Ir al contenido principal

Festival de cine de Utrecht: El desnudo es el tema principal

30.09.13. elmercuriodigital.es Volkskrant.nl.- El desnudo es el tema principal del Festival de cine de Utrecht, que comenzó el 25 de septiembre. También es lo que distingue al cine holandés de los años setenta. Dos chicos listos pusieron la primera piedra. ¿Cómo lo hicieron?

“Es la primera vez que escucho esta anécdota”, asegura el director de cine Pim de la Parra, desde Paramaribo. La pregunta era si es cierto que, como cuenta la historia, él y su compañero Wim Verstappen apostaron con Paul Verhoeven a quién mostraría primero una erección en una película holandesa comercial.

Cómo apareció la primera erección en una película holandesa
Wikimedia
Lo cierto es que De la Parra es el primero en afirmar que a finales de los años 60 y principios de los 70 quería filmar, al igual que Verstappen, “sin el lastre del calvinismo reinante entre los redactores de la revista cinéfila Filmforum, de los señores directores de la Asociación holandesa de cines y de los de la Fondo para la producción de cine holandés, así como de las damas y caballeros de la Comisión central para la supervisión de películas”. Una lista interminable, que se resume en el hecho de que este dúo quería alborotar el gallinero.
Pertenecen a la primera quinta de estudiantes de la Academia de cinematografía, fundada en 1958, y se sentían rebosantes de energía, bombardeados por las citadas instituciones. Se enfrentaron a ese mundo anticuado con su propia revista (Skoop) y, sobre todo, con muchas películas.

Películas que querían celebrar lo que sus creadores veían a su alrededor en los años sesenta: libertad, alegría, individualismo. Películas que, por su bajo presupuesto y rápida grabación, respiraban las influencias francesas de la nouvelle vague.

Sin embargo, al contrario que los ejemplos franceses, donde se daba gran cabida a los grandes acontecimientos sociales, los holandeses se concentraban, principalmente, en el individuo. Curiosamente, la libertad y la alegría solían traducirse en sexo. Sí, en la vida cotidiana, el desnudo representaba una consecuencia del desarrollo social dirigido hacia la libertad, en el cine era el arma con la que se conseguía esa libertad.

Heart Beat Fresco
“Creo que comenzó de verdad en 1966, con Heart Beat Fresco, en la que Cox Habbema y Marina Schapers aparecían semidesnudos”, explica De la Parra. Heart Beat Fresco, una película de diez minutos de duración sin que se pronuncie una palabra, nos muestra un día de la vida de un pintor con una seria falta de inspiración. Fuma como un carretero y comparte dos veces la cama con una mujer llamativamente desnuda.

Era el año 1966 y el dúo previó problemas con la supervisión, así que invitaron personalmente al director de la Comisión para que viera la película. De la Parra: “Queríamos aclararle el punto de vista artístico de la historia. ¡Nos salió bien la jugada y la película pasó la censura!” Años más tarde tuvieron que echar mano de nuevo a su habilidad retórica.

Diez minutos de Heart Beat Fresco supuso el comienzo de la rebelión que estaba arrasando en Holanda. Y de la marcha triunfal de Pim & Wim, si creemos las palabras de Dela Parra: “La película se proyectó en el cine Kriterion, en Ámsterdam, como entrante de la película Onschuldige tovenaars (magos inocentes), de Andrej Wajda. Ischa Meijer, que trabajaba en la sala durante sus estudios, nos contó jugosas historias de hombres que venían a ver el programa dos o tres veces pero se escabullían por la puerta trasera después de ver Heart Beat Fresco. De este modo, con nuestro cortometraje logramos convertir en un gran éxito la distribución y explotación de una famosa película de autor polaca".

Parece un cliché tonto pero en el 2013 llama la atención la facilidad con que en Turks Fruit se quitan la ropa y la poca ropa interior que utilizan.
La provocación se traduce también en un desnudo literal en los dos posteriores largometrajes: Liefdesbekentenissen (Confesiones de amor, de Wim Verstappen, 1967, por el que vaga el espíritu de Jules & Jim, del francés Truffaut) y Obsessions (Obsesiones, de Pim de la Parra, 1969, en el que es de Hitchcock el espíritu que se respira).

Con sus imperfecciones, son dramas psicológicos a los que importa bien poco lo que ocurra a los personajes, y menos lo que les pase por la cabeza, que casi siempre está relacionado con el sexo. Como confiesa Willeke van Ammelrooy, actriz que más tarde aparecería en muchas películas del dúo: “Pim y Wim estaban obsesionados con el sexo. Lo que me irritaba de sus películas es que el desnudo únicamente servía para vender la película”.

Pioneros del largometraje de acción
En eso tenía razón Van Ammelrooy. Lo que el dúo de Scorpio Films pretendía era levantar una producción cinematográfica holandesa en un país donde apenas se hacía cine de ficción. Únicamente por el intenso placer de hacer una película.

Cómo apareció la primera erección en una película holandesa
Wikimedia
En una entrevista en el DVD de Blue Movie (1971), De la Parra explica: “Queríamos ser pioneros en el largometraje de ficción, y o fuimos. Si decías que ibas a hacer una película, al día siguiente estaba en portada de todos los diarios”. Verstappen añade: “No hay nada más bonito que una cola de gente ante la ventanilla del cine, en la que los últimos temen quedarse sin entrada”.
Sin embargo, con su afán de entretener y su ansia de hacer películas en grandes cantidades y a gran velocidad, el gobierno les racionaba los subsidios (a través, entre otros, del Fondo para la producción de cine holandés, creado en 1956). Las autoridades solían considerar que sus planes eran pobres de contenido y que, por otro lado, la pareja se burlaba de ellas.

Por ejemplo, una historia cuenta que el encabezamiento de sus cartas no se dirigían al Ministerio de Cultura, sino al de «Culotura». Por lo tanto, tenían que recuperar los costes de sus producciones lo antes posible, para lo que no hacían ascos a ningún tipo de publicidad. Y el desnudo era el reclamo ideal.

Menos ideal fue una dura crítica, e incluso un veto de proyección, por parte de la censura cinematográfica, que impidió presentar sus películas al gran público. Esta institución estaba ya de capa caída (desapareció en 1977) pero entonces aún tenía influencia.

La pareja de Scorpio ya se había enfrentado anteriormente a los inspectores cinematográficos.

Schermerhoor, una aventura erótico-homosexual interpretada por Ramses Shaffy fue prohibida, mientras que la contemporánea Heart Beat Fresco fue aprobada. En opinión de De la Parra, “la censuraron por el enfoque sobre un tema en el ambiente homosexual”.

Todos estos detalles fueron el detonante para que Wim Verstappen se propusiera “bombardear” la institución de censura. Y así lo hizo, con una película de gran formato para Scorpio: Blue Movie.

Cómo apareció la primera erección en una película holandesa
Blue Movie
Aprovechando la construcción de un barrio periférico de Ámsterdam, Verstappen muestra, en Blue Movie, un bloque de apartamentos en el que sus inquilinos se cruzan en los pasillos con tazas de té vacías. No es azúcar lo que van a buscar a casa de sus vecinos, sino sexo rápido. Es un mundo en el que el ex presidiario Michael (15 años en prisión por tener relaciones sexuales con una joven de 15 años) se siente como pez en el agua y participa del intercambio con total entusiasmo.
Los creadores de la película aprovecharon esta oportunidad para desnudar inmediatamente a todas las actrices. Tras un salto temporal a mitad del filme, Michael ha creado un club de sexo con los vecinos de su planta, visitado por inquilinos de todas las edades y plumajes. Al funcionario de su rehabilitación social le dice: “Esto es lo que pasa en Holanda en estos momentos”.

El tono serio (pues Verstappen también quería ser serio) lo pone su vecino antropólogo, con sus comparaciones entre el hombre y el mono, mostrando su preferencia por el primate, “no tan obsesionado por el sexo”. A raíz de un drama en su club, Michael renuncia finalmente al sexo libertino y encuentra la paz en los brazos de una madre soltera.

En lucha contra la buena moral
Blue Movie fue prohibida en 1971 porque contenía «elementos contrarios a la buena moral», una formulación utilizada por la institución de censura para prohibir películas pornográficas. Verstappen no se conformó y apeló ante el juez.

El intelectual Verstappen abrumó a los inspectores con una extensa declaración, exponiendo su conciencia final sobre las normas y las ideas sobre religión y sexualidad de Simon Vestdijk, premiado y respetado escritor holandés. Su alegato tuvo éxito y la película fue aprobada para un público mayor de 18 años (comercialmente hablando, una condena nada negativa).

Cómo apareció la primera erección en una película holandesa
Turks Fruit
La resolución de la Comisión para la supervisión de películas dictaminó, en segunda instancia, que Blue Movie “no debía considerarse contraria a la buena moral, ya que su punto de vista es inteligente y sutil, es decir, no obsceno y con el enfoque centrado solo en la sexualidad física”.
Obtuvo una enorme publicidad, lo que atrajo a mucho público: Blue Movie es, con más de 2,3 millones de visitantes en los cines, una de las películas holandesas más vistas. Y convirtió al dúo Scorpio en millonarios (aunque la productora quebró unos años más tarde).

Nuevamente y con más presencia que nunca, las escenas de sexo explícitas y, argumentalmente hablando, innecesariamente largas, esconden el puro placer de provocar y el objetivo final de Verstappen y De la Parra: lograr que la censura fuera innecesaria y hacer una película comercial exitosa.

Por otro lado, a partir de Blue Movie, nadie en Holanda pudo ya asustarse en el cine, pues si realmente existió esa apuesta, Pim y Wim la ganaron: a la media hora de filmación, antes de desaparecer entre las piernas de su vecina, el miembro erecto de Michael aparece pontificalmente en pantalla.

Según De la Parra, por accidente: “La escena de sexo debía ser con los personajes de cara a la pared, pero el actor estaba teniendo verdaderamente una erección. Aunque el cámara, Jan de Bont, intentó dejarla fuera del encuadre, al visionar luego las tomas resultó que la mejor escena era la que había mostrado cómo la erección se elevaba, durante unos segundos, desde la parte inferior de la pantalla”.

La escena alisó el camino a una generación de cineastas que celebraban, en el cine de los años 70, lo que habían conquistado en los 60. El mejor ejemplo es Turks Fruit (Delicias turcas, 1973), de Paul Verhoeven, aún el largometraje holandés con más éxito y, según algunos, el mejor de todos los tiempos.

Al contrario que Blue Movie, la de Verhoeven no ha quedado anticuada. Su emotiva historia es sólida como una roca y la actuación de Rutger Hauer y Monique van de Ven es excepcional (la química entre ambos es indiscutible).

El ritmo, la velocidad y el montaje, así como el trabajo de cámara, no son de otra época. Solo un detalle no ha sobrevivido al paso del tiempo: los protagonistas apenas van vestidos.
Parece un cliché tonto pero en el 2013 llama la atención la facilidad con que se quitan la ropa y la poca ropa interior que utilizan. Tan fácil que parece natural, sin buscar la provocación, como si fuera lo más normal del mundo en aquellos días. Y quizás lo fuera, gracias a esa única escena de Blue Movie.

Pim de la Parra puede negar la apuesta y la casualidad de la escena que escribió historia, pero no duda en concluir: “Después de Blue Movie, nos sentimos satisfechos como cineastas pioneros, e importantes como renovadores de la sociedad artístico-cultural”.

http://www.volkskrant.nl/vk/nl/3276/NFF/article/detail/3515064/2013/09/24/Hoe-de-eerste-erectie-op-het-Nederlandse-filmdoek-te-zien-was.dhtml

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible