Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como EDUARDO PÉRSICO

Discepolín y la porteñidad sensiblera y burlona

*11.11.13. Por  Eduardo Pérsico .- "...igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclao la vida/ Y herida por un sable sin remaches…" ("Cambalache", Enrique Santos Discèpolo, 1934) La intrepidez para vincular en un ‘cambalache’ a un valor ‘sagrado’ como la Biblia con un calefón, bien le serviría a Enrique Santos Discèpolo al gritar ‘que el mundo fue y será una porquería’; uno más de sus anárquicos reclamos unido a una invocación celestial. Que tan bien perfilaría ese habitual estilo en sus escritos estimados muchas veces de contradictorios y al fin serían una referencia cultural de los argentinos. Es que al margen de tantos pensadores de trasnoche que lo endiosaran como ‘un pensador filosófico’, por su talento instintivo Discepolín sería diferente a los autores de su tiempo por abrevar en la ilustración de su hermano Armando; catorce años mayor y un serio intelectual que estableciera el Grotesco Teatral rioplatense con sus obras ‘Stéfano’,

Homero Manzi, del gran poeta tanguero al militante político

27.10.13. Por  Eduardo Pérsico .-   El día en que se apaguen tus tangos quejumbrosos, tendrá crespones de humo la luz del bodegón... (Viejo Ciego, 1926). Homero Manzi, nacido Homero Nicolás Manzione Prestera ( Añatuya , Argentina , 17 de noviembre de 1907 – Buenos Aires , 3 de mayo de 1951 ), por siempre un lector de ilustración infrecuente, fue letrista de tangos, político, director de cine y autor teatral de repercusión. Y con su alto bagaje creador revitalizó el sesgo ‘del buen decir poético’ en la canción de los argentinos a un elenco de notorios como Enrique Cadícamo, José María Contursi, Homero Expósito, Cátulo Castillo y muchos más. Y entre su propia producción perviven en la memoria colectiva ‘Barrio de Tango’ y ‘Malena’, con música de Lucio Demare, ‘ Milonga Sentimental ’ con Sebastián Piana, y ‘Romance de Barrio’ y ‘Sur’, ambos con Anibal Troilo; forzando un magro recuento enriquecedor de nuestra cultura popular. Vecino de Nueva Pompeya, un barrio que le

ARGENTINA - Una regia demora de la Corte Suprema

13.10.13. OPINIÓN de   Eduardo Pérsico .- … la ingeniosidad es apenas una malversación del ingenio. Hacia las elecciones de renovación parlamentaria a fin de octubre del 2013, la mayor parte de los grupos opositores al gobierno ante micrófonos y cámaras de televisión, persisten con adjetivaciones por ‘más seguridad en la Argentina’ y una pronta devaluación monetaria como harán proyecto ideológico, en tanto el oficialismo apuesta a reiterar en cada participación los logros obtenidos en sus años de gobierno. Y ambos bandos, magnificado o disminuyendo los datos sobre robos, crímenes, dólares y accidentes, se infatúan en ser exclusivamente ellos los auténticos defensores de los intereses de la ciudadanía. Cuando existen otras instancias más acuciantes y sustantivas para debatir que muy pocos desestiman, - ciertas desigualdades sociales, por ejemplo- pero entre las más preocupantes deficiencias dentro de nuestra sociedad actual hay varias muy poco discutidas en serio. Y quizá eligi

Entreacto de mariposa y gato

27.09.13. CUENTO de Eduardo Pérsico .-    Llegó setiembre y otra invicta primavera vistió al ciruelo con florcitas colorinches. Y en cuanto una mariposa sobrevuela sobre mi gato Fidel, recordé que el dibujo en cada ala de mariposa es un código a perpetuar en su especie, un signo irrepetible. Un diseño que podría parecer ya visto a primera mirada pero al fin, un rasgo mínimo de un ala que difiere, -desvío imperceptible o cierta tenue decoloración- le transmite los inéditos datos de su naturaleza a ese ‘insecto lepidóptero’. Denominación que nos hace al menos preguntarle a los entomólogos si es de gente seria nombrar así a una mariposa, ser vivo que aunque no pese un gramo comprende y enuncia al menor vistazo, algún recóndito rasgo de todo el mariposerío existente en el mundo. Una invalorable tarea de todss ellas que suponemos hacen de manera incesante, como esta misma que además de inquietar a mi gato Fidel, vuela a comunicar su herencia mariposera hasta donde aguante su aleteo; y

No trajeron casi nada

*El hombre se llamaba Bernardo Etcheverry y era un vasco de Irún, Hendaya o de por ahí,... 21.09.13. Por  Eduardo Pérsico .- Siempre el hambre nos conduce y explica. Atraviesa montañas, facilita los mares- alguna noche nos leyó mi madre. El hombre se llamaba Bernardo Etcheverry y era un vasco de Irún, Hendaya o de por ahí, entre Francia y España, y al llegar a Buenos Aires en algún documento diría ‘ambos franceses’; y con la María debieron ajustarse a un mapa de inmedible horizonte y lejanía. Él recién cumplía veintidós y su mujer diecinueve, cuando por 1905 entraron al Hotel de los Inmigrantes y al saber su procedencia un escribiente supuso ‘agricultor’ y los mandaron a mil kilómetros del puerto. Bien adentro de La Pampa, provincia india nada imaginaria y en el pueblo Carro Quemado aún persistía alguna toldería con jinetes de galopar por la inmensidad que fuera de ellos, y de arrearse animales con o sin marca en el lomo. Y a esa inmensidad fueron el Bernardo y la María, una mujeron

De compadritos, tangos y cante jondo

Por   Eduardo Pérsico.-  31.08.13.  …todos los movimientos del compadrito revelan al majo; el movimiento de los hombros, los ademanes, la colocación del sombrero y hasta la manera de escupir entre los colmillos, todo es de un andaluz genuino. Domingo fasutino Sarmiento. Se dice que el tango nos llegara por los años 1880 desde la habanera cubana y que al recibir letrillas prostibularias se transformara con perfiles enriquecedores y otros no tanto. También que los primeros tangos fueron sólo bailables, sin canto, y por 1890 se le agregaran letras picarescas y lunfardas y acaso eso no fuera muy incierto. Más esa idea es ajena al aporte de la raíz andaluza de los primeros tangos, tan evidente en don Angel Villoldo como autor fundacional cuya obra más meritoria se diera a inicios del siglo veinte. Y aquel razonamiento que hizo inseparable al tango del lunfardo, -ese código entre dos para que no se entere un tercero- al fin resultarían dos expresiones independientes aunqu

Palabreo con el otro

Por   Eduardo Pérsico.-  03.08.13. … converso con el hombre que siempre va conmigo... Antonio Machado Los instantes vividos ya pasaron tenaces, imprevistos y furtivos; tras la lluvia que enjuaga la ventana y añoranzas que el tiempo nos dejó camino arriba .Con gorriones quebrando el aire de una tarde lejana y el sol febril curtiendo la sangre adolescente, tal vez cada futuro es otra ausencia. De regusto a nostalgia y horas que se irán sin fulgor ni destino. ¿Y entonces, todavía..? Y suspendió el escriba por atender al Otro, su pertinaz ladero. - Al enigma ‘entonces todavía’ vale agregar ‘sólo un hilo de luz luce el ramaje, al fragor del jardín cubre la sombra y un pájaro retorna a su misterio’ – propuso el duende. - Eso ya lo suprimí; el ‘infinito’ aleja toda imagen y si algo se le niega al autor, adiós fraseo y punto aparte. - Es cierto, la inspiración es amante liviana y si anda en otro destino, que se vaya. Al fin para la vanidad palabrera ya existen

Eva Perón, ‘la Perona’ y sus herencias

Por Eduardo Pérsico.-   Y sin gruesas tilinguerías, de la liberación psicológica del obrero ante el patrón y su movilidad social no se descabalga muy fácil. Bien recuerdo la llegada de Perón en octubre del ’45 y cuando en 1948 Evita visitó mi barrio, lo hizo para renombrar al Club de los Ingleses como Club Ferroviario. Tambien que ‘Evita murió el 26 de julio de 1952 a las veinte y veinticinco, y ese sábado no hubo baile ni en las fiestas familiares’; más cuando en el café alguno protestó por la suspensión de todo, el gallego Germán, el dueño, nos rajó ‘vayan todos a su casa, pendejos, que esto es algo serio’. Así que nos juntamos en la pieza del cabezón Rogelio para seguir oyendo sobre la muerte de la Jefa Espiritual de la Nación, ‘que se sabía, estaba muy enferma’ y ahí quienes andábamos por los veinte años supimos que al morir Evita, las obreras de Avellaneda, textiles, fosforeras y demás, apenas después de las veinte y veinticinco organizaron `los velorios con sucurs

ARGENTINA. Bonapartismo, un término de moda

OPINIÓN de Eduardo Pérsico .- Es común decir Bonapartismo por citar un estilo de gobernar que otorgue toda la autoridad a un referente que por sus condiciones para la gestión, el mando y su influjo personal sobre el potencial electorado en el supuesto de dirimir su actuación por el voto popular, pueda subordinar al resto a su inspiración. Una condición favorable cuando es conveniente esquivar demoras burocráticas o legislativas si las hubiere, y por ende se trata de administradores políticos que resuelven sin largo debate cierto problema que atañe al gentío común. En general de modo peyorativo son denominados Bonapartistas para vincularlos con el autoritarismo, y en Argentina se los descalifica así en general a los dirigentes que por sí cuentan con un favor electoral considerable, y.que a veces pareciera imbatible. Desde un líder de gran ciudad a cierto caudillo rural, en nuestro país son acusados de Bonapartistas quienes no satisfagan a esos grupos que suelen tensar la convivenci

ARGENTINA. Forja, una señera Fuerza de Orientación

OPINIÓN de Eduardo Pérsico .- ..y en Argentina la llegada del peronismo en 1945 y el retiro de Forja,  le menguarían al radicalismo el sustento de su discurso.  El golpe militar del 6 de septiembre del 1930 contra el gobierno de Hipólito Irigoyen - político que de verdad propiciara una mayor participación popular- devino con la asunción presidencial en 1932 de Agustín P.Justo, un emblemático representante de la oligarquía que acrecentó la penetración de intereses de Gran Bretaña sobre nuestro país. Quienes nombraran a la Argentina ‘el granero del mundo’ en un período donde más se extendería la desigualdad social y los momentos de ‘tristeza histórica’, diría el socialista Alfredo Palacios. Y ese proyecto riguroso y reaccionario también traería movidas dentro de misma la sociedad y entre ellas, la aparición de FORJA, Fuerza Radical de Orientación de la Joven Argentina; agrupación que se iniciara con la dirección de Juan B. Fleitas y de Manuel Ortiz Pereyra , con más

Agua caliente a la izquierda, igual que en Zurich

Cuento de Eduardo Pérsico.-   La avenida de Mayo en Buenos Aires parece no existir hasta el cruce con Florida; ahí todavía sin muchas pretensiones de ser exclusiva y distante es ajetreada por caminantes del apuro bancario. Y nada exhibe allí la reminiscencia histórica de imaginarios paraguas del 25 de mayo de 1810 cuando ‘el pueblo quiere saber de qué se trata’, ni las palomas ahuyentadas a multitud y bombo de las bullangueras marchas con sabor a revancha.  A dos veredas de esos ecos de vivas y juramentaciones, en un bar con sillones canasta límites del Cabildo el Quelo Varela apuraba a pura sonrisa, verso y camelo, a una rubia azafata suiza que conociera en el trámite de cambiar unos dólares el día anterior y se negara a ser regresada en taxi a su hotel. Pero que le anotaba a Quelo su dirección en una servilleta de papel: Freni Dietz, Kloten, Zurich, Él en verdad leía ‘Vreni’ y ella aplicando sus dientes al labio inferior le repitió ‘Freni’. - Is my name - y é

ARGENTINA. Suponer ser un rato de clase alta

OPINIÓN de Eduardo Pérsico .- "y tanto el halago como el insulto se pierden si son muy reiterados" (Natalio Botana). En la Argentina durante décadas ha crecido una clase media muy activa, y la tan evidente hoy se confiesa algo contraria al gobierno de turno. La última marcha de protesta ocurrió el 18 de abril del 2013 y concitó mucha adhesión a cuestionar la gestión oficial, con un gentío que mostró su indignación ante los controles de cambio aplicados por el gobierno y a la gestión de los organismos de recaudación impositiva, llámese AFIP o parecida. Desconociendo hasta la sanción de una ley reguladora de los medios de comunicación monopólicos frenada por demoras judiciales, y en ese rictus de negación desprecian por fascista y autoritaria la mayoría legislativa que el voto popular le otorgara al partido gobernante. Algo tan infructuoso de justificar políticamente como el repudio a los proyectos sancionados en la legislatura nacional el 25 de abril, sobre democratización de

Un entresueño con Gardel y Borges

Cuento de Eduardo Pérsico.-  … y cantada por Gardel, mejor luciría una imperfecta milonga mía . JLB. Y fue por ahí cuando el Jorge Luis Borges, a quien tanto le hubiera gustado descollar como payador en el almacén doña Rosa, de Turdera, entró a desovillar sobre Gardel y su extraña muerte. Los poetas se lucen cuando les parece, - es bien sabido- más no era fácil seguir la trémula voz de ese que con la vista opaca al decir ya respiraba en la frase venidera. Aunque fuera un gusto verlo apoyar sus manos en el mástil de la guitarra y hablar de ‘esas utopías que adoran los pueblos, como Carlos Gardel’. - Cada historia exige volcarse hacia la imaginación y el mito- se oyó en ese bodegón oloroso de moscato y aceitunas. Más cuando el Jorge Luis repitiera 'neblinas de la imaginación y el mito' con su mirada al cielo

Apuntes entre París y el Tango

Por Eduardo Pérsico .-   ¿Qué hacés en Buenos Aires? No seas otario. Con tres cortes de tango sos millonario. Morocho y argentino, Rey de París… (Araca París, de Carlos Lenzi. 1931) En su libro ‘Los Dueños del País’, el sociólogo Julio Mafud sostuvo que desde 1870 a 1914 para la clase alta argentina París fue una verdadera obsesión. En tanto esa ciudad fuera el centro de la Europa civilizada, aunque más también porque debajo de ese París ‘pour la galerie’ existía el otro París, ‘el de la prostitución refinada y las amantes eróticas’. Y muy anterior al libro de Mafud, en una publicación francesa de 1912 el pintor francés Sem, muy afín a Toulouse Lautrec, comentaría que el furor del tango argentino en París era una especie de ‘fiebre’, en tanto por esa segunda década del siglo veinte sucedía que a la circulación de las partituras de ‘La Morocha’, un cuplé asimilado al tango, y ‘El c

El tango en voz baja

Por Eduardo Pérsico .- …el tango en alta voz y teatralero es una grosería de reciénvenido… A veces apenas sugiriendo un silbido, el tango nos arrima voces que sólo uno escucha y a contraluz del propio pensamiento, nos conversa muy quedo, en medio tono, del cuánto pudimos ser y no llegamos. Cuando el tango retoma rincones del frío fabriquero o sonrisa de pibas muy lejanas, se asume con voz queda y afinando un rasguido de viola misteriosa, entrañable y compadre. Y por ahí también suele llevarnos al paredón de algún fracaso que al fin, sin dramático verso, apenas fuera un traspié de adolescente que nos pesara como un cruel desaliento. Es que a veces el tango, muy taimado, no deja ni un resquicio sin nostalgia; se adueña de nosotros y nos enfrenta a ese reloj insaciable que sin retorno liquida explicaciones palabreras. Nunca se grita el tango, y menos aún si lo convocan cigarrillos de ceniz

Hay ojos sin olvido

Cuento de Eduardo Pérsico .- Cada añoranza suele sernos amable, siempre que nada escarbe con otras presunciones. El hombre que volviera de recorrer el barrio sin hallar un solo recuerdo sin distancia, esa vez se bromeó que su paso no detendría el ciclo planetario ni a los autos que apuraban la calle. Volviendo a ese contorno donde viviera Agnieszka pero Ani era más sencillo, por más que igual ella cargara un apellido eslavo de arduas consonantes, estudiaba astronomía y le resaltaban sus ojos claros al decir ‘Saúl, así somos más nosotros’ al culminar el divertido amor que los juntaba. Porque ellos que ya andarían por los treinta años, sin debates complejos habían aprendido a naturalizar esa ternura sin metas ni futuros homenajes; algo que él no volvería a percibir en ese ámbito barrial ya sin viejos perfiles. - Espero que tus ‘papis’ no llamen a la puerta – comentó la primera noche juntos. - Ellos viven en planta baja y nos envidian, no te inquietes - dijo Ani

ARGENTINA. Hay gestos y modales para oponerse a todo

OPINIÓN de Eduardo Pérsico .- Entre los argentinos, la siempre activa clase alta suele suscribir el rugido izquierdista o seudo revolucionario de sus jóvenes, en tanto estimen lo dicho como un gesto más bien ‘decorativo’. Y en cuanto tampoco vale exagerar, al aparecer el Ernesto Che Guevara, un clase media alta que sin quedarse en el discurso se tomara La Revolución en serio, desde su misma clase hoy forcejean para ungirlo en un ícono de la publicidad y ‘al diablo’ con su histórica convicción. Porque léase bien claro, cierta aparente elegancia en alguna actitud es perdonable, pero cuestionar el Poder y la injusta propiedad de la tierra es más que inadecuado ‘un gesto de muy mala educación’; supo bromear cierta vez la aristocrática Victoria Ocampo. Así y un pasito más adelante, hablar de latifundios y cuentas bancarias ocultas está prohibido en toda conversación entre personas de cierto nivel, y esa internalizada convicción clasista que también establece y organiza sus patrones de

Y únicamente un cuerpo

CUENTO de  Eduardo Pérsico .-   Al final un gemido bien ajeno del mundo y el recóndito y lacio volver hacia uno mismo. Bajo un sol de verano en Buenos Aires la mujer ordenaba el tránsito en la esquina más céntrica. De blusa blanca sin mangas, ceñida falda azul y subiendo y bajando de vereda a calzada, le extrañó que alguien le dictara una frase al oído y al repetirse el turno de los autos, volviera al abordaje. Quizá ella pensara apenas ‘qué descaro’ aunque al siguiente cruce de personas, el mismo de camisa abierta de lucir piel tostada y pantalón ceñido la abordaría de frente, y ella casi moviera una mano al responderle. Y ya en el próximo cuadro y más cercanos, ambos rodearían cierta negociación acaso absurda y al venidero cruce de los autos tras un trance más tenso y demorado, rumbearían a un edificio por la misma vereda. A la mujer tal vez la impulsara alguna inconfesable fantasía mientras subían a una oficina del primer piso, ámbito sombreado y una t

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible