Ir al contenido principal

El empeoramiento de las condiciones climatológicas provoca más tragedias en las islas del Egeo

ISLA DE LESBOS, Grecia (ACNUR) - Al menos 15 personas han muerto, varias de ellas menores, y otras 38 han desaparecido en cinco incidentes con embarcaciones de traficantes que transportaban a cientos de refugiados e inmigrantes a través del canal entre Turquía y Grecia, en medio de fuertes vientos.

© ACNUR/ I.Priclett



En el incidente más grave, acaecido en la noche del miércoles, una barcaza de madera que, según explicaron los pasajeros transportaba al menos 300 personas, se hundió junto a la costa norte de la isla de Lesbos a causa del fuerte viento. La Guardia Costera Griega informó del rescate de 242 personas de la embarcación afectada y las autoridades confirmaron siete muertes. Durante la jornada del jueves, las autoridades griegas y ACNUR estuvieron tratando de elaborar una lista de supervivientes y personas desaparecidas, e intentaron localizar a los padres de varios niños hospitalizados. Llegado el mediodía, unas 34 personas desaparecidas habían sido identificadas además de otras cuatro que desaparecieron en otros incidentes del miércoles.

Al menos 15 menores, de edades comprendidas entre tres meses y diez años, tuvieron que ser ingresados en hospitales de la isla a causa de hipotermia grave. Tres de ellos, dos niñas de dos años y un bebé de tres meses, fueron derivados a un hospital infantil en Atenas. En la mañana del jueves, ambas niñas de dos años seguían en cuidados intensivos y el bebé permanecía en la unidad de pediatría.

La búsqueda de supervivientes del naufragio continuó el jueves, pero a mediodía todavía no se había recibido noticias de rescate alguno. Este naufragio fue uno de los cinco incidentes graves que tuvieron lugar el miércoles y provocó nuevos llamamientos de ayuda en las islas del Egeo oriental.

“Durante las últimas semanas hemos estado advirtiendo de que la ya complicada situación podría empeorar si los refugiados e inmigrantes continúan, en su desesperación, recurriendo a traficantes que los embarcan a pesar del empeoramiento de las condiciones climatológicas”, declaró Alessandra Morelli, Coordinadora Jefe de ACNUR para las Operaciones de Emergencia en Grecia. “Nuestros temores se han hecho realidad. Vemos casi a diario como mueren en su intento de alcanzar Europa niños, padres, ancianos y jóvenes”.

Teniendo en cuenta las malas condiciones climatológicas, Morelli explicó que hay una necesidad imperiosa de reforzar las capacidades de búsqueda y rescate en la zona, donde embarcaciones de Grecia, Turquía y otros países europeos ya han rescatado a decenas de miles de personas en lo que va de año. Sólo en la jornada del miércoles, se rescató al menos a 630 personas en aguas griegas. Durante la cumbre de Estados afectados por la afluencia de refugiados e inmigrantes a través de Grecia y los Balcanes Occidentales que tuvo lugar el domingo, se hizo un llamamiento para ampliar la operación marítima conjunta Poseidón en el Egeo oriental, especialmente la presencia de Frontex, la agencia de la UE para fronteras exteriores. ACNUR agradeció este llamamiento que hace falta para salvar más vidas.

Desde el 1 de enero, unas 570.000 personas han llegado a las islas griegas desde Turquía, la mayoría de ellos en pequeños botes hinchables en los que los traficantes pueden llegar a meter a 50 personas o más, a un coste de entre 1.100 y 1.400 euros por persona. No obstante, en las últimas semanas, los refugiados han informado de que los traficantes están ofreciendo “descuentos” de hasta el 50 por ciento por hacer el viaje en estos botes con malas condiciones climatológicas. Como consecuencia, se ha registrado un significativo aumento de operaciones de rescate, así como de víctimas. Al menos 202 personas han muerto o desaparecido este año en aguas griegas, 102 de ellas en lo que va de mes. Las autoridades turcas han informado de al menos 159 personas han muerto o desparecido en sus aguas desde enero 2015.

A medida que el tiempo va empeorando, los refugiados recién llegados informan de que los traficantes en Turquía buscan barcos más grandes, del estilo del que naufragó el miércoles, que puedan transportar a cientos de personas y por los que puedan cobrar entre 1.800 y 2.500 euros por pasajero.

ACNUR y sus socios se han coordinado con las autoridades griegas para ofrecer atención de seguimiento a los supervivientes, lo que incluye ayuda psicosocial para aquellos que han perdido familiares, transporte, mantas, cobijo y asistencia médica.






•elmercuriodigital• 

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible