Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como CAROLA CHÁVEZ

Nadie se llama Wuilly

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Como siempre, los ricos poniendo a otros a trabajar por ellos; esta vez poniéndolos a meter el pecho por sus causas, a defender sus privilegios, en primera linea, a tirar piedras y morteros y frascos llenos de mierda, a tragar gas lacrimógeno, a ser arrestados, a ser abandonados, olvidados, porque, sinceramente, ¿qué ricachón se va a preocupar por el destino cualquier pendejo que ya no les sirva, y menos si el pendejo se llama Kleiman, Yerdenson, o Yusbellys?

La paz en el closet

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Ana Luisa se levanta tempranito y lo primero que hace es revisar el whatsapp. “Hoy gran plantón nacional ¡Ahora sí, Venezuela!” —dice un mensajito que mandó una vecina propensa al reenvío de cadenas. ¡Gran platón! Ana Luisa salta de la cama y corre al balcón con vista a la realidad de la calle despejada y libre. Suspira aliviada Ana Luisa y se va a despertar a sus niños que ya han perdido demasiados días de cole. “¡Al cole, mis amores!”

Autositiados, autoengañados

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- En la calle Jalisco de Las Mercedes, frente al colegio Mater Salvatoris, detrás de las alcantarillas arrancadas y atravesadas como escudos en medio de la vía, detrás de un hombre que siembra la calle con alambres de púas, allí de pie, en agotador estado de alerta, mirando hacia la nada, está una mujer de treinta y tantos años, sola, auto sitiada.

Atrapados en el relato

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- En las “revoluciones de colores”, los medios de comunicación juegan un rol principalísimo construyendo el relato que desdibuja la realidad. Reporteros que logran estudiadas imágenes del cinematográfico joven solitario enfrentando al monstruo represivo con una simple bandera, sin miedo; la abuela que increpa el soldado asesino, sin miedo; los pequeños escolares arrodillados frente a un piquete de esbirros de la dictadura, exigiéndoles que paren la masacre, sin miedo… Sin miedo, porque, ubicados en la realidad, saben que el monstruo que relatan no existe, porque de lo contrario ¿qué mamá en su sano juicio expondría a su niño al peligro mortal de enfrentar cara a cara a un esbirro asesino?

Rehenes de la locura

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Esa mañana, la señora Fulana amaneció poseída por el espíritu libertario. Su inteligencia, tal como le pasó al nudista de Altamira, le dijo: “Marica, tienes que hacer algo”. Entonces ya no tuvo dudas.

Retrato de la locura

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- El sábado 8 de abril, una multitud de 15 personas vestidas de naranja Voluntad Popular, protestaban en la esquina de una calle que no pudieron cerrar por falta de gente, sosteniendo unos cartelitos que juntos decían “¡Elecciones ya!”. Y es que ya se los había dicho Almagro: ”La dictadura venezolana se derrota con elecciones”, mire usted. Y aunque dirigencia opositora, en coro, dale que repite y dale que repite, instaló en las cabecitas de sus seguidores que Maduro no quiere elecciones porque tiene miedo; sin miedo, Maduro, en su programa del los domingos, dijo estar ansioso de que se hicieran las elecciones, desatando en ese preciso instante un cortocircuito en la oposición, que como un resorte saltó furibunda y desafiante con una nueva y libertaria consigna democrática: ”No queremos elecciones, queremos que te vayas ya”.

Por esas isluchas arrastadas

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Voluntad Popular anunció que irían de gira por las islas del Caribe a buscar allá unos votos que necesitan para que a Venezuela se le aplique la Carta Democrática. Ya me los imagino, jugándose a pare o none quién va a ir a cuál isla, ”no vaya a ser que a me toque Haití, o alguna de esas islitas que uno no sabe ni cómo se llaman. ¡Qué ladilla, guon! Ir a esas isluchas que ni siquiera deberían ser un país, no para tirarse en la playita, guon, sino a jalarles bolas por un voto que vale lo mismo que el de Brasil, o sea, qué bolas, guón… Un montón de paisitos chulos y arrastrados que no serían nada si no fuera por la regaladera de Petrocaribe, guón, el bozal de petróleo, o sea…”

Política para paladares exigentes

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Los programas de radio opositores son una fuente inagotable de disparates. Lo cómico es que hablan en serio, muy en serio, con sus voces impostadas, pronunciando cada palabra con infatuada cadencia, arrastrando las eses, exagerando la labidentalidad de la V hasta provocar un zumbido que deja claro que esa es la V de vaca y no la de (cha)burro.

Chantaje chic

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Últimamente nos ha tocado ver algo novedoso, diría yo, inédito: Los sifrinos preocupadísmos por los pobres que están pasando roncha. Sí, resulta que ahora sienten empatía por los mismos que ellos llaman niches, pelabolas, negros, desdentados, monos. Por los mismos que no dejan entrar en sus discotecas, haciendo efectivo el torcido derecho de admisión. Preocupados por esos que encienden las alarmas de pánico si se les ocurre caminar por las calles de alguna urbanización chic, porque esa vaina es sospechosa, “un niche por esto lados, algo estará buscando, y no precisamente una dirección. ¡SOSVenezuela!”. Por los mismos que no deben juntarse con sus hijos, porque uno no sabe qué malas mañas y qué microbios tenga esa gente. ¡Por ellos están preocupados!

Esa carta desgraciada

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- El año pasado eran el referéndum, la renuncia, el abandono de cargo, la partida de nacimiento cucuteña, calle, calle, calle y ¡zuaz! y Maduro caería en 6 meses. Pasaron los días y su embriaguez parlamentaria se convirtió en un enorme ratón. Nunca antes vi dilapidada una victoria como lo hizo la MUD con la única que ha tenido en los últimos 17 años. En medio del reguero promesas rotas y botellas vacías, ahora la MUD, saca otra vez una carta amarillenta que lleva siempre asomada bajo la manga: La Carta Democrática.

La esperpéntica gira de Borges

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- En un tour de cinismo, luego ir a Brasil, donde fue a hablar de “democracia” con el canciller del gobierno golpista de Temer, el ¿venezolano? Julio Borges hizo escala en el Congreso de Colombia para avisarle a todos que Venezuela se ha convertido en un amenaza para Latinoamérica, “sobre todo para Colombia” -enfatizó- por el tráfico de armas, narcotráfico y la migración. En ese mismo momento, medio millar de colombianos cruzaban las fronteras huyendo del paramilitarismo que ahora se apodera de las zonas de donde, en cumplimiento de los acuerdos de paz, se ha retirado la guerrilla.

¡Caliches y venecos, uníos!

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- “Esto no es para venecos” –dijo Germán Vargas Lleras, nada menos que el vicepresidente de Colombia. Y no es que no dijo en alguna reunión entre amigos, ahí donde dan rienda suelta a todos sus odios y prejuicios, no, lo dijo en un acto de gobierno, un acto público, en una entrega de viviendas en Tibú, en la frontera con Venezuela. Lo dijo como para hacerse el popularchón, el cómico, el locollo; lo dijo como para arrancar aplausos rabiosos y mueras a Venezuela, cosa que no sucedió; pero sobre todo lo dijo para sembrar y abonar el odio, pero un odio selectivo, y ahí está el meollo del asunto.

Los augurios antichavistas y las leyes del mercado

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Esa mañana, antes de salir a hacer mercado, desayuné leyendo en la prensa los augurios opositores para este año que apenas comienza: “Habrá más hambre” –afirmó Capriles y claro, es que ya Fedecámaras se le había adelantado anunciando, el pasado 8 de diciembre, que el 2017 venía con hiperinflación. Guerra avisada…

Sin euforia, sin nostalgia, sin nada

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- “Llegué sin euforia, me voy sin nostalgia”. Así se despide de la presidencia de la Asamblea Nacional el hombre que hace un año, encaramado en una tarima, se deshacía en morisquetas: sacando la lengua, torciendo los ojos, pasándose el dedo por el pellejero de su pescuezo arrugado en señal de “están muertos, chavomaduristas”. El mismo que, unos días después, se dejó grabar mientras dirigía el retiro de los retratos de Bolívar y Chávez del la sede la de Asamblea. “Me sacan esa vaina de aquí” –decía con esa voz romulera, con esa finura que le sacó los colores a su esposa Diana, la llamada Primera Dama de la AN, la reina del glamour democrático y libertario. Y los colores de Diana, amoratados ya, volvieron a salir aquella tarde memorable, cuando el presidente de la AN, con su voz más nasal y más estridente que nunca, intentó dar un poco de vida a una escuálida marcha opositora -valga la redundancia- gritándole al mundo que él tenía un motor arrechísimo…

Propósitos en la penumbra

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Sentado en su biblioteca, custodiado por la armadura medieval, esa que compraron en un anticuario francés, que a su vez la había comprado en una tienda de souvenirs en Toledo; rodeado de libros con lomos de cuero repujados con arabescos dorados, elegantísimos, intactos… Ahí, en la penumbra, sentado en su escritorio Luís XIV, Ramos Allup garabateaba en un papelito sus propósitos de año nuevo. Déjà vu:

Una navidad como todas

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Por una noche en el año, una solita, gracias al cielo, la familia se reúne en torno a la mesa, gracias al cielo también por la mesa, que sirve de muro, que sirve de escudo…

La esclavitud de la libertad

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- @simpulso: “Un compañero taxista que necesita currar 16 horas diarias para llegar a fin de mes acaba de decirme que en Cuba no hay libertá”

Pataleta virtual

OPINIÓN Carola Chávez, Venezuela.- “Seguiremos desacatando todas las desiciones anti-constitucionales del régimen, de la salaincontitucional tsj y de la sala electoral tsj” – Tuiteaba Ramos Allup pocas horas antes de que los diputados de Amazonas se desincorporaran de la Asamblea Nacional, precisamente, acatando una decisión del mismo Tribunal Supremo de Justicia que Ramos aseguraba no iban a acatar. Una pataleta tuitera como para complacer a el club de furibundos virtuales que, increíblemente, marcan la pauta a la MUD.

¿Racistas? Never!

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- ¡No es mi Presidente! – Protestan contra Trump, el racista, en las grandes ciudades. ¡No señor! Allá los que votaron por él, pero en los Estados Unidos de América la gente no es así…

Prácticamente dominados

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Cuando era una niña vi a mi mamá hacer mantequilla en casa. No era nada terriblemente complicado: crema de leche, sal, y a batir. También compraba, mi mamá, la mantequilla en el supermercado, porque ya había supermercados cuando yo era pequeña. Eran los años 70, habíamos llegado a la luna, éramos gente moderna y muchas cosas primitivas, como la mantequilla, casera o no, tenían que quedar atrás.