Ir al contenido principal

SUDÁN DEL SUR. La inseguridad alimentaria empuja a más personas a desplazarse hacia Sudán



© ACNUR/ R.Nuri
La raíz de una palmera es todo lo que esta mujer sursudanesa desplazada ha conseguido para comer.

GINEBRA.- El ACNUR está preocupado por el creciente número de sursudaneses que huyen a Sudán debido al aumento de la inseguridad alimentaria causada por el actual conflicto y el deterioro de las condiciones económicas. El agravamiento de la inseguridad alimentaria y el creciente malestar en algunas partes de Sudán del Sur, especialmente en los estados del noroeste como Bar el Gazal del Norte y Warab, han provocado que unas 38.000 personas hayan huido hacia los estados de Darfur del Este y Darfur del Sur desde finales de enero. El ACNUR teme que la situación pueda empeorar rápidamente ya que la situación nutricional en el Alto Nilo, Warab y Bar el Gazal se agrava cada vez más.

La Comisión de Ayuda Humanitaria del gobierno de Sudán informó de la llegada de 2328 sursudaneses a El Meiram y 2520 a Kharasana, en el estado de Kordofán del Oeste. Estas nuevas llegadas, que pueden estar insuficientemente contabilizadas, han llegado a Sudán en mal estado de salud, muchos de ellos arriesgaron sus vidas en el camino. Necesitan ayuda humanitaria, incluyendo alimentos, agua, artículos de primera necesidad, mecanismos de prevención y respuesta a la VSG, y para la reunificación familiar. El ACNUR lideró una misión a la ciudad de El Meiram del 20 al 21 de marzo para evaluar el nivel y la naturaleza de las necesidades. En Darfur del Este, un promedio de 500 sursudaneses –o 100 hogares– han estado llegando cada día, alcanzando la cifra de más de 150 familias la semana pasada, lo que hace un total de 35.234 a fecha de 23 de marzo, y se espera que lleguen más en los próximos días.

Estas personas se han instalado principalmente en el campamento para desplazados internos de Khor Omer, y grupos más pequeños han llegado a los pueblos de Adila, Bahr Alara, Asalaya, Abu Karinka y Abu Jabra. La situación es desesperada, la mayoría de los recién llegados han viajado hasta por 4 semanas para llegar a Khor Omer, cargando algunos objetos personales y con una urgente necesidad de ayuda humanitaria. El ACNUR coordinará, junto con OCHA (Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios), la respuesta humanitaria global, que se centra en las áreas de protección, salud pública y nutrición, saneamiento, artículos de primera necesidad, prevención y respuesta a la VSG, así como la protección de los niños. El ACNUR también está promoviendo el acceso directo a Darfur del Este para reforzar la respuesta.

En Darfur del Sur se registraron más de 2000 nuevas llegadas al campamento de Beliel. Muchos de ellos llegaron sin documentos de identificación y necesitan asistencia humanitaria, en particular alimentos y artículos de higiene como bidones y jabón. Muchos niños han sido separados de sus familias. La semana pasada el ACNUR lideró una misión interinstitucional para la evaluación de necesidades con el fin de determinar tanto las necesidades de los recién llegados como de las comunidades de acogida que se encuentran sobrecargadas ya que cada hogar está alojando de 25 a 35 personas más. La evaluación indica que los refugiados han sufrido situaciones de inseguridad durante su camino a Sudán, que ahora están viviendo en condiciones de hacinamiento y que muchos de ellos están enfermos y necesitan atención médica.

El conflicto en Sudán del Sur, que estalló en diciembre de 2013, ha desembocado en una de las mayores emergencias humanitarias del mundo, en la que 2,3 millones de personas han sido forzadas a huir de sus hogares, 678.000 de ellas han cruzado las fronteras y 1,69 millones están desplazadas en el país. El aumento de la inseguridad alimentaria y el conflicto en curso están obligando a cada vez más personas de Sudán del Sur a huir –ya sea a través de las fronteras como dentro del país. Estas personas hacen parte de los 2,8 millones de personas de Sudán del Sur que oficialmente están bajo una situación de “crisis” o “emergencia” de inseguridad alimentaria, según la clasificación de FEWSNET, la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna.

Con el rápido aumento del número de sursudaneses que huyen de su país, al ACNUR le preocupa seriamente que el Plan de Respuesta Regional para los Refugiados de Sudán del Sur de 2016 que cubre los programas para refugiados en los países vecinos, dirigido por el ACNUR y otros 39 socios, tiene únicamente el 3% de financiación. Esto hace que muchas actividades vitales, como provisión de agua potable, servicios de saneamiento y salud, alimentos y albergue tengan una grave insuficiencia de fondos.

ACNUR








•elmercuriodigital• 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible