Ir al contenido principal

Greenpeace pide la protección urgente del Ártico tras el peor registro histórico de hielo invernal

Greenpeace reclamó este martes que se proteja el océano Ártico después de que la extensión máxima del hielo marino de este océano ha alcanzado un nuevo mínimo histórico por segundo invierno consecutivo desde que en 1979 comenzaran los registros por satélite, con 14,52 millones de kilómetros cuadrados el pasado 24 de marzo, lo que supone 13.000 kilómetros cuadrados menos que el anterior récord más bajo, que databa del 25 de febrero del año pasado.






Miriam Atanes.- Después de 13 años perdiendo extensión, por segundo año consecutivo, el hielo marino Ártico alcanza su extensión mínima histórica en invierno, un récord histórico triste y muy preocupante ya que hace que el océano Ártico sea más accesible a actividades destructivas como la extracción de petróleo o la pesca comercial de arrastre. Es urgente y necesario la protección de esta área, que a pesar de su enorme importancia, sigue siendo el océano más desprotegido del planeta.


El año 2015 ya fue el año más caluroso jamás registrado, observándose, según el NSIDC (Centro Nacional Norteamericano de Datos de Nieve y Hielo, según sus siglas en inglés), desde 2 hasta 6ºC por encima de la media en las regiones Árticas, debido en parte a la quema de combustibles fósiles. El hielo marino Ártico alcanza su máximo esplendor a finales de invierno, empezando a crecer en los meses de otoño. Este 24 de marzo, tras los meses invernales, cuando debería tener la extensión más grande, se ha notado una pérdida, respecto al 2015, de alrededor de 13.000 km2.

Esta semana los gobiernos de todo el mundo se están reuniendo en Nueva York para que Naciones Unidas redacte un nuevo tratado que desarrolle la protección de las aguas internacionales, como las que rodean al polo norte. Este tratado podría ser una herramienta importante para la protección del océano Ártico, junto con la creación de un Santuario en el alto Ártico, que impedirían actividades tan dañinas como la extracción de petróleo, la pesca de arrastre, así como cualquier otra actividad que dañase este ecosistema.

La importancia del Ártico está reconocida internacionalmente. Ya hemos conseguido el respaldo científico para que se cree el Área Marina Protegida, ahora sólo se necesita que los estados miembros de OSPAR asuman sus responsabilidades y tomen la decisión correcta. Más de 7 millones y medio de personas ya han firmado la petición de Greenpeace para salvar el Ártico y estarán atentos a lo que pase en la próxima reunión de OSPAR.




•elmercuriodigital• 

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible