Ir al contenido principal

Gamoneda:"Los sindicatos y la izquierda han aceptado la preeminencia y el poderío económico"

"El individualismo y el consumismo son los dos grandes males de las sociedades desarrolladas" 

elmercuriodigital.es- El poeta español Antonio Gamoneda ha señalado, en declaraciones a la agencia EUROPA PRESS, que "el individualismo y el consumismo son los dos grandes males de las sociedades desarrolladas" de nuestro tiempo, y ha pedido repensar el sistema capitalista por otro en el que prime la solidaridad y la preocupación por el otro.

"Se han subvertido los parámetros de lo que es la amistad, la solidaridad, la cercanía y el sentido comunitario de la vida. Hay una individualización creciente. Y esa individualización va a entorpecer la configuración del sistema solidario del que hablo", ha afirmado en una entrevista concedida a Europa Press.

Lo primero que se debe hacer para construir una "alternativa histórica global" es "suprimir el consumismo de nuestros hábitos y de nuestros deseos, uno de los venenos más activos". "Hay varias promociones, si no generaciones enteras, en países más o menos desarrollados en los que el pensamiento crítico, reivindicativo y solidario ha sido sustituido por la trampa del consumismo. Ha habido un vaciamiento de convicciones y ahora la ideología es el consumismo", asevera.

Sobre los partidos políticos españoles opina que "hay pequeñas diferencias" entre ellos pero, sin embargo, "ninguno está planteando una alternativa histórica global", e "incluso los sindicatos y la izquierda dan por aceptada la preeminencia y el poderío económico" del sistema capitalista. "Todos están dentro del gran equívoco que supone sostener el sistema capitalista del cual la democracia es solo una máscara sonriente".

Así, el ganador del Premio Nacional de Literatura en 1988 y del Premio Cervantes en 2006 ha aclarado que no está "pidiendo revoluciones sangrientas", sino "crear desde abajo esos signos de economía alternativa que algún día pueden ser mundiales". "Hay que colocarse en el camino de la utopía, aunque no se alcance", agrega.

Antonio Gamoda en León en 2007. Foto Lafrentz

"Las distancias entre los poderosos y los menesterosos sigue siendo grandísimas y el sufrimiento va siempre del lado de la pobreza". Por eso, reclama que se trabaje en una alternativa en positivo a este sistema en el que "han de desaparecer falsos valores como el del dinero". Eso sí, lo que considera "infantil" es la actitud de los indignados, "a los que no se les ocurre otra cosa que vocear o tirar alguna piedra".

A su juicio, en estos momentos se está dando "una circunstancia que es planetaria, desgraciadamente, y es que las fórmulas neoliberales están cerrando su ciclo histórico y están dando sus los últimos coletazos, que pueden durar 50, 60 o 80 años, y esos son los más peligrosos".

Como hecho esperanzador apunta que existen movimientos cooperativo-solidarios que funcionan en pequeños núcleos rurales o en organizaciones pequeñas de "modo ensayístico" como una nueva manera de entender la sociedad y la economía.

Gamoneda se dedica estos días "a reparar algunos agujeros" que le proporciona la ancianidad y a trabajar en dos obras simultáneamente. Por un lado, está "reescribiendo por completo" un poemario inédito que tenía ya terminado y que tendrá por nombre 'Venas comunales'.

"Lo guardé en el cajón y me he dado cuenta de que no puede ser definitivo. Tengo que pelear lo mejor que sepa", ha dicho, al tiempo que ha confesado que su "vicio más acusado es la tachadura y la reescritura". "Mi escritura no me ha gustado nunca", añade.

Por otro lado, trabaja en "tratar de levantar" su segundo tomo de memorias, "pero ese levantamiento está muy dudoso todavía, no por problemas literarios, si no por problemas morales a la hora de rescatar hechos, pensamientos y seres desaparecidos" de aquella época, que abarca desde la adolescencia a su "condición de treintañero".

Y es que para Gamoneda los años 40 y 50 fueron "tiempos realmente duros, y volver a aquellos tiempos proporciona sufrimiento". "Por eso el libro avanza con dificultad y es posible incluso que pueda tirar la toalla si estos problemas se hacen insuperables".

"Fue una época de carencias, incluso subsistenciales, y una época de lucha, de una lucha que vista ahora puede haber resultado estéril, infructuosa, porque no hemos llegado a lo que yo y mis contemporáneos esperábamos", ha afirmado.

En concreto, asegura que soñaban con "un país de libertades reales", en el que todos los ciudadanos, independientemente de su condición económica, pudieran educarse, "no solo que existiera la libertad de opinar o de manifestarse".

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible