Ir al contenido principal

REPÚBLICA CENTROAFRICANA - Unicef denuncia decapitaciones de menores

MSF: El número de personas desplazadas en el aeropuerto alcanza las 100.000

Cruz Roja: La situación de la población civil en Bangui es dramática 

2013.elmercuriodigital.es ▫ UNICEF, la agencia de protección de la niñez de la ONU, ha denunciado que los ataques contra menores han alcanzado un nuevo nivel de salvajismo -con por lo menos dos decapitaciones y una mutilación.

Los enfrentamientos, ataques, linchamientos, abusos y represalias arrecian en Bangui, la capital de la República Centroafricana, a pesar de la presencia de fuerzas armadas internacionales. La situación en la ciudad parece estar fuera de control, reporta Médicos Sin Fronteras.

Desde el mes de diciembre, los equipos de MSF trabajan en diferentes proyectos médico-quirúrgicos de la ciudad que han atendido a más de mil víctimas de la violencia. Todavía hoy, entre quince y veinte heridos llegan cada día al hospital Comunitario. “Estos últimos días hemos recibido más casos graves. Machetazos en la cabeza y también gente con heridas en los brazos y en las manos, ocasionadas al tratar de evitar los golpes. También hemos recibido a varias personas que han sido apuñaladas en el abdomen, algunas de ellas en múltiples ocasiones. Hemos visto también pacientes torturados, brutalmente apaleados. Hemos tenido incluso un caso de empalamiento. La gran mayoría son hombres jóvenes”, constata Laurent Sury, responsable de los programas de emergencia de MSF.

Esta violencia se hace extensiva incluso a las estructuras de salud, lo que perjudica seriamente el despliegue de la ayuda. El 24 de diciembre, un individuo armado entró en el dispensario de MSF del aeropuerto de Bangui. El mismo día, un hombre equipado con granadas, irrumpió en el hospital Comunitario. Un día después, los equipos de MSF en el hospital tuvieron que ser evacuados ante las continuas ráfagas de disparos y la presencia de numerosos hombres armados alrededor del centro sanitario, de los cuales tres consiguieron entrar en el recinto. El 29 de diciembre, hombres armados dieron el alto una ambulancia del ministerio de Salud y amenazaron a sus ocupantes con una granada. Los conductores no pudieron llegar a los heridos que tenían previsto transportar. Ese mismo día, hombres armados volvieron a hacer acto de presencia en el hospital con la intención de linchar pacientes. El personal del ministerio de Salud fue amenazado. Si bien en cada ocasión fue posible disuadir a los asaltantes, la seguridad de los pacientes ha resultado amenazada.
Aeropuerto de Bangui, RCA © Samuel Hanryon/MSF

“En cada irrupción, la tensión aumenta, los asaltantes son más agresivos y muestran más odio” alerta Thomas Curbillon, coordinador general de MSF en Bangui. “Es inaceptable que las estructuras de salud no sean respetadas y que sus límites no sean respetados. Estos individuos armados constituyen una amenaza para los pacientes y para los equipos médicos. Los movimientos son difíciles, la inseguridad y los disparos en los barrios y en el hospital complican los desplazamientos. Los nuestros porque queremos llegar a los heridos, pero también los de los pacientes que necesitan llegar a nosotros. Los enfermos y heridos no tienen acceso a los servicios médicos de una manera rápida y segura”, denuncia Thomas.

MSF ya apeló el pasado nueve de diciembre al fin de las amenazas, presiones y abusos cometidos en los hospitales de Bangui. Hoy reitera ese llamamiento a las partes en el conflicto para que permitan el acceso de heridos y enfermos a los hospitales. MSF demanda asimismo el fin de la violencia contra la población civil, los pacientes y el personal médico que trabaja en las estructuras de salud de Bangui y del resto del país.

MSF lleva trabajando en la RCA desde 1997, con siete proyectos regulares (en Batangafo, Bogula, Carnot, Kabo, Ndéle, Paoua y Zemio) y con cuatro proyectos de urgencia (en Bangui, Bossangoa, Bouca y Bria). Además, equipos móviles están cubriendo las zonas de Bouar, Yaloké y los campos de desplazados de Bangui. De aquí a fin de año, MSF espera poder intervenir asimismo en los hospitales de Bangassou y Ouango. En total, ofrecemos servicios médicos gratuitos a cerca de 400.000 personas, con una capacidad hospitalaria de 800 camas, en siete hospitales, dos centros de salud y cuarenta puestos de salud. Empleamos a cien especialistas internacionales y mil cien centroafricanos.

CRUZ ROJA
Los continuos enfrentamientos en Bangui siguen afectando varios barrios de la ciudad y el deterioro de la situación va en detrimento de la población civil. La inseguridad puede comprometer la ayuda humanitaria. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja Centroafricana continúan realizando sus actividades de asistencia y especialmente la evacuación de heridos.

Hospital en Bangui. Samuel Hanryon/MSF
"La evacuación puede ser vital para los heridos por bala o arma blanca. Recordamos a todos los hombres armados que participan en los ataques que deben respetar el emblema de la Cruz Roja y permitir que el personal de los diferentes servicios médicos realicen su trabajo sin contratiempo", dijo el jefe de la delegación del CICR en la República Centroafricana, Georges Georgantas. "Hace poco evacuamos a una docena de personas, entre las cuales dos niños y dos mujeres encintas que llevamos al centro pediátrico", añadió.

"De conformidad con los principios de humanidad, las personas que resultan heridas durante los enfrentamientos armados deben ser recogidas y atendidas sin discriminación. A fin de incrementar la capacidad de atención de los servicios hospitalarios, pondremos a disposición otro equipo médico, integrado por un cirujano, un anestesista y enfermeros. Asimismo, nuestros ingenieros se encargarán de la refacción de tres salas de traumatología del hospital comunitario", explicó también el señor Georgantas.

Además de evacuar a los heridos, el CICR y la Cruz Roja Centroafricana participan en la recogida de los muertos, que son llevados a la morgue del hospital comunitario de Bangui.


La malnutrición, la malaria y la falta higiene son problemas graves que afectan a las personas que se desplazaron tras los ataques urbanos y que se han instalado en diferentes lugares de la capital. A fin de contrarrestar el riesgo para la salud pública, los ingenieros del CICR instalaron un dispositivo para depurar y distribuir el agua (por ejemplo, en el recinto del aeropuerto se distribuyeron 51.000 litros de agua el 24 de diciembre) y construyeron letrinas, algunas de ellas adaptadas a los niños.

El CICR y la Cruz Roja Centroafricana hacen un llamamiento a todos los que participan en la violencia para que respeten el derecho de las personas a vivir con decoro y respeten los principios de humanidad.

UNICEF
Naciones Unidas hizo un llamado de acción inmediata para proteger a los niños en la República Centroafricana, donde la violencia entre milicianos musulmanes y cristianos a dejado más de mil muertos en el último mes.

UNICEF, la agencia de protección de la niñez de la ONU, denunció que los ataques contra menores han alcanzado un nuevo nivel de salvajismo -con por lo menos dos decapitaciones y una mutilación.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció este lunes que un creciente número de niños de la República Centroafricana es víctima de la violencia, al ser "blanco de ataques o reclutados para formar parte de grupos armados", informó Prensa Latina.

"Somos testigos de niveles sin precedentes de esa violencia contra los niños, ya sea por su incorporación a los grupos armados o por convertirlos en objetivos directos de atroces actos de venganza", expresó Unicef mediante una nota de prensa.

La representante de Unicef en la República Centroafricana, Souleymane Diabate, afirmó que los referidos ataques violan las leyes internacionales en materia humanitaria y de derechos humanos. Asimismo, demandó acciones concretas para evitar que los menores se vean involucrados en el conflicto entre las milicias musulmanas y cristianas, que han dejado hasta la fecha 16 infantes fallecidos y 60 heridos.

El pasado 5 de diciembre, se intensificó "a partir de los ataques y actos de venganza de antiguos Séléka (mayoritariamente musulmanes) y anti-Balaka (grupos armados cristianos)".

El año pasado la República Centroafricana comenzó a ser azotada por una crisis interna, que tuvo en marzo último el agravante del golpe de Estado de los rebeldes Séléka contra el entonces presidente, François Bozizé, reseñó Prensa Latina.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible