Ir al contenido principal

Ira en España y Portugal: corrupción y austeridad

Iberia corruption, austerity fuel anger at leaders

•elmercuriodigital BARRY HATTON ASSOCIATED PRESS.- La ciudadanía está que echa humo en España por las historias de cuentas secretas de políticos. En Portugal la gente está horrorizada de que un antiguo primer ministro haya sido arrestado en espera de un posible juicio por corrupción. En ambos países afectados por la austeridad, las revelaciones cada vez más frecuentes de corrupción en la clase política están impulsando el surgimiento de nuevos partidos que sacan provecho de la frustración de los electores, mediante un mensaje de cambio.

La artista callejera Marta Faría, de 32 años, se ajusta la peluca antes de una presentación en el centro de Lisboa, en una foto del jueves 27 de noviembre de 2014. Y en momentos que la península ibérica todavía siente los efectos de la crisis europea de la deuda, la situación económica y cívica están listas para impulsar un cambio en el panorama político, al igual que ha sucedido en Italia y Grecia. FRANCISCO SECO FOTO AP 

En momentos que la península ibérica todavía siente los efectos de la crisis europea de la deuda, la situación económica y cívica están listas para impulsar un cambio en el panorama político, al igual que ha sucedido en Italia y Grecia.

"La naturaleza de todos los políticos es corrupta", dijo Kerian Jiménez, estudiante de 24 años de Madrid. "Y como siempre es la gente normal la que sale perdiendo".

José Sócrates, primer ministro centroizquierdista de Portugal entre 2005 y 2011, fue enviado a prisión la semana pasada mientras la policía profundiza su investigación de supuestas actividades de lavado de dinero y fraude fiscales, en que el ex líder enfrenta una sentencia máxima de 21 años. Es el tercer escándalo de grandes proporciones en cuatro meses que involucra a la elite política y económica del país.

La renuncia de la ministra de Salud de España la semana pasada después que un juez dijo que se benefició financieramente de un supuesto fondo secreto hizo que el presidente centroderechista del gobierno español, Mariano Rajoy, hablara del asunto el jueves en el Parlamento. "La corrupción es un problema", reconoció Rajoy, cabeza del gobernante Partido Popular. Las informaciones de casos nuevos de corrupción se han convertido en "el pan de cada día de los españoles".

Con la promesa de leyes más estrictas y castigar a los culpables, Rajoy insistió en que "la mayoría de los políticos son personas decentes", pero muchos españoles no aceptaron esa afirmación, especialmente en momentos que un juez ha identificado más de 40 personas, entre ellas tres ex tesoreros del Partido Popular y la saliente ministra de Salud, en el caso de supuesta financiación ilegal al partido de Rajoy.

En medio de la difícil situación económica y ante la desacreditación de los líderes, la posibilidad de que españoles y portugueses cambien sus lealtades políticas es real.

En España, que ha soportado dos períodos de recesión entre 2009 y 2013 y donde el desempleo ronda el 24%, al partido izquierdista de base "Podemos" amenaza con cambiar radicalmente el centro de gravedad político. Una encuesta de intención de voto publicada este mes por el diario El Mundo dijo que por primera vez Podemos pudiera tomar el primer lugar con aproximadamente 28% del voto nacional, contra aproximadamente 26% del Partido Popular y 20% de la principal organización opositora, el partido Socialista.

"Se siente el cambio en el aire", dijo Iñigo Errejón, uno de los fundadores de Podemos.

Nuevos partidos y grupos que prometen una nueva forma de hacer las cosas en limpio están surgiendo también en el vecino Portugal. Entre ellos está Juntos Podemos, que el jueves realizó su primera conferencia de prensa al otro lado de la calle del Consejo para la Prevención de la Corrupción, una institución gubernamental.

Sin embargo, estos problemas no afectan solo a España y Portugal. Una encuesta de la Unión Europea sobre la percepción pública de la corrupción, publicada en febrero, identificó que casi 60% de los entrevistados en la EU creen que el soborno y el abuso de poder para beneficio personal están extendidos entre los partidos políticos. La corrupción afecta a los 28 países de la UE y le cuesta al bloque unos 120.000 millones de euros (150.000 millones de dólares) al año, informó la Comisión Europea.

España y Portugal celebrarán elecciones el próximo año.

Antonio Costa Pinto, del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa, dice que los escándalos de corrupción han profundizado la desconfianza en los políticos y generado una opinión de "ellos contra nosotros". Eso, unido a la feroz austeridad, "agravará la sensación de injusticia" y alimentará el surgimiento de partidos populistas, dijo.


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible