Otra información es posible

Niños españoles ya son víctimas del cambio climático

OPINIÓN de Luis Meyer- Cuando se habla de las consecuencias devastadoras del cambio climático, se tiende a desviar la mirada hacia los países más vulnerables, bien por sus elevados niveles de pobreza, bien por su climatología extrema, y muchas veces porque coinciden ambas circunstancias en el mismo lugar. España está entre las 15 economías más ricas del mundo y tiene un clima moderado y cálido.

En busca de un final feliz

OPINIÓN de Paula Martínez Camino.- A los tres años Owen desarrolló autismo. Comenzó a comportarse diferente. Se aislaba, tenía dificultades para hablar y moverse, su cerebro no podía hacerse cargo de todos los estímulos exteriores y estos lo abrumaban. Llevaba un año sin hablar. Sus padres sentían que alguien había “secuestrado” a su hijo. Hasta que un día, mientras veía la película de Disney “La Sirenita” en la televisión, comenzó a murmurar algo que al principio sus padres no entendían: “Sólo tu voz”. Lo que la bruja le pide a Ariel a cambio de convertirla en humana, y lo que el autismo le había quitado a Owen.

Debate sobre el federalismo: reconocimiento, respeto y buen rollo

OPINIÓN de Alberto Martín.- Buen rollo, reconocimiento mutuo y respeto por las diferencias. Son los tres elementos de la mecánica de las “3R” que propone el federalismo, la mejor solución para el conflicto entre España y Cataluña, a juicio de los profesores de la Universidad Autónoma de Barcelona Victoria Camps, Joan Botella y Francesc Trillas, presentes en Encuentros Complutense. Camps, Botella y Trillas son los autores de Qué es el federalismo, en el que se argumenta cómo esta fórmula de gobierno con tradición secular en España e implantada en países con democracias avanzadas como Estados Unidos, Canadá, Alemania, Suiza o Bélgica, puede contribuir a solucionar una situación que a día de hoy solo depara enfrentamiento.

En lucha contra los siglos

OPINIÓN de Begoña Villacís.- Durante siglos, las mujeres tuvieron que luchar contra múltiples barreras para salir del ostracismo al que habían sido condenadas y hacerse, por fin, visibles. Marie Curie, Lorence Nightingale o Rosalind Franklin nos demostraron que con valentía y sacrificio se puede liberar el lastre de una historia marcada por la desigualdad.

España falsea su ayuda al desarrollo al incluir condonación deuda a Cuba

OPINIÓN de José Carlos García Fajardo.- Reacción fuerte y documentada de las Organizaciones sociales de ayuda a países empobrecidos a los datos de Ayuda al Desarrollo de la OCDE. España, el año pasado “aumentó” su Ayuda Oficial al Desarrollo -AOD- sobre todo por condonar deuda a Cuba y no por un aumento de las partidas contra la pobreza y la desigualdad. Una dimensión más política que de justicia social para los más desfavorecidos. Ojo con el concepto de “desarrollo” como tanto se esforzó en explicar el Maestro Raimon Panikkar: ¿qué estaba enrollado para que haya que des-arrollarlo, sviluppare, développer?

La AOD global creció casi en un 9%, incluyendo los recursos para la acogida de refugiados. Así lo expresa José María Vera, director general de Oxfam Intermón:

La Ayuda Oficial al Desarrollo española se ha incrementado en 2016, hasta alcanzar los 4.096 millones de dólares frente a los 1.397 millones de dólares de 2015, año en el que la AOD tocó fondo con un descenso del 73,5% desde 2008 hasta 2015.

Esta subida se debe a esta condonación de deuda y no a partidas que luchen directamente contra la pobreza y la desigualdad. No se han incrementado en 2016 ni el presupuesto ejecutado de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo –AECID– ni el de ayuda humanitaria. En el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2017, la AECID apenas cuenta con unos 284 millones, cantidad ridícula y similar a la de años anteriores. Es desleal y vergonzoso que el Gobierno intente engañar a la opinión pública que, en general, se fija en titulares, grandes frases, y en conclusiones que son torticeras pero que la opinión pública, en el tráfago de noticias sesgadas que padecemos, muchas veces no sería capaz de percibir si no fuera por la atenta mirada y análisis de organizaciones sociales tan admirables como Oxfam Intermón.

En España, los costes destinados a atender a refugiados dentro de nuestras fronteras, apenas supusieron el 0,8% de la AOD, lejos del 2,3% de 2015. El registro queda más lejos si lo comparamos con la media de los donantes de la OCDE que se sitúa en un 10,8% en 2016. Este porcentaje se explica por el incumplimiento por el Gobierno español de sus compromisos ante la crisis global de refugiados, con más de 65 millones de personas desplazadas, ya que apenas ha cumplido con un 7,1% de su compromiso de acogida. Es necesario denunciar campañas sectarias y falces de un Gobierno que debe cumplir sus compromisos de reasentamiento y reubicación de refugiados y aumentar su cuota. Además, debe excluir del cómputo total de la AOD los gastos domésticos de acogida, ya que la ayuda debe dedicarse a la lucha contra la pobreza y la desigualdad en los países empobrecidos.
Algunos países donantes destinan “la ayuda” para compensar a terceros países para que endurezcan sus controles fronterizos. Esto es torticero porque estamos tratando de la Ayuda Oficial al Desarrollo, y no de actividades compensatorias, en gran parte, por la política de colonización, invasión, saqueo en materias primas y en mano de obra de muchos de esos países en donde siguen los enriquecidos del Norte sociológico financiando y participando en bombardeos a poblaciones civiles indefensas. Tenemos pruebas de esto y del cinismo de dirigentes políticos que hacen alarde de ello. “América first” y así sucesivamente.

Oxfam Intermón denuncia que los países ricos están confundiendo con estos datos a la opinión pública. Disfrazan de ‘ayuda’ el dinero que invierten en gestionar solicitudes de asilo o compensar a otros países para limitar la migración. Todos los países están obligados a atender según la legislación internacional a los refugiados que llegan a sus fronteras, pero deben dejar de contabilizarlo como ‘ayuda’, pues ésta sólo es para combatir la pobreza e impulsar el desarrollo en esos países empobrecidos.
La mayoría de los países enriquecidos aún no ha cumplido el compromiso que asumieron de destinar el 0,7% de sus ingresos a esa ayuda. Tan sólo seis de los 29 Estados miembro de la OECD (Noruega, Luxemburgo, Suecia, Dinamarca, Reino Unido y Alemania) han cumplido esta promesa.

Desde 2015 la ayuda a los países más pobres ha disminuido en casi un 4% de media y en un 0,7% en África subsahariana, donde 20 millones de personas sufren grave inseguridad alimentaria. Hoy, 767 millones de personas viven en la extrema pobreza mientras los efectos del cambio climático causan estragos en todo el mundo. Y, aún así los países ricos han dedicado de media tan sólo el 0,3% de sus ingresos a ayuda exterior. La ayuda al desarrollo es clave para construir un mundo más seguro, más justo y más solidario para todas las personas. Escatimar en esto no beneficia a nadie y nos aboca al caos y destrucción del medio ambiente con la más letal bomba de destrucción masiva: la explosión demográfica.



José Carlos García Fajardo

Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Director del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)

Twitter: @GarciaFajardoJC

Enfermedad de la era digital

OPINIÓN de Luis Meyer.- El año pasado, Facebook alcanzó los 1.860 millones de usuarios, casi un 20% más que en 2015. Más de 1.200 millones son activos a diario, esto es: envían y reciben información, señalan sus preferencias sobre infinidad de temas con solo un clic de ratón por medio de la herramienta ‘like’, comparten y expanden contenidos en todos los formatos imaginables, textos, audios, fotografías y vídeos. A día de hoy, en torno a una cuarta parte de la población mundial usa Facebook activamente. Según un estudio de la publicación The Verge sobre ciencia e innovación, en 2030 el porcentaje podría superar el 60% de los habitantes del planeta. Hay que tener en cuenta que, para entonces, habremos subido de los 7.000 millones actuales a casi 9.000.

Preludio a las guerras donaldianas

OPINIÓN de Adrián Mac Liman.- ¿Cree usted que Donald Trump tendrá el gatillo fácil? preguntaba en la tarde del jueves un estudiante que asistía a un curso sobre las implicaciones políticas del inacabable conflicto de Oriente Medio. La respuesta llegó unas horas más tarde, cuando los destructores USS Porter y USS Ross de la armada estadounidense dispararon 59 misiles Tomahawk contra la base de Shayrat, un aeropuerto militar situado a cuarenta kilómetros de Homs. Para los politólogos pro americanos, que son legión en los países de Europa oriental recién integrados a la Alianza Atlántica, se trata de una acción de represalias firme, equilibrada y que no ha causado bajas humanas. Un punto de vista respetado y alabado por los atlantistas.

La educación es función de Estado

OPINIÓN de José Carlos García Fajardo.- En una magistral lección, Por un pacto educativo, la profesora emérita de filosofía, Victoria Camps, afirmó que de todos los derechos que un Estado social debe garantizar, el derecho a la educación ha sido el más damnificado por las rivalidades de los distintos grupos políticos. Reconoce que hubo un tiempo prometedor y lleno de esperanzas con las dos leyes, LODE y LOGSE, con las que llegamos a alcanzar un nivel europeo en calidad como corresponde a un país cuya lengua hablan más de quinientos millones de personas en el mundo.

La invisibilización de las mujeres en la medicina

OPINIÓN de Sara Mosleh Moreno.- Hasta hace muy pocos años las mujeres han estado marginadas en todos los campos del saber científico. Y la medicina tradicional no ha sido una excepción. No solo han sido hombres los que han ocupado, y siguen ocupando, los espacios de poder en la práctica médica; hasta los años 90 estaba prohibida la participación de las mujeres en cualquier ensayo clínico, por lo que la descripción de las enfermedades y sus tratamientos se hizo en base a pacientes masculinos, con la correspondiente invisibilización de la realidad de muchas mujeres.

Sí se puede actuar contra los paraísos fiscales

OPINIÓN de Xavier Caño Tamayo.- En abril de 2005, ATTAC-España pidió al gobierno de Rodríguez Zapatero que estudiara como negar capacidad jurídica para actuar en territorio español a empresas relacionadas con paraísos fiscales. Como medida contra el fraude fiscal. Pero hubo la callada por respuesta.

Redes intoxicadas

OPINIÓN de Carlos Miguélez Monroy.- Un grupo de adolescentes golpea a otros jóvenes en lugares públicos de forma aleatoria, por pura diversión. Ocurre en México pero se conoce en el mundo entero por las redes sociales y algunos medios de comunicación, que multiplican los videos que difundieron las autoridades de seguridad para identificar a Los Centinelas, que graban sus propios golpes, empujones, insultos y otras formas de humillar a jóvenes en inferioridad numérica o que van con sus novias.

Precariedad laboral

OPINIÓN de Guillermo Córdoba Santos.- Celia trabaja como cirujana en la sanidad pública, y ha firmado cinco contratos en siete meses. “Ahora me renuevan mes a mes, y hasta el último momento no sé si voy a seguir o no. Siempre tengo que tener algo ahorrado, por si voy al paro”, cuenta. La situación de Celia no es única. En la actualidad, millones de españoles viven en la misma situación, con un contrato temporal, precario, y sin saber a ciencia cierta si contarán con un empleo dentro de un mes.

Elegir morir con dignidad

OPINIÓN de José María Gómez Vallejo.- Inmaculada tenía decido que quería que la desconectaran del respirador que la mantenía con vida. Llevaba veinte años postrada en la cama a causa de una distrofia muscular que la dejó tetrapléjica. Tuvo que cambiar de hospital, ya que en el que estaba ingresada le negaban su voluntad. Tras meses de trabas e impedimentos, pudo cumplir su deseo y puso fin a su sufrimiento. Gracias a la lucha de personas como Inmaculada, la asamblea de Madrid ha aprobado un proyecto de ley que garantiza a los pacientes una serie de derechos que les permiten morir con dignidad.

Elusión fiscal en la Unión Europea, el enemigo en casa

OPINIÓN de Xavier Caño Tamayo.- Elusión fiscal es no pagar impuestos aprovechando agujeros y lagunas de leyes fiscales. También lo es aprovecharse de la falta de coordinación de los ministerios de Hacienda de la Unión Europea y de la innegable falta de voluntad política de acabar con la elusión de los gobiernos de la UE.

Construir oportunidades

OPINIÓN de Paula Martínez Camino.- La lluvia, el frío o el viento ya no serán inconvenientes para que los niños de Gandiol puedan dar clase. La ONG Hahatay son risas inauguró en enero una escuela en este pequeño pueblo senegalés. “Cuando empecé a dar clase a los más pequeños, no teníamos ni siquiera un aula, les enseñaba debajo de un árbol. Era el mes de noviembre y hacía mucho frío, así que con mi dinero construí una caseta de madera, pero aquello era insuficiente y muy precario”, recuerda Ndeye Fatou Sarr, maestra de Gandiol.

Quebrar el techo de cristal

OPINIÓN de Laura Zamarriego Maestre.- Era 2002 cuando Frank Flynn, profesor de la Columbia University, quiso llevar a cabo un experimento. Decidió repartir entre sus alumnos el perfil y la trayectoria profesional de Heidi Rozen, emprendedora de Silicon Valley e inversora de capital riesgo. A la mitad de la clase le dio el caso original; a la otra mitad, el documento idéntico a excepción de un detalle: eliminó el nombre de Heidi y lo sustituyó por el de Howard. Una vez analizado el perfil por los alumnos, Flynn se encontró con el resultado que sospechaba. Todos destacaron la competencia de ambos aspirantes. No ocurrió así con la percepción de su personalidad. Tanto los chicos como las chicas describieron a Heidi como egocéntrica e interesada. Desconfiarían de ella a la hora de darle el puesto. A Howard, sin embargo, le consideraron un hombre seguro de sí mismo, con determinación y liderazgo. La lupa con que se miraba a la mujer era mucho más exigente.

Refugiados y solicitantes de asilo pagan con su salud la gestión migratoria de la UE

OPINIÓN de José Carlos García Fajardo.- En Grecia y los Balcanes, la pésima política migratoria europea se cobra un enorme coste humano: miles de hombres, mujeres, niños y niñas están atrapados en zonas inseguras de las que no pueden huir. Se acaba de cumplir un año del acuerdo UE-Turquía pero estos son los hechos que denuncian las Organizaciones humanitarias y que envían a medios de comunicación para que se difundan entre los ciudadanos. Porque no todo es negro, catastrófico y caótico.

Milenials

OPINIÓN de Inés Fernández Llanes.- Los millennials se autodefinen como: “Una generación de transición. Somos la última en muchas cosas y la primera en otras tantas. Estamos entre lo viejo, que no acaba de morir, como el papel o el bipartidismo, y lo nuevo, que no acaba de nacer. Una generación que compra las entradas de cine en Internet y luego las imprime”. “Aspiramos a todo lo que han aspirado nuestros padres, pero superándolos. Ellos se conformaban con un trabajo que les diera de comer y nosotros queremos que nos dé de comer y nos guste.”, resume María Viajel, de 25 años.

Analfabetismo funcional

OPINIÓN de Ana Fernández Vázquez.- La UNESCO considera que el analfabetismo funcional es un gran obstáculo para el desarrollo mundial. Denuncian la existencia de más de 73 millones de personas en el mundo incapaces de incorporarse a las transformaciones mundiales actuales. “Esta es una tremenda traba para el desarrollo de la región”, sostuvo el director de la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe, Jorge Sequeira. El Salvador, Guatemala y Nicaragua son los países con peores indicadores, en contraste con la alta escolaridad de Chile, Uruguay o Argentina, según el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo.

Reparto equitativo en sobriedad compartida

OPINIÓN de José Carlos García Fajardo.- No queremos compartir la pobreza, la miseria, la enfermedad, la riqueza ni la injusticia en cualquiera de sus formas. No es admisible que unos tengan tanto como para poder comprar el trabajo de millones de seres humanos ni que estos tengan tan poco como para tener que venderse a otros para alcanzar ese mínimo de sobriedad que haga efectivos el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad. Todos vivimos por encima o por debajo de las necesidades para llevar una vida en sobriedad, equidad y sosiego como fruto de la justicia.