Ir al contenido principal

Alimentos por trabajo en Bolivia: “Recuperarnos hasta volver a caminar solos”

BOLIVIA - 

•elmercuriodigital ▫ Con las aguas en descenso, las familias afectadas por inundaciones en Bolivia han entrado a la fase de recuperación, haciendo trabajos de rehabilitación para poner sus comunidades nuevamente en marcha. Reconstrucción de viviendas y escuelas, reapertura de caminos y mayoritariamente rehabilitación de tierras agrícolas son algunas de las actividades que más de 500 comunidades han empezado a realizar bajo la modalidad de alimentos por trabajo.
WFP/Ximena Loza



Hernán Rivero Ramallo, presidente de la comunidad Lago del Carmen, en el amazónico municipio de Riberalta, ha movilizado a su comunidad, compuesta por apenas 15 familias, para iniciar las obras de reconstrucción bajo la modalidad de alimentos por trabajo. La comunidad rehabilitará la escuela y reconstruirá las viviendas, pues están conscientes de que ahora la ayuda viene como aliciente a las obras de recuperación.

A la rivera del río, las 15 familias de la comunidad Lago del Carmen se dieron cita para recibir la ración familiar de alimentos que les ayudará a mitigar el hambre durante los próximos 15 días. Cada una recibió del PMA 20 kilos de fideo, 6 kilos de galletas energéticas, 4 latas de sardinas y 2 litros de aceite, junto a 4 bolsas de sal otorgadas por el gobierno municipal de Riberalta. Antes de la inundación se dedicaban a la agricultura y la pesca, pero ambas actividades se vieron interrumpidas por la emergencia, pues la inundación anegó sus cultivos de plátano, yuca y arroz y, por efecto del movimiento de aguas, la pesca se hizo imposible. Aún no han podido volver a sembrar los productos que son base de su alimentación porque no tienen semillas pero, a fin de sobrevivir, muchas familias lograron cultivar sandías y tomates que venderán en el mercado.

Rumbo a la recuperación

La familia de Fátima Aroquipa Curupi, oriunda del Territorio Indígena Multiétnico (TIM) donde conviven los pueblos originarios Trinitario, Yuracaré, Ignaciano, Movima y T’simane, perdió cinco hectáreas de plátano, el monocultivo que les provee sustento. “Aunque volviéramos a sembrar hoy mismo, no tendríamos de qué vivir hasta dentro de un año, que es lo que tarda el plátano en volver a crecer…apenas sembramos sandía y tomates, pero no tenemos semillas para el plátano y todavía estamos preparando la tierra” contó doña Fátima. Como parte del plan de recuperación Patujú del gobierno nacional, estas comunidades recibirán semillas y otros insumos agrícolas del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) que complementarán las actividades de alimentos por trabajo coordinadas con el PMA. “Pero ya no es tiempo de lamentarse”, continuó doña Fátima, “ahora es tiempo de trabajar, porque ya estamos otra vez de pie y tenemos que volver a caminar. Nos paramos con el apoyo que nos brindaron y vamos a seguir avanzando hasta volver a cosechar y nuevamente vivir de nuestro propio trabajo”, sentenció esperanzada.

Un día antes de esta distribución de alimentos, durante una entrega de insumos agrícolas, el presidente Evo Morales ponderó la cooperación del PMA en la primera respuesta a la emergencia, coordinada con el Viceministerio de Defensa Civil (VIDECI). Con esta operación, el PMA logró asistir a unas 15.000 familias indígenas y campesinas en los departamentos de Beni, Pando, La Paz (norte) y Cochabamba (trópico). Además de la asistencia alimentaria, el PMA proveyó asistencia técnica para el diseño y la implementación del plan Patujú en el área de la seguridad alimentaria de pequeños productores. En la actualidad, el PMA desarrolla una evaluación de la seguridad alimentaria en emergencias (ESAE) que determinará el rumbo de las futuras acciones.

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible