Ir al contenido principal

UCRANIA - Secuestran y torturan a un activista opositor

Dmitro Bulátov había desaparecido la semana pasada. Fue liberado en un bosque con la cara llena de navajazos y una oreja mutilada: "Intentaron crucificarme", asegura

2014.elmercuriodigital.es ▫ El líder del partido opositor ucraniano UDAR, Vitali Klitshko, y la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, denunciaron las torturas a las que fue sometido el activista Dmitro Bulátov, que estuvo secuestrado varios días en Ucrania.

"Lo que le han hecho a Dmitro es un acto de intimidación a todos los ciudadanos activistas", declaró Klitschko tras visitar en el hospital a Bulátov, uno de los líderes de Automaidán, grupo opositor que organiza caravanas de vehículos para realizar escraches.

Bulátov, que presenta numerosos navajazos en el rostro y en el cuerpo y al que le cortaron parte de una oreja, fue abandonado por su captores en un bosque, tras los cual consiguió comunicarse con unos amigos, que lo recogieron en coche y lo llevaron al hospital.

"Incluso intentaron crucificarme, me cortaron una oreja, la cara, tengo cortes por todo el cuerpo. Pero, gracias a Dios, estoy vivo", dijo el activista en declaraciones a la televisión ucraniana.

Klitschko denunció que muchos activistas de Automaidán han sufrido ataques, algunos de ellos han visto sus coches destruidos y otros han sido detenidos.

"Dmitro, uno los líderes de Automaidán, es un hombre que no tiene miedo a actuar como ciudadano, por lo que fue secuestrado y torturado durante una semana", agregó.

La Policía inició un proceso penal por presunto secuestro, pero hasta ahora no ha podido tomar declaración a Bulátov.

"Por ahora los médicos no nos permiten hablar con él, y toda la información que tenemos proviene de sus amigos y su abogado", declaró a la agencia Interfax Ukraini el jefe de prensa de la Policía de la región de Kiev, Nikolái Zhukóvich.

"El secuestro y tortura del activista ucraniano de la oposición Dmitrii Bulatov es una atrocidad, que debe ser investigada de inmediato", ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

“Las autoridades ucranianas tienen que abrir de inmediato una investigación sobre el caso de Dmitrii Bulatov y poner a disposición judicial a los responsables de esta atrocidad cometida contra un destacado convocante de manifestaciones”, ha señalado John Dalhuisen, director del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

“El terrible caso de Dmitrii no el único que se ha dado entre los manifestantes del Euromaidán. Se ha tenido noticia de otros similares, como el de Yury Verbytsky, quien, lamentablemente, no sobrevivió a la espantosa experiencia.

“Cuesta mucho ver una salida a la actual crisis cuando se cometen tan terribles abusos contra quienes convocan manifestaciones. Las autoridades deben enviar un mensaje enérgico a los autores de estos atroces actos de violencia para que sepan que no habrá impunidad y tendrán que rendir cuentas.

Dmitrii Bulatov desapareció el 22 de enero por la noche. Es uno de los principales organizadores y participantes de las concentraciones del Euromaidán, en las que convoyes de automóviles se unen a las manifestaciones que están teniendo lugar en Kiev desde noviembre de 2013.

Bulatov afirma que durante los ocho días transcurridos desde su secuestro lo golpearon, torturaron y crucificaron. Con lo ojos vendados durante largos periodos y sin apenas comida, fue interrogado por unos hombres con acento ruso, que querían saber quién financiaba sus actividades.

Ayer lo arrojaron de un automóvil para dejar que muriera, con las temperaturas bajo cero, en un bosque a las afueras de Kiev. Ahora está siendo atendido de sus lesiones en un hospital.

Cuando lo arrojaron del automóvil, el 30 de enero, consiguió llegar caminando a un pueblo próximo, donde encontró refugio y llamó a sus amigos.

Empapado de sangre, con la ropa manchada y lleno de cortes y contusiones, contó su terrible experiencia, explicando: “Me crucificaron. Me agujerearon las manos. Me cortaron una oreja. Me hicieron cortes en la cara. No hay parte del cuerpo que no tenga herida. Pueden verlo. Pero, gracias a Dios, estoy vivo.”



Justicia climática para África



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible