Ir al contenido principal

Venezuela se moviliza en el cierre de la campaña de la Asamblea Constituyente

Confirman el fracaso del paro cívico opositor de 48 horas

Desde abril, la oposición en Venezuela ha promovido manifestaciones violentas para desestabilizar al Gobierno de Nicolás Maduro y amenaza con impedir el derecho al sufragio el próximo domingo

Ante la escalada de violencia en el país, el presidente Maduro convocó a la Asamblea Constituyente. Con ella buscan garantizar justicia para las víctimas de la violencia política, así como crear leyes para el control de la especulación y otros delitos

El embajador de Venezuela pide a España que condene el "terrorismo" de la oposición y la acusa de "doble rasero"

Nicolás Maduro: "Mi mayor error ha sido subestimar la capacidad de daño de la oposición" 

Foto AVN
La izquierda española muestra su apoyo a la Constituyente

El Gobierno legítimo de Venezuela denuncia un nuevo intento de golpe de Estado



El pueblo venezolano sale este jueves a la avenida Bolívar de la capital Caracas, para apoyar el cierre de campaña en cara a las próximas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), prevista a realizarse este domingo 30 de julio.

Una megamarcha de venezolanos que apoyan la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) se despliega hoy en cuatro importantes arterias de esta capital, para reafirmar su apoyo a la paz y a la búsqueda de un diálogo nacional.

El jefe del Comando Constituyente Zamora 200, Héctor Rodríguez, afirmó que la campaña fue intensa. 'Todos los jefes de comunidades, de las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez, los Círculos de Lucha Popular y las organizaciones sociales se desplegaron casa por casa para llevar un mensaje de paz'.

'El domingo 30 de julio -agregó Rodríguez- vamos a dar una respuesta contundente como la dimos el 16 (cuando se realizó el ensayo electoral constituyente) porque la gran mayoría del pueblo venezolano, no quiere odio ni violencia, sino que quiere alcanzar la paz, el diálogo y trabajar por la patria'.

El dirigente socialista expresó además que, 'mientras la derecha nacional pretende sembrar el miedo en los venezolanos, el pueblo está dispuesto a ejercer su derecho al voto en los comicios por la ANC'.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, desde el Palacio de Miraflores, invitó al pueblo venezolano a que asista a la concentración en respaldo a los comicios para elegir a los encargados de redactar las modificaciones a la Carta Magna de acuerdo con las propuestas de la sociedad.

Maduro invitó a que toda Venezuela acuda a la avenida Bolívar: "Vamos a hacer un acto maravilloso de reafirmación de la paz con la Constituyente. Preparándonos para la paz".


Asimismo, el mandatario a través de su cuenta en Facebook indicó que las bases de la Revolución Bolivariana ya están desplegadas por todo el país, con el fin de movilizar a ciudadanas y ciudadanos para que puedan ejercer este domingo su voto sin ninguna amenaza.

Desde abril, la oposición en Venezuela ha promovido manifestaciones violentas para desestabilizar al Gobierno de Nicolás Maduro y amenaza con impedir el derecho al sufragio el próximo domingo.

Ante la escalada de violencia en el país, el presidente Maduro convocó a la Asamblea Constituyente. Con ella buscan garantizar justicia para las víctimas de la violencia política, así como crear leyes para el control de la especulación y otros delitos.

FRACASO DEL PARO
El titular de la Federación del Transporte de Venezuela, Francisco Torrealba, confirmó hoy el fracaso del paro cívico de 48 horas de la opositora Mesa de la unidad Democrática(MUD), como parte de su plan para derrocar al presidente Nicolás Maduro.
'A esta hora hay un pueblo activo que quiere trabajar por una Venezuela productiva y soberana, por lo que es un fracaso inminente el llamado de la MUD a paralizar el país', indicó el funcionario al diario Últimas Noticias.
Torrealba afirmó que en el segundo día de la convocatoria opositora contra la Asamblea Nacional Constituyente(ANC) el transporte público se encuentra activado y dispuesto para todo el pueblo venezolano.

'Existe total normalidad en el sistema de transporte público y las 48 estaciones del Metro de Caracas', ratificó.

Al respecto afirmó que los venezolanos no detendrán el país para complacer a un grupo de 'vagos', que no desean trabajar.

No obstante, reconoció que desde muy temprano se observó en varias zonas de la capital, fundamentalmente del este, a un número reducido de personas que colocaron barricadas para impedir el libre tránsito de los residentes de esos sitios.

Las zonas afectadas por los ilegales cierres de vías, denominados trancazos, son controladas por la mayoría opositora, en los distritos capitalinos (parroquias) El Valle y Bello Monte; San Diego y Los Palos Grandes, del Estado Miranda, según tuits de seguidores y líderes de la derecha.

En el resto del país, salvo en algunas pocas ciudades del interior, los venezolanos asisten a sus actividades laborales y de estudio de manera habitual, de acuerdo con reportes de la prensa venezolana.

Al respecto, el presidente del Sindicato del Metro de Caracas, Edison Alvarado, señaló que el sistema subterráneo se encuentra cien por ciento operativo, pese a los sabotajes por parte de grupos violentos, afines a la derecha.

ESPAÑA
El embajador de Venezuela en España, Mario Isea, ha tachado de "inaudito" que el Gobierno español no haya condenado lo que ha calificado de "violencia terrorista" por parte de la oposición, y lo ha acusado de mantener un "doble rasero".

Según ha dicho, así se lo trasladó este miércoles al secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores, Fernando García Casas, con quien se reunió en el Ministerio. Isea ha remarcado que la reunión se produjo a petición venezolana y no fue una convocatoria de Exteriores.

"Hay un doble rasero, se combate el terrorismo en un sitio y en otros se alienta por acción u omisión", ha dicho mientras mostraba una sucesión de fotografías de escenas de violencia. Isea ha culpado a la oposición de "linchamientos" y de "más de 23 personas quemadas vivas". "Algunas incluso se autoincendiaron", ha afirmado. También ha acusado a los opositores de amenazar a comerciantes para que secundasen el paro convocado para este miércoles y jueves.

Preguntado por las peticiones que le transmitió García Casas, y en concreto por la liberación de los presos políticos, ha respondido que en Venezuela "no hay presos políticos", sino algunos "políticos enjuiciados por promover la violencia, en algunos casos llegando al extremo de acciones terroristas" y eso "sigue su debido proceso".

Isea ha subrayado que su Gobierno rechaza la "injerencia" de quienes pretenden decirles cómo deben "realizar los procesos en Venezuela" o que no se celebre "un proyecto que está contemplado en la Constitución", en alusión a las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente convocadas para el próximo domingo.

PRESIONES "INJERENCISTAS"

En rueda de prensa, Isea ha criticado la "presión internacional, por la vía de amenazas y presiones injerencistas", y ha dejado claro que todas ellas son "en vano" y que la Constituyente se va a celebrar "por decisión mayoritaria de la gente, que no quiere violencia y no quiere intervención extrajera".

En su opinión, las posiciones del ministro español, Alfonso Dastis; la representante de la UE, Federica Mogherini y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, responden al "mismo marco intervencionista y fracasarán".

En este contexto, ha admitido que la relación entre Venezuela y España no son tan buenas como él querría --"no son las que deseamos", ha dicho-- pero ha remarcado que quieren tener "la mejor relación".

Con todo, ha apuntado que también hay factores de normalidad, como el hecho de que España haya pedido al Gobierno de Venezuela su apoyo para ser miembro de un organismo internacional (la Organización Marítima Internacional), igual que hace dos años los dos países se apoyaron mutuamente para el Consejo de Seguridad de la ONU.

LA CONSTITUYENTE, "UN ESPACIO DE DIÁLOGO SUPERIOR"

También ha lamentado que la oposición no quiera participar en las Asamblea Constituyente que, según ha dicho, ofrece "un espacio de diálogo superior" para intentar llegar a acuerdos, más allá de los partidos políticos.

Y ha asegurado que un sector de la oposición hizo llegar "a través de algún facilitador internacional" al presidente venezolano, Nicolás Maduro, que participarían en la Asamblea Constituyente si ésta se retrasaba. Maduro, ha añadido, respondió que él estaba dispuesto a hacerlo si lo declaraban públicamente, pero que se negaron a hacerlo.




Venezuela: Crónica del paro que no fue
Marco Teruggi, desde Venezuela/El Furgón – Caracas iba a amanecer ayer como ciudad sublevada. Eso se podía imaginar al leer las declaraciones de los dirigentes de la derecha. Era el día uno del paro de 48 horas, una medida destinada a escalar la presión de calle para impedir las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente del próximo domingo 30 de julio. La realidad fue otra: Caracas se pareció a un día feriado en algunas zonas.
Al menos así lo fue en horas de la mañana. En el este de Caracas, donde reside la mayor parte de la base social de la derecha, hubo poco movimiento. Negocios cerrados, autobuses a cuenta gotas, y una multiplicidad de trancas, tanto en urbanizaciones -como Boleíta-, como en autopistas -en Prados del Este-. Con un detalle: eran más escombros, basura, troncos, alambres, que gente. En algunas eran dos o tres personas, otras estaban desiertas. La sublevación prometida era en la práctica un juego de calles cerradas sin nadie.


El oeste de la ciudad presentó otra cara desde el inicio del día. Con menos actividad que de costumbre, pero lejos de parecer una ciudad en paro. Transportes, negocios, en su mayoría abiertos, circulación de gente, de una normalidad caraqueña en esta situación de conflicto prolongado.
Eran como dos ciudades, de espaldas una a la otra. El corte, como es habitual, era de clases.
Así transcurrió la mañana y el mediodía en una calma que antecede la tormenta. Fue en horas de la tarde donde el escenario cambió, y entraron en escena los dos niveles de violencia que tiene organizada la derecha. El primero se desarrolló en Bello Campo, donde grupos de choque -“escuderos” bendecidos por curas y dirigentes como Freddy Guevara- fueron a buscar el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. El objetivo era generar el hecho mediático, la imagen que luego sus medios se encargarían de invertir y de presentar como una “arremetida del gobierno” contra ellos. En los hechos, las líneas de choque organizadas actuaron con piedras, bombas molotov, morteros, y -lo que nunca reconocerá la derecha- con gente armada que disparó desde el techo de un edificio.

El otro nivel se activó en otros puntos de la ciudad, como Petare y Macaracuay. Sin cámaras, ni construcción épica en torno a los “escuderos”. Se trató de la activación de grupos que atacaron con armas de fuego a las fuerzas de seguridad del Estado. En uno de los casos de Petare, las células atacaron desde barricadas entre los edificios, para luego meterse barrio adentro y disparar desde escaleras, techos. Todo ante el paso de vecinos de la zona, niños, trabajadores de regreso a sus casas.
Algo similar ocurrió en otros puntos del país. En el estado Lara, por ejemplo, grupos de la derecha atacaron e incendiaron la alcaldía de Duaca. Fue presentado como una arremetida de las fuerzas de seguridad del Estado. Siempre, suceda lo que suceda, aunque la evidencia sea innegable, el esquema es el mismo: poner como víctimas a quienes atacan, disparan, queman.
***
La derecha anunció el éxito total de su medida. Así como la había hecho la semana anterior, así como la hará en cada acción. Si se mide con respecto al paro del pasado jueves, el resultado no fue bueno. Ya se había visto aquel día que la medida no había contado con el respaldo de los trabajadores -únicos en poder paralizar un país-, ni con la totalidad de los empresarios. Esto último lo había subrayado el mismo J.J Rendón desde Miami en una entrevista el domingo: una parte del empresariado no había acatado la medida, en particular las grandes industrias. Lo mismo sucedió este miércoles. El paro se sintió aún menos.

Si se lo piensa en términos de consenso en la población, la respuesta tampoco es positiva. Una de las imágenes que más se vio en el este fue la de gente esquivando barricadas -sin nadie- y caminando para ir a sus lugares de trabajo. El paro no sumó, las trancas no sumaron. Fueron los mismos, incluso menos, y sin respaldo de la mayoría de quienes viven de su trabajo.
En cuanto a pensar el paro como una medida en escalada hacia el domingo 30, el balance tampoco es favorable. Se esperaba una ciudad sublevada y fue un paro sólo en algunas zonas de Caracas. Quedan tres días antes del domingo. ¿Tienen una carta escondida que jugarán de imprevisto? Lo que es seguro es no lograron avanzar en el movimiento de acumular fuerza movilizada para presionar al gobierno y forzarlo a cambiar de rumbo.
La única forma de pensar la medida como no-negativa, es si se proyecta el conflicto de manera prolongada -con la estrategia del doble gobierno- donde el 30 será el inicio de una nueva fase de la escalada. En ese sentido, el paro se proyectó hacia el frente internacional, y mantuvo una actividad para su base social, para los comerciantes y transportistas descontentos con el gobierno -aunque no todos los que cerraron y pararon lo hicieron por voluntad propia: muchos fueron amenazados, como lo muestran los carteles-. Así entonces se puede pensar que el paro resultó, relativamente.

***
La derecha mantiene una proporción que casi nunca falla: apela a la violencia y al frente internacional cuando desciende su capacidad de convocatoria. Pasó nuevamente este miércoles, y nuevamente los números no resultaron: la Organización de Estados Americanos (OEA) no tuvo el respaldo buscado por los Estados Unidos para escalar la presión diplomática sobre Venezuela.
Por su parte, el chavismo está ante un desafío central: lograr una alta participación en las elecciones del domingo, un hecho que daría una legitimidad necesaria a la Asamblea Nacional Constituyente. Este jueves, mientras se desarrolle el segundo día del paro, tendrá lugar el cierre de campaña en Caracas. El cuadro de violencia impuesto por la derecha podría resultar beneficioso para el chavismo: agudiza la confrontación política y, como se sabe, el chavismo se hace fuerte en el debate, la polarización, y, sobre todo apuesta -como la mayoría de la sociedad venezolana- a la resolución democrática de los conflictos.
El escenario golpista, planteado por la derecha con el plan del gobierno paralelo y la violencia, parece a todo o nada. Cada día, entonces, es clave.




AVN, teleSUR, Prensa Latina, Europa Press

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible