Ir al contenido principal

Una expresión artística que prevalece: el tango sigue generando pasiones

- EL MERCURIO DIGITAL -
Pablo Rojas - Inforegion.com.ar.- A pesar de la falta de difusión masiva, tanto de su música como de su danza, el tango siempre encuentra adeptos para mantenerse vivo. La gran cantidad de milongas en la región son una clara muestra de ello.

Que la creación del Tango ha representado, como pocas artes nacionales y desde principios de este siglo, a la República Argentina en todo el mundo”, es uno de los considerandos del decreto que permitió la creación de la Academia Nacional del Tango, en un 28 de junio como el de ayer, pero de 1990.

Se trató de un enorme reconocimiento al arte del 2x4, que ya llevaba un siglo de vigencia definiendo la identidad y el sentir del porteño y del pueblo argentino en general.

Porque aunque desde entonces nunca tuvo difusión masiva en las radios ni fue el género de moda, sí consiguió un fuerte arraigo en los alrededores de la Ciudad de Buenos Aires, con una inmensa cantidad de milongas que ayudaron a la renovación de su público.

Lo cierto es que, además de tener su centro en los bodegones porteños, el sentir tanguero logró desparramarse también al Conurbano, desde donde le hacen homenaje a diario.

En la región, el pianista Gustavo Corrado es organizador de “La Sur Milonga”, que se desarrolla en el bar “Believing”, de Lomas de Zamora.

En diálogo con Info Región, Gustavo expresa: “Uno vive como tanguero, la esencia del tango es increíble. Vivís con el piano en tu pieza y te levantás pensando en qué espectáculo vas a dar. Hablás y caminás como tanguero, no es que solamente tocas tango, sino que vivís apasionado, disfrutás de la poesía y la pasión”.

Respecto de el motivo que lo llevó a organiazar una milonga, Corrado señala que “en el mercado hay muchos abusos desde los shows”. “Si vas a tocar a cualquier boliche no te pagan o te ofrecen arreglos raros. Acá el 60 por ciento es para los músicos y si les va mal, tienen un mínimo de cien pesos siempre, aunque sean invitados”, contrasta y destaca que “está hecha por músicos y para músicos”.

“Tuve la oportunidad de estar cuatro meses de gira el año pasado y es conmovedor cómo la gente respeta el tango. No cuestiona si tiene que pagar una entrada o un derecho de show”, comenta el pianista, que inició su formación musical siendo muy chico, junto con su afición al tango.

Distinto fue el caso de Osvaldo Cartery y su esposa, Luisa Inés. Esta pareja de Lanús explotó su talento en las milongas luego de mucho tiempo de estar juntos y con una familia ya formada.

Osvaldo y “Coca” llevaban el baile en la sangre y lo descubrieron treinta años después de casarse. De hecho, en 2004, ganaron el Mundial de Tango Salón.

“De grandes, con los hijos ya grandes también, empezamos a ir a bailar porque una de nuestras hijas nos incitó”, relató Coca. “Lo del mundial fue una cargada que le quise hacer a mi marido. Yo me anoté, pero él no quería, y al final terminamos ganando”, explica la mujer, sobre el logro más grande que obtuvieron y que no estaba en los planes de ninguno de los dos.

Además, remarcó lo emotivo de esa experiencia: “No fue tanto por el campeonato, sino por la gente que nos veía bailar y le gustaba. Nos empezaron a invitar a festivales, estuvimos recorriendo el mundo”.

“Acá en la región hay pocas milongas, la mayoría tira para el lado de la cumbia”, reconoce Coca que, junto con su esposo, empezaron a bailar en el Cuartel de Bomberos de Lanús, a dos cuadras de su casa.

Durante estos años, los campeones de tango recorrieron muchos sitios en los que se puede bailar al ritmo del 2 x 4. “Vamos a Tía Lola, sobre Hipólito Yrigoyen. Y en Capital hay un montón de milongas, donde mezclan el tango con rock y folckore”, apuntan.

Y reconocen que desde que se iniciaron en la actividad les cambió la vida. “Viajamos mucho porque vamos a milongas en Capital y fuera del país. Estuvimos en Eslovenia, Croacia, Estocolmo (Suecia) y ciudades de Italia (Venecia, Roma), adonde fuimos cuatro veces y en agosto nos vamos de nuevo”, señala y asegura que en el mundo los reciben “como reyes”.

Norberto Iglesias también es bailarín. Él tuvo su primer acercamiento al tango a los 12 años. “Fui campeón mundial de gimnasia rítmica y había una pareja de brasileños que bailaban ‘tango fantasía’. Me gustó que tuviera tanto que ver con nuestra gimnasia rítmica”, recuerda el hombre.

“Empecé a ir a las milongas con el DNI de mi hermano, que era mayor, y tomé clases con los mejores. No hice otra cosa en la vida, recorrí el mundo con el tango, siempre trabajé en salones acá y en Europa”, sostiene Norberto.

En ese sentido, admitió que el tango en Europa “tiene mucha más recepción que acá”. “Trabajo con parejas que bailan por Buenos Aires. Se globalizó el tango”, asegura.

Según la profesora nacional de danzas Adriana De Pietro, “el tango evolucionó con los jóvenes, porque le han dado un toque mucho más dinámico para ser rescatado”. “Parecía que esto era patrimonio de la gente grande nada más, que se estaba perdiendo, hasta que lo retomaron con una técnica más abierta y se revalorizó”, advierte.

Al igual que Coca y Norberto, admite que al tango “se le da más importancia en Europa, donde la gente está muy atraída”. “A lo mejor tiene más éxito afuera del país que adentro, pero eso depende de que mejoren las escuelas”, asegura.

La sugerencia de Adriana es “promocionar un poco más el tango entre los chicos de las escuelas primarias, donde tendría que haber una materia obligatoria de historia del tango como baile”.

“Yo empecé de grande a tomar clases y ahora estoy en esto, porque era mi asignatura pendiente. Doy espectáculos y clases privadas”, señala la profesora y apunta que “hay lugares donde se reúnen después de las doce de la noche a bailar tango, se recibe mucho turismo y es muy lindo de apreciar”. “Se genera un clima muy lindo porque la gente se hace amiga, se relaciona y comparte esos momentos”, destaca.

Más allá de los augurios sobre el futuro del tango, lo cierto es que, en mayor o menor medida, continúa en vigencia y hasta expandiéndose en el plano internacional. Ya sea sonando de fondo mientras algunas parejas bailan en un reducto milonguero o fusionado en canciones de bandas de rock, el tango está presente en el Conurbano bonaerense y define a esta parte del mundo como ningún otro género.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible