Ir al contenido principal

11 mitos sobre la desnutrición en América Latina

PMA - 

•elmercuriodigital ▫ "Es un concepto erróneo frecuente considerar que el hambre y la desnutrición son la misma cosa", dice el PMA. Es cierto que ambas están relacionadas, pero existen diferencias significativas entre las dos. Con la ayuda de la Alianza Mundial para Mejorar la Nutrición (GAIN, por sus siglas en inglés), esperamos poder romper con este concepto. El PMA explica los 11 mitos más comunes y datos sobre cómo el PMA está luchando contra la desnutrición en América Latina.
WFP/Honduras

1. MITO: La desnutrición es lo mismo que el hambre.



HECHO: ¡No es lo mismo! Es un error común pensar que la desnutrición es lo mismo que el hambre. Sin embargo, muchas personas sufren de desnutrición en el mundo aunque coman lo suficiente para sentirse satisfechos. Esto ocurre porque su dieta carece de nutrientes. El PMA aborda este problema implementando la fortificación de alimentos. Por ejemplo, el arroz, principal alimento básico, es fortificado en Panamá. El PMA provee soporte técnico al Gobierno de Panamá para la fortificación del arroz.

2. MITO: La desnutrición significa estar muy delgado



HECHO: ¡Esto no es del todo cierto! Aunque es cierto que muchos bebés y niños desnutridos se encuentran muy bajos de peso, es un error común pensar que la desnutrición está solamente relacionada con estar muy delgado. Los niños necesitan alimentos nutritivos para crecer sanos y fuertes, pero los alimentos con vitaminas y minerales son a menudo más costosos que los alimentos no saludables como los granos o los carbohidratos. Una manera en la que el PMA aborda el problema de la desnutrición infantil es brindando comidas escolares. Una comida escolar al día es un gran incentivo para mandar a los niños a la escuela y permite a los niños concentrarse en sus estudios, y no en sus estómagos vacíos. En Honduras, las comidas escolares incluyen frijoles, vegetales y arroz.

3. MITO: La nutrición de un bebé empieza en su nacimiento.



HECHO: En realidad, ¡la buena nutrición empieza antes del nacimiento de un bebé! El efecto más devastador de la nutrición ocurre en el vientre de la madre, pues el feto puede no desarrollarse correctamente, y durante los primeros años de vida de un niño, esto puede dificultar aún más su desarrollo físico y mental. Esto significa que el mejor tiempo para abordar la desnutrición es durante los primeros 1,000 días de vida, desde la concepción hasta los dos años de edad. En Nicaragua, el PMA brinda a las mujeres embarazadas y en lactancia una provisión de alimentos fortificados, entrenamiento e iniciativas de educación para la comunidad, lo cual contribuye al incremento del nivel de participación en los programas preventivos de salud y aumenta su conocimiento sobre la nutrición.

4. MITO:Las consecuencias de la desnutrición están relacionadas solamente con la salud.



HECHO: La desnutrición tiene un efecto severo en la salud, pero también en la calidad de vida de las personas. ¿Puedes creer que los adultos que sufrieron de desnutrición en su niñez ganan 20 por ciento menos en promedio que los que no? Adicionalmente, los niños desnutridos tienen menos posibilidades de tener un buen rendimiento escolar, tienen un estatus económico más bajo como adultos y son más vulnerables a la desnutrición durante la adultez. El rol del PMA previniendo los retrasos de crecimiento empieza por asegurar una nutrición suplementaria adecuada, promoviendo actividades sensibles a la nutrición y por fortalecer la capacidad de los gobiernos nacionales de crear políticas para luchar contra el retraso en el crecimiento.

5. MITO: La desnutrición sólo afecta a los individuos.



HECHO: La desnutrición tiene graves consecuencias que a menudo son subestimadas. Puede tener consecuencias en las tasas de mortalidad, productividad, crecimiento económico y atrapa a los países en un círculo de pobreza. Para evitar que haya una tasa de desnutrición aún más alta después de un desastre, cuando a la gente no le queda nada, el PMA distribuye alimentos nutritivos especializados. Este año, el PMA en Bolivia distribuyó galletas fortificadas, las cuales se pueden distribuir fácilmente y mejoran los niveles de nutrición rápidamente.

6. MITO: La desnutrición es solamente niños muriendo de hambre en África.


HECHO: A menudo nos presentan imágenes de niños con hambre en África, y si bien es cierto que muchos países de África sufren los efectos de la desnutrición no podemos olvidarnos de los niños en otras partes del mundo. Según el mapa del Hambre Mundial del PMA, en Haití está desnutrida el 44,5 por ciento de la población.

7. MITO: La desnutrición no es tan seria como otras enfermedades en el mundo.



HECHO: ¡La desnutrición es el principal riesgo para la salud en todo el mundo! También se asocia con el 11 por ciento de todas las enfermedades en el mundo. Además, el 50 por ciento de todas las muertes infantiles son atribuidas a la desnutrición. Cada año, a causa de la desnutrición, mueren  3,5 millones de niños menores de cinco años y son afectados cientos de miles de mentes en crecimiento. Para romper este ciclo, el PMA en Ecuador trabaja de varias maneras, tales como distribución de comidas escolares, raciones de alimentos, compras a los pequeños agricultores, empoderamiento de la mujer y la educación nutricional.

8. MITO: La desnutrición y el VIH no están relacionados.



HECHO: De hecho, ¡sí qué lo están! Una buena nutrición ayuda a prolongar la vida de aquellos que sufren de VIH. Las personas con VIH pueden experimentar falta de apetito, dificultad para ingerir alimentos, y una mala absorción de nutrientes. Estos síntomas potenciales hacen que sea aún más difícil para el cuerpo humano luchar contra el virus. Al inicio de 2010, el PMA comenzó un proyecto en Bolivia con el objetivo principal de apoyar más de 650 personas que viven con el virus del VIH mediante la distribución de una canasta de alimentos por mes. La canasta incluía arroz, aceite vegetal, granos de soja y sal.

9. MITO: Es fácil obtener todos los nutrientes que necesitas con alimentos.



HECHO: Sí, es posible, pero por desgracia, no siempre es el caso que la gente coma de tal manera que se obtengan todas las vitaminas y minerales de los alimentos. Las vitaminas y minerales esenciales en la dieta son vitales para aumentar la inmunidad y un desarrollo saludable. Si usted come solamente los alimentos más ricos en nutrientes y tiene una dieta bien balanceada, usted podría obtener todos los nutrientes que necesita de los alimentos. En 2004, el Programa Mundial de Alimentos en el Perú inició un proyecto piloto para combatir la anemia. Más de 1,000 madres de la comunidad participaron y recibieron entrenamiento nutricional y un libro de cocina con recetas ricas en hierro, económicas y fáciles de hacer.

10. MITO: La anemia no se puede curar.



HECHO: En realidad, ¡la mayoría de tipos de anemia pueden ser curados! La anemia es un problema mundial de salud pública a menudo asociado con la deficiencia de hierro. La anemia puede ser revertida. En respuesta a este problema de salud pública, el Gobierno de Cuba ha puesto en marcha una iniciativa de micronutrientes en polvo, con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

11. MITO: Los alimentos fortificados son OGM



HECHO: En realidad no tienen nada que ver con los OGM. Los alimentos fortificados aumentan los niveles de energía y aportan micronutrientes y macronutrientes, necesarios para el crecimiento y para la salud, con el fin de prevenir o tratar la desnutrición. Desde 1976, Colombia ha entregado un Super Cereal llamado Bienestarina.

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible