Ir al contenido principal

El Prado mostrará 'Prometeo encadenado' de Rubens y Snyders

'Las Furias' analizará el nacimiento, la evolución y el ocaso de la representación de personajes de la mitología clásica castigados eternamente por desafiar a los dioses

29.09.13. elmercuriodigital.es - Madrid.- El Museo del Prado expondrá a partir del próximo lunes 'Prometeo encadenado', de Rubens y Snyders, procedente del Museè du Louvre-Lens, donde ha participado en una muestra temporal.

Propiedad del Philadelphia Museum of Art, Prometeo encadenado, obra de Rubens y Snyders, llega al Museo del Prado para formar parte de la exposición “Las Furias” que se inaugurará en enero de 2014.

Hasta su instalación en la muestra y debido a su traslado al Prado directamente desde el Museé du Louvre-Lens, en el que ha estado también en préstamo, la obra podrá contemplarse en la parte final de la Galería Central del edificio Villanueva dedicada a la obra de Rubens.

'Prometeo encadenado' se mostrará flanqueado por dos cuadros de Rubens que pertenecen al Prado: 'Aquiles descubierto por Ulises' y 'Diomedes y Filopómenes descubierto'. Estas tres obras se relacionan en el contexto profesional del artista.

'Prometeo encadenado' es uno de los préstamos que participará de la exposición 'Las Furias', una muestra que analizará el nacimiento, la evolución y el ocaso de uno de los temas más importantes de la historia del arte europeo entre 1550 y 1700, la representación de personajes de la mitología clásica castigados eternamente por desafiar a los dioses.

Según la mitología clásica, tras robar el fuego de los dioses y entregárselo a los hombres, Zeus castigó a Prometeo con una horrenda tortura: tras ser encadenado, un águila le devoraría eternamente las entrañas.


La pintura representa a Prometeo encadenado, padeciendo eternamente el castigo de Zeus: un águila devorándole las entrañas. También pudiera tratarse del Castigo de Ticio, otro titán que sufriera un castigo semejante, protagonizado por un buitre. De hecho, la figura repite de manera bastante fiel el dibujo de Miguel Ángel que se identifica con Ticio, fechado en 1532 y propiedad de la Reina de Inglaterra (Windsor Castle). Martínez hubo de acceder a la composición de Miguel Ángel a través de alguna estampa, aportando ciertas variaciones, tanto en la disposición del torso del personaje como en la cabeza, que en el caso del vallisoletano se ha girado hacia el espectador, ofreciéndonos la posibilidad de contemplar el padecimiento del titán, cuyo rostro recuerda al Laocoonte. También deben derivar de alguna estampa las arquitecturas del fondo, ruinas invadidas por un espectacular incendio y que son otra referencia a la Roma clásica, una recreación de los palacios imperiales en el Palatino.Es precisamente el protagonismo concedido al fuego, como elemento de destrucción, el que invita a pensar en Prometeo como protagonista de esta obra, pues fue el robo del fuego a los dioses, y su entrega indebida a los hombres, la causa del castigo divino. Las llamas animan cromáticamente una obra marcada por los tonos terrosos en los que se escenifica la escena, y que encuentra en el vistoso paño azul en que descansa el personaje otro contrapunto, en el que Martínez ofrece un tratamiento de paños muy característico en su producción: angulosos, muy quebrados y con destellos blanquecinos, de aspecto sedoso.Es una obra excepcional dentro de la pintura española de la segunda mitad del siglo XVI, donde son muy escasos los ejemplos de pintura mitológica, y más aún desarrollando el desnudo con el protagonismo que evidencia esta obra. La importancia se subraya aún más si tenemos en cuenta que la composición está realizada fuera de los círculos cortesanos, y que remite directamente a la revalorización del mundo clásico, tanto en sus referencias literarias y mitológicas como en la selección de los modelos escultóricos y arqueológicos.La producción de este pintor se sitúa en un momento especialmente interesante de la pintura española del siglo XVI, significándose por su formación abiertamente italianizante, debida sin duda a su formación con el artista italiano Benito Rabuyate, quien poseía algunas obras italianas, pero sobre todo un amplio elenco de estampas de artistas como Miguel Ángel, Salviati, Correggio o Parmigianino (Texto extractado de Ruiz Gómez, Leticia: Memoria de Actividades 2011, Museo Nacional del Prado, 2012).
http://www.museodelprado.es


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible