Otra información es posible

Gestos desaparecidos

OPINIÓN de Pura Maria Garcia/La mosca roja.-“Están desapareciendo. Han desaparecido un buen Son gestos, no automatismos, que nos caracterizan como humano. Están desapareciendo. Cada día”. Annika Kouscynski

PODEMOS y los espectadores indignos

OPINIÓN de Pura María García/ La mosca roja.- Hoy, aunque se espera que muchos de nosotros hablemos de PODEMOS, retomo el escribir sobre la realidad, esquivando la tentación de la literatura, para hablar no de PODEMOS, sino de aquellos que ya son perpetuos y, para mí, indignos espectadores.

Pequeñas revoluciones, grandes hipocresías

OPINIÓN de Pura María García.- Hace unas semanas se produjo lo que algunos medios de comunicación denominaron la revolución de los padres. Bajo ese título, una esperaba que al tema se le dedicara espacio y se le diera la importancia que, se supone, tienen en la sociedad de la inacción los estallidos de rebeldía y reacción, los intentos de revolución. Unos titulares, algunas entrevistas en la radio y referencias en la prensa, que en otoño, una vez pasado el argumento tedioso de la vuelta al cole, el precio de los libros de texto y los etc. típicos, tampoco importa mucho lo interno, lo íntimo, lo no político.

Orígenes y psicología del corrupto de derechas

OPINIÓN de Pura María garcía.- Una Rita Barberá que muestra un gesto de tensión, resaltado por las facciones del rostro y sus labios, que no pueden abrirse a causa de la rabia y la frustración. Esto no me puede estar pasando. A mí, no.

La infancia envenenada

OPINIÓN de Pura María García.- El inicio del llanto, un dedo pequeño señalando cajas de plástico de colores, la amenaza de una tarea que intenta ganarle el tiempo a nuestro tiempo, la recompensa automática por la realización de un acto impuesto a un niño…cualquiera de estas razones y todas las demás que podamos pensar son suficientes para que el adulto, con mayor o menos consciencia, compre, el arma más dulce con el que chantajeamos, premiamos o acallamos, al menos por unos minutos, a los niños: las golosinas.

Esclavizados a la máquina

OPINIÓN de Pura María García.- Según la leyenda, Cristóbal Colón consiguió ganar la confianza de los indígenas que habitaban las tierras en las que desembarcó utilizando parte del cargamento de sus navíos: pequeños espejos de colores. Deslumbrándoles con un objeto mágico que les mostraba cómo eran consiguió, además de su asombro, su oro. Tras el oro vinieron los recursos naturales de aquellas tierras, luego su cultura ancestral y más tarde sus vidas y su libertad.

El moscardón americano

Por Pura María García.-


Dioses, políticos y cuentos

OPINIÓN de Pura María García.- Escribe R. Montero, bajo el título Todos nuestros Dioses, una reflexión que entraña una visión de la religión llena de matices. Encuentro conmovedor que los humanos nos hayamos inventado todos esos cuentos fundacionales que son la religiones dice, como resumen del artículo. Antes de expresarse con estas frases poéticas, como era de esperar en una mujer inteligente y analítica, R. Montero se describe a ella misma, respecto a la religión, explicando con sinceridad que de su agnosticismo al ateísmo, que también le es cercano, le separa una mínima línea, esa frontera que hace que aceptemos envolvernos con una etiqueta siendo conscientes de que las etiquetas, todas, son insuficientes para captar el proceso cambiante de nuestra evolución ideológica: (…) Y no digo atea, aunque me sienta muy cerca, porque tampoco tenemos pruebas irrefutables de la inexistencia de los dioses (de algún principio que alguien pueda llamar dios) (…)

Hombres y perros.-

OPINIÓN de Pura María García.- Calle mayor de Gandia. Un espacio donde se alternan vacíos -que se esconden tras letreros sucios con un SE VENDE o SE ALQUILA que no consiguen ni una de las miradas de los transeúntes- con escaparates que se mantienen, sin cambiar, semana tras semana.




Las personas que la recorren ahora, en navidad, son más que las que habitualmente lo hacen, pero arrastran las mismas emociones: hambre por comprar cualquier cosa barata, hambre por encontrar un segundo efímero que, falsamente, nos haga recordar lo que, también falsamente, construimos en nuestra percepción colectiva como nuestra vida antes de la crisis. Las fachadas sucias no preceden negocios iluminados. Los mostradores no preceden dependientes sonrientes. Muchos de los negocios, contagiados por la hipocresía y la inexplicable vergüenza de los dueños, anuncian, desde hace muchos meses un 50% y hasta un 70% de rebajas por REFORMAS EN EL NEGOCIO. Todo para negar la evidencia: no hay reformas, no habrá reformas sino el desesperado intento de aguantar aunque sea vendiendo rebajas interminables. Todo menos reconocer socialmente que es mentira el espejismo de tener lo suficiente como para comprar lo innecesario.

Mientras camino por esta calle de nombre prepotente, observo, sentado en el escalón que da entrada a una tienda de deportes que hace muchos meses dormita cerrada, a un mendigo. Rostro de tristeza. Manos de tristeza. Cuerpo cubierto con una tristeza profunda, pero insuficiente para abrigarle. Junto a él hay un perro, tapado cuidadosamente con una manta, vieja, pero menos raída que la camisa y el pantalón del mendigo. Al lado del perro, un cartón con un texto escrito a lápiz, con trazo débil pero perfectamente legible: Ayuda para que mi perro pueda comer y no muera.

Me aproximo al mendigo y dejo en un improvisado recipiente, que ha hecho con la base de una botella de leche de plástico blanco, lo que quiero darle. Es para ti, le digo. Un instante después dejo en el plato algo de dinero más: esto es para tu perro. El mendigo me mira y solloza, con un llanto que hiere, que me hiere. Me explica que ha tenido que tapar a su perro y cambiar el texto del letrero con el que pedía hasta hace unas semanas, cansado de que nadie se conmoviera ante su pobreza. “Ahora, al menos me dan algo. La gente se apiada antes de un perro que de un hombre…No damos ni lástima”, me dice, bajando su mirada a ras de acera.

Me quedo pensativa, reflexionando sobre el punto de anestesia ante la necesidad del otro al que hemos llegado como masa social, sobre la paradoja de necesitar convertir en mendigo a un perro para tener algo que llevarte a la boca.

Me quedo pensativa y no me cuesta nada imaginar, imaginarnos, en un futuro, que acecha irremediable, destrozándonos los unos a los otros por encontrar un perro con el que poder mendigar, con el que intentar que el otro se conmueva durante, al menos, un instante. También en momentos de necesidad absoluta mostraremos la herida de la inhumanidad del capitalismo.

Coca-Colas, Marlboro y niños muertos en playa

OPINIÓN de Pura María García.- Hace tan solo dos semanas, en una playa turca, aparecía muerto AYLAN KURDI. No era el único niño muerto que dejaba su rastro negro sobre el agua: su hermano perdió la vida de la misma, e intolerable forma.

Su cuerpo inerte estaba sobre la arena, dándonos la espalda, con el mismo gesto que Europa, y nosotros, repetimos cada día, desde hace mucho, cuando giramos la cara para fingir que no sabemos, que no vemos, que ignoramos la injusticia y la crueldad que se adhiere, y lastra mortalmente, a los pies de quienes huyen de la muerte.

En los días en que los titulares construían la existencia de Aylan, quien necesitó la muerte para dejar de ser uno de los invisibles e ignorados de Europa, aparecían junto a su fotografía anuncios, repetidos por enésima vez, de niños como él, pero vestidos con sudaderas de marca, mochilas sofisticadas y sonrisas tan artificiales como ridículamente impersonales. Ellos, los niños que se manipulan como modelo de niños de Europa, practicaban el absurdo, cansino y consumista momento de la vuelta al cole. Aylan se mostraba de espaldas, con sus pequeñas manos vacías, vacías incluso de arena, vacías incluso de nada.

Muchos observamos la fotografía con los ojos entreabiertos, con esa mirada que es la traducción en el cuerpo de una huida que no puede hacerse con los pies, pero se hace ingenua e inútilmente con la mirada. Muchos lo hicieron tapándose la boca con la mano, en un intento de ahogar entre los dedos una exclamación de ira, rabia, incomprensión o conmoción. Muchos cubrieron su boca, ignorantes de que ese gesto también denota nuestro servilismo a una sociedad que nos ha ido domesticando hasta hacernos creer que expresar, expresarnos, es un rasgo de debilidad, de humanidad que no podemos permitirnos. Muchos, todos, de un modo u otro, nos quedamos a medio camino de hacer, reaccionar y sentir como Aylan y la situación requerían.

Los niños están a un lado y a otro de los conflictos armados, un eufemismo absurdo de la palabra GUERRA y GENOCIDIO. Son soldados, empuñando un arma cargada, por adultos, de manipulación sobre su aún tierna e inexistente conciencia y son muertos, cuerpos mutilados, rostros convertidos en las silabas de la palabra guerra. Y somos nosotros, los adultos, quienes hemos colocado a cada uno de esos niños en un lado u otro de la guerra, de la muerte.

En los últimos 10 años, han sido asesinados en guerras y conflictos, unos 2 millones de niños. Más de 4 millones malviven con minusvalías y secuelas en su cuerpo; más de 12 millones de niños intentan sobrevivir, errantes, lejos de un hogar que ya han perdido; más de 1 millón intentan aprender a ser huérfanos y a vivir sin la mínima esperanza y más de 10 millones de niños sufren traumas psicológicos de importancia considerable.

La foto de Aylan tuvo el eco que tiene cualquier noticia en este mundo nuestro que ha sustituido las entrañas por bolsillos y tarjetas visa, un eco tan inmediato como efímero e hipócrita, sostenido a duras penas en el tiempo: dos semanas. Las dos semanas necesarias para autoengañarnos y creer que en nuestro ADN permanece aún el gen de la solidaridad y el de la reacción ante la injusticia, el tiempo justo para que, tras él, vuelvan los anuncios de la vuelta al cole, la auto hipnosis de la liga de futbol, la moda otoño invierno, las campañas para que compremos un buen coche para huir de nuestras miserias y las que tienen como objeto sembrar el odio entre nosotros y el despertar del puto sentido patrio.

Nosotros, desde Europa, no vemos heroicidad ni valentía a ese tener que abandonar su casa para sobrevivir. No vemos mérito alguno en sus vidas, al contrario, decimos en voz alta que “son personas normales, ingenieros, abogados, profesores…” y se nos ve el plumero ¿necesitamos insistir en su normalidad porque en el fondo les creemos delincuentes y escoria?

Los padres de Aylan, y miles de padres como ellos, no viajan, huyen eligiendo una de las dos únicas opciones que para ellos hay en la ruleta rusa que les apunta, por obra y gracia de los señores que se enriquecen con las guerras: morir en su tierra en guerra o morir en un viaje temerario y suicida. Los padres de Aylan, y los padres como ellos, no viajan, buscan la mínima supervivencia. Navegan en barcazas no para invadirnos, como hemos hecho nosotros en su tierra, sino para buscar la libertad, la innegociable libertad a la que tienen indiscutible derecho.

Mientras, nosotros, en Europa, como gilipollas, bebemos cocacolas y fumamos malboro (para sentir un instante fugaz de estúpida “libertad”…

La mentira del emprendimiento

OPINIÓN de Pura María garcía.- No creo que sea una casualidad, pero diferentes medios de comunicación, casi a diario, coinciden sospechosamente en la forma en que nos ayudan a comenzar el día. Aunque nadie se lo pide explícitamente, los medios ejercen su rol perfectamente aprendido de moduladores de conductas y hacen sus juegos malabares para que los que estamos al otro lado continuemos en el sopor crónico que el sistema ambiciona.

Lo hacen con programas que rezuman un maquillaje de la realidad que a estas alturas alcanza un nivel más que inaceptable. En ellos, ya lo tenemos penosamente asumido, hay un falso circo, con gladiadores de mentira, los fatuos tertulianos, que fingen batallar, tras el escudo de un conocimiento llegado a ellos misteriosamente, en un decorado móvil que cambia a conveniencia –el tema que hoy debatirán nuestros tertulianos será…–de la personalidad bipolar del sistema, palo y zanahoria, palo y zanahoria, palo y…

No me cansaré de decir que estos emisarios del corrupto sistema son verdaderos terroristas de la palabra: manipulan no inconscientemente sino desde la indecencia de quien se sabe impostor de datos y conocimiento, de soluciones y posturas.

Desde hace un tiempo, sin embargo, la estrategia manipuladora ha logrado esa vuelta de tuerca ante la que deberíamos estar prevenidos. A primera hora de la mañana, cuando la gran mayoría de nosotros buscamos, frente a la silueta que nos devuelve el espejo, una razón para continuar viviendo con lo mínimo, con lo que nos dejan los que nos saquean, los programas de radio, la televisión y algunos periódicos nos alegran la existencia con eufemismos insultantes. Han creado secciones-espejismo en las que dan entrada a jóvenes y no tan jóvenes que pronuncian discursos diferentes pero idénticos:

“Hola, me llamo X y tengo 29 años. He estudiado X e Y (casi todos los jóvenes que quieren contagiarnos con su alegría tienen acabada más de una licenciatura) y después de X años de estar sin trabajo, ahora soy EMPRENDEDOR. He montado junto con una amiga y con la ayuda de mi familia una pequeña empresa de X. Por ahora no podemos decir que tengamos beneficios. Ya se sabe que a la primera no se puede esperar mucho, pero hacemos muchas horas y esperamos en un año empezar a remontar. Nos hemos tenido que reinventar, porque la situación es difícil, pero siempre hay una posibilidad si uno es creativo. Hay que emprender, no nos queda otra. Estamos muy contentos porque ser emprendedores nos va ayudar a tener un futo.”

Les escucho con indignación y estupor. Les escucho congratularse de haber puesto todo, lo poco que tienen, encima de la mesa y alegrarse de que el sistema les permita acceder a lo que en teoría deberían tener todo el derecho: trabajar y sobrevivir. Les escucho alegrarse de estar empeñados en créditos en los que han involucrado a padres y hasta abuelos, resignados a dividir su escasa pensión, sin más garantía que saber que es la única puerta que pueden abrir. Les escucho, por si fuera pequeño el disparate, alegrarse por tener la migaja que les da el sistema -porque tal y como están las cosas ya es mucho, eh- y, además, agradecérselo, asumiendo que quien les niega una existencia con dignidad es, para colmo, un sistema generoso que premia a los innovadores, a los que emprenden.

Les escucho, con tremendo asombro, llenarse la boca con la palabra emprendedor, el eufemismo con el que el sistema les engatusa, les entretiene de la media verdad que esconde. “Después de buscar y buscar trabajo, me he reinventado y creado una empresa on-line de …”

De verdad que asisto con pena e indignación, y con sincera tristeza, a esta pasarela de jóvenes y no tan jóvenes derrotados-con-pseudoéxito que cada día, para animarnos y hacernos ver que la situación tampoco es tan mala si te decides a emprender, nos narra su victoria (por la que debería ser en el año 2015 un derecho INNEGABLE) sobre la crisis a fuerza de EMPRENDER (el eufemismo del sistema que esconde el crudo concepto de Búscate la vida con tus dos carreras, ingenuo)

Y suponen que así, con las experiencias alegres de los emprendedores, me contagiaré de las bondades del sistema y continuaré deambulando por la realidad sin mirada crítica y con actitud de sumisión, eterna, a los que nos dominan…

PS: Por si la gravedad de lo que escribo no fuera suficiente, el propio sistema, a través del cultísimo Wert, quiere adelantar el virus del EMPRENDIMIENTO, tras el que hay un negocio tremendo de empresas que orientan enseñan y actualizan el EMPRENDIMIENTO. Ya desde el primer curso de Educación Primaria, Wert ha establecido por ley que en las escuelas hemos de educar a los niños y niñas a desarrollar la competencia clave SENTIDO DE LA INICIATIVA Y ESPÍRITU EMPRENDEDOR…estupenda manera de hacer que los niños y niñas compitan y monten empresas (y ERES?) desde los 6 años o lo que ellos definen como “desarrollar estrategias para que al acabar el tramo educativo de 6 a 12 años, los alumnos hayan adquirido los conocimientos y habilidades esenciales para la participación completa en la sociedad” (por supuesto, se les ha olvidado escribir “sociedad del hambre, la mordaza y el paro”)

Una locura, vamos…


*lamoscaroja.wordpress.com

Alfonso Guerra, la panda de progres y Podemos

OPINIÓN de Pura María García.- Curioso, y muy próximo al patetismo, me ha resultado escuchar, hace apenas unas horas, a un mito díscolo del PSOE: Alfonso Guerra.

Esta mañana Guerra caía en la trampa de la hipersubjetividad ante una de las preguntas de Pepa Bueno. En realidad, los dos caían en su propia trampa, probando que el adocenamiento del sistema, su onda expansiva, aniquiladora de la reflexión, la crítica, la individualidad e incluso la dignidad mental, infecta también las mentes de quienes, con actitud “moderna y progresista” se autoproclaman más intelectuales y sensibles, socialmente hablando, que el resto de nosotros, los ciudadanos de a pie.

La periodista le preguntaba a Guerra: ¿Qué opina del fenómeno Podemos? Hacía la pregunta segura de que ella está fuera del sistema, de que aún posee capacidad de crítica y objetividad en su criterio, intacto frente al contagio de las estrategias del sistema para “reprogramarnos” a su (capitalista) antojo. A mí me asquea, profundamente, esta actitud de progre, de anti-sistema que, creyéndose fuera de él, es, sin embargo, uno de los elementos que éste utiliza con mayor eficacia.

Pepa Bueno repetía (ella, que tanto critica a los falsimedia y a los papagayos mediáticos) el término fenómeno asociado a Podemos, con un tono claramente despectivo o, cuando menos, denotando inferioridad respecto a lo que, para ella, si nos debiera valer, lo aceptable: el concepto de partido político. Inconscientemente, su pregunta traslucía una vergonzosa verdad: al igual que las victimas de maltrato o los secuestrados, seguimos vinculados a nuestro opresor, preferimos la dinámica y las situaciones que nos dañan y humillan a cualquier atisbo de situación nueva que nos haga sentirnos mínimamente dignos; queremos continuar bajo el pie de los corruptos partidos políticos y cualquier otra opción pasa a ser el blanco de nuestro desdén. Corrupción sí, que es algo que ya nos suena familiar; Fenómenos, no.

¿Cómo nos atrevemos a llamar fenómeno a Podemos, creyendo que no utilizar con ellos el término partido político es despreciarles?¿Hablamos de los mismos partidos políticos que nos están saqueando, que se burlan en nuestra cara, burlando la ley y que nos dejan entre el paro y la desesperanza, por su acción o por su omisión? Apúntese un 10, señora Bueno. Un 10.

Guerra se tomaba unos instantes para pensar antes de contestar. Es otro de los tics de los supuestos progres-de-izquierdas-o-derechas, exhibidores de la cultureta y abanderados de la contracultura: creer que reflexionar es únicamente cuestión del tiempo que se emplea antes de hablar. Cosa, la rapidez en la gestión de ideas y pensamientos, que, cómo no, critican reiteradamente al líder de Podemos. En él, sospechosamente, esa agilidad en la gestión de ideas y pensamientos –y subrayo y repito las palabras con las que defino una de sus cualidades- se convierte, porque a Guerra y los progres les da la real gana, en un atributo negativo al que redondean, así lo creen, al asociarlo a los denostados (cuando interesa) conceptos de populista, mediático y marqueting. ¡Qué pena que, oportunamente, estos progres olviden la cantidad de gastos, asesores y pagadísimos parásitos que los que no son fenómeno sino partidos políticos (corruptos) malgastan en reformas abortadas y traslados de consistorios, campañas y otras operaciones, con chanchullos y mordidas incluidas! Al final va a resultar que cuanto más tiempo (mal)gastan en pensar, es decir, cuanto más tardan en reaccionar, los políticos son más hondamente sabios (y no ese líder que habla con brío y responde con agilidad a quien le pone una pregunta a tiro, se dicen los miembros de la panda de los progres)

Ante la pregunta sobre el fenómeno de Podemos, Guerra respondía con una explicación que, de existir, debería formar parte del museo de los comentarios más horripilantemente freekis -un niño le habría dicho al mito díscolo eso de “rabia, rabiña, que tengo una piña, con muchos piñones…y tú…no los comes”. Yo diría que podemos disfruta de una extraña bula que les convierte en los únicos a quien no se puede cuestionar nunca ni por nada, ha soltado por su boca progre

Es indignante y penoso que este señor, según él miembro de un partido político de verdad, y no un fenómeno, vea bula en una formación –y lo digo incluyendo el doble sentido de formados, con formación- a la que cada uno de los apoltronados pseudopolíticos vapulea cada dos minutos (por envidia y miedo a que de verdad suene la música que indica que se va a jugar al juego de la silla) al igual que intentan, de manera sistemática, cada uno y una de los tertulianos de Españistán, poseedores de unasabiduría express sobre cualquier tema; cada uno y una de los columnistas de periódicos-empresas prostitutas del proxeneta poder; cada uno y una de los consagrados radiofónicos oportunistas, con manos similares a las manos que trasiegan sobres…

¡Qué pena que Guerra vea la bula en el ojo ajeno y no la distinga en el propio, en la panda-casta de políticos, progres y no progres, que luchan desde los juzgados y las cárceles para no perder precisamente la bula que les ha mantenido dentro!

En otro momento de la entrevista, como muestra de que ni las ondas magnéticas son inmunes al absurdo que nos rodea, Pepa Bueno ha intentado realizar una pirueta deingenio periodístico: ¿Y qué le parece, señor Guerra, que Podemos esté liderado por alguien llamado, precisamente, Pablo Iglesias? Guerra, tomando carrerilla mental, para no ser menos ingenioso que la periodista, ha soltado sin cortarse otra perla: “No es casualidad, no. Si pueden utilizar el nombre de alguien emblemático y tan significativo como Pablo Iglesias, gratuitamente, lo harán, de hecho lo hacen”

Me ha espantado, en igual medida, la falta de argumentos y la inconmensurable caradura de Guerra ¡Qué desesperados parece andar esta panda de progres, rojos o azules! Solo le habría faltado dejar caer que está seguro de que los del fenómeno se han pasado años hasta encontrar a alguien con los nombres y apellidos del padre del socialismo, y así utilizar una retorcida estrategia de marqueting manipulador, o insinuar que algunas fuentes sospechan que el DNI del líder del fenómeno ha sido falsificado…

Hay mucho que hablar sobre esta podemosfobia de los miembros de la panda de progres rojos-y-azules. Habrá, afortunadamente, mucho que hablar si el pleno de la panda continúa empeñado en seguir pataleando sin argumentos, sin saber que de tan modernos se están convirtiendo en elementos del sistema.

A esta panda, yo solo les diría: Odiáis a Podemos por vuestra frustración. Somos PODEMOS. Vosotros solo sois “Hubierais PODIDO.”

*lamoscaroja.wordpress.com

Fantasmas con tarjetas fantasmas

OPINIÓN de Pura María García.- Siete y media de una mañana: la de hoy.

Aunque en la página oficial del ministerio de Fomento, imagino que con el criterio de (in)utilidad que caracteriza al gobierno, sus menesteres y ministerios, aparece la importantísima información de que, el según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, el otoño de 2014 comenzó el martes 23 de septiembre a las 4h 29m hora peninsular, las calles de nuestras ciudades rezuman otoño desde hace años. Los mismos años que lleva atenazando nuestra existencia esa garra invisible llamada eufemísticamente con un nombre femenino, ¿cómo no?: la crisis.

Es un otoño de portones cerrados, de escaparates llenos de grafitis y vacíos de maniquíes, llenos de una nada desordenada y contagiosa que se esconde, cuando puede, debajo de carteles con la forma impersonal de la desesperanza: SE VENDE, SE ALQUILA, SE TRASPASA, se huye, se sobrevive, se intenta no mirar atrás sin poder tampoco mirar hacia delante.

En uno de los bares que salpican la calle mostrando un falso espejismo de normalidad, apoyados en la barra, esperan sin esperar nada, hombres con la mirada baja, frente a carajillos de ron barato, frente un día nuevo que todo lo tiene de igual al anterior. La radio escupe, y este es el verbo, el resumen del nuevo capítulo de las que llaman tarjetas fantasma.

Cuando se destapó este enésimo acto de irrespeto y terrorismo sibilino, delitos nada sibilinos y reincidentes, nos apresuramos, en los primeros instantes de shock, a denominar el nuevo-sempiterno caso de corrupción con un término inglés. Imagino que tenemos tan imbuida la estupidez consumista y el aborregamiento que nos dejamos llevar entonces por la creencia de que lo de fuera es glamouroso y quisimos adornar una vergüenza, otra más, dándole una denominación rimbombante y aparatosa. Les llamamos tarjetas black y nos frotamos los ojos y nos pellizcamos para ver si aquello, lo black, era real.

Decía antes que la crisis es una garra invisible. Nunca antes algo invisible es, a la vez, algo que tiene tantos nombres y apellidos, siluetas con traje y cargo que viven, todas, en un extraño limbo que en nada se parece a nuestro intento de vida, de vivir. Los mismos son los mismos. Situados en la zona VIP donde interseccionan los que son, los que tienen, los que sostienen la máxima SIEMPRE vigente de tanto tienes tanto vales, hoy rectificada con la de tanto robas, tanto eres. En ese limbo donde no existe un solo día de preguntarse cómo autoengañarse con una nevera semivacía o un trabajo perdido para siempre, habitan los Blesas, los Ratos, los unos y los otros. Y les va bien, les fue bien y me temo les seguirá yendo bien aunque ahora parezca que tiemblan, solo un poco, mientras se aferran a sus sillas con un No considero que el tema, aunque importante, sea motivo de mi dimisión. Lo haré si los accionistas/los empresarios/ los etc me lo piden. Pero esos etc nunca lo pedirán, están comprados con las mismas tarjetas, en una red pícara y sin límite, que se premedita con una proporción directamente inversa a la cualidad de “positivas” de las medidas que premeditan los fantasmas que hay tras las tarjetas ídem para hundirnos y carroñear.

Eran tarjetas black. Hoy son tarjetas fantasmas, guardadas en las billeteras fantasmas de delincuentes fantasmas. Eufemismos, como el eufemismo de no llamarles por su nombre: delincuentes. Eufemismo el evitar pensar que si Rato y cía tuvieran ojos másrasgados (Blesa los ha tenido siempre) podrían adjudicarse la categoría que con cierta alegría otorgamos a las mafias chinas. Mafia fantasma, fantasmas que, sin embargo, no llevan los grilletes y la bola de hierro de los clásicos fantasmas. Nada es un lastre para ellos.

Ni ellos se libran de las clasificaciones, los rankings y las tribus. Los había de oro y de plata, según el tipo de tarjeta y el límite con el que se ilimitaban los robos, en cash o en talonario.

La radio escupía esta mañana, hace unas horas, los últimos descubrimientos sobre los fantasmas con tarjeta:

no eran tarjetas de representación, esas declaran los movimientos, sino un sueldo extra, un B desmesurado que tenía, como agravante, que lo era a costa de la profundidad del agujero de la banca en el que nos han colocado sí o sí por sus delincuentes narices;

uno de los exconsejeros de Caja Madrid ha admitido que sabían perfectamente que las tarjetas no tributaban y que, en realidad, eran exactamente igual que un sobre, pero hecho de plástico que jamás caducaba; las cuentas finales no se pueden determinar a fecha de hoy, pero se calcula que entre 2003 y 2010 los fantasmas habrían robado y estafado ( a esa Hacienda que tan espabilada es cuando nos mira las pobres cuentas pobres a usted y a mí) unos 15,5 millones de euros;

los miembros del ‘plata’ de las tarjetas de Caja Madrid eran en 2003 los 20 representantes del consejo de administración, los 11 de la comisión de control, y 1 consejero nombrado por la Asamblea de Madrid, un número fue variando con los años; el límite de las tarjetas plata oscilaba entre los 2.500 euros y los 3.000 al mes, y estaban vinculadas a una cuenta común con un ‘bote’ de 93.600 euros mensuales. Es decir, 1.123.200 euros al año a su disposición que figuraban en la cuenta “gastos de órganos de Gobierno”;

Hacienda detectó durante varios ejercicios, anteriores a 2007, que muchos de esos importes no podían ser deducidos por Caja Madrid como gastos de representación en el impuesto de sociedades porque eran injustificables, y sancionó a la entidad aunque nunca se llegó a la raíz del problema y la entidad siguió con esa práctica tan productiva;

A 21 miembros de la comisión ejecutiva de Caja Madrid, entre otros Rodrigo Rato, Miguel Blesa, o Ildefonso Sánchez Barcoj, y a los directivos les tocó una tarjeta fantasma oro, además de la correspondiente tarjeta de empresa de gastos de representación que tenían por su cara bonita. Su VISA ‘Business Oro’ carecía de límite de gasto, podían sacar en efectivo 600 o 1.000 euros diarios, gastos que escapaban al control de la Agencia Tributaria ya que Caja Madrid cargaba sus gastos a una cuenta de fallos informáticos, a un error o cuenta de quebrantos que los ojos interesados de Hacienda nunca vio.

La radio escupe el (pen)último capítulo del enésimo delito de los fantasmas que se parapetan en sus cargos. Ellos, los hombres con mirada baja que están junto a mí en el bar siguen frente a un carajillo de ron barato, esperando sin esperanza. El otoño de comercios y corazones cerrados y en ruinas avanza por estas calles por las que jamás transitarán los fantasmas con tarjetas fantasmas.

*lamoscaroja.wordpress.com

Inmigración y Unión Europea: ¡Hagan juego, señores!

OPINIÓN de Pura María García.- A estas alturas, cuando nuestro umbral de sorpresa y frustración social ya ha ultrapasado lo aceptable, no es difícil que alguien se pregunte qué necesidad tienen los (pseudo)políticos que, escudándose en su supuesta función social, atesoran cajas blindadas, repletas del fruto de los robos a los ciudadanos, en países vecinos y paraísos fiscales.

Me refiero a que pujoles, bárcenas et alt no necesitarían abrirse cuentas fuera de España para ganar dinero y amontonar riquezas. El chollo lo tienen en la misma España -en lo que queda de ella- gracias a un entramado perfectamente urdido y tejido con los hilos sutilísimos que nacen de una madeja más corrupta y falaz: el espejismo de la Unión Europea, un negocio redondo, provechoso para los políticos, y sus círculos, poseedor de las características que definen a las grandes estafas: una estructura piramidal, los amigos de mis amigos son mis amigos, y la suficiente falta de transparencia y esa cualidad de algo que al estar intencionada y enrevesadamentedifuminado, y lejos de nuestra vista, permite hacer y deshacer, trasvasar dinero e influencias y, en suma, jugarse en una partida de cartas, con aforo limitadísimo, nuestro día a día, nuestro trabajo y nuestro supuesto bienestar.

Por supuesto que abuchearon a Pablo Iglesias en su santuario dorado de Bruselas, con abucheos que iban dirigidos a los que no son ellos, a usted y a mí, no lo dude ¿Cómo iba a colarse alguien de “afuera” en el casino de Europa?

Hay decenas de pruebas relacionadas con episodios descaradamente intolerables; leyes que se dictan para ser incumplidas; comisiones inútiles e inoperantes, convocadas para fingir interés por la resolución de un problema o datadas para cuando el problema ya no es solucionable; normativa innecesaria, pero necesaria para justificar tanto sueldo para sesudos estadistas de pacotilla; viajes costosos; negociaciones larguísimas con apaños previos y tendenciosos u otras formas del haraganeo político que fundamentan la afirmación de que usted y yo somos, además de números en estadísticas que manipulan a discreción, fichas en el tapete verde de un casino llamado Unión Europea. Me gustaría centrarme en una de ellas, ya que precisamente en estos días el jefe del Ministerio del Interior (un ministerio tan de interior como que trabaja y se esfuerza para salvaguardar a los de “dentro”, los suyos, a su interior) ha hecho el grandísimo esfuerzo, como expone en su página oficial, de “reunirse con altos cargos de su departamento para analizar la presión migratoria de los últimos días y evaluar la efectividad de las medidas adoptadas”. Por supuesto, en la reunión que explica el ministerio en su página con tres apartados, no participaron miembros de organizaciones relacionadas con los inmigrantes, ni personas sospechosas de entender lo que está sucediendo en Ceuta y Melilla como algo distinto, y menos elegante, que “presión migratoria”, como le ha dado en llamar al señor ministro.

En el primer punto de la noticia, titulado ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN, el ministerio se despacha con un “La reunión ha comenzado con un análisis y valoración de la situación creada en los últimos días”. Por si no lo sabían, las muertes de inmigrantes en su viaje hacia el falso paraíso en el que serán, con suerte, aporreados como acto de bienvenida, o sajados por las concertinas que les aguardan como dientes airados de la boca que les niega la entrada, son SITUACIONES CREADAS, sin más, creadas por un ente misterioso, provocadas por el horóscopo de la semana, que no debe ser propicio para los acuario con piel negra o mulata! Por supuesto, ni el ministerio del Interior y sus peones, lo que llaman con pretendida elegancia “sus efectivos” tienen nada que ver con ello, con esa situación que algo crea casi por generación espontánea.

En el apartado 2, MEDIDAS ADOPTADAS, el ministerio también se despacha con una frase sin desperdicio, pero del todo previsible: ante lo que llaman “presión migratoria”, las únicas medidas que a los “expertos y ALTOS cargos de su departamento” se les ocurre son “Ante esta situación se ha procedido a reforzar los efectivos policiales en las Ciudades Autónomas así como en Algeciras”. ¿Es que dudábamos que aumentar los “efectivos” es la medida más inteligente, planificada, estudiada y de probada eficacia para quitarse de encima esa presión de los pesados inmigrantes?

Lo que el ministerio no nos cuenta es parte del gran negocio que tienen montado con los del casino de la Unión Europa, un negocio redondo que no requiere un Máster MBA y que, si nos ponemos a malpensar, haría que casi entendiésemos por qué no interesa solucionar la presión migratoria: El gran casino de la Unión Europa ha ido “soltando”, en tandas de cifras con muchos ceros, fondos (dinero de usted y de mí) para que el gobierno de España, y el de otros países jugadores de cartas, “asegure medidas eficaces y mejoras en la gestión de las fronteras, integración de los inmigrantes y su retorno, en los casos marcados por la legislación vigente”. Las cifras son astronómicas y más que sospechosas cuando una reflexiona e indaga sobre las condiciones en las que se hacinan los inmigrantes en las cárceles veladas en las que se han convertido los Centros de Internamiento de Extranjeros. Y más sospechosas todavía si acudimos a consultar la página oficial del Consejo de Europa y verificamos que apenas existe un protocolo para justificar el gasto de esos fondos asignados: ¿En qué va a justificar el ministerio del Interior las cantidades millonarias de fondos recibidos, en reuniones de “altos cargos” para decidir como medida milagrosa el aumento de policías aporreando en las fronteras? ¿En decoración y acondicionamiento, incluyendo sauna y spa, en los CIES donde apila inmigrantes humillados y desarraigados?

No, no se calienten la cabeza. Una vez que los del Casino reparten, no hace falta justificar nada, mejor les devolvemos el favor cuando necesiten nuestro voto en Bruselas para cualquier programa y mientras, fundamos los fondos, que tampoco se va a notar y aumentemos los efectivos, a ver si los pesados esos que vienen en patera se enteran de una vez de quien es el puto amo!

Estas son las cifras. Si las leen, entenderán porque les decía que no haría falta que los políticos se vayan a Andorra a dejar sus herencias familiares para que les renten beneficios, si con quedarse aquí, a mamar de la Unión Europea, ya les bastaría…

(Spain) Fondos para refugiados /Funds for refugees.
Year Allocation Year Allocation
2007 * 2011 €1.872.234,46
2008 €1.130.925,74 2012 €1.621.162,00
2009 €1.557.827,30 2013 €1.584.966,00
2010 €1.757.719,00

(Spain) Fondos para la integración de los inmigrantes y refugiados:
Year Allocation Year Allocation
2007 €8.555.657,21 2011 €17.815.509,05
2008 €11.392.323,57 2012 €22.039.481,00
2009 €14.764.541,68 2013 €23.542.717,00
2010 €14.284.794,26

(Spain) Fondos para el retorno de inmigrantes
Year Allocation Year Allocation
2007 * 2011 €12.871.751,88
2008 €4.758.824,64 2012 €18.786.416,00
2009 €5.971.877,26 2013 €22.288.403,00
2010 €9.070.986,00

(Spain ) Fondos para la gestión de fronteras
Year Allocation Year Allocation
2007 €31.668.329,60 2011 €44.819.607,51
2008 €29.934.747,20 2012 €48.154.233,00
2009 €32.802.046,14 2013 €61.916.627,00
2010 €40.099.177,90

*http://lamoscaroja.wordpress.com/

Niños, hambre, el sistema y el espejismo de la infancia mágica

OPINIÓN de Pura María García.- Hace tres años comenzó a preocuparnos oficialmente, probablemente porque las noticias venían de un lugar cercano y porque todos padecemos ese miedo selectivo que únicamente despierta nuestra sensibilidad cuando intuimos que los problemas de los otros no van a respetar nuestra inmunidad. En Portugal, un grupo profesores de educación primaria, alertaban de que algunos de sus alumnos mostraban síntomas inusuales, como mareos, pérdida de conocimiento y soñolencia crónica.

Era el hambre, el vacío de lo indispensable, instalándose en las bocas pequeñas y los ojos medio entornados por la ausencia de fuerzas y por la necesidad vital de no ver la realidad para engañar al estómago y no desfallecer. Las noticias pudieron leerse en el interior de los diarios. Cruzaron las pantallas y las emisoras de radio como dardos que debían haber hecho diana en la conciencia colectiva. No lo lograron ¿Por qué iban a conseguirlo esta vez, cuando el hambre de los niños rumanos, los niños gitanos o los niños griegos no lo había hecho todavía? ¿Qué tenían los niños de Portugal de diferente?

Hace tres años, los indicios de que la miseria salpicaba con su onda inaceptable a los pequeños cuerpos que eran la semilla del futuro más oscuro impactaron en nuestra sensibilidad como siempre sucede, momentánea y transitoriamente. Nos preocupó un instante, el necesario para auto engañarnos y mentirnos sobre nuestra inexistente solidaridad.

En los primeros meses del año siguiente, 2012, en Portugal se cifraron en 13.000 los alumnos que carecían de una alimentación apropiada, y eso rebajando la llamada línea de la pobreza hasta considerar que lo apropiado era lo mínimo para no desfallecer.

Hace un año Unicef tuvo que poner en marcha una campaña dirigida a recoger firmas para reclamar al gobierno y las instituciones oficiales el cumplimiento de los compromisos que supuestamente habían aceptado para combatir la pobreza infantil en España. Habían olvidado, uno más de las decenas de peligrosos olvidos que sufre la casta política diestra y la siniestra, que se habían comprometido ante la Unión Europea a reducir en 250.000 la cifra de niños catalogados con la injustificable etiqueta de víctima de la pobreza infantil antes de 2020. Subidos en el atril de la demagogia, los representantes de este gobierno, que únicamente se representa a él mismo y los suyos se llenaron la boca diciendo que “erradicar la pobreza infantil sería una prioridad dentro del conjunto de los planes de acción que estaban elaborando para la inclusión social y el apoyo a las familias”. En realidad no mintieron: el conjunto de los planes de acción para la inclusión social y apoyo a las familias es un conjunto vacío, uno más de sus conjuntos vacíos y las prioridades de un conjunto vacío, simples matemáticas, son prioridades vacías.

El gobierno se limita a cruzar los brazos y fingir esa preocupación demagógica que, dice, “impulsará nuevos retos, nuevos programas, nuevas iniciativas, nuevas…” MENTIRAS. Los ciudadanos, nosotros, escudándonos en la justificación que, aunque no lo es, podría parecer suficiente de que ya hacemos bastante con intentar llegar a fin de mes, sorteando medidas políticas asfixiantes y recortes de nuestros más mínimos derechos, sentimos un escalofrío MOMÉNTANEO cada vez que leemos las cifras de la pobreza infantil.

El año pasado, nuestro país fue el segundo país de la Unión Europea con la tasa más alta de pobreza relativa, tras Rumanía, traducida en más de 2.500.000 niños víctimas de la pobreza, un 5,6% de la población total. La cifra es aún más conmovedora si aceptamos que, para no ser tan conscientes de esta delirante injusticia, los estudios han bajado el rasero con el que se miden los ingresos aceptables que son la linde entre los pobres y los no pobres hasta la cifra de algo más de 16.000 euros de ingresos en una familia con 2 hijos. Actualmente, el índice de pobreza infantil ya se sitúa en un 34%.

Son los mismos niños que el sistema ha ido entrenando, con maquiavélico esmero, para ser los perpetuadores del capitalismo, los niños intencionadamente programados para ser peter-pan en el país no de Nunca-Jamás sino en el país de la infancia mágica. Son los niños a los que el capitalismo ha programado para consumir sin medida desde la mano de sus endeudados padres. Los mismos que no veían razón para conformarse con comer un bocadillo y exigían, con lloriqueos consentidos por los padres hipotecados para alcanzar el premio de una segunda casa, un segundo coche, una segunda vida, un huevo de chocolate que debía contener un premio, un incentivo a la ambición de tener por tener.

El sistema ha ido preparando a esa infancia que hoy no tiene que llevarse a la boca para esclavizarla a él, agrandando su estómago y su boca, los mismos que ahora se niega a alimentar. Nos ha entrenado, a los padres de los niños que hoy sienten su extraño pero familiar hormigueo en el estómago, para que alimentásemos la mentira de una infancia mágica, en la que no podía haber problemas, todo estaba permitido, y el futuro era una línea de horizonte del color dorado de posesiones y metas, siempre inalcanzables, a costa de la esclavitud de recibos de préstamos pagados con horas inacabables de trabajo. Cuando ha querido, cuando no ha tenido suficiente, el sistema les ha girado su espalda, nos ha girado la espalda, dejando tras él la hambruna y la necesidad.

Hace unos días, un nuevo informe de UNICEF, ha evidenciado lo que todos sabíamos, o al menos era fácil intuir: la pobreza infantil en España aumenta vertiginosamente. No es ya suficiente el argumento del eufemismo de la crisis, en realidad el triunfo evidente del capitalismo. Conocemos y sabemos las cifras que recuentan las bocas que llevan demasiados días sin saborear el más mínimo alimento, pero, en realidad, NO LAS SENTIMOS, no hacen eco en nuestra inexistente sensibilidad.

De ser así, ¿no nos habrían conmovido ya los niños y adultos rumanos que llevan años ingiriendo ranitidina para no sentir hambre, porque no pueden ni recoger comida de los contenedores, tan vacíos como sus estómagos? ¿No nos habrían conmovido las cifras de niños gitanos que no comen, desde mucho antes de la crisis, mientras malviven en poblados de chabolas? ¿No nos habría conmovido YA el retrato del hambre infantil en el continente africano?

Tras las cifras del hambre infantil, en cualquier país, se amaga la cifra del índice de necesidad de estructurar nuestra rabia, de darle forma organizativa, de SENTIR nuestra parte de responsabilidad, más allá del argumento de “Es la crisis está que no acaba de irse”, y de enfrentarnos a la voluntad del podrido sistema que nos vence, cada día, un poco más.
Fuente: Unicef


*lamoscaroja.wordpress.com

Tras la cortina de Europa

OPINIÓN de Pura María García.- Admiro a las personas que no han perdido la capacidad de alejarse lo suficiente de la realidad impuesta para atisbar la otra realidad, la más real, la que se nos oculta gracias a la perfeccionada artimaña de la manipulación. Entre esas personas que no temen virar la brújula, supuestamente única, que el poder y el capital sitúan como regalo valiosísimo en nuestras manos para que no nos desviemos del camino, está Marina Garcés. Busco sus palabras y las leo, más de una vez. A veces duelen lascadenas de frases y las afirmaciones, argumentadas, con las que se adentra en las entrañas de la mentira colectiva que es vivir una realidad impuesta, fabricada a conciencia para el bien de unos sobre la miseria de otros. Garcés teje pensamientos sin miedo, o con el mínimo miedo –que al fin y al cabo, en este estado de excepción de no libertad y no derechos sutilmente maquillado que es el hoy, ya es mucho- y logra dejarlos caer, huyendo del dogma y la categorización, en el centro de lo que un día fue el paisaje donde habitó la consciencia y la conciencia colectiva.

Hoy, a propósito de la farsa global de las elecciones europeas, he vuelto a buscar sus ideas, esperando el impacto de conceptos, pruebas y razones para que mi empeño por mantenerme despierta no aminore su fuerza. Esgrime una frase tajante e impregnada de verdad: “El individuo no existe sin sus relaciones y sus relaciones no vienen después, son lo que nos compone. Es desde ahí donde yo digo: ya estamos implicados. Lo que pasa es que vivimos negando esa implicación, construyendo una ficción de autosuficiencia. Y entonces, claro, la colectividad es un problema.”

Nos han engañado, el poder y su ego travestido, la economía, de muchas formas. En lo obvio y en lo más sutil: hoy se desprecintaban urnas y se van a abrir sobres que, si hubiésemos sido capaces de esquivar la manipulación del poder, sabríamos interpretar como signos inequívocos de un inmenso engaño. El poder le ha dado la vuelta, interesada y retorcidamente, a las cosas, hasta el punto de orquestar perfomances periódicas y representaciones colectivas que no son sino una trampa, ideológica y vital, en la que como ratones en una ratonera hemos caído desde hace mucho tiempo: Europa.

Nos han entretenido y despistado de la realidad, con referéndums, elecciones, creaciones de organismos donde dormitan políticos de sueldos desorbitados, campañas de concienciación en las que intervienen gabinetes y empresas tentáculo de multinacionales y bancos donde ocupan sillones de comité ejecutivo los que falsean la justificación de esa innecesaria concienciación. Nos han impuesto, haciéndonos creer que era un premio y un salvoconducto, una entelequia cuyo coste excede lo material: la mentira de Europa. Con ella, como Chomsky describió en muchos de sus lúcidos artículos, nos han impuesto una oportunidad más para que el poder y su gemelo abominable, hoy llamado eufemísticamente economía, controle nuestras vidas y nos entreguemos a él porque nos ha vendido que así es la única manera de que estemos a salvo (de un enemigo intangible que es el mismo poder).

Nos han engañado hasta el punto de hacernos creer que debemos pagar, por adelantado, lo que debería constituir un derecho soberano: estar a salvo de las guerras y la intervención militar. Y nos lanzamos, impulsados por su mentira, a votar a favor o en contra de una alianza que nos defendería, supuestamente, de un peligro que no existía sino en las intenciones de la Europa de nombre y cargo que está detrás de esa otra Europa de outlet que nos llevan vendiendo desde hace demasiado tiempo. Chomsky afirmaba que la soberanía no es un valor en sí misma sino en la medida en que relaciona la libertad y los derechos, ya sea potenciándolos o debilitándolos. La mentira de Europa nos hace creer que hemos de luchar por mantener una soberanía que no es sino el arma arrojadiza que permite justificar campañas militares, prevención de riesgos, control, control, aniquilamiento del somos plural que se debilita por el miedo a ser agredido por un enemigo invisible y, por ello, más temido, más dañino.

Nos engañan, también tras la cortina de Europa, de lo global, de la necesidad de elegir. Nos hacen creer que somos participantes en esa mentira, pero somos meros espectadores, cada vez con más hambre y menos derechos, a los que únicamente se les da oportunidades periódicas, ornamentadas con banderitas de colores e himnos irracionales, en las que se supone que podemos elegir a nuestros RESPONSABLES, que no son más que, en realidad, los responsables del PODER PRIVADO.

Y ahí nos tienen, entretenidos con rondas de un licor de ínfima calidad: ésta la paga Europa; ésta las municipales; ésta Bruselas; esta…Borrachos de una Europa de quita y pon que se pasea presumida diciéndoles a los países rebeldes que deben pensarse si entran en su casa de meretrices o se quedan fuera.

Marina Garcés, una vez más, nos lanza la idea como estímulo para que no cerremos los ojos. Deberíamos darnos cuenta. Más allá de esta farsa de urnas y recuentos está lo que ella describe: Nos están entreteniendo, despistándonos de la realidad: ya somos Europa, ya no deberíamos vivir socialmente negando esa implicación que tenemos los unos con los otros, construyendo esa ficción de autosuficiencia que nos hace erigir fronteras y concertinas. Al poder no le interesa que lo percibamos. Si lo hacemos, construimos una colectividad y lo colectivo es peligroso, un problema que no pueden permitirse. Nos entretienen haciéndonos creer que hemos de tomar decisiones cuando lo que deberíamos exigir ya es que su empeño no sea construir Europa, cómo se construye, cómo se organiza la arquitectura de la evasión y la acumulación de riqueza sino cómo SE GESTIONA ESTA PLURALIDAD QUE YA SOMOS. Pero en eso no van a perder ni un minuto, NO LE ES RENTABLE AL PODER.

Nos han engañado, pero podemos empezar a creer que PODEMOS.


*lamoscaroja.wordpress.com

Exportando sinvergüenzas

OPINIÓN de Pura María García.-  “No somos pioneros. No somos los mejores, pero estamos ahí, a la vanguardia” Esta frase tan original no la ha dicho Rajoy, ni ninguno de sus ministros. La digo yo, pero podría haber sido pronunciada por EL PRESIDENTE DE LA MAYORIA ABSOLUTA, ese mago que hace desaparecer, cuando le place, sin ni siquiera sacar una varita, la crisis y el drama que vivimos. Estamos ahí, a la vanguardia. Ellso son la vanguardia, Rajoy y Cia, expertos que están acercándose a la excelencia en el político arte, a través de su empresa EDES. S.L , la Empresa de Exportación de Sinvergüenzas. En el reino de los aupados en la mayoría absoluta, los que se llevarían el Óscar a la corrupción, supuesta por su-puesto, y al trapicheo, son los que se entrenan para ser exportados a Bruselas, a la caza de una europoltrona.

El primer producto de exportación de la empresa es un señor humilde y agrícola, millonario y de rancio pijismo, cualidad que garantiza a los de Génova que su distancia con el pueblucho será respetada. Tras meses de la aplicación de 2 de las estrategias que están estipuladas como condiciones del eurosalto, el peloteo y la ejecución de marrones diversos sin rechistar, este señor que es toda una motivación, por su rotunda figura, para los parados que se agolpan en colas de a 400 a obtener algo de comida, ya tiene en su bolsillo su cheque en blanco, pago de su trabajo como servil vasallo: ser candidato europeo.

El exportado Arias Cañete cuenta en su currículo con detalles curiosos, y muy coherentes con su condición de ministro como haber sido parte, y presidente, de empresas petroleras, una cosa de familia sin importancia; ser el papá de una Técnica Comercial del Estado que se ha visto en medio de una polémica con, miren ustedes qué casualidad, la sobrina de Luís de Guindos, que ha hecho que se queden con las ganas de ser nombradas, a pp-dedo, en la dirección de la CNMC; artífice, según el portavoz nacional del BNG, y responsable directo de más de 5.000 pérdidas de empleo en Galizia; concuñado del Presidente de la Sociedad Estatal de Caución Agraria, un holding público que está participado, al 80%, por una empresa que depende de Industria y al 20% por…el Ministerio de Agricultura (¡!);poseedor de, según consta en sus últimas declaraciones, un total de 1.730.949,03 euros (lo del 0,3 es para morirse de la risa); posee bienes por un valor catastral de 1.094.604,11 euros (aquí, el pobre, ha conseguido ganar unos centimitos) en inmuebles y 637.344,92 euros en otros bienes; accionista en Petrolera Ducar, Petrologis Canarias, Banco Santander yBBV y, por no extenderme, gran interesado por la normativa europea (un precedente de su carácter como exportado), en concreto, en noviembre de 1991 se interesó apasionadamente por la normativa europea sobre juegos de azar (recuerden, en Bruselas juegan fantásticamente bien al póker) llegando a plantear con vehemencia la necesidad de liberalizar el sector cuando, CASUALMENTE, constaba como consejero en nómina, en TECNIJUEGO y CEBINGO…En fin, todo un europersonaje, que, sin duda, cumple los requisitos de la EDES para ser euroexportado number one.

El segundo exportado de EDES, S.L es Luis de Guindos, del que solo voy a citar algunas cualidades: fue un sonado fichaje, inteligentemente bordeada la Ley de Incompatibilidades, del banco Lehman Brothers y presidente de su filial en España y Portugal; extrañamente, o quizás por eso, tras la quiebra de la banca que él presidia, con un pufo de unos 1.000 millones de euros, fue aceptado en Price Whaterhouse, en el departamento financiero y, como era de esperar, saltó de ahí al atril de la universidad privada de Navarra, del Opus, lógicamente, donde impartió clases de su saber sobre economía (la suya y la de los del pp¸ ha sido director del Instituto de Empresa, donde pudo establecer lo que eufemísticamente llaman los suyos “vínculos profesionales” con personalidades, otro eufemismo para nombrar a los que manejan las cuerdas de la economía y el beneficio y consejero de ENDESA (donde cobró la tontería de 368.000 euros en 2011, UNEDISA y el BANCO MARENOSTRUM. Granpelota de Aznar, hoy se frota las manos soñando con Bruselas y una europoltrona.

Precisamente, hace dos meses, con un “haré lo que diga el presidente del gobierno”, Luís de Guindos escondía su ambición para presidir el asiento tentador del Eurogrupo tras una aparente y servil obediencia al señor de los vasallos peperos, el PRESIDENTE. Nada dijo acerca de su primera intentona para ser candidato, llevada a cabo con no mucha fortuna el año pasado, rechazada porque el clan europeo descartó a España por encontrarse en pleno rescate. De Guindos, con Rajoy como sponsor pretende cantarle aquello de “el que se fue a Sevilla…” a otro afectado por el virus de la poltrona, la eurocorruptapoltrona en este caso. Se trata de Jeroen Dijsselbloem, actual presidente del eurogrupo, que como no ha tenido bastante con un año de cargo, ni por lo visto ha recogido lo suficiente, en una pataleta descomunal ha afirmado públicamente que su intención es continuar con la presidencia y ha sugerido, muy educadamente, que su puesto quede fuera del reparto de cargos internacionales a renovar este año. Así, sin cortarse un pelo, sin ver la necesidad de, al menos, disimular su querencia a la europapoltrona. Solo le ha faltado decir “porque yo lo valgo”. Rajoy, el gran impulsor de la empresa E.D.E.S, S.L, no ha tardado en contestarle, porque dar la cara y abandonar el plasma, siempre que no se trate de losmuertosdehambre de los españolitos, a Rajoy se le da bastante bien. A través de otro vasallo de pelo engominado, Gónzalez Pons, que se prepara también a cobrar su premio como exportado a Europa, fruto incuestionable de su peloteo y servidumbre, no ha tardado en ponerse gallito ante el holandés, y más ahora que, según él, España avanza como un buque por el mar de la recuperación: La Unión Europea tiene una deuda con España de representación institucional, ha dicho Pons, dando por hecho que no vamos a pillar su indirecta y no vamos a darnos cuenta de que, con su afirmación, valida una vez más la tesis de que en Europa lo que hacen es jugar al póker, jugársenos al póker y que se prometen pagos a favores y se devuelven favores con deudas como la que reclama Pons.

El también ahora preparado para ser exportado ya fue pelota desde sus inicios azulados: peloteó a Pío García Escudero, en 1999, para sustituirle como portavoz, un conde, el IV de Badarán, que, como prueba de que el sistema de trepping funciona, basado en el “yo te obedezco, tú ya me devolverás el favor”, cuenta en su CV haber alcanzado la poltrona de presidente del senado. El citado conde, además de su noble condición, cuenta con lo que los peperos llamarían, restándole importancia en diferido, con algunos flecos: bobadas como haber olvidado sin querer y, según él, por desconocimiento declarar un préstamo de 24.000 euros que recibió de su partido(que a su vez, me pregunto yo, ¿procedería de algún supuesto sobre?). La contabilidad de Bárcenas, fíjate tú, contenía precisamente el pago de ese préstamo, entregado al conde para que rehabilitase su vivienda tras ser afectada por un acto terrorista. Al peloteado por Pons-mozalbete, sin embargo, se le apareció la virgen cuando, tras serle requeridos sus datos fiscales en relación al préstamo ingenuo, Anticorrupción, casualmente, salió al quite afirmando que pedir a García Escudero que entregue sus datos fiscales adolece los vicios de inutilidad e impertinencia. No se froten los ojos, han leído bien. Sucedía, y se olvidaba, hace menos de un año.

Volviendo a Pons, citaré un episodio de su vida familiar, que nos asegura que está preparadísimo para ser “cargo europeo de pro” y hacer los negocios como solo lostrepping cargos saben: los herederos del abuelo de Pons vendieron una finca que el abuelo había comprado en 1957 que se extendía a lo largo de 7 parcelas de más de 403.000 metros cuadrados. Casualmente, la venta fue efectuada una semana después de que el ayuntamiento de Planes, gobernado por los peperos, aprobara la propuesta del promotor para urbanizar la zona. En el Registro de la propiedad de Cocentaina consta que el precio de venta, el 7 de julio de 2004, fue de 721.214 euros, precio que fue extrañamente corregido 48 horas después y pasó, misteriosamente, a ser de 901.518 euros. Si se revisa una tasación de los terrenos, fechada en 1997 y encargada por Pons Ibáñez Comunidad de Bienes, se puede leer que la valoración de los terrenos era de 24,7 millones de pesetas, unos 148.00. Hacer cuentas no es difícil: en 2004 se vendió la propiedad por seis veces su valor.

Para continuar, una pincelada real: González Pons firmó a Noos unos 5 millones de euros. Suscribió el proyecto de Juegos Europeos cuando él era conceller por lo que, supuestamente, Urdangarín y Torres se llevaron al bolsillo 382.000 euros aunque no se realizaron jamás.

Y para más recochineo, hoy nos enteramos de que en el Eurogrupo hay un comité de ética. ¿No les suena a puro, aunque europeo, recochineo?

En fin, exportemos sinvergüenzas: quizás así queden menos por España…

*http://lamoscaroja.wordpress.com

Siria y el buen vecino del tío Sam

OPINIÓN de Pura María García.- Hace tan solo unas horas, alrededor de 5.000 militares han entrado en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, utilizando la frontera con Turquía para poder acceder al cruce de Bab Al-Hava. A estas alturas, nadie que se haya molestado en contrastar información y en permitirse interpretarla con espíritu crítico puede dudar de que se trata de mercenarios entrenados y financiados por Estados Unidos, con la connivencia de la OTAN, enviados para herir aún más al pueblo sirio desde una base militar en Turquía, próxima al aeropuerto de Sazgin (en la provincia de Gaziantep) que ya sirvió como base logística para el traslado de tropas, municiones y equipos militares durante la invasión americana de Irak.

A principios del año pasado, Militares de EEUU llegaron a Turquía para instalar misiles Patriot cerca de la frontera con Siria. En Septiembre de 2013, ya se filtró información contrastada sobre la construcción de una nueva base militar cerca de la frontera con Siria, cerca de la ciudad de Latakia, en medio de las amenazas de guerra del Occidente contra el país árabe. Un mes después conocimos que el Pentágono había puesto sobre la mesa una propuesta oficial para entrenar a los rebeldes moderados de Siria. La propuesta se hizo mientras, en paralelo y desde instancias oficiales, La administración Obama reconocía haber proporcionado asistencia logística, humanitaria y militar a los rebeldes que luchan contra las fuerzas de Al Asad en una guerra civil que parece interminable. Hace menos de un mes, Turquía derribó un avión de combate sirio cerca de la frontera con Siria. Desde 2012, está constatado que la CIA está entrenando rebeldes sirios, afirmación que se sustenta en declaraciones de diferentes militares rebeldes y comandantes insurgentes que fueron publicadas sin desmentidos en varios medios de información americanos.

Más de 146.000 personas muertas, de las que más de un tercio son víctimas civiles, según las estimaciones del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. 36.000 rebeldes muertos, incluidos combatientes del Frente al Nusra y el estado Islámico de Irak y Siria. 56.000 combatientes partidarios de Bashar al Assad, incluidos 332 milicianos del partido milicia chií libanés Hezbolá y 459 combatientes chiíes de otros países. 2.563.434 sirios registrados como refugiados en los países vecinos, de los cuales cerca de un millón se encuentran en Líbano, donde se teme que para finales de año haya 1,6 millones de sirios. 6,5 millones de desplazados internos, de los 22 millones de habitantes que había en Siria antes de que estallara el conflicto, de los cuales al menos la mitad son menores. Más del 40% de los habitantes de Siria se han visto obligados a salir del país o a abandonar sus hogares durante estos tres años de conflicto. 5,5 millones de niños sirios se han visto afectados por el conflicto cifra proporcionada por UNICEF, que ha destacado que el país es “uno de los lugares más peligrosos del mundo para ser un niño”. Cerca de 1.000.000 de los niños afectados se encuentra atrapado en zonas de difícil acceso a causa de la continua violencia, y alrededor de 2.000.000 necesitan ayuda o tratamiento psicológico.1.200.000 de niños residentes en campamentos de refugiados en los países vecinos sufren un acceso limitado al agua potable y la comida nutritiva. Además de los muertos, 600.000 heridos según la OMS y más del 50% de la población viviendo sumida en la absoluta pobreza, según ha informado la ONU a través de suprograma para el desarrollo.

Son datos y números que son una parte, la oficial y muy probablemente inexacta, de un puzle de muerte cuyas piezas maneja el imperialismo yanqui. Lo explicaba, con la destreza y claridad que le caracteriza, Noam Chomsky en 1992 en una de las conversaciones que mantuvo con David Barsamian, transcritas en el libro Cómo funciona el mundo. El título del texto, Lo que realmente quiere el Tío Sam, es una entrada acertada a un conjunto de informaciones que podían, y pueden, ser intuidas por todos los que logramos esquivar en alguna medida los falsimedia y la propaganda del poder pero que, en el texto, quedan vinculadas a documentos oficiales que pueden ser consultados, para mayor escándalo de lo que, sin ningún pudor, registran y afirman: “En el extremo más duro, encontramos documentos como el memorándum Nº68 (1950) del Consejo <nacional de seguridad, que plasmaba las ideas de Dean Acheson, secretario de Estado y había sido redactado por Palul Nitze, que representó a Reagan en las negociaciones por el control de armas y que aún sigue con vida. El memorándum planteaba la necesidad de una “estrategia de retroceso” que regará “las semillas de la destrucción dentro del sistema soviético” para que luego pudiéramos negociar un acuerdo en nuestras propias condiciones con la unión Soviética o sus estados sucesores” El libro analiza también esa voluntad letal y desmedida del Tío Sam en América del Sur, mostrando la realidad más cruda en cuanto a la planificación yanqui para arrasar y conquistar, bajo un epígrafe revelador y acertadísimo: “La destrucción en el exterior. Nuestra política de buenos vecinos”.

Chomsky y Barsamian explican que los preceptos del Tío Sam pasan por un itinerario medido y calculado al milímetro: “el primer paso es utilizar a las fuerzas policiales, que resultan fundamentales porque pueden detectar el malestar con anticipación y eliminarlo antes de que sea necesaria una cirugía mayor, según se nombra en los documentos confidenciales. En caso de que la cirugía mayor llegue a ser necesaria, usamos el ejército. Cuando y ano podemos controlar a los ejércitos de los países norteamericanos, sobre todo en la región de América central y el caribe, llega la hora de derrocar el gobierno”

Como decía al principio de estas reflexiones, la lectura que ha despertado estas palabras fue escrita hace 22 AÑOS, unos indignantes 22 años en los que no solo no han cambiado las intenciones, voluntades y planes del gobierno americano sino que han crecido en su soberbia mientras se ha perfeccionado y sofisticado la política mortal de “salvadores del mundo” que aplican, sin mucha oposición, a lo largo y ancho del planeta.

Siria, Libia, Ucrania, Irak, Venezuela, República Dominicana, Cuba, Vietnam, Salvador, Nicaragua, Afganistán, Serbia… dianas de un “buen vecino” , el Tío Sam, unantiguo carnicero que no ha dejado de ejercer como tal desde que se enfundo el traje de rayas y su patética sonrisa.


*lamoscaroja.wordpress.com

Irreales, plañideras y sinvergüenzas en el funeral de la Transición

OPINIÓN de Pura María García.- Los irreales tienen sus propios ritos. Son celebraciones precisas, diseñadas como cuadrículas desde un tiempo que parece inmemorial, repetitivas, inflexibles en las formas, ampulosas, aparentemente complejas en su parafernalia pero muy sencillas, extremadamente simples, en su trasfondo.

Los irreales festejan con ellas sus victorias sobre la masa desesperanzada que como Sísifo levanta, cada vez con menos fuerza, la utopía de alcanzar un recodo en el camino de la supervivencia. Acuden a sus ritos también para prepararse antes de arremeter, por enésima vez, contra la libertad y los derechos de los que no son los suyos, de nosotros. Celebran la mentira y la nutren de aplausos y golpes en la espalda. Crecen en sus ritos, embriagados con el murmullo de halagos hipócritas que emanan del enjambre de zánganos irreales que ocupan el centímetro de irrealidad que ha sido adjudicado por el poder a cada uno de ellos.

Los irreales son esos que cohabitan la irrealidad, un mundo, un tiempo, un espacio, definido con vectores a conveniencia. Son los que desconocen nuestra realidad, los que nos desconocen. Los que niegan su represión sobre nuestras bocas y nuestras ideas, sobre nuestro vientre y nuestra voz. Los que niegan nuestra hambre, nuestras heridas taponadas en los pasillos de hospitales que han tomado, al asalto legal de sus leyes interesadas y han convertido en portales esterilizados donde trapichean ganancias millonarias. Son los que nos cachean, cargan contra nuestro cuerpo y se ensañan -porra, vileza y cobardía en mano- con nuestra espalda y nuestros ojos. Son los que negocian con nuestros míseros sueldos, jugando con los tahúres de sindicatos y empresas con consejos de administración clónicos de sus sillones y escaños. Son los que cercenan la educación y la cultura a merced de sus paranoias religiosas, de sus manías persecutorias, de las pequeñas, y graves, venganzas de un ministro contra otro, de un fantoche contra otro, de un indecente con dedo escribiente de decreto contra otro. Son los que ordenan manipular videos, declaraciones, actuaciones, noticias, interrogatorios, detenciones, hematomas, lesiones, cortes de concertina y cifras. Los que mandan borrar datos de ordenadores que huelen a podrido. Son los que gravan nuestra mínima vida con el impuesto terrorista de su presencia y su poder.

Necesitan de sus ritos como los buitres de sus presas, como requiere el exorcista a sus demonios. Organizan actos de poder para adentro, de puertas para adentro. Se llaman, unos a otros, y se dicen al oído cuánto se recuerdan (y cuánto se deben, y cuánto esperan los unos de los otros). Chocan sus manos, sudorosas por el húmedo efecto de la corruptela interminable, antes de sus parlamentos y sus epístolas falaces y tendenciosas. Se sientan sobre sillas con sus iniciales, tapizadas con telas que soportan un día tras otro sus sucias posaderas. Aguardan el desfile ordenado de los irreales designados para liderar a ese ejército de terroristas legitimados por las urnas: del menos poderoso de los poderosos al gurú máximo, a su momentánea deidad (mientras no llega una nueva campaña de su misión evangelizadora contra los malos, los otros), los irreales designados para celebrar cualquier rito de su repertorio, dejan su silla; abandonan a los irreales hambrientos de arengas (y de presentidos sobres y favores); ajustan su boca artificial, esa que es el micrófono que duplica su voz y su mentira; miran sin mirar al fondo de ojos que tampoco miran, que jamás nos miran y encadenan eslabones de palabras vacías y metáforas previsibles que pretenden enardecer el engreimiento y el gen de raza y clan superior que los irreales están seguros de tener en su patético ADN. Aplausos de los irreales que interrumpen a los irreales jefes de su secta. Aplausos y cuchicheos que jurarán, si alguien les preguntase, que jamás pronunciaron. Como en orquesta desafinadamente afinada, un irreal se levantará de su asiento y aplaudirá con fingida emoción. Como una piedra lanzada a un estanque de aguas sucias, un irreal tras otro se alzará a aplaudir lo no escuchado, lo que ni ellos mismos creen los unos de los otros, en concéntricos círculos de deshonestidad.

Los irreales organizan su realidad con eventos rituales que cíclicamente pretenden hacernos recordar dónde está cada quien, dónde estamos, ellos y nosotros, la brecha insalvable y creciente que por su santa soberbia y prepotencia nos separa, al menos mientras dura el efecto de los votos que les aúpa, mientras no llega la víspera de urdir mentiras generales acompañadas del himno electoral que nos aturdirá, de nuevo.

En sus ritos multitudinarios lloran, con el retorcido rabillo de su ojo. Repiten series incontables de falsas genuflexiones. Se ponen la corbata más azul, la mantilla más negra y el rosario más beato. Recuperan los recuerdos más inciertos y manipuladores de su memoria, reconstruida a la medida de “su” realidad y sus deseos. Y halagan, y visten de falsísimas loas, batallas y victorias al signo central de sus ritos. No importa si éste es un irreal vestido de blanco, birrete y mocasines rojos y anillo vaticano, pastor de unos pocos, frustrada deidad que se mira en el espejo de una congregación que habita en santuarios fastuosos y catedrales llenas de vidrieras y vacías de mendigos. Los irreales igual colocan en el centro de sus ritos a Papas y obispos, que solo rezan el Padresuyo, que a cadáveres únicos, adiestrados en vida para ser de la secta de los irreales. Desfilan y esperan el desfile de los otros, de nosotros, seguros de que están, estamos, bien domesticados. Desfilan y esperan que nuestros labios presos besen el anillo de sus líderes o la tapa de madera de sus tumbas, o la bandera con la que intentan ocultar la mentira que ensalzan. Desfilan por pasillos donde se oyen sus viva España o sus pésames amnésicos de la verdad que el muerto lleva escondida en su mortaja. Desfilan acompañados por monarcas con el semblante artificialmente circunspecto, idéntico al que llevan los muñecos de un guiñol especial, el guiñol de la mentira; frente a monarcas ausentados de la realidad de los que no son irreales, de nosotros, que lanzan su bastón y recuperan su visibilidad no cuando mueren inmigrantes o cuando son detenidos manifestantes que buscan reivindicar la dignidad que nos han robado, sino cuando el rito de los irreales lo demanda. Desfilan frente a ellos, frente a reinas con los parpados hinchados, no por llorar a los que no tienen qué llevarse a la boca, a los que no pueden acudir a un hospital o encender una estufa en noches cubiertas con el único techo de la miseria, sino por balbucear y sentir melancolía: les deja uno de los suyos. Desfilan frente a reinas irreales que aprovechan obituarios para pedir fondos a un pueblo que creen su pueblo, a pesar de que éste no se cansa de rechazarlas. Desfilan frente a corruptos irreales que, previamente a entrar a adular al cadáver, maquillaron su inexistente conciencia para ocultar imputaciones, sospechas fundadas y probadas transacciones e hicieron declaraciones de la bondad supuesta, impuesta, de quien ocupa ahora el espacio de madera adornado con coronas majestuosas. Desfilan frente a una bandera tejida con sus hilos y no con los hilos de los otros, de nosotros; una bandera que es, además de absurdo símbolo, guillotina y dique para quienes luchan por ondearla de otro modo y con otros colores.

Los irreales festejan su poder en irreales y cacareadas ceremonias pero ocultan y cargan mortalmente contra los otros, contra nosotros, a la mínima que intentamos pronunciar la palabra DIGNIDAD, arropados por terroristas mediáticos, gestores y orquestadoras de planes retorcidos y adiestrados mentirosos con uniforme.


*lamoscaroja.wordpress.com

Terroristas de la palabra

OPINIÓN de Pura María garcía.-

La calle derriba el régimen ucranio

Venezuela sigue ocultando los hechos que rodearon la muerte de Chávez.

ABC dio la cobertura más amplia sobre el cáncer de Chávez y las tropelías de Maduro

Maduro se rodea de cubanos y argentinos

El esplendor petrolero que tuvo Hugo Chávez no brilla igual con Maduro

Maduro convierte el legado de Chávez en una ruina económica

Ayudar a Ucrania, así no

El imperio de Putin

Rajoy defiende ante Lavrov la integridad territorial de Ucrania

Ucrania se debate entre la partición o la guerra

Son 10 titulares que podemos leer, con textos e información repetida hasta la saciedad (y la suciedad de lo intencionadamente subjetivo y falso) en los massmedia que actúan sobre nuestro pensamiento. Son muestras de las descargas, más o menos sutiles, que están incluidas en tratamiento electro convulsivo que a diario nos aplica el sistema.

La realidad impuesta por él sigue idéntico protocolo que los psiquiatras observaban para aplicar electroshocks, una práctica de la que creemos, ingenuamente, habernos liberado como masa social. Fueron prácticas de tortura, sin más eufemismos. Los psiquiatras en forma engañosa cubrían estos procedimientos con legitimidad médica: el escenario del hospital, asistentes vestidos de blanco, anestésicos, drogas que paralizaban los músculos y equipos de sofisticada apariencia.

Comparar las descargas eléctricas, en forma de artículos y mensajes que se expanden como una epidemia de palabras e imágenes mentales que calan en el cerebro de la masa, con la tarea de periodistas, muchos, y tertulianos, muchísimos, no es una simple metáfora. Culpabilizamos y responsabilizamos a políticos y trileros de las finanzas de nuestra miseria, individual y social, y de la perdida encubierta de la inmensa mayoría de nuestros más elementales derechos. Y lo son, indiscutiblemente, pero nos falta incluir en esa lista a los terroristas de la palabra y del micrófono.

Los psiquiatras en forma engañosa cubrían la aplicación de electroshocks con legitimidad médica y un serio escenario: el hospital. Los terroristas de la palabra cubren las mentiras, exageraciones y subjetividad con la legitimidad de un periódico o de un programa televisivo o radiofónico. Lo que dicen, lo que afirman sin titubeos, y sin contrastar en la mayoría de los casos, alimenta el pensamiento de quienes les otorgan, con el peligro de su inconsciencia, la potestad de construir la realidad por nosotros y para nosotros. Lo que dicen cimenta mentiras, crea monstruos o beatifica, aniquila toda capacidad de pensamiento reflexivo, iguala lo ilegitimo a lo ético. Los terroristas de la palabra tejen una maraña en la que nos vamos viendo atrapados, establecen sutilmente lo que es aceptable y lo que no. Van modelando nuestras emociones y ensanchando la cruceta con la que el poder nos maneja. Ellos son otra forma de soberbia, también nos manipulan, dictan a golpe de aseveración cuál ha de ser nuestro umbral colectivo de resistencia, de aguante, de hambre y de necesidades. Y uno a otro, con un eco absolutamente dañino repiten la consigna, equivocada, del terrorista precedente y encadenan mentiras e imágenes mentales que hace buenos a sus buenos y malos a sus demonios. Y, lo que es peor, están logrando que hayamos caído en la trampa de escucharles, darles crédito y entornemos los ojos, hundiéndonos en la realidad más próxima sin aspirar a mirar más allá. Drogados con su construcción partidista del mundo ya ni siquiera reflexionamos por lo que sucede a esa parte del TODOS que está más allá de lo que nos infecta. No existen las demás guerras, no existen las torturas, no existen los problemas que no sea la realidad terca y reducida, absolutamente corrupta, que tienes los límites del país de los voceros. Han conseguido que permanezcamos inmutables, o nos importe mínimamente, comparado con lo que debería importarnos, ante la mentira mediática de esa supuesta democracia en Ucrania, “esponsorizada” y planificada desde hace mucho tiempo por Estados Unidos. Han conseguido que no dudemos en demonizar a Cuba, que no titubeemos antes de afirmar, coro de ciegos, que en Venezuela, los buenos son los buenos que señala Estados Unidos y los terroristas de la palabra.

Han logrado, en suma, disgregar nuestra visión del mundo y los problemas, disgregar por tanto toda iniciativa de resistencia, de disentir, reaccionar y actuar.

Uno de los incontables ejemplos de terrorismo de la palabra podía leerse en una de las plataformas en las que se narra con parcialidad, y en muchos casos con tendenciosidad, para (de)construir la realidad como es el diario EL PAÍS.El título del artículo, bajo el epígrafe ampuloso, soberbio y desmedido de la sección, EL OBSERVADOR GLOBAL, era ¿Qué está en juego en Venezuela? Lo firmaba Moisés Naim.

Acudí a su lectura con el propósito, ya convertido en costumbre, de mirar la realidad desde ventanas variadas, diferentes, lo más múltiples posibles. Encontré no solo más de lo mismo, terrorismo dirigido a disfrazar la realidad y modelarla, sino más de lo peor. El articulista, en un acto en el que subyacen, a partes iguales, la irresponsabilidad y la subjetividad, escribe aseveraciones que además de no estar basadas en datos objetivos, numéricos como mínimo, tienen la gravedad de ser generadoras, en los lectores, de una peligrosa desinformación, de un daño irreparable en el modo en que vivimos y sentimos, y reaccionamos o no, la realidad.

“(…)Para muchos, lo que está en juego en las calles llenas de jóvenes que protestan es un episodio más del ya largo enfrentamiento que quiere a los pobres y detesta a los Estados Unidos y una oposición que algunos periodistas suelen describir como “una clase media” que no logra ganar elecciones. Esta descripción es errónea. La mitad de los venezolanos están en contra del gobierno de maduro. Así lo demuestran todas las encuestas y los resultados electorales. A pesar de sus bien documentados abusos, trucos y trampas, el Gobierno gana elecciones “por un margen mínimo” (…) Esta es la mitad del país cuyos hijos están en las calles protestando contra un régimen que los reprime como si fueran un enemigo mortal (…)Representan la avanzada de una sociedad que ya no aguanta más a un régimen que lleva 15 años abusando del poder y cuyos resultados están a la vista: ha llevado a Venezuela a ser el campeón del mundo en inflación, homicidios, inseguridad ciudadana y desabastecimiento de bienes indispensables –de leche para los niños a leche para los diabéticos-.Todo esto (…) y de que el Gobierno detenta el control absoluto del Estado. (…) Y los catastróficos resultados de su gestión están a la vista (…) Sorprendente e inadvertidamente, las luchas y sacrificios de los jóvenes venezolanos podrían tener consecuencias más allá de su país. Enfrentar al gobierno de Maduro es enfrentar a la grotesca influencia de Cuba en Venezuela. Sin la inmensa ayuda de Venezuela, la economía cubana ya habría colapsado. Ello aceleraría el cambio de régimen en la isla. No hay mayor prioridad para los Castro que tener en Venezuela a un gobierno que continué apoyándoles. Y como sabemos, el gobierno cubano tiene décadas de experiencia en el manejo de un estado policial represivo y experto en la manipulación política y la “neutralización física” o moral de sus opositores. Es difícil imaginar que estas tecnologías cubanas no hayan sido exportadas a Venezuela. O a otros países de América latina. Pero Cuba no solo exporta técnicas represivas. También exporta malas ideas políticas y económicas (…)

El artículo, como puede deducirse, es un manual de objetividad, rigor e imparcialidad, un alarde de voluntad por informar, describir, sin permitir que el filtro de la subjetividad personal, y las paranoias, fobias y filias que todos tenemos pero que el informador ha de domesticar con habilidad… ¿o no? Imaginemos qué realidad construyen por nosotros esta sarta de exageraciones, imprecisiones, generalizaciones y apreciaciones subjetivas, cuando menos. Los malos siguen siendo los mismos, sus malos. Los buenos, son impuestos, también en exacta réplica a sus filias o agradecimientos varios.

Señor Naím, ¿no se habrá confundido usted y en lugar de Cuba habrá querido decir Estados Unidos? ¿no estará refiriéndose, al describir a ese gobierno que todo lo controla, represor, truculento y manipulador, al gobierno de Hispañistán?

Señor Naím, el terrorismo de la palabra no deja un rastro sangriento, pero no por eso es menos peligroso. Infórmese antes de hablar/escribir, mire a través de ventanas distintas, diversas, múltiples y luego, si quiere, ESCRIBA, DESCRIBA, SIN MANIPULAR:

Los logros de Hugo Chávez y la revolución bolivariana

Siete respuestas sobre la oposición y el fascismo en Venezuela

Drones mediáticos contra Venezuela

La ciberguerra potencia la guerra informativa


Permítanos, señor NAÍM, que releamos los titulares

La calle derriba el régimen ucranio

(¿La calle o la democracia esponsorizada por el imperialismo yanqui y aliados?)

Venezuela sigue ocultando los hechos que rodearon la muerte de Chávez.

(¿A qué hechos se refieren? ¿Por qué si ellos lo saben no los exponen?

ABC dio la cobertura más amplia sobre el cáncer de Chávez y las tropelías de Maduro

(¿ABC tiene un detector de tropelías? ¿Por qué no lo enfocan a Hispañistán y sus venerados diosecillos Peperos?)

Maduro se rodea de cubanos y argentinos

(¿Cubanos y argentinos? ¿Y? ¿Son apestados? ¡Viva “la tolerancia de los demócratas habitantes del mundo no-tercero !)

El esplendor petrolero que tuvo Hugo Chávez no brilla igual con Maduro

(Curioso: mientras vivía Hugo Chávez, los que ahora parecen medioensalzarlo, no abrieron la boca para valorar positivamente nada relacionado con él)

Maduro convierte el legado de Chávez en una ruina económica

Ayudar a Ucrania, así no

(Claro, ayudar sí pero si hay beneficio. Versión demócrata de la palabra SOLIDARIDAD)

El imperio de Putin

(Y del imperio-alismo yanqui…¿ni una palabra?)

Rajoy defiende ante Lavrov la integridad territorial de Ucrania

(¿Se refiere al señor que vive en el plasma, en un universo paralelo a la realidad de ese país que (des)gobierna y sobre el que jamás se pronuncia?

Ucrania se debate entre la partición o la guerra

(¿Ramalazo de adeptos de la secta cospedaliana de “o el PP o la nada?


*lamoscaroja.wordpress.com