Ir al contenido principal

Cambio Climático: Una realidad para los que padecen hambre en el mundo

Las lluvias torrenciales que azotaron a Pakistán arrasaron campos agrícolas y cultivos, dejando a 10 millones de personas en necesidad de ayuda alimentaria

elmercuriodigital.es 30-11-2010.- Alrededor de 200 países se reúnen en México esta semana para tratar de acordar los pasos hacia un tratado sobre el clima. El PMA estará muy pendiente de esto, pues el clima está relacionado con el hambre y es además una amenaza para los pobres.

La conexión entre el clima y el hambre se hizo evidente este verano cuando las lluvias torrenciales que azotaron a Pakistán, causaron devastadoras inundaciones que arrasaron con campos agrícolas y  cultivos, dejando a 10 millones de personas en necesidad de ayuda alimentaria.

Otra manifestación fue la sequía de este año en ciertas partes de Rusia, lo que provocó una reducción en la cosecha de trigo. Esto a su vez, contribuyó al alza en los precios del trigo en los mercados internacionales y  peligro de que más personas en los países pobres se encuentran luchando para comprar alimentos para ellos y sus familias.

Es por ello que una de las razones por las que el PMA está interesado en Cancún es que el clima y el cambio climático nos afectan directamente. Si hay más inundaciones, sequías y otros desastres relacionados con el clima, en el futuro nuestra carga de trabajo será aún mayor.

De hecho, se espera que el cambio climático para el año 2050 incremente en un 10-20% el total de personas que padecen de hambre.

Sea cual sea el resultado de las conversaciones en Cancún, los desastres relacionados con el clima continuarán siendo una realidad para muchos de los más pobres del mundo.

Pero una cosa que el mundo puede hacer es ayudar a las personas a adaptarse a los patrones cambiantes del clima y ayudar a los gobiernos a planear estrategias para hacerle frente a la crisis que el clima puede llegar a ocasionar.

El PMA puede ayudar, ya que dispone de herramientas sofisticadas que sirven de ayuda a los gobiernos y las comunidades a alertarles de los peligros naturales, prepararse para ellos y tomar medidas para mitigar su impacto.

A continuación tres ejemplos de lo que ya estamos haciendo:

Etiopía

Trabajando junto con el Gobierno de Etiopía, el PMA le enseñó al pobre agricultor Tonkollu Letu y sus vecinos cómo revertir el círculo vicioso de la erosión del suelo y la deforestación para hacer que sus granjas vuelvan a ser productivas otra vez. Gracias a este nuevo proyecto innovador, él y su familia ahora son autosuficientes en cuanto a la alimentación.

América Central

En América Central, una de las regiones del mundo más propensas a las catástrofes, el PMA ha tomado la delantera en el desarrollo de un sistema de alerta temprana. El sistema SATCA permite a las agencias humanitarias y las autoridades nacionales anticipar y responder mejor a las amenazas naturales.

Bangladesh

Es difícil para las personas pobres alcanzar niveles de vida que les permita escapar del hambre si sus casas son continuamente arrasadas por inundaciones. Julekha, una mujer pobre de Bangladesh, por fin ha logrado elevar su casa fuera del alcance de las inundaciones gracias a un curso que recibió del gobierno y el PMA.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible