Ir al contenido principal

Una familia halla un tesoro español de 300 años hundido frente a Florida

Se trata de un relicario de filigrana en oro de hace 300 años perteneciente a curas españoles

•elmercuriodigital ▫ Una familia de buceadores de Sanford, Florida, descubrió un tesoro hundido en un pecio. Se trata de un relicario de filigrana en oro de hace 300 años perteneciente a curas españoles y que formaba parte del tesoro de un galeón español del siglo XVIII hundido en la costa este del estado.

Rick, Eric y Lisa Schmitt lo encontraron en la costa de Fort Pierce, en el condado de St.Lucie. El relicario finamente labrado en oro procede de alguno de los once galeones de la Flota Española que naufragaron el 31 de julio de 1715 en esa zona a causa del impacto de un huracán.

La familia Schmitt señaló que se trata de la segunda pieza que encuentran en esa zona, ya que en 2013 hallaron una cadena de oro de 15 metros de largo y numerosas monedas de oro valuadas en 500,000 dólares.

El relicario fue realizado entre finales del siglo XVII y principios del XVIII.

La Flota Española de 1715 zarpó desde La Habana, Cuba, rumbo a España cargada de oro para la Corona, pero once naves se hundieron en las costas de Florida, debido a un huracán.

La historia de Florida abunda en tesoros enterrados de los piratas, de los indios nativos y de los galeones españoles hundidos. Oro, plata, piedras preciosas y otras reliquias de los naufragios están enterrados en las costas de Florida, y hoy en día todavía se pueden encontrar tesoros enterrados en sus playas. Los que son encontrados en cualquier playa de Florida pueden ser reclamados, siempre y cuando no se localicen en los terrenos de un parque estatal, dentro de una playa privada o en el agua. Solamente los buscadores de tesoros con licencia pueden reclamar los que se encuentran en las aguas de Florida.


Barbara Liston, Orlando EEUU (Reuters) - Una familia de Florida que buscaba un tesoro hundido en un pecio finalmente encontró un relicario de filigrana en oro de hace 300 años perteneciente a curas españoles, dijeron el martes responsables.

Eric Schmitt, un cazatesoros profesional, estaba realizando búsquedas con sus padres cuando encontró el abollado y cuadriforme ornato en un viaje de vacaciones para buscar objetos en el pecio de un convoy de 11 barcos que se hundieron en 1715 durante un huracán frente a la costa este de Florida.

Tras el descubrimiento realizado el mes pasado, un equipo de historiadores españoles dijeron que la pieza encajaba con otro objeto recuperado hace 25 años. Formaba parte de un píxide, que se llevaba en una cadena alrededor del cuello de un sacerdote para realizar la eucaristía. Se desconoce su valor.

"No tiene precio, es único", dijo Brent Brisben, director de operaciones de 1715 Fleet – Queens Jewels, que posee los derechos del pecio, localizado a 4,5 metros de profundidad en el Atlántico.

Schmitt, que vive cerca de Orlando, descubrió el año pasado monedas de oro y cadenas por valor de 300.000 dólares en el mismo pecio, dijo Brisben. Los padres de Schmitt han buscado tesoros hundidos como una afición desde hace una década.

Por ley, el tesoro se pondrá bajo custodia del tribunal de distrito del sur de Florida, dijo Brisben. El estado de Florida podría tomar posesión de hasta el 20 por ciento del hallazgo. El resto se repartirá entre la empresa de Brisben y la familia Schmitt.


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible