Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como JULIO ORTEGA

Un coto de caza llamado España

OPINIÓN de Julio Ortega    Bienvenidos al "Pim, pam, pum" nacional. Pasen, carguen, apunten y maten señoras y señores. Tenemos vidas a precio de saldo. Ustedes ponen las armas y la administración les otorga el beneplácito para apretar el gatillo. De proporcionar las víctimas se encarga la naturaleza, un entorno que hemos transformado a golpe de ley en caseta de feria y donde los premios son peluches de piel, carne y hueso. Disparen a mansalva y sin miedo que los animales están para eso: negocio y diversión humanas. En su caso, tratándose de un puro entretenimiento, nos ocuparemos de cubrir el rojo de la sangre que derraman esos monigotes al ser alcanzados, con el verde implícito en términos como conservacionismo, ecologísmo o sostenibilidad, tan de moda y tán rentables hoy en día, que ya se sabe que es más útil parecer honrado que serlo... La Junta de Castilla y León autoriza la caza de corzas durante la época en la que están preñadas o amamantando a sus corcinos. Por sup

El "Rojos al paredón" sigue vivo

OPINIÓN de Julio Ortega     Cuando un individuo al que sólo le escuchan su botella, su perro y un transeunte que se detuvo por curiosidad habla de igualdad, justicia o revolución, no hay sensación de riesgo ni se hace necesario actuar contra él, porque su discurso queda diluido entre el anonimato, la soledad y el desprecio. En cambio, si provienen de una persona con aptitudes para expresarse, cuyo bagaje cultural le permite apoyar con datos todo cuanto dice y con capacidad para reunir oyentes la cosa varía, pues se enciende la luz de alerta ante la posibilidad de que ese sujeto "subversivo" logre invitar a la reflexión y al pensamiento crítico como prólogo a una actitud de rebeldía social que pueda devenir en la exigencia de una transformación del sistema. Pues eso es justamente lo que le está pasando a Rafael Narbona. Licenciado en Filosofía, crítico cultural, escritor y profesor en un Instituto en San Fernando de Henares (Madrid), se ha convertido en ampolla a reventar

Albert Boadella que estás en los ruedos...

OPINIÓN de Julio Ortega    Respuesta de un "gilipollas" abolicionista Hay un hombrecillo que a pesar de vanagloriarse de su enfrentamiento con la Iglesia Católica se cree Dios, esto es: asume el papel de aquel que representa la esencia de lo que tanto critica. ¿Quién sabe si su inquina tiene su origen en una especie de envidia patológica por no ser su rostro el representado en el Pantocrátor? El caso es que él otorga o niega derechos. Derecho a la vida digo, o a no padecer tortura a manos de otras criaturas, por lo tanto me refiero cuestiones vitales que dicho sujeto interpreta a la usanza del Antiguo Régimen, deviniendo en particular lo que sólo puede tener la categoría de universal.  Pero es que este hermenéuta involucionista, además de Juez al estilo del Evangelio según San Mateo, es también parte, porque no sólo defiende la plena potestad de unos seres para martirizar y matar a otros, sino que se subyuga con la angustia de las víctimas y lo declara sin el menor rubor

La violencia, algo más que una estadística incompleta

OPINIÓN de Julio Ortega     El sufrimiento iguala a las víctimas y la cobardía a los criminales Cómo expresar la violencia con el verbo, cómo reflejar tragedias con seres vivos en un papel inanimado. No hay negro sobre blanco que pueda trasladar el rojo derramado y empapando el suelo de un dormitorio, el gris de una calle o la arena de una plaza. No existe vocabulario para describir con exactitud la certeza de la propia muerte súbita, inmediata y brutal mordiendo las entrañas, comprimiendo el cerebro con preguntas y negaciones, colapsando la garganta con gritos estériles que se hacen añicos contra la soledad de la víctima frente a su asesino. Gritos que devuelven un eco de estertores agónicos. No, por mucha genialidad literaria que se posea, nunca se podrá transmitir con absoluto realismo la cobardía del verdugo, su acerba mirada o la despiadada mueca de su rostro, ni tampoco el extremo pavor de la criatura que se derrumba bajo sus golpes. Siendo así, ¿qué es lo que nos queda fr

Testigos miserables.La degradación humana, un espacio sin límites

OPINIÓN de Julio Ortega    Hace pocos días un nuevo accidente de tráfico se llevó la vida de una persona en la calzada conocida como la Vía Rápida del Morrazo, en la provincia de Pontevedra. Abierta en 2005, se trata de una carretera que costó 4,6 millones de euros por kilómetro construido y que abrió en canal parajes cuya hermosura ha quedado marcada por una cicatriz bituminosa y sangrienta. Para referirse a ella es común escuchar en la gente de la zona otra denominación: “El corredor de la muerte”. Ya no es posible circular por ese remedo de autovía sin encontrarse cada pocos metros con manchas siniestras sobre el asfalto y flores en las biondas. Los restos de animales destripados son también una estampa habitual, acrecentada porque la zona es generosa en tecores de caza, y las desdichadas presas de los escopeteros huyen de los disparos, encontrando a menudo bajo unos neumáticos el final que les deparaba el plomo alque consiguieron burlar. El lamentable estado de los vallados ci

Animales humanos frente a no humanos

OPINIÓN de Julio Ortega    No somos diferentes, sino distintas versiones de una misma naturaleza. Son similares nuestro origen y entorno pero evolucionamos de forma desigual. Tú, con tu conciencia de ser superior, tan rebosante de derechos sobre los que consideras inferiores y tan carente de obligaciones hacia ellos. Yo, de tu misma especie, y si quisiera tan legitimado oficialmente para mostrar esa conducta, no logro ya sin embargo encontrar las justificaciones morales para hacerlo. Y es que no las hay. Las que existen se las inventaron, nos las enseñaron y las asumimos por conveniencia. Es un simple contrato suscrito con la ignorancia cómoda. No me creo mejor que tú, tampoco más inteligente, sensible o digno. Pero sin duda sí menos dañino. Cazador, torero, empresario que te lucras con el sufrimiento de los animales a través de su piel arrancada, su carne descuartizada, su explotación en circos, su cría y venta, la experimentación, vivisección o cualquier otra actividad científic

La generosidad ministerial con la tauromaquia

OPINIÓN de Julio Ortega    Rematáis vuestro mandato practicando un postrer descabello no sé ya si a la decencia, a la sensibilidad, a la justicia o a todas ellas, una tríada que habéis ejecutado en Consejo de Ministros.Ni en los últimos instantes de la legislatura mostráis la valentía de incluir la violencia ejercida contra seres inocentes, una violencia pública, en el único lugar que le corresponde: el cajón de los delitos. Abandonáis el poder con un gesto más propio de los césares entregados al desquiciamiento en su ocaso, que de un equipo de políticos que se las dan de gestores comprometidos con el progreso y de contrarios a conductas salvajes comunes en un pasado que no sabéis o no queréis superar. Os váis instaurando desde el Ministerio de Cultura el Premio Nacional de Tauromaquia con una asignación de treinta mil euros. Hay de por medio seres torturados y asesinados, no es pues la cuantía el factor más importante, pero sí tiene mucha relevancia en un contexto dramático para

Los "dignos" de La noria

OPINIÓN de Julio Ortega    Para evitar dudas comienzo con una aclaración: me desagradan los programas de televisión que desmenuzan las tragedias para servir bandejas de espectáculo, y lo mismo sacan partido del dolor de un asesinato que del drama de un desahucio. Pero tampoco me van los que se meten en una casa con las cámaras para reeducar a un hijo vago que insulta y roba a sus padres. Ni en los que cada aberración que uno cuente de su vida le hace subir un peldaño en los ingresos hasta hollar la cima de su propia degradación. O en los que se estafa a incáutos con el tarot o un panel de acertijos con trampa. Ni aquellos que airean las enemistades de famosillos o los hacen vivir en condiciones aparentemente extremas en lo que constituye una burla para los que realmente las padecen día tras día. Además, todos me huelen a puro montaje. Simplemente, no me los creo. Bien, en ese aspecto no me gusta La Noria, aunque sí creo válido a su presentador. Pero me ha llamado la atención la &qu

El animalismo y las elecciones.O cuando derecho al voto y a la vida van unidos

OPINIÓN de Julio Ortega        Habra tiempo para todo. O para casi todo... La bandera que decís nos representa (dentro de quince días seguirá siendo enseña de unos cuantos y sudario para el resto), ha bajado en señal de salida, y los candidatos os atropelláis en una carrera pródiga en esfuerzos muy particulares: sonrisas de cartel, apretones de manos ante las cámaras, paseitos de igual a igual entre la multitud acompañados de armarios con pinganillo, excursiones a suelos que no volveréis a pisar en mucho tiempo, fotografías en entornos irrepetibles (alguna con casco de obrero) y promesas. Críticas feroces y más promesas de arreglar los desastres que siempre son culpa de otros aunque las víctimas se repitan una y otra vez. Cada mitin es un ejercicio de ego y mendacidad diseñado para convencer a corto plazo. Pasadas las elecciones guardaréis las máscaras hasta dentro de cuatro años, quemaréis los guiones y los actores os transformaréis en hombres al servicio constante de los interese

20-N: El regreso

OPINIÓN de Julio Ortega     Nunca como hasta ahora había tenido una sensación tan intensa de estar a punto de entrar por la puerta de salida. De acercarme a lo que siendo ayer un final, se transforma hoy en principio de una historia conocida, funesta, y parece que inútil. Siento que lo que probablemente ocurrirá el 20 de noviembre, lo acusaremos como un terrible empujón hacia atrás para revivir un franquismo sociológico que se viene gestando desde hace tiempo, pues la derecha de apariencia moderada y la más radical, ambas amparadas por unas mismas siglas, si algo han aprendido en todos estos años, es que las víctimas cuando no sangran dejan de parecerlo. Por eso somos unos cadáveres con tan buen aspecto pero cubiertos de heridas como los que reposan en las fosas abiertas por los mentores de estos herederos del espíritu del 36. Al principio, con la memoria reciente y las víctimas directas todavía entre nosotros, lo de manifestarse acorde con su verdadera ideología lo hacían con dipl

Al torero en su cogida

OPINIÓN de Julio Ortega    Torero, no pienses que tu muerte en la arena me deja indiferente. Tampoco lo hacen tus heridas. Y esa mueca convulsa, aunque te cueste creerlo, mejor dicho: a pesar de que te convenga negarlo, me sobrecoge y entristece. Así pasa cuando la empatía con el sufrimiento de otros no se construye sobre la distinción entre especies, sino que se apoya en la conciencia del padecimiento ajeno y del valor que la propia vida posee para cada cual. Sé que te resultará difícil entenderlo y que aún haciéndolo preferirás no admitirlo, pues tal sinceridad desmontaría una de las falacias más ruínes y recurrentes utilizadas por el mundo de la tauromaquia para denostar a los que pedimos la abolición. Y no estáis sobrados de razones precisamente. Lo cierto es que se me antoja un instante terrible aquel en el que el cuerno del toro desaparece en tu ingle o se hunde en tu rostro desencajado. Igual de espantoso, torero capaz de sentir miedo y dolor, que el de tu espada ensartada e

Final del terrorismo...a medias

OPINIÓN de Julio Ortega    España: más de cuatro millones de parados. Entre abril y junio de 2011 se tramitaron 16.464 desahucios. 160.000 familias españolas permanecen inmersas en procesos de ejecución hipotecaria. En miles de hogares ninguno de sus miembros trabaja o cobra algún tipo de prestación. Los comedores sociales están colapsados y las ONGs carecen de recursos para atender necesidades básicas por culpa del empobrecimiento ... España: las condiciones laborales - para aquellos que todavía tienen un empleo - son cada vez más precarias, y se está retrocediendo a muchos años atrás en cuanto a protección legal al trabajador. Los pequeños empresarios están ahogados mientras son lícitas indemnizaciones millonarias para ciertos ejecutivos. Se entregan cantidades ingentes de dinero público a los bancos, los mismos que tuvieron una responsabilidad fundamental en la crisis que desangra a los españoles (no a todos)... España: el Estado vende armas a países sospechosos de estar vulne

Ser perro o gato en Madrid

OPINIÓN de JulioOrtega    Si Usted vive en la Comunidad de Madrid y tiene la mala suerte de que se le extravía su perro o su gato, ya puede pensar en cómo decirle a sus hijos que no lo volverán a ver vivo, porque esa es la alternativa más probable. Doña Esperanza Aguirre, en su nueva Ley de Protección Animal, reduce de quince a tres días el plazo de espera para matarlos en los centros de recogida. Setenta y dos horas, ese es el tiempo que la Presidenta le otorga de vida a las criaturas que cometieron el “delito” de perderse o de haber nacido sin un hogar No se queda ahí en sus medidas, pues también prohíbe que se alimente a los animales de la calle, lo que equivale a declarar ilegal la labor altruista de muchos ciudadanos y asociaciones que además de darles de comer - normalmente a colonias de gatos - ayudan a que estén controladas a través de programas de esterilización y atención veterinaria pagada de su bolsillo. El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, con Doña Esp

La rebeldía de los mansos

OPINIÓN de Julio Ortega    Dedicado a Rafael Narbona por remover conciencias "Yo pisaré las calles nuevamente de lo que fue Santiago ensangrentada... ". Así cantaba Pablo Milanés al referirse al Chile dominado por Pinochet. Y sí, este genial cantautor volvió a caminar por aquel asfalto tan lleno de sangre y tan vacío de pisadas desaparecidas. Pero el criminal murió en su cama. Como lo hacen casi todos. Mientras nosotros, los humanos del “mundo libre”, creemos los sistemas totalitarios circunscritos a los libros de historia o a la pantalla del televisor sintiéndonos a salvo en el espacio y en el tiempo. Un error. Las dictaduras se ajustan maquiavelicamente al momento, al lugar y a la conciencia social de los ciudadanos. Ningún estadista utilizará las armas para gobernar despóticamente si las urnas le confieren potestad para hacerlo. No es necesario que los "pacos" circulen para imponer su orden, basta con plasmarlo en una Carta aparentemente democrática y con e

Nacho Guerreros, actor: "Cuando quieres a un animal, no lo torturas hasta matarlo"

Entrevista de Julio Ortega            Nacho Guerreros, conocido por muchos como "Coque" gracias a su papel en la serie "La que se avecina", no siempre fue actor. Y entre las labores previas a las desarrolladas en los escenarios por este genial intérprete se encuentra la de haber trabajado con discapacitados. Nacho, formado en teatro y merecedor de diversos premios tanto por esta disciplina como por su papel en cortometrajes, demuestra que la impronta de humanidad que sabe plasmar en su faceta artística se corresponde con un idéntico valor como persona. Hay quien afirma que aquellos que se preocupan por el respeto a los derechos fundamentales de los animales lo hacen porque padecen una suerte de misantropía hacia los de su especie. El compromiso de Nacho con todos ellos, animales humanos y no humanos, para contribuir a la transformación de una sociedad en la que la violencia no sea crimen en unos casos y arte, distracción, educación o negocio en otros en función

Carlos Herrera, ¡qué tarde naciste!

OPINIÓN de Julio Ortega     Al Señor Carlos Herrera – pero qué ganas me entran de ponerle comillas a ese tratamiento para eliminarle cualquier connotación positiva –, no le gustan las Iniciativas Legislativas Populares. Él prefiere gobernar por decreto. Y como de momento no está capacitado para llevar a los parlamentos su interpretación cesarista del poder, la pone en práctica en su Empresa, la Cadena Onda Cero. El cese que ha determinado para Pilar Rahola así lo demuestra. ¿Las razones?: que el insultador se ha sentido ofendido. Lo ha hecho por la respuesta lúcida y certera que la periodista le ha dado ante los ataques por él lanzados a los abolicionistas de las corridas en general y a los abolicionistas catalanes en particular. Tampoco sorprende su reacción, porque el fascismo siempre tiene dificultades para disfrazarse y a este individuo, bajo su traje de comunicador librepensador que le queda varias tallas pequeño, le asoman los yugos, las flechas y hasta las espadas y las ban

Violencia ¿"Sólo" con animales?

OPINIÓN de Julio Ortega    Porque el crimen no lo determina la especie de la víctima En las últimas horas he visto dos imágenes en internet correspondientes a dos noticias actuales. Podría emplear varios adjetivos para describirlas: sobrecogedoras, pavorosas, conmovedoras… Da igual. Es un intento inútil. Ningún calificativo transmitiría la sensación de dolor, aversión e impotencia que secuestra mi ánimo al contemplarlas. El sufrimiento excede a la semántica.  En una aparece sentado un orangután hembra con las extremidades atadas y su cría abrazándose a ella. La madre, con aspecto triste y derrotado (sus expresiones y las nuestras son tan similares), sangra por varias partes de su cuerpo. Ocurrió en un pueblo de Borneo donde la gente la capturó, seguidamente trataron de ahogarla en una piscina, la golpearon y lapidaron hasta al fin matarla. Su delito: haber sido sorprendida “robando” frutas para alimentar a su hijo.  En la otra se observa una gran cantidad de sacos apilados y c

La Monumental sin verdugos y sin víctimas

Porque prohibir la violencia no es atentar contra la libertad, sino protegerla OPINIÓN de Julio Ortega    Llegan las lágrimas, la rabia y el rechazo. La negación pretende, a fuerza de repetida, transformar los hechos consumados, y la indignación ocupa su lugar cuando la certeza demuestra que deseo y realidad transitan por caminos divergentes. La tristeza y el enojo de los taurinos cobran forma estos días porque en otra comunidad española, y ya van dos, no podrán adquirir una nueva entrada para ver una corrida de toros. A las cinco en punto de la tarde la vergüenza de los ruedos tiene prohibido el paseíllo en Cataluña. Allí los carteles no volverán a anunciar, como si de un gran acontecimiento se tratase, tan maquillada modalidad de tortura. Y los niños, afortunadamente, crecerán sabiendo que hundirle armas de acero a un toro es una acción ilícita y digna de repulsa, al menos institucionalmente. La educación y la costumbre harán el resto. Cierto que en otros aspectos similares to

Adulando, difamando, desbarrando y... cazando

OPINIÓN de Julio Ortega   Hay cierto “colaborador habitual de publicaciones cinegéticas” – la verdad es que podía serlo a tiempo completo y de ese modo tal vez no le quedarían horas libres para matar animales por solaz - que ha redactado y difundido un artículo construido sobre dos verbos: “difamar” y “pelotear”. Y todo por poder seguir conjugando un tercero: “disparar”. El Señor Chan, que así se llama, al referirse a los activistas detenidos en Junio por su presunta relación con la suelta de visones – hoy todos ellos en libertad a la espera de juicio – lleva a cabo tal ejercicio de adulación del Juez encargado del caso que es difícil leer el texto sin resbalar. La babaza secretada en varias frases por sus glándulas salivales es tan evidente como alabancera. Indica, por ejemplo, que el magistrado, al enfrentarse a lo que califica de “ecologismo radical”, puede “sufrir en esta sociedad enferma de urbanitismo”. Supongo que para el escopetero articulista abatir animales por divers

La tijera selectiva (y sangrienta) de la señora De Cospedal

Cuando poder no equivale a sentido de la justicia OPINIÓN de Julio Ortega La Señora María Dolores de Cospedal tiene dos piernas, como la mayoría, pero si hablamos de patas políticas también disfruta de un par de ellas muy bien apoyadas ambas: la una en el cinismo y la otra en la hipocresía. Sobre tan desoladores cimientos en un personaje elegido para gestionar los recursos públicos de muchos ciudadanos, se levanta todo un monumento a la destrucción del empleo, los recortes en gastos sociales y el fomento de las privatizaciones. Ella, muy ufana, lo denomina “plan de ahorro”. Algunos pensamos que lo que pretende ahorrar son madrugones a la población activa enviándola directamente al paro. Pero eso no le preocupa, ella no es desempleada. Es más, sus ingresos triplican los del Presidente del País. Pero claro, reclama austeridad... para otros. Bien, no me voy a meter en análisis políticos por más que tenga mis ideas bastante claras, pues la intención de este texto es demostrar como a l




">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible