Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ANA CUEVAS

Por Navidad: apadrina una autopista

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.-  Fíjense qué lecturas más contradictorias . Cuando se habla de nacionalizar una empresa, pongamos Telefónica, que podría aportar pingües beneficios al estado los ultraliberales se echan las manos a la peineta y claman que eso es cosa de comunistas radicales. De bolcheviques por parte de padre y madre bolivariana, por lo menos. Pero, ¡ay amigo! cuando lo que se trata es de nacionalizar un fiasco como el sombrero de un picador, pongamos unas autopistas de peaje que son un agujero negro inundado de números rojos, entonces es cosa de buenos gestores. ¡Ole sus apéndices nasales!

El rey de las bestias

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - La única vez que me llevaron al circo, siendo aún muy chica, mi padre y yo pudimos visitar las jaulas donde se recogían los animales que usaban para el espectáculo. Es curioso como se gestionan los recuerdos. Una gran parte de mi infancia se ha esfumado de mi memoria definitivamente. Sin embargo, puedo evocar como si fuera ayer mismo esa sensación de intensa tristeza que compartimos los dos aquella tarde. Ver a esas nobles criaturas encarceladas, en condiciones lamentables y con la mirada perdida fue una experiencia traumática. Mi viejo solo susurró: ¡Qué crimen!. Y es que, pese a que casi nunca coincidimos en nada, mi padre y yo compartíamos una misma fascinación. Félix Rodríguez de la Fuente tuvo que ver mucho en ello. Varias generaciones de españoles empezamos a entender que los animales eran algo más que meros objetos a nuestra disposición. Gracias a sus documentales los pudimos ver en su entorno, interactuando entre ellos, organizándose en comunida

Un discurso radical

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - En este nuevo orden mundial que nos están imponiendo (donde tanto tienes, tanto vales), millones de personas están abocadas a una miseria absoluta. Como los doscientos activistas de distintos movimientos populares que se reunieron en Italia recientemente. Ellos representan a los genuinos parias de la tierra. Son cartoneros, recicladores de basura, vendedores ambulantes, campesinos sin tierra, indígenas, desempleados, chaboleros, vecinos de asentamientos populares... Para el sistema son menos que nada. Una purga terapéutica, un daño colateral cuyo derecho a una vida digna se ningunea por un puñado de royalties.

Yo soy Raquel

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - El próximo viernes 25 de noviembre tendrá lugar el juicio contra Raquel Tenías, miembro de la Presidencia de IU Aragón y Responsable de Relaciones con los Movimientos Sociales. Los hechos se remontan al 22 de marzo del 2014 cuando participaba en una manifestación que culminaba con la confluencia de las Marchas de la Dignidad en la capital madrileña. La fiscalía solicita para ella una pena de cuatro años de prisión por resistencia a la autoridad y desordenes públicos pese a que los cargos no se sostienen con ningún tipo de pruebas, Al finalizar la manifestación , cuyo lema era "Pan, trabajo, techo y dignidad", Raquel se dirigía junto a otro grupo de personas hacia el autobús que les traería de vuelta a Zaragoza. De pronto se vieron envueltos en una carga policial y de forma absolutamente aleatoria ,según aseguran múltiples testigos, fue arrojada al suelo y detenida con uso de una extrema violencia por los antidisturbios.

El mono agorero

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.-  Pudimos verlo en los informativos unos días antes de las elecciones estadounidenses. En China, un mono feucho, que debe ser la versión asiática de Sandro Rey, escogía besar apasionadamente el retrato de Donald Trump antes que el de Hillary. La suerte, en este caso la peor de las suertes, estaba echada. Trump se desvelaba como el próximo líder del país más poderoso del mundo. En otros tiempos hubiéramos removido las entrañas de algún animal para vaticinar el futuro. Pero en la época de la tecnología punta, un primate es mucho más certero. A los hechos me remito.

Al otro lado del espejo negro

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Mis hijos me aconsejaron que no me perdiera la serie "Black Mirror". Cada capítulo cuenta una historia diferente y bucea en el retrato esperpéntico de una sociedad manipulada y gravemente enferma. El penúltimo episodio "Hombres contra el fuego" es uno de los que más invita a la reflexión. Unos soldados son enviados a exterminar una plaga de cucarachas mutantes gigantescas que exhiben afilados y puntiagudos dientes. La tropa disfruta con la matanza llegando incluso al éxtasis sexual. Pero resulta que las cucarachas son seres humanos. Se descubre que a los soldados se les ha implantado algo para que visualicen a un grupo de inocentes civiles como si fueran monstruos sedientos de sangre.

Tabú

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Bajo el título "Tabú ( Y al final, la muerte) ", el periodista Jon Sistiaga y la productora cinematográfica "La Caña Brothers," han rodado una serie documental de cinco capítulos que se está emitiendo los jueves de este mes en el Canal Plus. Al día siguiente de su emisión ya están disponibles en YouTube para que cualquiera que lo desee tenga acceso a ellos. Hasta ahora se han visto las cuatro primeros episodios. Falta el quinto que se emitirá el próximo jueves día 27. El trabajo del equipo ha sido reconocido recientemente con un premio Ondas. El propio Sistiaga me aseguraba que, entre el mundo de la prensa, han recibido un cálido acogimiento y, de momento, ninguna crítica. Y es que la cuestión que aborda la serie documental encarna uno de los más grandes tabús de nuestra existencia: Enfrentarnos con nuestra propia e inevitable muerte. Desde que tenemos constancia de la existencia de vida humana en el planeta, nuestra especie

Los mismos perros

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Pocos días antes de que mi querido Antonio Aramayona decidiera apearse de este mundo, me dirigió una mirada cómplice y burlona y dijo: "Yo me piro pero a vosotros os esperan tiempos turbulentos". Mi amigo, como era habitual, tenía razón. Pero es que, además de turbulentos, los tiempos que vivimos son absolutamente esperpénticos. Mientras la sociedad se empobrece aceleradamente y se desangra en derechos, el foco mediático se sitúa sobre la necesidad de formar gobierno, a cualquier precio, por algo que llaman responsabilidad hacia el estado. Eso, la responsabilidad hacia el estado, suena bien a priori. Es una expresión que emplean indiscriminadamente políticos y periodistas aduciendo las mejores y más patrióticas intenciones. El problema es que el argumento no resiste un análisis medio reguleras. La urgencia en formar gobierno pasa, en este momento, por apoyar que el partido que siga gobernando España sea el más corrupto a esta orilla de la Unió

Una boda, tres juicios y un funeral

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- ¡Madre mía! En mi tierra se suele decir: "de bodas, bodicas". Es decir, que los invitados a una boda pueden encontrar allí su media naranja. Ligar en una boda es una posibilidad. Lo que ya no suele ser tan normal es que gran parte de los convidados, incluido el paganini del evento, acaben reuniéndose, años después, en un juzgado. Y no para asistir a otra boda, esta vez civil y con menos pompa. Si no para responder ante la justicia por formar parte de la trama corrupta más enmarañada de nuestra, ya de por sí, corrupta historia.

Susana Díaz, la costurera del "ere"-averno

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Lo que acaba de suceder con el Partido socialista es la crónica de un suicidio anunciado. El PSOE llevaba décadas desprendiéndose de su esencia primigenia. Ocupando, en el diabólico sistema bipartidista, el papel del mal menor. Hace tiempo que emprendió el galope a lomos del Ibex35. Mas no nos engañemos, también Pedro Sánchez compartía esa montura. Pero por lo visto, se niega a espolear con la saña flamenca de una Susana Díaz o el cínico sadismo de un tal Felipe González. No tiene suficiente cuajo para traicionar un partido fundado hace siglo y medio con el propósito de representar la voz de las obreras y obreros españoles. La voz de la izquierda.

La "mala folla"

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Con frecuencia cuesta creer que estamos en el s. XXI. Sobre todo si eres mujer. En países "menos civilizados" que el nuestro las mujeres son cosificadas. Carecen de derechos humanos elementales. Son mutiladas genitalmente, lapidadas, azotadas, ejecutadas, violadas, prostituidas desde la niñez, vendidas como mercancía cárnica, explotadas sexual y laboralmente... 

La cloaca

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Iñaki Gabilondo describe en su video-blog la actualidad corrupta de nuestra política como un hedor indescriptible que se agarra a los cerebros y que impide pensar con claridad sobre los acontecimientos. Algo así como una cloaca cuya pestilencia tiene narcotizada a la sociedad. Y es que no hay día que no amanezcamos con un nuevo escándalo, o se reavive uno antiguo, para estupefacción saturada de la ciudadanía. 

Pienso, luego... molesto

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- “Pensar trae consecuencias. Su ejercicio no ha sido una actividad bien vista . Hoy está en peligro de extinción. Resulta significativo que entre los crímenes de lesa humanidad figura la persecución ideológica y política”. (Marcos Roitman)

Un otoño al rojo vivo

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- El cambio climático nos regala 44 grados en septiembre a ver si lo pillamos de una vez: ¡nos vamos a la mierda!. Eso sí, cocidos a fuego lento como alubias. Y si la temperatura está que arde, la política carpetovetona no es para menos. Nos aguarda un otoño al rojo vivo en los juzgados que tendrá en el punto de mira al PP. Pero también al PSOE. Y todo salpicado por otra campaña electoral en la que nadie se fía de nadie y se vuelven a bloquear las posibles coaliciones. ¿Cuál puede ser el problema?

O Mariano o el caos

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.-  Mariano Rajoy pasará a los anales de nuestra historia como el primer presidente en democracia que fracasa en su investidura. Pero a pesar de que se ha puesto de manifiesto que nadie, excepto su cuchipandi, quiere que Rajoy repita legislatura, él sigue agarrado a su poltrona como una garrapata. Mariano-Gollum se empecina en que la presidencia es suya y solo suya. Y no le sale de los bemoles dimitir como haría cualquier persona medio decente.

Cuerpo triste

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - He pasado los últimos meses despistando mi dolor. Deambulando cual perrillo abandonado en la autopista. Indiferente al berlanguiano espectáculo de la política del que, cuando de forma tangencial he sabido algo, me ha hecho sentir como una espectadora obligada a ver representada la misma comedia bufa y mala hasta el final de sus días. Puede ser que mi corazón ande más cínico que de costumbre y una nube existencial me cubra como una manta de cuervos. Todos tenemos momentos que marcan un antes y un después. Un punto de inflexión que pone patas arriba tus entrañas.

Oligofrénicos

OPINIÓN de Ana Cuevas .- Se conoce como oligofrenia a una deficiencia de tipo intelectual que etimológicamente tiene su origen en un vocablo griego que significa "poca mente". Los nazis pretendían aniquilar a todo ser que no encajara en los cañones de lo que consideraban la súper raza. Había que eliminar a los renglones torcidos. Judíos, enfermos mentales, homosexuales, enanos, minusválidos... eran catalogados como seres inferiores cuyo exterminio garantizaría la pureza del pueblo ario. Una selección genética que se practicaba en las cámaras de gas y que produjo la muerte de millones de inocentes.

Crónicas cavernícolas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual. - Ignoro si a ustedes les sucede algo parecido pero, tras leer las noticias, hay días que una piensa que ha caído en un agujero negro que le lleva directa al paleolítico (con una parada para hacer pis en el medioevo). Al margen del ruido de sables mellados de la política nacional, nos topamos con otras pinceladas grotescas que dibujan una España rancia, asalvajada y de encefalograma plano. Por un lado, el obispo de Valencia hace un llamamiento a los católicos para no permanecer inertes ante el avance del imperio gay y el feminismo. 

Yo me tiro al monte

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- ¡Si es que es verdad! Los trabajadores españoles somos unos malcriados que solicitamos privilegios propios del siglo diecinueve. Como el de tener un trabajo fijo y seguro, como los de entonces. (aunque se tratara de doce horas diarias picando en la mina con agua hasta la cintura por el salario del hambre). Las condiciones laborales eran una mierda pero, ¡oye! que te podía durar toda la vida. Sobre todo considerando que pocos llegaban a viejos. Más aún si te metías en sindicalismos. Por lo que sea, los que reclamaban derechos laborales, eran propensos a tener una muerte prematura.

¡Yo quiero ser santa, yo quiero ser beataaa...!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual .- Hasta los catorce años estudié en un colegio de monjas. Las hermanitas aprovechaban cualquier ocasión para hacer proselitismo y captar nuevas vocaciones. Uno de los métodos más recurrentes era relatarnos las heroicas vidas de los santos. Recuerdo sobre todo el derroche de detalles morbosos y extremadamente cruentos con los que solían aderezar la historia. Ante las dilatadas pupilas de niñas de siete años se mostraba un despliegue de gente achicharrada vuelta y vuelta a la parrilla, mujeres a las que se les cortaba los pechos o niñas que se auto-inmolaban por defender su fe o su virtud. He de añadir que, con frecuencia, las monjitas gustaban de hacer hincapié en los aspectos más gores y sus caras reflejaban un extraño estado de éxtasis. Pero eso mejor lo dejamos para Freud.

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible