Ir al contenido principal

Abu Abed,: "Estamos vivos, ¡es asombroso!"

GAZA - 

•elmercuriodigital ▫ Testimonio del Dr. Abu Abed, coordinador médico del equipo de MSF en Gaza.
Sala de emergencias del hospital d
e Al Shifa, en Gaza.
© Cosimo Le Quaglie/MSF

“El 26 de agosto de 2014 volví a nacer. Es el día de mi nacimiento – y también el de mi esposa e hijos. Estamos vivos, ¡es asombroso!" En Gaza, ha vuelto la vida. La gente camina por las calles, se abrazan unos a otros, todo el mundo está sonriendo. En todos lados la gente está diciendo: “Gracias a Dios estamos vivos”. En la clínica de Médicos Sin Fronteras, hasta los pacientes que vienen por atención después de sus intervenciones quirúrgicas están sonriendo.
Ahora podemos volver a respirar. Ayer Gaza era un pueblo fantasma, las calles estaban desiertas. Los israelíes bombardeaban edificios. Todo el tiempo nos estábamos preguntando: “¿qué edificio será el próximo que bombardeen… y cuándo?”. El edificio donde vivían algunos amigos míos fue bombardeado. Pudieron salir de su apartamento justo a tiempo, pero perdieron todo. Absolutamente todo: eso quiere decir la taza en la que uno toma el té o la almohada sobre la que duerme en la noche.
Por primera vez, ayer no fui a trabajar a la clínica de MSF. Me sentía como un zombi. Mi esposa y mis hijos también estaban en un estado de depresión. No comí nada en todo el día, sólo tomé café. Había perdido toda esperanza. Era simplemente demasiado.
Cuando escuchamos las noticias del cese al fuego, lloré. Y mi esposa lloró también. Mi hija de cinco años saltaba como loca, gritando “la guerra se terminó, celebremos el fin de la guerra”. Pero mis hijos no reaccionaron en absoluto al principio – no podían creer que finalmente había sucedido hasta que pudieron dormir en sus propias camas. Hoy, los niños pueden jugar de nuevo en el jardín, pueden salir afuera y ver gente nuevamente.
Hoy, la gente está saliendo de sus casas y haciendo cosas normales. Estarán felices por tres o cuatro días, tal vez. Después de eso empezarán a ver todas las casas que han sido demolidas, todo lo que ha sido destruido. No hay electricidad durante la mayor parte del tiempo, y el agua es un problema. Verán que hay mucho por hacer, y puede que se depriman nuevamente.
Normalmente el año escolar habría empezado esta semana. Nadie sabe cuándo van a poder reabrirse las escuelas, ya que mucha gente que ha perdido su casa ha buscado refugio en las escuelas. Algunas escuelas también fueron bombardeadas. La otra cosa es que, en mi opinión, los niños necesitan un descanso. Durante siete semanas, ha habido disparos, bombas, muerte y heridos. Ha sido el infierno. Va a tomar tiempo olvidarlo, para que nuestros niños puedan readaptarse. Sólo espero que no comience todo de nuevo.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible