Ir al contenido principal

Fuera de peligro pero lejos de casa

elmercuriodigital ▫ A Claudia la sacaron de Ciudad Serdán envuelta en una cobija dentro del portaequipajes de un automóvil y se la llevaron casi 300 kilómetros lejos de su casa, simplemente porque no quiso “cooperar” con el alcalde del lugar. Cuando salió del maletero estaba a salvo en la Ciudad de México.

©Carlos Eduardo Neira Acevedo



Rodrigo Caballero (@RodCaballero). RNW.- Raúl Zárate Mata, el ex-presidente municipal de Ciudad Serdán, se había reunido con Claudia semanas antes de que entrara en la cajuela del auto. La mandó llamar una noche, “bájale, te vas a meter en problemas graves”, le advirtió.

El presidente municipal y Claudia se conocían, ella era una de las principales locutoras de radio en la zona y amiga de su esposa. Ahora sus días de comunicadora tenía los minutos contados.

Ciudad Serdán, una pequeña comunidad de Puebla cercana al Estado de Veracruz, colinda con el municipio de Tlachichuca, otro poblado cuyo presidente municipal era Jonathan Collantes Cabañas, el hombre que había pedido a Raúl Zárate hacerle una advertencia a Claudia.

Cabañas ha sido acusado por corrupción. En 2011 lo investigaron por haber lavado 6 millones de pesos supuestamente para campañas políticas del Partido Acción Nacional (PAN).

Sus propios regidores aseguran que los obligaba a firmar contratos de obras públicas que nunca existieron y él se quedaba con el dinero.

Corruptelas de éste tipo fueron denunciadas por periodistas, pobladores y activistas como Socorro Islas; Socorro había investigado cómo el gobierno municipal de Cabañas entregaba fertilizante rebajado con arena y sorgo a los pobladores. “Para cuando les llegaba…, eso ya no era fertilizante”, denunció públicamente en el programa radiofónico de Claudia Martínez Sánchez.

En una oportunidad, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, visitó Tlachichuca y Socorro Islas estaba lista para encararlo y presentarle las pruebas de la corrupción del presidente municipal, pero Jonathan Cabañas tenía otros planes.

Socorro fue detenida en el acto y encarcelada en los separos del Ministerio Público; dice que el alcalde dio la orden de desaparecerla, sin embargo, ella había escondido entre su ropa su teléfono celular y llamó a la única locutora que conocía sus denuncias. Antes de hablar con Claudia ya la habían golpeado y tenía miedo de que cumplieran la orden del presidente municipal.

En cuanto supo su situación Claudia llamó a cada periodista interesado en difundir la historia, al Congreso del Estado de Puebla y a los activistas del lugar. En menos de tres horas Socorro salió de la cárcel. Claudia dice que valió la pena verla libre, aunque no sin consecuencias.

Días después el alcalde de Ciudad Serdán y Claudia Sánchez se reunieron. Ella asegura que “está enfermo”, que los doctores de la fiscalía le dijeron que tenía tendencias psicópatas. A pesar de la advertencia, volvió a Ciudad Serdán para la transmisión habitual que hacía en vivo. Cuando llegó al pueblo, se enteró que la familia que la hospedaba había sido amenazada. Si lo volvían a hacer los iban a matar, le dijeron. Entonces llamaron un taxi, la envolvieron entre cobijas y la metieron en la cajuela. No salió hasta que llegó a la Ciudad de México.

La comunicadora formaba parte de los 280 mil desplazados por la violencia que tiene México desde 2006, según el Centro de Vigilancia de Desplazados Internos (IDMC, por sus siglas en inglés). Tan sólo en 2014 hubo 9 mil desplazados y en 2012 –el año en que Claudia salió de Puebla-, casi 6 mil dejaron sus hogares para huir de la violencia.

Apenas un mes atrás ambos alcaldes dejaron sus cargos, pero Claudia dice que todavía tienen “influencias” y que nunca más volvería para conducir un programa de radio. Ahora Claudia se dedica al activismo, se encarga de recopilar cifras y testimonios de periodistas poblanos que fueron amenazados, agredidos o desplazados en Puebla.

Trabaja codo a codo con organizaciones como Artículo 19 y documenta historias como la propia. Asegura que 149 reporteros sufrieron ataques similares desde que Rafael Moreno Valle asumió el cargo de gobernador el 1 de febrero de 2011. La mayoría de los reporteros desplazados por la violencia busca refugio en la Ciudad de México. De hecho, en 2012 llegaron al DF al igual que Claudia otros 17 comunicadores.

“Los periodistas estamos muy mal, nos interesa la opinión del extranjero porque nos están llevando al matadero, no sabes la situación de los reporteros en Puebla”, denuncia Claudia. Quiere que sus palabras se escuchen en nombre de todos los periodistas poblanos. Eleva la voz por ellos, como lo hizo con Socorro, para evitar que desapareciera por orden de un alcalde psicópata.

https://eltoque.com/texto/fuera-de-peligro-pero-lejos-de-casa


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible