Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ANA CUEVAS

El dolor de un mal sueño

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Coincido plenamente con la opinión de Valle-Inclán: “En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo.” Desde que don Ramón María manifestó esta observación, ha bajado mucha agua por el Ebro. Pero la cruda realidad que encerraban sus palabras ha permanecido inmutable, pese a la alternancia de regímenes, épocas y gobiernos, hasta la actualidad. El esperpento social que retrató espléndidamente en su Luces de Bohemia es perfectamente extrapolable a nuestros días. Si Max Estrella pudiera vernos ahora (cosa improbable en un ciego). O mejor dicho, si el poeta bohemio, irreverente y deslenguado se encontrara con una ciudadanía supuestamente alfabetizada, con posibilidades cuasi infinitas de conseguir información y que siguiera dejando las riendas de su destino en manos de chabacanos, mediocres y amigos de lo ajeno (sobre todo si sale de lo público), se tomaría un chupito de cianuro. A Max le desg

En el nombre de muchos

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Las Euromarchas contra la pobreza, la injusticia y la desigualdad avanzan hacia Bruselas para llevar un mensaje: Otra Europa es posible. Columnas de personas procedentes de todos los territorios han ido sumándose a esta iniciativa para poner voz a los desheredados por esa Europa negra que devora a sus hijos para mayor gloria de sus majestades financieras. Es un ejército inerme, pacifista (pero no por ello inocuo) compuesto por toda clase de personas. Jubilados, trabajadores, desempleados, sindicalistas, jóvenes que se resisten a ser la generación perdida, familias enteras... Seres humanos con nombres y apellidos que no se resignan a la distopía predestinada para el futuro de sus hijos. Ellas y ellos caminan en el nombre de muchos. Se hace camino al andar. Al andar se hace camino y se entra en contacto con la realidad que atraviesan otros seres humanos. Gente como Jose C,, conocido en Sevilla como Pepe, un padre que tampoco se conforma y que lleva más d

Jurar en hebreo

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Los trabajadores de TVE han recibido una surrealista invitación de parte de la dirección del ente público. A través de Intranet, se les ha instado a jurar la bandera de España en un acuertelamiento colindante a sus instalaciones. No parece casual que, semejante ocurrencia, se haya dado a tan pocos días de las elecciones catalanas. La televisión que pagamos entre todos tiene serios problemas para mantener la imparcialidad y la veracidad en su línea informativa. Pero proponer a sus trabajadores una jura de bandera en defensa de la unidad de España es un acto propagandístico que huele a azufre rancio. En estos días podemos observar como los nacionalistas de uno y otro lado se envuelven en un trapo coloreado para reivindicar su patriotismo. Aunque algunos pensamos que solo lo hacen para tapar sus desvergüenzas. En el ayuntamiento de Barcelona, los portavoces del PP y ERC pugnaban por asomar sus respectivos estandartes desde la balconada. Una bandera de Espa

Menos que nada

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - La vida de algunas personas parece no tener el mismo valor que el de otras. Al menos, es la impresión que se obtiene si se comparan algunos acontecimientos recientes. En el caso de la peregrina norteamericana , las fuerzas de seguridad del estado despertaron de una larga siesta cuando el senador John McCain amenazó con mandar al FBI a investigar la desaparición. Durante cinco largos meses ni la guardia civil ni la policía fueron capaces de encontrar su cadáver. Ni un solo rastro del autor del crimen. Pero cuando la caballería yankee amagó con tomar las riendas, el orgullo patrio facilitó la resolución del caso en pocos días. Denise era ciudadana del primer mundo. Con una familia que la amaba y que no dudó en presionar a las más altas instancias políticas de su país para saber qué le había sucedido. Eso fue definitivo para conseguirlo. En cambio, otros sucesos similares, no reciben la misma atención ni medios. Quizás porque las víctimas eran, a su vez,

¡Heil Europa!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Angela Merkel visitó, por vez primera, un centro de refugiados berlinés que fue atacado por hordas neonazis. ¡Preocúpate primero de los tuyos, traidora!- le gritaban enfurecidas masas de respetables y civilizados ciudadanos alemanes. Europa se blinda del éxodo humano que escapa de la miseria, de las guerras, de la posibilidad (más que probable) de que sus hijos sean víctimas o se transformen en verdugos del yihadismo . La solución de los líderes europeos pasa por intentar cerrar a cal y canto las fronteras. Siete vallas de alambrada son la respuesta a la mayor emergencia humanitaria de la historia. Siete muros de la vergüenza o, mejor dicho, de la desvergüenza que intentan contener del otro lado una tragedia de la que también somos responsables. En occidente queremos su petróleo y sus territorios para dominar la geopolítica internacional, pero no los queremos a ellos. En el Nuevo Orden, dictado desde EEUU, no hay lugar para la compasión ni para los

Franco desfilando por la pasarela Cibeles

OPNIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Ignoro de dónde sacó el futbolista Nuno Silva la camiseta con el careto de Franco que exhibió en su presentación como el nuevo fichaje del Real Jaén F.C.. Quizás fue un regalo envenenado o a lo mejor se la compró él mismo en alguna tienda de los horrores-fashion donde venden moda con motivos genocidas para tontos del culo analfabetos y fascistas recalcitrantes y nostálgicos.  Silva se disculpó tras el revuelo alegando una supina ignorancia sobre el personaje y la historia de España. Si el fichaje se hubiera producido en Alemania y el menda hubiera aparecido con una camiseta con la imagen de un Hitler rampante la cosa hubiera sido seria. Seguramente, alguien le habría sacado de su lerdez para explicarle que mostrar la cara de ese monstruo no era nada cool y le habría aconsejado prenderle fuego. Pero al parecer, en las tierras celtíberas, nadie advirtió al deportista que su look era inadecuado y que podía levantar ampollas. Normal. En las clases

El señor de las bestias

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - El niño se removía entre los brazos de su padre. En la pequeña plaza de toros una res cabeceaba intentando desprenderse de las teas ardientes amarradas a sus cuernos. El niño tenía un gato negro que gustaba de acurrucarse entre gemidos de placer en su regazo. Lo adoraba. Se pasaba horas mirándolo. Observando su majestuosa elegancia, su elasticidad imposible, la ternura salvaje que derrochaba, la insubordinación ácrata de su naturaleza felina. Su padre lo había encontrado en un cubo de basura. En un primer momento, creyó que esos débiles grititos procedían de una criatura humana. Una tragedia que pasa con demasiada frecuencia. Cuando acudió en su auxilio descubrió al animalito envuelto en una bolsa de basura. El padre reflexionó sobre la crueldad de algunas personas y se sintió profundamente conmovido. El niño tenía seis años. Un horror creciente atenazaba su garganta mientras veía la escena de la plaza. La camisa de un mozo se había enganchado de lo

¡Ay la virgen!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - El día 27 de julio se votará en el ayuntamiento la propuesta de ZeC (Zaragoza en Común) para que los concejales no vayan a los actos religiosos representando a las instituciones.  El nuevo equipo municipal propone que se ejerza la aconfesionalidad que defiende la constitución. Ya saben, aquello de separar la iglesia del estado que reza en nuestra cata magna desde hace 37 años y que en este país con olor a cirio, cerrado y sacristía no acabamos de interpretar correctamente. Por supuesto, los ediles serán libres de asistir a dichos actos a título personal pero sin lucir insignias municipales ni percibir horas extras (el consistorio empleó más de 8.ooo euros en este concepto solo el año pasado). Una cuestión tan elemental como es la de aplicar este principio constitucional en una sociedad moderna ha creado una gran controversia. Algunos comentarios sobre esta noticia son tan desquiciados y tendenciosos que provocan más hilaridad que otra cosa. Los ha

Somos ciencia ficción

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - En estos días se cumplen ochenta años desde que Adous Huxley publicara la novela "Un mundo feliz". Se acababa de producir la crisis del 29 y empezaba a gestarse el régimen fascista de Hitler en Alemania. Huxley describía la sociedad de un futuro muy lejano. El año 600 de la era "fordiana" (en alusión sarcástica a Henry Ford y la introducción de las cadenas de producción en la industria). El filósofo y escritor no carecía de visión. La mecanización acabaría convirtiendo a los trabajadores en poco menos que autómatas. En ese contexto, imagina un régimen totalitario que ejerce un control absoluto sobre el individuo al que trata de imponer su concepto de felicidad a toda costa. Una felicidad obligatoria que responde a los reflejos condicionados por la promesa de una pastilla, el soma, que proporciona placer inmediato. En este mundo perfecto todo está encaminado a conseguir mayor productividad creando unos especímenes eugenésicamente se

Felices como lombrices

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Los finales de los cuentos que leía en mi niñez siempre me crearon muchas incertidumbres. Todos concluían más o menos con la misma cantinela. Los personajes protagonistas vencían a los malvados y eran por siempre felices comiéndose unas perdices. No entendía muy bien por qué devorar esos pajarillos era clave para lograr la felicidad. Hasta que me di cuenta que hay pocas palabras que rimen con felices. Y comer lombrices, por ejemplo, no resulta un menú tan sugestivo para todos como las susodichas aves en pepitoria. Aunque para gustos, gusanos de colores. Pero lo que más me turbaba era cómo sería la vida de mis héroes y heroínas infantiles después de ese fin.¿ Mantendrían la felicidad, con perdices o sin ellas, el resto de su vida?. ¿Blancanieves y su príncipe acabarían divorciándose por incompatibilidad de caracteres? Y aunque sigan juntos, ¿Quién morirá primero ? ¿Se suicidará el superviviente administrándose una sobredosis de perdices? ¿Caperucita

Reflexiones tórridas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - El termómetro marca 45 grados. Zaragoza se calcina convertida en un enorme horno crematorio. El cambio climático se descojona de nosotros. ¡Negadme ahora si tenéis bemoles! Sabíamos que pasaría (ya está pasando). Los científicos, los que no están a sueldo de las petroleras y otros gangsters similares, llevan décadas advirtiéndolo. Los ecologistas también. No hacía falta ser Nostradamus para darse cuenta que la sobreexplotación del planeta y la emisión descontrolada de dióxido de carbono a la atmósfera terminarían transformando nuestro hábitat en un lugar inhóspito, incompatible con la vida. Recuerdo a un par de presidentes españoles que mantenían la teoría contraria. Aznar, asesorado por los negacionistas a sueldo de los lobbys energéticos. Rajoy, instruido por un primo suyo que debe ser la eminencia de la familia. ¿Seguirían negándolo a las tres de la tarde en medio de la plaza del Pilar zaragozana bajo la implacable canícula que nos asola estos día

Yo confies

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - La primera vez que participé en una acción no violenta fue al final de los ochenta. Una macro-urbanización iba a ser construida en el Moncayo con un desprecio absoluto por el entorno natural y mermando los recursos de los pueblos colindantes. Un grupo de amigos y servidora decidimos formar el primer grupo ecologista de acción directa en Aragón. Lo llamamos Ecofontaneros(una especie de Greenpeace con cachirulo). Ni cortos ni perezosos, cavamos unos profundos hoyos a las puertas de las obras y cinco personajes nos metimos dentro. El resto de nuestros compañeros nos echaron por encima media tonelada de cemento rápido que nos cubrió hasta la cintura. Cuando los responsables de la urbanización llamaron a las autoridades ya era tarde. El cemento había fraguado y pasaron casi 20 horas hasta que lograron sacarnos a cincel y martillo. Aún conservo las cicatrices en las piernas que dan fe de ello. Esta fue la primera, como digo, pero después vinieron muchas otr

Yo también voy con Grecia

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Me enamoré de Platón a los dieciséis años. Tengo querencia a las relaciones complicadas. En general, la filosofía y la literatura griega fueron para mi adolescente cabecita una auténtica revelación. ¿Cómo era posible que pudiera identificarme con unos tipos que habían muerto hace tantos siglos? Su cultura alcanzaba un grado de civilización tal que otros pueblos europeos coetáneos, como las tribus germánicas o las celtíberas, no podían imaginar. Cuando Platón escribió "La República" por estos lares todavía andábamos a golpe de garrote. Apenas se nos había desprendido el pelaje de la prehistoria en el tiempo que Safo escribía delicados versos de amor a sus pupilas y Aristófanes, en su "Lisistrata", sugería una huelga de sexo a las mujeres para acabar con las guerras entre estados enemigos. No en vano Grecia es la cuna de la democracia. Curiosa palabra cuya interpretación resulta muy ambigua en estos turbulentos días. Los amos de l

Pablo, Pablito, Pablete

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Se puede ser una persona instruida, incluso profesor universitario, y actuar como un tonto de capirote. Es lo que le ha pasado al líder de Podemos con sus desdichadas declaraciones sobre IU. Te lo digo, Pablo, desde el cariño. Igual que le hablaría a uno de mis hijos al oírle soltar un estupidez de ese calibre. Te ahorro la pedagógica colleja que administraría a mis vástagos. No tenemos confianza para eso. Pero simbólicamente, te la has ganado a pulso. Antes de que Podemos apareciera en escena, los trabajadores y los activistas de los movimientos sociales ya peleábamos para que la sociedad sobreviviera al rodillo que pulverizaba nuestros derechos. Durante la huelga de las limpiezas sanitarias aragonesas, IU y Chunta fueron las únicas puertas que se nos abrieron cuando solicitamos ayuda. Estuvieron ahí, a pie de calle con nosotras. Pero también defendiendo en las Cortes nuestra causa. Hombro con hombro, hasta que conseguimos desbaratar los funestos p

Esclavos de nuestras palabras

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha denunciado en una carta dirigida al ministro del interior los tuits de un brigada del cuerpo que hacen abierta apología del fascismo, el golpismo y la violencia. El representante de la AUGC fue entrevistado en El Intermedio y expresó serias dudas de que la reacción de Jorge Fernández Díaz fuera tan contundente con este asunto como lo fue con los desafortunados tuits del concejal madrileño. El mando de la guardia civil tenía bilis para todos. No solo se declaraba franquista y pro-nazi, además no le dolían prendas en lanzar amenazas de muerte (más o menos veladas) contra colectivos de mujeres, de representantes de los trabajadores, homosexuales, etc... A pesar de ello, el brigada recibió recientemente la condecoración de la Orden del Mérito de la guardia civil con distintivo blanco. Una condecoración que, la propia AUGC, reclama le sea retirada por el ministro. Pero, al menos de momento, Jorge Fernánd

Más papistas que el Papa

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - El Papa Francisco es demasiado flower power para la jerarquía eclesiástica carpetovetona. Dice cosas en su nueva encíclica que hacen que se desgarren las carnes de algunos obispos de corte más preconciliar que el argentino. Francisco pone el dedo en la llaga de un medio ambiente arrasado y explotado señalándolo como el origen de grandes desigualdades entre los seres humanos. Pero además hace referencia a la necesidad de perdonar graves "pecados"como el aborto o la homosexualidad. En resumen, se decanta más por el amor que por la excomunión para escándalo y consternación de prelados como monseñor Cañizares. Cañizares ya creó polémica cuando dijo que, para la iglesia católica, el aborto era un asunto más grave que la pedofilia. Así debe ser ya que, pese a la vergonzosa abundancia de este "delito" entre la curia, los gerifaltes de la iglesia siempre han demostrado más intransigencia con la libertad reproductiva de la mujer que con

Banqueros de pata negra

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- El presidente del BBVA advierte que "los populismos pasan facturas muy largas y tienen las patas muy cortas". Francisco González impartía un curso en la universidad Menéndez Pelayo de Santander que se llamaba El nuevo modelo económico; lecciones de la crisis. Si alguien está legitimado para dar lecciones sobre la crisis es un banquero. No solo han conseguido que la ciudadanía se hiciera pagana de sus desafueros. Además han seguido manteniendo sueldazos y privilegios por parte de unas entidades rescatadas con dinero público en plena recesión. ¡Tiene cuajo el asunto! Mientras el populacho se iba empobreciendo a causa de los recortes impuestos para abonar la orgía financiera, los banqueros se permitían el lujo de pontificar sobre la necesidad de rebajar los salarios de los trabajadores o suprimir las ayudas sociales. Ellos no tienen las patas cortas. Provienen de estirpes familiares bien nutridas durante generaciones. Son más bien de pata neg

Juramento de la alegría

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - En la constitución de los nuevos ayuntamientos, allá donde los movimientos sociales y ciudadanos han conseguido llegar al gobierno, ha predominado una emoción: la alegría. En Cádiz, Madrid, Barcelona, Zaragoza... una explosión de felicidad acompañó la toma de cargos de alcaldes y concejales. La gente no celebraba una victoria política. El sentimiento nacía de la oportunidad de ser sus propios jefes. La ciudadanía autogobernándose y abandonando un modelo de política "privatizada"que tantos derechos sociales, laborales y humanos ha arrasado. En realidad, la democracia en su esencia más pura. Con sus defectos y virtudes, como la propia sociedad. Los discursos de Manuela Carmena, Ada Colau o Pedro Santiesteve abordaban cuestiones como la paralización de los desahucios y la remunicipalización de servicios públicos. Un mensaje inquietante para los que han hecho de la especulación y las mordidas su estilo de vida. ¿Y si estos hippies reve

La libertad no produce eczemas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - El profesor Aramayona es uno de los seres más consecuentes que me he topado en la vida. Podría hablar del filósofo, del escritor, del psicólogo. Del hombre cultivado y melómano con el que siempre resulta delicioso departir de lo humano y lo divino. Especialmente si consideramos que nunca ha sido de aquellos que se ven amedrentados por expresar su libre opinión sobre cuestiones tan fundamentales. De ahí su compromiso con el Movimiento por un Estado Laico y con el DMD (derecho a la muerte digna). La grave enfermedad que padece no ha sido impedimento para que mi querido "perro-flauta motorizado" (como a él mismo le gusta calificarse) diera un paso adelante y decidiera hacer uso de su libertad de pensamiento realizando una acción pacífica de protesta ante la puerta de la consejera de educación María Dolores Serrat. Como profesor, se le desgarraba el alma por el deterioro que la educación pública sufre en nuestra comunidad. Por eso estuvo casi

Corazón de Lagarde

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- En el FMI no se enteran de nada. Desconocen el momento de prosperidad que está viviendo nuestra patria. La abundancia en la que nada la ciudadanía. ¿No escuchan a nuestro gobierno? En España ya no se habla del paro ni de la crisis. Si existen niños pobres, es por culpa de sus padres. Por ser pobres. Eso mismo sentenció Arenales Serrano(PP) en la Sexta Noche. No se les escapa una a esta gente. Bueno, alguna que otra sí pues, la misma interfecta, explicó que se había casado con un negro pero que no se dio cuenta de lo negro que era hasta que vino a España. A veces lo obvio no lo es tanto, ¿verdad Arenales?  Medio millón de niños se quedarán sin comedor escolar este verano. También son hijas e hijos de esa nueva España que avanza como un tiro financiero. Sus padres deberán acudir a comedores sociales, mendigar o rebuscar en la basura para poder alimentarlos. El anuncio del vaso aguado de leche no es una ficción, está basado en un hecho real. En miles de

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible