez ejerce un liderazgo contundente, de reforma. Sin ser diputado controla el grupo parlamentario al tiempo que hace las fundaciones teresianas por los congresos de las agrupaciones y elabora un discurso más matizado y complejo, algo más atento a la realidad del Estado que las voces de mando del cuartel monclovita. Hay una muestra de nueva voluntad dialogante, frente a a la actitud de Rajoy de defender una España con Cataluña dentro, pero sin contar con Cataluña. A Sánchez corresponde explicar qué entiende él por contar con Cataluña cuando empieza por negarle la posibilidad de explicarse mediante un referéndum.

De entradas y salidas

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- O de salidas y entradas, pues el orden de los factores no altera el producto final de la ponzoña y la corrupción del reino.

España, paraíso fiscal

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Y no solo paraíso fiscal, sino lavadero de dinero negro, punto de transacciones opacas, centro de redes clientelares relacionadas con el crimen organizado, si es que no lo son ellas mismas, bolsa de la especulación y lugar de caza de fondos buitres. Basta con recordar que sigue siendo el país que dobla la media en la UE de billetes de 500 €, esos que el BCE quiere retirar de la circulación porque son un instrumento para actividades ilegales.

No hay manera

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- En menos de 24 horas, el acuerdo de la izquierda sufre su primer revés, roce, lo llama la prensa prudentemente, como el que no cede el paso en la puerta; aunque aquí parece tratarse del que se adelanta. Están los dos aliados mirándose de reojo y buscándose las vueltas. Harían bien en establecer unos protocolos de actuación para evitar los roces o desacuerdos y ser menos quisquillosos.