Otra información es posible

Mañawi: el infierno de tener albinismo





Recién nacidos en una guardería en Lilongwe, Malawi. La bebé albina fue abandonada por su padre. Su madre murió en el parto y creyeron que la bebé estaba embrujada. CC by-sa Lars Plougmann vía Flickr

ESPAÑA - Rajoy comparecía, mintió, y se marchó de vacaciones. ¿Y ahora qué?

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez.- 02.08.13. 

No merece la pena analizar a fondo la comparecencia trampa de Rajoy en el Senado. Cumplió el protocolo esperado, dedicando más tiempo a hablar de unos supuestos "brotes verdes" de la economía española y de culpar al resto del mundo - jueces, oposición y algunos medios - de establecer una causa general contra el Partido Popular que a hablar sobre su corrupción, la que anida en el seno de su partido. No hay, según Rajoy, financiación ilegal en el partido, ni sobresueldos en negro, y Bárcenas es un "señor" que se aprovechó de un partido honrado. Todo según lo previsto. Quizás el único detalle novedoso fue que el presidente del gobierno reconoció que se había equivocado "al confiar en quien no la merecía". Pero una vez "reconocido" su error ¿dónde está la asunción de responsabilidades políticas? Rajoy sigue los pasos del Borbón: lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir.... pero siguen en sus cargos sin inmutarse.

Miremos hacia adelante. La sesión parlamentaria de hoy, a pesar del interés mediático suscitado, fue una sesión más, con intervenciones previsibles y nada ilusionantes, que ya forma parte del pasado. ¿Y ahora qué hacemos? Esta mañana mientras Rajoy mentía desde la tribuna de oradores del Senado, millones de españoles viajaban hacia su lugar de vacaciones. Esa misma mañana otros tantos millones de españoles menos afortunados no han podido desayunar, incluidos cientos de miles de niños, y habrán salido a la calle a ver si cae algo para comer o cenar. Ni unos ni otros habrán escuchado la comparecencia de Rajoy. Y esto es lo que me preocupa. Da la sensación de que pase lo que pase en el Parlamento o el Senado, hagan lo que hagan las élites políticas e institucionales, se impongan las políticas que se impongan, la población parece vivir al margen de todo ello como si "la política" fuese algo ajeno a todos nosotros, como si "la política" fuese una actividad privada que ejercen unos pocos de la misma forma en que otros se dedican a la arqueología o la orfebrería.No acabamos de entender que de la política dependen nuestras vidas, directamente. ¿Acaso no nos importan nuestras vidas, las vidas de nuestros hijos, no tenemos nada que decir y decidir sobre ellas?

La "política" somos y la debemos hacer nosotros cada día, de forma pública, abierta, en la calle, en los centros de trabajo, en los barrios, en las tertulias, también en las instituciones, en todos sitios y a todas horas. Y ese interés por la actividad política, que debería ser muy visible y mayoritario en estos momentos, es lo que yo no percibo en las calles a pesar del enorme daño que las políticas neoliberales están ocasionando entre las clases más bajas de la población. Es evidente que algo se está moviendo en la sociedad, sería inexplicable que no fuera así en un contexto como este, pero es evidente también que todavía es una minoría la que se moviliza, prácticamente la misma minoría consciente y militante que se ha movilizado siempre. Hace años que hemos abdicado de nuestras obligaciones como ciudadanos, hemos olvidado que somos clase obrera, nos hemos creído que el capitalismo nos haría ricos a todos si éramos obedientes y competíamos egoístamente con el compañero de al lado. Hemos dejado eso que algunos llaman despectivamente "la política" en manos de unas élites que defienden unos intereses que no son los nuestros. Mientras no seamos conscientes de ello y no nos pongamos manos a la obra para cambiarlo - para cambiar el Régimen del 78 - seguiremos por el camino de la miseria, la explotación y el expolio público. Hoy 1 de agosto, cuando corremos el riesgo de que el calor del verano, la desinformación y la apatía nos paralicen aún más, es un buen momento para recordar aquella famosa cita de Bertolt Brecht:

El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Egipto: ¿condenamos o justificamos el golpe de Estado? ¿Cuál es el plan oculto de EEUU para Egipto?

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez.

Los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas en Egipto y la caída del gobierno de Mohamed Morsi - vía golpe de Estado tutelado por Washington, como el anterior contra Mubarak - ha reflejado con total nitidez que alcanzar el gobierno de un país a través de las urnas no es sinónimo de ostentar una legitim...hace 19 horas

Los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas en Egipto y la caída del gobierno de Mohamed Morsi - vía golpe de Estado tutelado por Washington, como el anterior contra Mubarak - ha reflejado con total nitidez que alcanzar el gobierno de un país a través de las urnas no es sinónimo de ostentar una legitimidad incondicional para ejercer el poder al margen de los compromisos adquiridos con los ciudadanos. Ganar unas elecciones no le otorga al ganador patente de corso para ejercer el poder como le plazca. Las urnas no dan la legitimidad para gobernar, le dan en tal caso la legalidad para formar gobierno. La legitimidad se gana día a día y va inexorablemente unida al cumplimiento del contrato electoral que ese partido en el gobierno adquirió con los ciudadanos cuando se presentó a las elecciones a través de su programa electoral. Si el gobierno salido de las urnas cumple su programa electoral tal y como prometió, tiene toda la legitimidad para seguir gobernando, y es de suponer que esa mayoría social que apoyó en las urnas a ese gobierno le respaldará para que siga aplicando las políticas que llevaba en su programa. Pero ¿qué ocurre cuando un gobierno no cumple sus promesas electorales y gobierna de espaldas a los ciudadanos imponiendo unas políticas que nadie votó y que perjudican a la mayoría (tal y como ocurre con el gobierno de Rajoy)? Lo lógico sería que ese gobierno se sometiera a un referéndum revocatorio para comprobar si los ciudadanos, a pesar de su viraje, refrendan las políticas de ese gobierno, o directamente convocar nuevas elecciones generales para que los ciudadanos decidan su futuro. Pero ¿qué ocurre cuando no existen estos mecanismos o los gobiernos se niegan a someterse al escrutinio popular bajo el pretexto de haber "ganado unas elecciones"? ¿qué hacer cuando los ciudadanos defraudados y perjudicados por ese gobierno salen a las calles pidiendo un cambio y ese gobierno no solo no les escucha sino que les reprime duramente? Dicho de forma más concreta, ¿está justificado un golpe de Estado, como el de Egipto, contra un gobierno que ha perdido su legitimidad y sigue aferrado al poder? En mi opinión sí.

En principio nadie quiere un golpe de Estado, pero ¿nunca debe apoyarse, bajo ninguna circunstancia? Mi respuesta es que hay circunstancias en las que no hay más remedio, aunque no sea deseable, que utilizar la fuerza. Pongo un ejemplo: el 4 de febrero de 1992 Hugo Chávez junto a otros militares encabezaron un intento de golpe de Estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez que resultó fallido (muchas personas todavía creen que Chávez llegó al gobierno a través de un golpe de Estado, cosa totalmente falsa). Anteriormente este gobierno comenzó a imponer a la población, por orden principalmente del FMI, unaspolíticas neoliberales que nadie había votado y que estaban causando un sufrimiento inmenso a las clases populares venezolanas (como ahora ocurre en España), que hartas de miseria, expolio, y corrupción salieron a la calle a protestar y exigir dignidad para la población. La respuesta del gobierno a la legítima y justificada revuelta popular (el llamado Caracazo) fue una durísima represión que causó cientos, si no miles, de muertos y desaparecidos, lo que motivó la intentona golpista anteriormente citada. ¿Es condenable un golpe de Estado en esas circunstancias? ¿llegados a ese extremo, a quién debe defender el ejército, a un gobierno que ha perdido su legitimidad o al Pueblo que está siendo masacrado? Desde mi punto de vista de vista en esas circunstancias estaba absolutamente justificado el intento de golpe de Estado en Venezuela en 1992. Exactamente el caso contrario a este tuvo lugar años después cuando Hugo Chávez, un presidente democráticamente elegido que contaba con el respaldo de la mayoría de venezolanos y que aplicaba las políticas y el proyecto que había prometido desarrollar, sufrió un golpe de Estado (2002) que fracasó, entre otras razones, gracias al apoyo del Pueblo que salió a la calle a defenderlo y desactivó a la derecha política golpista.

Obviamente la situación política, social, y el contexto es muy diferente en unos casos y otros, eso está claro. No se puede establecer una regla general aplicable a todos los casos en cualquier circunstancia y lugar. Pero ¿en qué lugar situamos lo ocurrido en Egipto? El golpe de Estado de Egipto no ha sido condenado ni tampoco apoyado explícitamente por ningún país ni partido político. Se supone que nadie quiere un golpe de Estado pero todos parecen "entender" lo ocurrido, considerándolo como un mal menor. España y el resto de Europa esperan recibir instrucciones de Washington, como siempre. Estados Unidos apoyó la llegada de Morsi al gobierno (que recientemente mostró su apoyo a los terroristas sirios), y ahora ante el fracaso de su tutelada "primavera árabe" ordena al ejército egipcio que intervenga para derrocarlo. ¿Qué plan tiene preparado EE.UU para Egipto? ¿será capaz el pueblo egipcio de imponer su voluntad democrática frente a las injerencias e intereses exteriores y los poderes reaccionarios internos? Yo celebro la caída de este gobierno títere y reaccionario que tenía al pueblo en su contra, y apoyo a cualquier ejército que se ponga del lado del Pueblo frente a un gobierno que lo reprime y humilla; pero cuidado, no apoyo y no me fío de una cúpula militar que está a las órdenes de EE.UU, porque temo que vuelva a repetirse la misma historia y sea EE.UU a través del ejército egipcio - al que dirige y financia - quien acabe imponiendo su voluntad a través de otro gobierno títere, como ya ocurrió también en Túnez, o quizás mediante un gobierno de "tecnócratas". Desde luego que lo intentarán, pero confío en la valentía e inteligencia del Pueblo egipcio - que está pidiendo "pan, libertad y justicia social" - para acabar imponiendo su voluntad de progreso, libertad y soberanía frente a quienes pretenden manipularles para defender sus intereses particulares.


Cumbre europea: un nuevo insulto a las víctimas de sus políticas

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez.-

La enésima Cumbre Europea celebrada este viernes supone el enésimo insulto a la inteligencia de los ciudadanos. Además de alcanzar un acuerdo sobre "la nueva directiva para gestionar la reestructuración y liquidación de Bancos", el punto principal y más importante para España de esta Cumbre era el referido al paro juvenil en Europa. Y no hay novedades respecto a la Cumbre celebrada hace un año, excepto que los fondos para "combatir el paro juvenil en Europa" se adelantan y concentran entre los años 2014 y 2015 en lugar de los siete años como estaba inicialmente previsto (20014-2020). La cantidad para este fin será la misma, 6.000 millones de euros para solucionar un problema que afecta en el caso de España al 56,4% de los jóvenes (27 millones de personas no encuentran empleo en Europa). Ante esta cifra es obligado recordar que los Bancos europeos se han llevado 1,6 Billones de euros de dinero público sólo entre 2008 y 2010. De este fondo para el empleo juvenil España se llevará lo que estaba previsto, unos 1.900 millones en los dos próximos años. Esta cifra es irrisoria. Para que sepamos de lo que estamos hablando hay que recordar que este gobierno Rajoy recortó la inversión en políticas activas de empleo en 1.557 millones de euros en 2012 y en 1.900 millones en 2013. Europa nos da para crear empleo mucho menos de lo que Rajoy recortó en políticas de empleo. Vergonzoso.

Mariano Rajoy y su gobierno, así como el PSOE, CIU, PNV y UPyD, que pactaron para llevar "una sola voz a la Cumbre Europea" para defender "los intereses de España" y exigir un cambio en las políticas de la UE han fracasado; lo tienen muy difícil para vender a los ciudadanos las bondades de esta Cumbre que no ha hecho más que confirmar el poco peso específico del gobierno español en Europa y cuáles son las prioridades de las poco democráticas instituciones europeas. Este ya no es el fracaso del gobierno, sino de todos los partidos que pactan para someterse a las órdenes de la Europa del capital. El hecho de queRajoy abandonara la Cumbre sin hacer declaraciones ante los medios es muy significativo (caso Bárcenas al margen). Desde luego no les preocupa el desempleo, eso está claro. Lo que les preocupa son los efectos políticos que ese altísimo desempleo pueda producir, que es muy diferente. Es decir, les preocupa la respuesta que los ciudadanos, principalmente los más jóvenes, puedan dar en la calle frente a los gobiernos neoliberales que están imponiendo políticas en contra de sus ciudadanos sin ningún mandato popular. Temen un estallido social como el que se ha dado en otros países, como Brasil o Turquía, y el crecimiento de partidos de izquierdas contrarios a las políticas de la Troika, como Syriza en Grecia. Eso es lo que único que les preocupa, y de momento no demasiado. Los acuerdos de estas Cumbres Europeas sólo pretenden tener un efecto balsámico entre las víctimas de sus políticas para que no se rebelen, pero son totalmente insuficientes, y ellos lo saben. Tal y como dije en otras ocasiones, la prioridad de la Troika y del gobierno Rajoy no es crear empleo en Europa y en España, al menos en el corto plazo. Es más, necesitan tener una tasa de desempleo muy alta y una población sumida en el miedo y la desesperación para poder imponer sus políticas neoliberales (la Doctrina del Shock), llamadas de "políticas de austeridad", que tienen como fin desmantelar el modelo social europeo, reducir los salarios y la protección social, y privatizar los servicios públicos (incluidas las Pensiones y la Sanidad), principalmente.

Capítulo aparte merecen las declaraciones de Durao Barroso esta mañana en una entrevista en la Cadena SER. Escuchar a este personaje, anfitrión de la criminal cumbre de las Azores, dar lecciones de democracia y culpar a los Estados de los efectos nefastos de las políticas que impone la Comisión Europea es indignante. Han "fracasado" sus políticas neoliberales y las de la Troika (en realidad son un éxito para los intereses que ellos defienden). Los gobiernos europeos son títeres que sólo cumplen sus órdenes e imponen a los ciudadanos las políticas que estos tecnócratas al servicio del capital ordenan. ¿A quién pretende culpar ahora este títere del capital financiero? ¿quién ha elegido a este personaje? ¿quién ha elegido a los miembros de la Comisión Europea? ¿quién fiscaliza las decisiones de esta Comisión? ¿ante qué ciudadanos responde este personaje y esta Comisión de mercenarios? Escucharle decir que la Comisión Europea y las instituciones europeas están al servicio de los ciudadanos es un insulto a sus propias víctimas. Estas instituciones europeas representan a los poderes económicos y financieros contra los que las clases trabajadoras y populares debemos luchar. No perdamos el tiempo discutiendo si son galgos o podencos.

ESPAÑA. Alfonso Guerra, la izquierda y Siria

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez.

De la misma forma que se dice que la historia la escriben los vencedores, el poder político y mediático tiene la capacidad de construir un relato interesado de los hechos que a base de repetirlo una y otra vez se instala en el ideario colectivo como una verdad absoluta. Algunas de estas verdades absolutas se pudieron escuchar de nuevo esta mañana durante la entrevista que concedió a la Cadena SER (grupo Prisa) el que fuera vicepresidente del Gobierno de Felipe González y actualmente diputado "socialista" en el Congreso, Alfonso Guerra, con motivo de la presentación de su libro de memorias.

El primero de estos axiomas es que el PSOE y la socialdemocracia representan a la izquierda española y europea. Durante la entrevista de hoy y en todos los grandes medios a diario se habla del fracaso de "la izquierda" y se analizan los errores de los gobiernos de "izquierdas" en Europa, dando por hecho que esos gobiernos y esos gobernantes socialdemócratas son la izquierda. Esta es una falacia que hay que desterrar del pensamiento colectivo, sobre todo de la clase trabajadora. No es la izquierda la que fracasó, sino la socialdemocracia capitalista. Al PSOE se le puede definir como un partido de centro, o socio-liberal, o neoliberal, o incluso de derechas en algunas cuestiones, pero en absoluto como un partido de izquierdas; tal y como ha quedado demostrado con más evidencia si cabe a raíz del estallido de la "crisis", no se puede ser de izquierdas sin ser anticapitalista. El PSOE, al que pertenece Alfonso Guerra, no sólo no luchó contra el capital para revertir la balanza de poder en favor de las clases populares y de una verdadera democracia sino que contribuyó a engordar el enorme poder que ahora mismo ostenta la burguesía financiera y empresarial en España y en Europa. Esta representación teatral en la que el PP representa a la derecha y el PSOE representa a la izquierda es una trampa en la que caen constantemente las clases populares y que se debe desenmascarar. Con ambos partidos en el gobierno de España, o con la socialdemocracia y los partidos conservadores y liberales turnándose en los gobiernos de Europa, la oligarquía financiera y empresarial siempre gana. La mayor evidencia de ello es que estas oligarquías y sus medios de comunicación financian y fomentan estos regímenes bipartidistas, gracias a los cuales obtienen enormes beneficios a costa de explotar al resto de la población y sus recursos.

Otra de las verdades absolutas que se han instalado en estos momentos en la opinión pública y publicada, es que en Siria existe un gobierno dictatorial que está bombardeando y matando a su propia población civil y, por lo tanto, la "comunidad internacional" debe intervenir para frenar esa masacre de inocentes que está causando el gobierno de Bashar Al-Assad (un gobierno que volvería a ganar las elecciones con el 75% de los votos, según la CIA) . Alfonso Guerra esta mañana, tratando de hacer una crítica a lo que él considera "la izquierda", decía que cuando él era más joven e incluso bajo una dictadura, la izquierda salía a la calle a protestar por el nápal en Vietnam, o contra Pinochet... y ahora no, a pesar de que ocurren "cosas terribles como lo de Siria". ¿Y qué es lo de Siria? La periodista ni siquiera se lo preguntó, porque ya existe una verdad absoluta oficial instalada que es inamovible e indiscutible. Lo "terrible", según la versión de los grandes partidos y medios de comunicación españoles y según la UE, no es que existan grupos terroristas financiados por las dictaduras de Catar y Arabia Saudí y dirigidas y apoyadas por EE.UU e Israel (con el apoyo de Turquía) atentando contra un país soberano, sino que lo terrible según la versión del establishment político y mediático es que el gobierno sirio legítimamente elegido se defienda de los terroristas e imperialistas de EE.UU y la OTAN. Lo "terrible" no es que los imperialistas pretendan invadir un país soberano por motivos económicos y geopolíticos, ni que para ello utilicen - en muchos casos - a los mismos terroristas mercenarios que utilizaron para invadir Irak o Libia, sino que lo terrible, parece ser, es que el gobierno sirio los combata con todos sus medios. Esta semana laUnión Europea - con el ministro Margallo en primera línea - abandonó los complejos y anunció que apoyará con armamento - en realidad hace tiempo que lo estaban haciendo - a los llamados "rebeldes" sirios, que no son otra cosa que mercenarios pagados en dólares, y ahora también en Euros, que le están haciendo el trabajo sucio a los imperialistas occidentales y sionistas y a sus grandes empresas saqueadoras. Este es otro motivo más, además de los motivos económicos, para abandonar cuanto antes esta cómplice y criminal Unión Europea.

Para poder salir algún día de la crisis económica, política y democrática en la que estamos sumidos, es imprescindible primero salir de esta maraña de mentiras y "verdades absolutas" que el poder político, mediático y económico construyen para someternos a sus intereses particulares. 

ESPAÑA. Discriminando a los más vulnerables; alimentando el estallido socia

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez.-

No es ninguna novedad que las políticas del Partido Popular perjudican a las clases populares y los sectores más vulnerables de la sociedad. Sus políticas de "ajustes" y sus "reformas" no tienen otra finalidad que la de enriquecer a las élites empresariales y financieras del país, y esto se hace a costa de causar un drama social inaceptable en forma de un desempleo insostenible y una exclusión social inaguantable. La prioridad no son las personas y resolver sus problemas. Y esto se ha vuelto a comprobar tras conocer que "el Gobierno madrileño insta a los trabajadores de sus oficinas de Empleo a que ofrezcan los pocos contratos que gestionan primero a aquellas personas que estén cobrando la prestación por desempleo antes que a quienes ya no cobran nada, priorizando además a aquellos que tengan entre 20 y 45 años y como mínimo el bachiller superior". Esta discriminación no se circunscribe sólo a la comunidad de Madrid puesto que la reforma laboral aprobada por el PP ofrece bonificaciones fiscales a aquellos empresarios que contraten a parados que estén cobrando la prestación por desempleo. Es decir, que la prioridad del gobierno no está en solucionar la situación de extrema necesidad de aquellas personas que no perciben ningún ingreso, sino que la prioridad está en la reducción del sacrosanto déficit público, en ahorrar dinero al Estado aunque éste ahorro se produzca sobre el sufrimiento de las personas más necesitadas. En España hay más de 2,2 millones parados registrados que no cobran ninguna prestación y que, según este criterio que sigue el PP, no tienen ninguna esperanza de encontrar un empleo y quedan condenados a la excusión social y la miseria, o en el mejor de los casos a sobrevivir en la "economía sumergida". La única salida que les ofrecen, tal y como aconsejan en los informativos de TVE, es rezar para aliviar su ansiedad, literalmente. La ministra de Empleo también se encomienda a la virgen para crear empleo en España. Dogma neoliberal que causa drama social y ruina económica, y dogma católico para aliviar sus daños. Este es el proyecto de país del PP de Rajoy.

Esta dramática situación que viven millones de personas, además de describir un escenario de injusticia social inaceptable e incompatible con los Derechos Humanos y la democracia, crea el caldo de cultivo perfecto para un estallido social en España. La mezcla de "paro, despilfarro y corrupción" (que fue el eslogan que enarboló Aznar cuando derrotó a Felipe González) es explosiva. Asistir a estas injusticias sociales y al desfalco público que sufrimos y a la vez comprobar diariamente cómo Bárcenas repartía sobres entre los miembros del PP que imponen a los demás la "austeridad", o ver cómo Miguel Blesa entra a la cárcel por una puerta y sale al día siguiente por otra previo pago de 2,5 millones de euros, o ver cómo "desimputan" a la infanta Cristina, por poner sólo unos ejemplos, no hacen más que calentar una caldera social que cada día sube más de temperatura. ¿Cuántos de esos parados excluidos y sin esperanza decidirán quitarse la vida, como han hecho miles de ellos desde el inicio de la "crisis"? Quizás ese estallido se produzca cuando las víctimas del sistema, antes de suicidarse, decidan llevarse por delante a algunos de los culpables de sus problemas. ¿De verdad piensan que la paciencia y el civismo de las víctimas del neoliberalismo es infinito? El escarnio y el abuso cometido por las élites sobre quienes han perdido la esperanza de tener una vida digna, se acabará volviendo contra ellos. La historia está llena de ejemplos, y parece que los gobernantes no aprenden de ella. Es tan grande su ambición de poder y su clasismo que no ven lo inevitable. 

El corrupto Ibex 35 es quien tiene el poder en España

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez/ El mirador.-

Hay noticias que pasan desapercibidas o que no le prestamos la atención que debiéramos y que demuestran el nivel de "democracia" que tenemos y el nivel de corrupción y degradación política en el que estamos instalados. Era algo sabido, pero esta semana conocimos a través de un estudio del Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa que el 94% de las empresas del IBEX 35 evaden impuestos y operan en paraísos fiscales. Este estudio dice que en 2011 hasta 33 de las 35 sociedades que forman parte del IBEX tenía presencia en paraísos fiscales, un 8% más que en 2010. Además, entre 2010 y 2011, añade el informe, 83 sociedades participadas y dependientes de las empresas del IBEX 35 se domiciliaron en paraísos fiscales. En total son 437, lo que supone un incremento del 23% respecto a 2010 y del 60% en relación a 2009. Es más que probable que estas cifras hayan aumentado en 2012 y sigan aumentando este año 2013, puesto que nadie absolutamente está luchando contra los paraísos fiscales y el fraude fiscal que cometen estas grandes empresas y Bancos "españoles".

Estas noticias se digieren con total normalidad sin que supongan un auténtico escándalo político y social. Aceptamos estas noticias a la vez que aceptamos el discurso de los neoliberales que afirman sin despeinarse que "no hay dinero" y por eso "los recortes sociales son inevitables". Aceptamos el dogma de la falta de recursos del Estado y centramos el debate en el lugar donde quiere colocarlo el bipartidismo y la burguesía, que es en dónde hacemos los recortes y con qué intensidad los aplicamos. Pero parece que nadie niega la mayor, esa supuesta falta de recursos sobre la que se justifican todos los recortes. Digo "parece" porque la Izquierda Plural parlamentaria sí lo hace, y denuncia este fraude de las grandes empresas en cada sesión parlamentaria, pero son silenciados o directamente censurados en los grandes medios de comunicación. Ayer volvió a ocurrir durante la surrealista comparecencia de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados.

Todo este silencio mediático y político tiene una explicación, y es que estas grandes empresas y estos grandes Bancos corruptos que cotizan en la Bolsa española (el IBEX 35) son los dueños de los grandes medios de comunicación en España, televisiones, radios y periódicos; estas corruptas empresas y Bancos son quienes financian y sostienen económicamente a los grandes partidos políticos PP-PSOE que han gobernado el país desde que fue implantado el régimen del 78 que tantos beneficios y privilegios les ha dado; tal es así que los Bancos se permiten el lujo de amenazar abiertamente al PSOE con "dejarle caer" si este partido aplica políticas que perjudiquen a la Banca. El IBEX 35 es quien detenta el poder, el verdadero poder, en España, son quienes dirigen la política económica y fiscal del país. Los ejecutivos de estos poderes económicos y los banqueros y "expertos" a su servicio, se pasean por La Moncloa y por las sedes de los grandes partidos como si fueran de su propiedad, y son quienes someten a los gobiernos y las instituciones del Estado a sus intereses privados utilizando el chantaje y el soborno, aceptado legalmente bajo el eufemismo de los "lobbies"; la llamada "puerta giratoria" entre la política y la actividad privada en estas empresas y Bancos es escandalosa. Los gobiernos del PSOE y del PP siempre han legislado en favor de estos poderes, rebajándoles los impuestos, ofreciéndoles bonificaciones y exenciones fiscales, permitiéndoles cometer el 72% de todo el fraude fiscal del país (90.000 millones de euros al año que pierde el Estado), legislando en su beneficio, incluso indultando o mirando para otro lado cuando alguno de estos banqueros o empresarios eran investigados o condenados por la Justicia.

Uno de los retos que tiene por delante la izquierda - y ya van tarde - es concienciar a la mayoría social de que éste es el verdadero Poder al que nos enfrentamos. Los ciudadanos víctimas de las políticas neoliberales (austeridad) deben entender que es a estos poderes económicos nacionales (IBEX 35) e internacionales (la Troika) a quienes hay que derrotar, y no sirve por tanto relevar en el "poder" a Rajoy por Rubalcaba, a PP por PSOE y viceversa (o la marca blanca de la derecha UPyD), como "hemos" estado haciendo desde hace treinta años, puesto que ambos partidos forman parte esencial y necesaria (PP y PSOE se necesitan mutuamente) de este régimen plutocrático implantado por los poderes económicos y financieros en 1978 (poderes representados por La Corona tras una Transición tutelada por el Departamento de Estado de EE.UU).

La "alternativa" política a todo este conglomerado de intereses privados no pasa por un cambio de siglas o de caras que defiendan el mismo sistema capitalista donde son estos poderes económicos quienes mandan, sino por un cambio radical del actual sistema económico, político y social. Es decir, la alternativa pasa por romper con el sistema capitalista dominante y avanzar hacia la construcción del modelo alternativo, el Socialismo del siglo XXI. La izquierda en su conjunto debe dejar esto muy claro y posicionarse frente al capital, trazando una línea ideológica muy clara en la que de un lado se queden los partidos políticos capitalistas junto a los Bancos, grandes empresas y la burocracia europea, y del otro lado, la izquierda anticapitalista junto a las víctimas del neoliberalismo y la inmensa mayoría de los trabajadores y ciudadanos que pretenden avanzar hacia una sociedad más justa, más igualitaria, más democrática, y más libre. Si la izquierda política y social, si todos nosotros, no somos capaces de marcar estas diferencias seguiremos cayendo una vez más en las mismas trampas que el propio sistema nos pone, se llamen Madina, Talegón, Rosa Díez... o Pactos de Estado.


Cuba: "Una escuela, una niña". El modelo educativo rural cubano

OPINIÓN de  Adolfo Ferrera Martínez.-

"Una escuela, una niña" es un tierno y emocionante documental cubano de tan sólo 12 minutos de duración dirigido por Alejandro Ramírez Anderson, que muestra el modelo educativo rural de Cuba a través de la historia cotidiana de una niña cubana. En él se aprecia cómo esa niña, aun siendo la única alumna, disfruta de los servicios educativos plenos, pues la escuela abre para ella sola con todas sus calidades y competencias.

El criminal bloqueo económico, financiero y comercial que EE.UU mantiene desde hace 50 años contra el digno pueblo Cubano, impide a la isla desarrollarse económicamente, pero a pesar de ese flagrante atentado del imperio, Cuba es una potencia moral y ética. Cuba exporta dignidad, solidaridad y capacidad de lucha a todos los rincones del planeta. Cuba, a pesar del bloqueo imperial, es capaz de garantizar una educación y una sanidad de calidad a todos los niños, jóvenes y mayores de la isla, algo que los países capitalistas occidentales, con España a la cabeza, no son capaces de garantizar entre sus ciudadanos. Los países capitalistas, con un PIB tremendamente mayor que el PIB cubano, no son capaces de ofrecer a sus ciudadanos los servicios básicos más elementales. Luego el problema, al contrario de lo que nos inducen a pensar desde los medios de desinformación, no es de "falta de recursos", el problema no es que "no haya dinero", o que el estado del bienestar sea "insostenible", ni mucho menos, sino que es un problema de prioridades, de intereses. El crecimiento económico, al que los gobernantes neoliberales fían la salida de la "crisis", no sirve absolutamente de nada si no existe a su vez o previamente un reparto de esa riqueza.

El modelo Socialista cubano (y otros como el bolivariano en Venezuela, o la "revolución ciudadana" en Ecuador), con todas las dificultades que el bloqueo les supone, pone en el centro de sus políticas el bienestar y el desarrollo humano de sus ciudadanos. Nuestro modelo español y europeo, el sistema capitalista, pone en el centro de sus políticas los intereses privados y el afán de lucro de una minoría, la clase burguesa, que es la propietaria de los recursos del Estado. "La supremacía del capital sobre los seres humanos", como lo define el presidente Rafael Correa. ¿Cómo es posible que un país como Cuba, sometido a un bloqueo criminal que impide su pleno desarrollo, es capaz de garantizar el bienestar básico de sus ciudadanos (vivienda, educación, sanidad, alimentación, cultura, etc.), y los países ricos como España expulsan de sus casas y dejan en la calle a los ciudadanos más vulnerables, dejan sin atención a las personas dependientes, cierran escuelas rurales, cierran hospitales públicos, despiden médicos y profesores, condenan a millones de trabajadores a la precariedad y el desempleo, permiten que más de dos millones de niños vivan en situación de pobreza y muchos comiencen incluso a pasar hambre... y un largo etcétera de atropellos contra los ciudadanos y sus derechos fundamentales? ¿los españoles no somos capaces de pensar en esto, no somos capaces de comprender que el problema es el sistema capitalista?

En Cuba existen más de 60 escuelas de montaña a las que asiste un sólo estudiante, y se mantienen abiertas; ¿sería esto posible bajo un sistema capitalista como el español donde la educación se considera una mercancía más con la que lucrarse? No hace falta imaginárselo, las escuelas rurales y muchas otras en España se cierran en cuanto el ratio de alumnos desciende. Por no hablar de las Universidades, gratuitas en Cuba e inalcanzables en España para los hijos de los obreros y trabajadores más humildes debido a la mercantilización de la educación.

Socialismo o Capitalismo, ¿qué quieren los españoles? No se trata de copiar el modelo de un país y trasladarlo literalmente a otro, sino de construir nuestro propio socialismo, adaptándolo a nuestras circunstancias económicas y políticas, pero conservando sus principios esenciales, que no son otros que anteponer el bien común de la mayoría, de las clases trabajadoras y populares, al interés privado de la minoría, las clases dominantes, la burguesía financiera y empresarial. Anteponer lo colectivo, lo público, frente a lo privado. La dignidad y el bienestar de los seres humanos por delante de los intereses del capital. ¿Qué quieren, qué queremos los españoles? Ustedes mismos.

Sólo dos cuestiones para concluir: ¿cómo sería Cuba hoy en día, hasta dónde hubieran llegado los logros de la revolución cubana si no existiera ese criminal e inhumano bloqueo que sufre? ¿en qué situación nos encontraríamos ahora mismo en España si lleváramos 50 años sufriendo un bloqueo financiero, económico y comercial como el que sufre el digno y ejemplar Pueblo cubano? 



 


Eterno Hugo Chávez... ¡Chávez vive, la lucha sigue!

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez/ El mirador.-

Hoy no es un día para hablar de política ni de cifras, ni de los repugnantes medios de comunicación, sino de sentimientos. He sentido la muerte del comandante presidente de la república Bolivariana de Venezuela como si fuera alguien de mi propia familia. Hugo Chávez, a miles de kilométricos de aquí, logró transmitirme en los últimos años una ilusión, una fuerza, un orgullo revolucionario que nadie a día de hoy ha logrado transmitirme en mi propio país. Qué tendrá Hugo Chávez que a pesar de la distancia geográfica me ha hecho sentir venezolano, bolivariano, Latinoamericano. Cómo es posible que un ateo convencido como yo, tan poco amigo de idolatrar a nadie, haya visto en Chávez poco menos que un dios en la tierra al que seguir. Sólo se me ocurre una explicación, y es que Chávez era verdad, transmitía verdad en todo lo que hacía, no había impostura ni falsedad en sus palabras ni en sus gestos; sus palabras le salían del alma, al igual que las mías en estos momentos. Su rabia y su dolor ante las injusticias más allá de cualquier frontera, su sensibilidad y cariño hacia los más humildes, su fuerza y valentía para enfrentarse a los poderosos explotadores, hacían imposible que cualquier ser humano con un mínimo de empatía y conciencia de clase no estuviera de su lado. Sin duda no estamos ante una persona normal. Su figura trasciende fronteras y tiempos. Los hechos le preceden, los datos en todas las áreas económicas y sociales del país demuestran su lucha por la igualdad, la justicia social, la libertad y la soberanía de su Pueblo, de toda América Latina, y todos los pueblos del mundo. Pero hay algo más allá, algo que no se puede explicar con palabras. Su carisma y su personalidad eran arrolladoras, porque su noble causa, sus argumentos, su verdad, también lo eran. El impulsor de la integración Latinoamericana fue también el impulsor de millones de conciencias adormecidas por todo el mundo. Sus enemigos, aunque parezca una paradoja, tienen hoy motivos para la preocupación. Porque Hugo Chávez, todo lo que representa su figura, hoy está más viva que nunca. Todos los que soñamos con un mundo justo, igualitario, donde la dignidad del ser humano esté por encima de los intereses del capital, tenemos la obligación moral de seguir su ejemplo y profundizar y extender todo el legado que nos deja. Hoy se escucha en las calles de toda Venezuela un grito común: ¡Chávez vive, la lucha sigue!. Hasta siempre comandante.

A Joan Rosell, otro criminal, le sobran los pobres

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez/ El Mirador .-

Por si no hubiera suficientes nubarrones y suficiente confusión en el ambiente político español, el presidente de la patronal CEOE quiso tener de nuevo su minuto de gloria en los medios y aportar un poquito más de crispación a un ambiente ya de por sí caldeado. Joan Rosell afirmó ayer y repitió esta mañana en la radio que en España no hay seis millones de parados como señala la Encuesta de Población Activa (EPA) y el Eurostat, y añadió, entre otras muchas estupideces, que sería más barato mandar a los funcionarios a casa con un subsidio que tenerlos gastando papel y teléfono, porque no tienen trabajo que hacer. El presidente de la corrupta burguesía española sí da crédito a la cifra de cinco millones de desempleados que están registrados en las oficinas de empleo.

Lo que Rosell está diciendo implícitamente es que hay más de un millón de personas que no quieren trabajar porque no se molestan en acudir a las oficinas de empleo a registrarse oficialmente. Y por lo tanto, el Estado no debe tener en cuenta a estas personas, ni siquiera como dato estadístico, y mucho menos a la hora de ofrecerles cualquier tipo de ayuda o prestación económica. Es decir, que al presidente de la patronal le sobran un millón de españoles. Le sobran esos miles de trabajadores que ya no se molestan en ir a registrarse a las oficinas de empleo porque están hartos de que nadie les haga caso y no tengan ninguna confianza en el gobierno, más preocupado en tapar su corrupción y en desmantelar el Estado del Bienestar que en resolver los problemas de los ciudadanos. Le sobran los miles de excluidos, los desahuciados, los expulsados por el sistema. A la burguesía, en cualquier parte del mundo, siempre le han sobrado los pobres, los pobres que ellos mismos crean con su criminal sistema capitalista. Son útiles sólo aquellos pobres que limpian sus casas y son explotados en sus empresas y fábricas, todos los demás deben ser eliminados. Son una carga para el Estado. Porque durmiendo en la calle, removiendo la basura que tiramos "la clase media", o haciendo cola en los comedores sociales, dan muy mala imagen de la "Marca España". ¡Que se jodan!

En realidad les sobran muchos más si añadimos a todos esos cientos de miles de vagos que trabajan en el sector público (uno de los más bajos de Europa), médicos y profesores principalmente, que como todos sabemos son los culpables de la crisis que padecemos, junto a todos los trabajadores, claro, que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". También le sobran todos esos jóvenes que se han empeñado en estudiar para "ser alguien en la vida" y ahora tienen la desfachatez de pedir trabajo como investigadores, médicos, o ingenieros en un país cuyo modelo productivo futuro es Eurovegas. Y encima piden derechos laborales y un sueldo digno. ¡Que se vayan a Laponia!, gritan los patronos.

Eso sí, lo que nunca sobran son "reformas", es decir, hachazos sobre el Estado del Bienestar y los derechos laborales. Dice el patrón de patronos - otros criminales más como los Banqueros y sus representantes políticos -, que hay que hacer "reformas con mayúsculas". Todavía hay pocas, todavía no tienen suficiente con el gran daño que ya han causado a las clases populares. No les importa lo que digan los datos económicos y sociales, ni siquiera los que publican organismos internaciones neoliberales al servicio del capital como el FMI o la OCDE, porque su hambre de beneficios es insaciable. No importa que un año después de ponerse en marcha "su" reforma laboral, la que ellos pidieron, haya más parados y más pobreza en España. Ya sabían que iba a ser así. Sus intenciones son otras. Al igual que los buitres, no van a dejar ni la carroña, quieren llegar hasta el hueso. Ya les queda poco.

No es la democracia lo que está en peligro, sino la hegemonía del bipartidismo

OPINIÓN de Adolfo Ferrera MartínezEl Mirador.-

Es muy habitual en los últimos tiempos escuchar en los medios de comunicación del régimen afirmaciones como que la democracia o el sistema democrático está en peligro, debido a la actual situación de inestabilidad económica, política y social del país, agudizada mucho más por los casos de corrupción que salpican al gobierno. Las encuestas constatan que el bipartidismo reinante en España en los últimos treinta años está en caída libre en estos momentos y peligra su hegemonía en el futuro. Son conscientes de que se les ha caído la careta y ya no hay maquillaje que pueda disimular su desvergüenza y su entrega a las clases dominantes. También saben que ni el PP ni el PSOE tienen nada que ofrecerles a las clases populares del país. Gobierne uno u otro se acatarán los dictados del capital financiero representado por la Troika y la burocracia europea. Y a pesar de su evidente dominio, el establishment tiene miedo de que en el futuro el pueblo herido se subleve ante tanta explotación laboral, tanta pérdida de derechos y tan poca democracia. En estas circunstancias, con un futuro tan poco estable, el nerviosismo se apodera de aquellos que pretenden que todo siga igual para conservar sus privilegios. De ahí que algunos políticos y periodistas a sueldo del capital relacionen la hipotética llegada al poder de un partido diferente al PP-PSOE como el fin de la democracia (¿de qué democracia? habría que preguntarles).

Si la izquierda obtuviera una mayoría parlamentaria suficiente para gobernar no se acabaría la democracia, lo que se acabaría serían los privilegios de clase de una minoría. No es el bipartidismo el que garantiza la democracia en España sino todo lo contrario: para conquistar algún día la democracia y la soberanía popular es imprescindible acabar con el turnismo PP-PSOE. Son estos partidos que el establisment nos presenta como los garantes de la democracia los que han impedido que esta democracia fuera real. Estos dos partidos han ido construyendo en los últimos treinta años este sistema corrupto que ahora se está viniendo abajo por la carcoma que corroe sus cimientos. Son estos dos partidos los que han limitado la democracia a un mero ritual electoral que está viciado de antemano, debido a una Ley electoral totalmente antidemocrática y a la desigualdad de medios económicos y mediáticos con los que cuentan los partidos. Las reglas del juego no son iguales para todos. Son estos partidos los que han entregado la soberanía popular a los Bancos y grandes empresas que dirigen la economía del país, y son estos mismos poderes los que financian a estos partidos para mantener sus privilegios y su poder. Son estos partidos tan "demócratas" quienes cambiaron el artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda ilegítima a los Bancos antes que el gasto social y las necesidades básicas de los ciudadanos. Ambos partidos defienden un sistema capitalista totalmente criminal e insostenible que sólo crea miseria y desigualdad y está eliminando los pocos derechos que el movimiento obrero había conquistado después de años de lucha y represión. El PP y el PSOE no son partidos antagónicos como nos quieren hacer creer falsamente desde los medios y desde los propios partidos. No son "la izquierda" y "la derecha", no defienden dos modelos económicos diferentes, en absoluto, los dos promueven capitalismo y neoliberalismo a raudales. Emilio Botín (sirva este como paradigma de los poderes fácticos del país) duerme a pierna suelta el día de las elecciones generales, porque gane el PP o gane el PSOE sus privilegios de clase y su poder seguirán intactos.

Esta es la realidad que cualquier ciudadano que haya vivido en España en los últimos treinta años ha podido constatar día tras día. Si el bipartidismo pierde el poder no es la democracia lo que estará en peligro, como alertan algunos, sino la tiranía de las élites políticas y económicas y todos sus vasallos y voceros. Los mismos que tanto daño están causando a la clase trabajadora y a los más humildes de la sociedad. Es a la democracia a la que hay que salvar de este corrupto bipartidismo burgués.