Ir al contenido principal

La destrucción de los bosques de Sumatra dispara las emisiones de CO2 y la extinción de especies

La pérdida de bosques en la provincia de Riau, en el centro de Sumatra, a lo largo de los últimos 25 años ha hecho caer la población de elefantes en un 84% y la de tigres en un 70%

elmercuriodigital.es 27-02-2008.- Según un nuevo estudio de WWF/Adena, la destrucción de los bosques y turberas de una provincia de Sumatra para obtener celulosa y plantar palmas de aceite está causando más emisiones anuales de gases de efecto invernadero que toda Holanda. Hay que recordar que Sumatra es el único lugar del mundo donde conviven elefantes, tigres, orangutanes y rinocerontes.

La pérdida de bosques en la provincia de Riau, en el centro de Sumatra, a lo largo de los últimos 25 años ha hecho caer la población de elefantes en un 84% y la de tigres en un 70%, y está disparando las emisiones de CO2.



El estudio descubrió que en la provincia de Riau, en el centro de Sumatra, desaparecieron 4,2 millones de hectáreas de bosque tropical y turberas pantanosas en los últimos 25 años (65% de sus bosques). La pérdida y degradación de bosques y la descomposición de la turba y los incendios constituyen las causas principales responsables de las emisiones anuales medias, que resultan equivalentes al 122% de las emisiones anuales totales de Holanda, o el 58% de las emisiones australianas anuales.

Se eligió Riau para el estudio porque alberga inmensas turberas que se consideran el mayor almacén de carbono de todo el Sudeste Asiático y porque mantiene algunos de los hábitats más críticos para la supervivencia de los tigres y elefantes de Sumatra. Además, esta provincia ostenta la tasa de deforestación más elevada de Indonesia en la actualidad, impulsada principalmente por los gigantes mundiales del papel Asia Pulp & Paper (APP) y Asia Pacific Resources Internacional Limited (APRIL), que están extinguiendo localmente a tigres y elefantes en unos pocos años.

En la Conferencia de Cambio Climático de Bali, el pasado mes de diciembre, el ministro indonesio de bosques se comprometió a proporcionar incentivos para detener las prácticas forestales insostenibles y proteger los bosques indonesios. El gobernador de Riau también anunció públicamente que conservará los bosques que quedan en la provincia.

Ian Kosasih, director del programa de bosques de WWF-Indonesia, puntualizó: “Si los compromisos del gobierno indonesio se hacen realidad, no sólo van a salvarse especies amenazadas. Además, se disminuirá la progresión del cambio climático mundial por el mantenimiento del carbono almacenado en los árboles y la turba”.

El estudio de WWF/Adena prevé que las emisiones de CO2 probablemente aumentarán considerablemente por las futuras talas en zonas de turbas profundas.

Kosasih añadió: “Si el gobierno y las industrias locales crearan incentivos para disminuir las emisiones, merced a la conservación de los bosques de la provincia de Riau, conseguirían salvaguardar los enormes depósitos de carbono de la provincia y, al mismo tiempo, ayudar a la economía de las comunidades locales, dependientes de estos bosques”.

El informe elaborado por WWF/Adena, Remote Sensing Solution GMBH y la Universidad de Hokkaido resulta muy innovador, al analizar por vez primera la conexión entre deforestación-degradación de bosques, cambio climático mundial y disminución de las poblaciones de tigres y elefantes.

Mientras la provincia perdía el 65% de sus bosques durante los últimos 25 años, la población de elefantes decayó un 84% en ese mismo periodo y hoy quedan sólo 210 individuos. Así mismo, se ha estimado que la población de tigres cayó en un 70% y, probablemente, hoy quedan 192 individuos.

La Dra. Susan Lieberman, Directora del Programa Internacional de Especies de WWF/Adena, explicó: “Hemos descubierto que los elefantes y tigres están desapareciendo aún más rápidamente que los bosques de Riau. Esto ocurre porque los animales silvestres se ven obligados a desplazarse en busca de nuevos hábitats y recursos alimenticios, entrando así en conflicto con la población humana con mayor frecuencia y terminando abatidos. La fragmentación y accesibilidad a nuevas zonas forestales facilitan el furtivismo. Por ello, un esfuerzo integrado para salvar estos bosques tendría un efecto positivo múltiple: reduciendo la velocidad del cambio climático mundial y forjando un futuro para los elefantes, tigres y humanos en Sumatra”.

Con el fin de salvar los últimos bosques de Sumatra, WWF/Adena trabaja urgentemente con el gobierno indonesio y las industrias de la celulosa y el aceite de palma para identificar y proteger los bosques que albergan elefantes, tigres, orangutanes y rinocerontes. Sumatra es el único lugar del mundo donde conviven las cuatro especies.

Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible